Clicks493

CISMA Y SEDEVACANTISMO. UNA ADVERTENCIA MUY GRAVE. / No puede haber Dos Papas Legítimos como tampoco puede ser que no haya ninguno!


Por Mons. Fernando Arêas, Obispo-Adm. Apostólico. 18 de julio de 2018.

Cisma: el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice (entiéndase, legítimamente electo) o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos. (Canon 751. Código de Derecho Canónico)

Hago aquí una pequeña pausa para realizar una advertencia seria y grave. Muchos católicos creen erróneamente, tal vez con miedo a caer en el liberalismo o en el progresismo, que siempre es mejor tomar la posición más dura y radical, sospechando de todas las cosas y de todo el mundo. No siempre la posición más dura y radical, sin embargo, es la verdadera, la mejor, la más segura y la más eficaz.

Para hacer una comparación de tipo filosófico, al estudiar Lógica se aprende que, para combatir una proposición concreta, es necesario oponerle la proposición contradictoria y no la proposición contraria. Aparentemente, la contraria niega más, es más radical. Sin embargo, puede ser tan falsa como la que trata de combatir, ya que niega demasiado. En cambio, la proposición contradictoria, aunque parece no ser tan opuesta, es más eficaz, ya que niega sólo lo que hay que negar y no más de lo necesario.

El P. Didier Bonneterre, de la Fraternidad de San Pío X, en el prólogo de su libro El Movimiento Litúrgico –con prefacio de Mons. Marcel Lefebvre– hace una grave advertencia:

«Quisiéramos también poner en guardia a nuestros lectores contra una cierta moda intelectual que se propaga como una peste en nuestros medios reputados como “tradicionalistas”: el espíritu de emulación en la más extrema de las opiniones que hace buscar, a cualquier precio, la posición más “dura”, como si la verdad de una proposición admitiera el ser influenciada por un prejuicio voluntarista de anti-cualquier-cosa-que-sea» [1].

A menudo, la posición radical y generalizadora también es más cómoda que aquella que hace las distinciones necesarias. Pero no por eso se ajusta más a la verdad, la justicia y la honradez que deben regir nuestra forma de pensar, nuestro modo de proceder y nuestra lucha por el bien, como hemos dicho anteriormente.

Muchos de los que lucharon por la tradición doctrinal y litúrgica de la Iglesia, por no respetar los límites debidos, terminaron por caer en el cisma y la herejía. Muchos de los que consideraban la nueva Misa en sí misma como inválida o herética, sacrílega, heterodoxa, no católica, pecaminosa y por lo tanto ilegítima, terminaron por sacar las lógicas consecuencias teológicas de esta postura y la aplicaron al Papa y a todos los obispos del mundo, es decir, a toda la Iglesia docente. En otras palabras, tenían que defender que la Iglesia proclamó oficialmente, ha mantenido durante décadas y ofrece todos los días a Dios un culto ilegítimo y pecaminoso.

Por lo tanto, lógicamente, llegaron a la conclusión de que la Iglesia jerárquica, tal como existe hoy en día, “no es la Iglesia Católica, ya que ha caído oficialmente en el error”, y de que apenas subsiste en un pequeño grupo, del que por supuesto “ellos forman parte”. A partir de esta argumentación ex absurdo es decir, desde el absurdo al que llevan estas ideas, se debe concluir lo contrario a las mismas: la Iglesia no puede adoptar (a priori) y no ha adoptado (a posteriori) una misa inválida o herética, sacrílega, heterodoxa, no católica, pecaminosa y por lo tanto ilegítima.

Conviene señalar que la mayoría de las críticas radicales contra el Novus Ordoprovienen de personas que tienden al sedevacantismo[2]. Muchos de ellos terminaron por adherirse públicamente a esa posición, si no al cisma formal[3].

Yo mismo he conocido y conozco a algunos que lucharon con nosotros y que, por haber caído en ese radicalismo, perdieron totalmente la fe en la Iglesia [Uno de ellos, algunos años antes de fallecer, me dijo literalmente: «Para mí, la Iglesia Católica como institución ha desaparecido»], otros participaron en la elección de un falso papa y algunos incluso apostataron completamente de la fe católica, cayendo en el cisma formal y en la herejía. Creen que conservan la tradición, pero fuera de la Iglesia jerárquica.

Cuando intenté, por caridad, convencer a algunos de ellos, me respondieron: «Esta misa es un teatro; y la Iglesia que mantiene esta misa también es un teatro, es falsa». Después, me dijeron que ya no creían en la Eucaristía ni en ningún sacramento. Perdieron la fe. Cayeron en la herejía y en el cisma.
¡Acabo de recibir de uno de nuestros antiguos amigos «tradicionalistas», un libro titulado Roma: Sede del Anticristo – Una nueva falsa Iglesia Católica! En la dedicatoria, no reconoce mi episcopado. ¡Y en el libro ataca al Sr. G. Montini, al Sr. K. Wojtyla y al Sr. J. Ratzinger (sic)![4]

A los que así actúan está dirigida la severa advertencia del Papa Pío XII:

«Se equivocan peligrosamente quienes piensan que pueden estar unidos a Cristo Cabeza de la Iglesia sin unirse fielmente a su Vicario en la tierra. En efecto, al suprimir la cabeza visible y romper los vínculos visibles de unidad, oscurecen y deforman de tal manera el Cuerpo Místico del Redentor, que ya no puede ser reconocido ni encontrado por los hombres que buscan el puerto de la salvación eterna» (enc. Mystici corporis, 29-VI-1943,

Ningún hereje o cismático de ninguna época ha pensado nunca que él estaba equivocado. Todos pensaban que era la Iglesia la que se equivocaba y ellos los que tenían razón. Se jactaban de haber conservado la sana doctrina. Por esta razón, para que nadie se haga ilusiones pensando tener razón por haber conservado buenos elementos tradicionales, pero fuera de la comunión con la Iglesia jerárquica, recordemos las palabras de San Agustín:

«Sólo se puede encontrar la salvación en la Iglesia Católica. Fuera de la iglesia, se puede tener todo, excepto la salvación. Se puede tener honor, se pueden tener los sacramentos, se puede cantar el aleluya, se puede responder ‘amén’, se puede tener fe en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y también orar con esas palabras, pero no se puede encontrar la salvación más que en la Iglesia Católica» (Sermo ad Cæsariensis Ecclesiæ plebem).

Contra este peligro tan grave y contra el riesgo de la herejía y del cisma, quiero advertir a todos los que luchan por la tradición católica.

El Magisterio de la Iglesia nos recuerda la necesidad de la comunión con la jerarquía para que haya una legítima celebración de la santa Misa.

El Papa Juan Pablo II nos lo enseña en su encíclica Ecclesia de Eucharistia: «Sólo en este contexto tiene lugar la celebración legítima de la Eucaristía y la verdadera participación en la misma» (nº 35, 17-IV-2003). San Ignacio de Antioquía dijo: «Que sólo se considere como legítima la Eucaristía presidida por el obispo o por aquel que ha recibido ese encargo del obispo» (Epist. ad Smyrnenses 8,1; cf. también CEC 1369).

Michael Davies, ex presidente de Una Voce (FIUV) y el Cardenal Dario Castrillón Hoyos en 2001

Cito una vez más al destacado escritor católico tradicionalista Michael Davies:

«Podríamos parafrasear al Papa Pablo VI y lamentar que el humo de Satanás haya entrado en el movimiento tradicionalista para estrangular su defensa de la ortodoxia. Cuando recordamos que estamos lidiando con un enemigo sobrenatural de una astucia e inteligencia enormes, debemos estar seguros de que está dispuesto a hacer todo lo posible para dividir y destruir los grupos que han sido más eficaces en oponerse a su destrucción de la Iglesia. ¿Qué medios más eficaces podría emplear que intentar llevarlos a caer en el cisma? Fuera de la iglesia, su defensa de la Tradición se volvería ineficaz. Una vez que estas personas han abandonado la Iglesia, aunque al igual que todos los herejes y cismáticos proclamen que ellos son la verdadera Iglesia, es evidente que sólo un milagro podría hacer que comprendieran su verdadera situación. El orgullo que ocasionó la ruina de Satanás es evidente en esto. Hay mucha satisfacción ligada a formar parte de los elegidos, lo cual, como señala el P. Van der Ploeg en su prólogo 39, “es siempre la característica más evidente de una secta”» [5]

Dom Antônio de Castro Mayer, al hablar de los grupos tradicionalistas, también nos previno en contra de ese espíritu sectario exclusivista:

«La secta es exclusivista: sus miembros son los elegidos; ellos saben que pocos son los elegidos, y esos pocos son ellos… Son los depositarios de la Verdad. Sin ellos, no hay salvación» (Monitor Campista, 13-IV-1983 y del 22-XII-1985).

Sobre los que critican y atacan la posición de nuestra Administración Apostólica y de su obispo, el mismo Michael Davies me escribió, el 2 de mayo de 2004:

«Es muy triste que haya tantos que dicen ser tradicionalistas pero están más interesados en atacar a otros miembros de nuestro movimiento que en luchar por la tradición. El apostolado único y valiente de Su Excelencia es una inspiración para los católicos tradicionalistas de todo el mundo… Estoy seguro de que todos los que aman la tradición le honran y le admiran, y aprecian la inmensa contribución que S.E. ha hecho a la causa que amamos… Los que difunden malvados rumores son sólo una minoría insignificante y maliciosa que necesita más nuestras oraciones que nuestra condena».

Mons. Fernando Arêas, Obispo-Adm. Apostólico.

Obispo Titular de Cedamusa y Administrador Apostólico de la Administración Apostólica Personal de San Juan María Vianney.

Fuente: Orientaciónes Pastorales. gratisdate.org/texto.php

REFERENCIAS:

[1] El Movimiento Litúrgico, Ed. ICTION, Buenos Aires 1982, pg.13.

[2] El Dr. Arnaldo Vidigal Xavier da Silveira, en la introducción de su libro Consideraciones sobre el Ordo Missae de Pablo VI, para responder a la posible objeción de que no se puede poner en duda la ortodoxia de un acto papal como ése, presenta, como hipótesis, la posibilidad de un Papa herético o cismático y de la pérdida del pontificado, objeto de la mitad de su libro. En realidad, para muchos, el sedevacantismo termina por ser una equivocada tentativa de refugio, debido al callejón sin salida teológico de querer sostener la heterodoxia de la nueva Misa.

[3] A modo de ejemplo, podríamos citar simplemente al P. Guérard des Lauriers, conocido por ser el autor principal del Breve examen crítico, presentado a Pablo VI por los cardenales Ottaviani y Bacci. Proclamó formalmente vacante la Santa Sede y se hizo consagrar obispo cismático.

[4] Ver más abajo, en el n. 7 de la Primera consecuencia de la presente Orientación Pastoral, la cita de teólogos distinguidos, como el P. John P. M. Van der Ploeg, O.P.

[5] Michael Davies, introducción a la primera edición de su libro I am with you always, Longprairie (Minnesota), The Neumann Press, pg. 13.

dominusestblog.wordpress.com/…/cisma-y-sedevac…
tulosabestodo likes this.
DEFENSA DE LA FE likes this.
SI LA IGLESIA BERGOGLIANA JESUITA SODOMITA MARXISTA ADULTERA ES LA IGLESIA RAMERA.
NUESTRA IGLESIA ES LA IGLESIA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO NUESTRO PAPA ES BENEDICTO XVI.
la verdad prevalece likes this.
la verdad prevalece likes this.
adeste fideles shares this.
BENEDICTUS XVI PONTIFEX MAXIMUS ... Único Vicario de Cristo sobre la Tierra.
(El Papa Benedicto XVI) “Dejó el trono papal pero no abandonó su ministerio,” explicó Gänswein, algo “casi imposible tras su aceptación irrevocable del oficio en abril del 2005.” Con esta afirmación Gänswein, confirmó que no hubo sucesión apostólica por lo tanto Bergoglio es un usurpador, un falso papa, el falso profeta, el vicario del anticristo.
adeste fideles and one more user like this.
adeste fideles likes this.
DEFENSA DE LA FE likes this.
El mismo secretario del Papa Benedicto admitió que el no renunció al ministerio petrino y por eso el secretario se inventó un papado extendido que es contrario a la Escritura.
DEFENSA DE LA FE likes this.
SOLO HAY QUE OIR CUANDO HABLO CLARAMENTE NUNCA RENUNCIO AL OFICIO PETRINO EL SIGUE SIENDO EL PAPA NO PUEDE HABER DOS.
adeste fideles and one more user like this.
adeste fideles likes this.
Gesù è con noi likes this.
adeste fideles likes this.
Aquí hay que aclarar que el Papa sigue siendo Benedicto XVI quienes se unen al anti Papa Bergoglio caen en apostasía.
adeste fideles and one more user like this.
adeste fideles likes this.
DEFENSA DE LA FE likes this.
.
DEFENSA DE LA FE and one more user like this.
DEFENSA DE LA FE likes this.
la verdad prevalece likes this.
DEFENSA DE LA FE likes this.
La herejía, el cisma y la apostasía están tipificados como delitos canónicos castigados con excomunión latae sententiae...

Cuidado con los lobos que disfrazados de falsos usuarios tradicionalistas están tratando de inocular la rebeldía hacia los verdaderos sumos pontífices, Vicarios de Cristo en la Tierra y llevando a los fieles a caer en la pena de excomunión
DEFENSA DE LA FE likes this.
PAPA BENEDICTO XVI SOBERANO PONTIFICE. DIOS NOS LO CUIDE MUCHOS AÑOS.
adeste fideles likes this.
El Código de Derecho Canónico define :
Canon 751: ........cisma, el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice* o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometido

entiéndase *legítimamente electo
malemp and 2 more users like this.
malemp likes this.
DEFENSA DE LA FE likes this.
Yugo likes this.
malemp
bien ha dado en el blanco ...adios deusvult
DEFENSA DE LA FE and one more user like this.
DEFENSA DE LA FE likes this.
Gesù è con noi likes this.