Clicks309
jamacor
1

El cardenal Burke denuncia que ‘el Gobierno trata de obligar a los católicos a actuar en contra de su conciencia’

El cardenal Burke denuncia que ‘el Gobierno trata de obligar a los católicos a actuar en contra de su conciencia’

EN DECLARACIONES A INFOVATICANA

Por Almudena Martínez-Bordiú | 22 abril, 2019

Dejamos atrás la Semana Santa, sin duda el tiempo más importante del año para los católicos. Hace apenas un día que celebramos la Resurrección de Cristo, el centro y culmen de nuestra fe, y quién mejor que el cardenal Raymond Leo Burke para reflexionar sobre ello.

Hablamos también con el cardenal acerca de la ideología de género, cuya visión, según el purpurado, “nos esclavizaría y llevaría a nuestra destrucción”.

El que fue prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica lamenta que “a los católicos se les permite practicar su fe dentro de las cuatro paredes de sus iglesias pero, una vez que salen de la iglesia, el Gobierno trata de obligarlos a actuar en contra de su conciencia en los asuntos más fundamentales de la ley moral”.

También defiende la importancia de preservar las tradiciones ligadas a la Semana Santa y que solo a través de Cristo “podemos entender verdaderamente quiénes somos”.

¿Qué significa para su Eminencia la Semana Santa?

Estos son los días más sagrados del año. En estos días celebramos los grandes acontecimientos de nuestra salvación: la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, Dios Hijo Encarnado. La obra de nuestra Redención es el cumplimiento de todo el bien que Dios quiere para nosotros. La gran belleza de los ritos litúrgicos del Triduo Sagrado nos llaman la atención sobre la belleza infinitamente mayor del don que se nos concede, adorar a Dios “en espíritu y en verdad”, gracias a la Encarnación Redentora de Dios Hijo.

¿Cómo vive usted estos días?

Trato de vivir estos días santos de tal manera que no olvide su realidad en mi vida, una realidad vivida cada día.

¿Cuál es el significado y la importancia del sacrificio y la Resurrección de Cristo?

Cristo sufrió y murió por nosotros en la Cruz, para ganar para nosotros el don del perdón de nuestros pecados y de la comunión restaurada con Dios, que tiene su cumplimiento en la vida eterna. Después del pecado de nuestros primeros padres, de los que somos herederos, la justicia de Dios exigió un acto de arrepentimiento y reparación. Dios, en su amor inconmensurable por nosotros, envió a su Hijo unigénito en nuestra carne humana para tomar sobre sus hombros nuestros pecados -algo que sólo Él como Dios y hombre podía hacer-, para redimirnos de nuestros pecados y restaurar en nosotros la vida de la gracia divina.

Dios Padre cumple las exigencias de la justicia, pero va mucho más allá de esas exigencias en su gran misericordia, para adoptarnos como verdaderos hijos e hijas en su Hijo unigénito. Tan grande es la misericordia de Dios que Él provee para nosotros en la Iglesia la Gracia del Espíritu Santo, que brota del glorioso Corazón traspasado de Cristo a nuestros corazones. En el Corazón de Jesús, nuestros pecados son perdonados, y somos iluminados por el amor divino.

¿Cree su Eminencia que es importante preservar las tradiciones ligadas a la Semana Santa?

Sí, es esencial para nuestra fe católica y su práctica. Sin Cristo, no podemos hacer nada, y Cristo está vivo para nosotros en la Iglesia, de la manera más poderosa posible, durante estos días santos, especialmente a través de la Sagrada Liturgia. Puesto que Cristo viene a nosotros a través de la Tradición intacta desde los tiempos de los Apóstoles, conociendo la rica tradición litúrgica que rodea la Semana Santa y la Pascua, es una manera privilegiada de conocer a Cristo más profundamente y de amarlo más ardientemente.

En la Homilía de la Misa Crismal del Jueves Santo, el Papa Francisco denunció la “colonización ideológica del género”. ¿Qué puede decirme sobre esto?

Por lo que puedo entender, el Papa Francisco se refiere a una visión secular y mundana del hombre y de lo que significa ser hombre, que nos esclavizaría y llevaría a nuestra destrucción. Tal punto de vista o ideología no es poco común en nuestros días y, de hecho, ha causado un gran daño. Uno piensa, por ejemplo, en la ideología del marxismo, del comunismo ateo y de la masonería. Cristo, sólo, revela el hombre al hombre. Sólo en Cristo, en Su presencia con nosotros en la Iglesia, a través de Su Enseñanza, de Sus Sacramentos, y de Su Disciplina, entendemos verdaderamente quiénes somos, cómo debemos actuar, y cuál es nuestro destino final, es decir, la vida eterna.

El Santo Padre nos pidió en la Vía Crucis del Coliseo “ver todas las cruces del mundo en la Cruz del Señor”. Para usted, ¿cuál es la cruz más pesada que los católicos tienen que llevar hoy en día?

A mi juicio, la Cruz más pesada que los católicos tienen que llevar hoy es la indiferencia, el ridículo e incluso la persecución por la práctica de la fe católica. Mientras que muchos de nuestros hermanos y hermanas de fe están siendo perseguidos e incluso ejecutados por practicar la fe, por ejemplo, en Oriente Medio y en China, todos los católicos sufren la indiferencia y el ridículo junto a una cultura totalmente secularizada por ser testigos de la fe.

Además, en los llamados países libres, cada vez es más difícil vivir la fe en la libertad. Existe una tendencia creciente del gobierno a restringir la libertad de religión a la libertad de culto. En otras palabras, a los católicos se les permite practicar su fe dentro de las cuatro paredes de sus iglesias pero, una vez que salen de la iglesia, el Gobierno trata de obligarlos a actuar en contra de su conciencia en los asuntos más fundamentales de la ley moral, a actuar en contra de la ley natural, la ley de Dios escrita en cada corazón humano. Un católico sólo puede ver esta situación como una invitación a llevar la Cruz con Nuestro Señor, y a aceptar, con Él, el sufrimiento e incluso la muerte por amor a un amor fiel y duradero a Dios y al prójimo.

infovaticana.com/…/el-cardenal-bur…
DEFENSA DE LA FE likes this.