Clicks52
jamacor

Orbán anuncia medidas para fomentar la natalidad

Orbán anuncia medidas para fomentar la natalidad

Por Julio Llorente | 11 febrero, 2019

Cabe dividir en dos grupos a los líderes políticos de las democracias liberales: aquéllos que gobiernan pensando en las siguientes elecciones y aquéllos que, por el contrario, lo hacen pensando en el bien de sus compatriotas de hoy y de sus compatriotas del futuro. En este segundo grupo hemos de incluir, sin duda, al primer ministro magiar, Viktor Orbán, quien suele tomar las decisiones que cree más adecuadas para su país (y no para sí mismo o sus posibilidades electorales).

En este sentido, Orbán ha presentado este domingo una serie de medidas encaminadas a fomentar la natalidad. ¿Por qué? Él mismo lo ha explicado: ‘Cada vez nacen menos niños en Europa. Para Occidente la respuesta es la inmigración. Por cada niño que se pierde tiene que venir otro para que las cifras cuadren; pero no necesitamos cifras; necesitamos niños húngaros’, ha aseverado en su discurso sobre el estado de la nación.

Entre estas medidas, que manifiestan la preocupación del mandatario húngaro por la crisis demográfica, destacamos la extensión de un programa de créditos con al menos dos hijos para ayudarles a comprar casas, subsidios para la adquisición de automóviles y una exoneración del impuesto a la renta personal para familias con al menos cuatro hijos.

Por otra parte, y quizá ésta sea la medida estrella, las mujeres menores de cuarenta años que se casen por primera vez serán elegibles para un préstamo subsidiado de diez millones de florines (algo más de 30.000 euros). Cuando nazca el segundo hijo, una tercera parte de la deuda será condonada; cuando nazca el tercero, la deuda será perdonada en su integridad.
La eficacia de estas medidas

En el año 2016, el Ejecutivo polaco aprobó un plan de ayudas a las familias con más de un hijo; plan, denominado 500+, por el que las familias han comenzado a recibir una cantidad de 500 zlotys libres de impuestos por cada segundo y posterior hijo hasta que éstos cumplan los 18 años. Por poner un ejemplo, el Estado ofrece a los matrimonios con dos vástagos una contribución nada despreciable de 6.000 zlotys anuales.

En el caso de las familias con menos recursos – aquéllas cuyos ingresos no superan los 800 zlotys anuales -, también se asigna esta ayuda al primer vástago. Con esta medida, el Gobierno polaco pretendía, por un lado, fomentar la cohesión social y, por otro lado, incentivar la natalidad entre las clases más desfavorecidas (impidiendo, así, que tener hijos se torne en un lujo burgués).

Y lo cierto es que lo ha logrado. Así, el pasado año 2017 nacieron en Polonia 400.000 niños; esto es, 20.000 más que en 2016 y 33.000 más que en 2015. Ello da lugar a una esperanza a la que no pueden confiarse otros países europeos que, atenazados por el hedonismo, ven impertérritos cómo sus sociedades se transforman progresivamente en geriátricos.

infovaticana.com/…/orban-anuncia-m…