Clicks260
jamacor
5

Cardenal Sarah: las palabras de Benedicto XVI sobre la crisis en la Iglesia «nos consuelan y tranquilizan»

ALABA LA CARTA DEL PAPA EMÉRITO SOBRE LA CRISIS POR LOS ABUSOS SEXUALES DEL CLERO

Cardenal Sarah: las palabras de Benedicto XVI sobre la crisis en la Iglesia «nos consuelan y tranquilizan»

El cardenal Robert Sarah ha elogiado la carta del papa emérito Benedicto XVI sobre la crisis de abuso sexual del clero, diciendo que «han demostrado ser una verdadera fuente de luz en la noche de la fe que afecta a toda la Iglesia».
21/05/19 8:22 AM

(NCR/Infocatólica) El cardenal, del que se esperaba que hablara sobre su nuevo libro Le soir approche et déjà le jour baisse en un evento celebrado el pasado 14 de mayo en Roma, sorprendió a la audiencia de intelectuales franceses invitados y diplomáticos del Vaticano al dedicar toda su charla a las reflexiones de Benedicto.

En su discurso, el cardenal Sarah dijo que Benedicto es un «mártir de la verdad» que ve la crisis «correctamente». Sus reflexiones pudieron tocar el «corazón más profundo» de la crisis, dijo, pero las reacciones en contra sobrepasan «a veces el límite de la histeria intelectual». El cardenal dijo que estaba sosprendido «por la desdicha y la estupidez de varios comentarios».

El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino comenzó su discurso señalando que Benedicto XVI había «ilustrado, expuesto y mostrado brillantemente» las «ideas fundamentales» que él mismo había analizado en su nuevo libro, a saber, las crisis de fe, el sacerdocio, la Iglesia y la antropología cristiana, así como el «colapso espiritual y la decadencia moral de Occidente y todas sus consecuencias».

Ausencia de Dios

Al resumir la tesis de Benedicto en una cita del texto, el cardenal Sarah dijo: «¿Por qué la pedofilia ha alcanzado tales proporciones? En el análisis final, la razón es la ausencia de Dios. Este es el principio fundamental de toda la reflexión de Benedicto», dijo el cardenal.

«La espantosa multiplicación de los abusos tiene una sola y última causa: la ausencia de Dios», dijo, y agregó otra cita de Benedicto: «solo donde la fe ya no determina las acciones del hombre son posibles tales crímenes».

La crisis de abusos sexuales es el «síntoma de una crisis más profunda: la crisis de la fe, la crisis del significado de Dios», continuó el cardenal Sarah, y agregó que Benedicto quería señalar algo «mucho más profundo y más radical» que simplemente la desviación doctrinal como causa.

Continuó diciendo que «en ninguna parte Benedicto afirma que la homosexualidad es la causa del abuso», pero al mismo tiempo el cardenal llamó la atención sobre los estudios que muestran la «trágica magnitud entre el clero de prácticas homosexuales» o actos que son «simplemente contrarios a castidad», una «manifestación dolorosa de un clima donde hay una ausencia de Dios y pérdida de fe».

Abordó los críticas que acusan a Benedicto de «ignorancia histórica» por haber culpado a la crisis de la revolución sexual de 1968. La crisis comenzó antes de eso, dijo, y «por supuesto que Benedicto lo sabe». La revolución sirvió «precisamente para demostrar que la crisis de la moral en 1968 ya era en sí misma una manifestación y un síntoma de la crisis de la fe y no una causa última».

Reflexionando sobre las palabras de Benedicto al mostrar cómo se produjo esta crisis de fe, dijo que implicaba, primero, el «abandono total de la ley natural como la base de la moralidad».

Esto llevó a la «segunda etapa», que era una teología moral «determinada exclusivamente para los fines de la acción humana» donde «nada es fundamentalmente incorrecto» y se dan «solo juicios de valor relativos».

El tercer paso fue afirmar que el magisterio de la Iglesia solo podía enseñar infaliblemente sobre cuestiones de fe y no de moral. Benedicto afirma que existe un «conjunto mínimo de enseñanzas morales» que están «indisolublemente vinculadas al principio fundamental de la fe», y al rechazar el magisterio moral, «eliminamos de la fe cualquier vínculo con la vida concreta».

Vivimos como si Dios estuviera ausente y hubiera dejado a la persona humana «desesperadamente sola» con solo sus «intenciones subjetivas y su conciencia solitaria», observó el cardenal Sarah. La moralidad queda reducida meramente a las «motivaciones e intenciones» del sujeto humano. El rechazo de la ley natural «conduce inevitablemente al rechazo de la noción» de moralidad objetiva y, como resultado, «no hay más actos objetivamente e intrínsecamente incorrectos», señaló.

Veritatis Splendor

El Papa San Juan Pablo II intentó combatir esta tendencia con su encíclica Veritatis Splendor de 1993, y una vez más resumiendo la posición de Benedicto, el cardenal Sarah dijo que «si ningún valor es tan objetivo que uno deba morir por ello, es porque Dios mismo ya no existe».

En el corazón de la «crisis de la teología moral» está, por lo tanto, una «negativa del divino absoluto», dijo el cardenal, algo que resumió en otra cita, esta vez del escritor ruso Dostoievski: «Si Dios no existe, ¡todo es permitido!»

Como ejemplo, el cardenal Sarah señaló que la «ideología de 1968 a veces ha tratado de legitimar la pedofilia» porque si un acto moral depende simplemente de las «intenciones y circunstancias de una persona, entonces nada es radicalmente opuesto a la dignidad humana».

«Es la atmósfera moral de rechazo de Dios, el clima espiritual de rechazo de la objetividad divina, lo que hace posible la proliferación del abuso de menores y la trivialización de actos contrarios a la castidad entre los clérigos», afirmó el cardenal Sarah. Y citando a Benedicto, dijo en un mundo donde las normas del bien y el mal ya no existen, «entonces el poder es el único principio» y «la verdad no cuenta».

Luego recurrió al análisis de Benedicto de las consecuencias de esta crisis de fe en la Iglesia y, en particular, entre los sacerdotes que son «los primeros en verse afectados por la crisis de fe». Recordó la observación del papa emérito de que los seminarios se «transformaron en lugares secularizados donde las camarillas homosexuales podían florecer». Una vez más, dijo que esto era «no tanto la causa» del abuso como la «señal de que se olvida a Dios», que ya estaba «ampliamente establecida».

Religión subjetivista

Lo «más grave», dijo, fue que, ante esta degradación, los formadores «no han dicho nada, o han promovido voluntariamente la concepción horizontal y mundana del sacerdocio». Dijo que es «sorprendente» ver la realidad objetiva sobre Dios «eclipsada por una forma de religión de subjetividad humana», y esa «autorreferencialidad» ha tenido el efecto de negar la «referencia a Dios».

El olvido de Dios «abre la puerta a todos los abusos», dijo el cardenal Sarah, y agregó que «desafortunadamente hay sacerdotes que, prácticamente, ya no creen, oran muy poco, ya no viven los sacramentos como una dimensión vital de su sacerdocio»

«Se han vuelto tibios y casi ateos», dijo.

La iglesia, por lo tanto, no debe sorprenderse por los abuso, dijo. «¡Si Dios no existe, todo está permitido! ¡Si Dios no existe en términos concretos, todo es posible!

No se castiga

En cuanto a los aspectos canónicos de las reflexiones de Benedicto, el cardenal observó que si las «intenciones subjetivas» de una persona se convierten en la «única realidad», entonces esa «idolatría del sujeto excluye efectivamente cualquier castigo, tanto de teólogos heréticos como de clérigos abusadores».

Esto lleva a abandonar a los «pequeños» y no castigar a los que abusan de ellos. Tal sentido de impunidad es el «verdadero clericalismo», dijo. «Sí, el clericalismo es la actitud de rechazar las penas y los castigos» ante las violaciones de la fe y la moral. «¡El clericalismo que el Papa Francisco nos llama a erradicar consiste, en última instancia, en este subjetivismo impenitente de los clérigos!», dijo el cardenal Sarah.

También estuvo de acuerdo con la advertencia de Benedicto en contra de la creación de la Iglesia «a nuestra imagen». Dijo que precisamente porque «hemos cedido» a esta tentación y «hemos dejado de lado a Dios, vemos hoy la multiplicación de los casos de abuso. ¡No caigamos nuevamente en la misma trampa! ». Y también advirtió contra la idea de que la Iglesia es culpable de un «pecado colectivo» o que ella contribuye a crear una «estructura de pecado». Tal enfoque conduce al «subjetivismo puro», aseguró. .

La Iglesia, dijo, no está en crisis, sino que somos nosotros quienes «estamos en crisis». Y la solución es simple. Una vez más, citando a Benedicto, el cardenal Sarah dijo: «Si la causa de la crisis es el olvido de Dios, ¡entonces pongamos a Dios de nuevo en el centro!» Exhortó a poner la «Presencia Real en el centro de la Iglesia y nuestra liturgias» a «renovar fe en la presencia de Jesús en el Santísimo Sacramento».

Junto con el papa emérito, aseguró estar «profundamente convencido» de que el abuso de menores aumentará «si no adoramos el cuerpo eucarístico de nuestro Dios, si no lo tratamos con gozo y reverente temor».

«El diablo quiere hacernos dudar», dijo. «Quiere que creamos que Dios está abandonando a su Iglesia», pero nuevamente citando a Benedicto, dijo que todavía es «el campo de Dios» con «peces buenos y malos» y que proclamar estos dos aspectos es «un servicio necesario a la Verdad». .

Benedicto lo demuestra, dijo. «Su presencia orante y docente en medio de nosotros, en el corazón de la Iglesia, en Roma, nos lo confirma. Sí, en medio de nosotros está el buen trigo de Dios».

El cardenal Sarah concluyendo dando las gracias a Benedicto por ser fiel a su lema episcopal como «colaborador de la verdad».

«Sus palabras nos consuelan y nos tranquilizan», dijo. «Eres un testigo, un 'mártir' de la verdad».

Fuente
Tojeter and 4 more users like this.
Tojeter likes this.
Ana Luisa M.R likes this.
kattyxpyhotmail.com likes this.
FranOrvich likes this.
DEFENSA DE LA FE likes this.