Clicks12.7K
apostolvirtual
1

Estudio sobre las señales de los últimos tiempos

Estudio sobre las señales de los últimos tiempos
Estudio y conjeturas sobre las profecías, en relación al próximo retorno de Jesús, Dogma de Fe

“Yo vi, pero no entendiendo pregunte: Mi Señor, ¿Cuál será el fin de estas cosas? Y, Él respondió: Anda Daniel, que esas cosas están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin. Los malvados no entenderán, pero los que tienen entendimiento comprenderán”. (Daniel 12,8)

Por: Ernest Ben Odevecq, pbro.
AUDIO LIBRO:


1.- ESTUDIO SOBRE LAS SEÑALES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS 1-8
2.- ESTUDIO SOBRE LAS SEÑALES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS 2 - 8
3.- ESTUDIO SOBRE LAS SEÑALES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS 3-8
4.- ESTUDIO SOBRE LAS SEÑALES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS 4-8
5.- ESTUDIO SOBRE LAS SEÑALES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS 5-8
6.- ESTUDIO SOBRE LAS SEÑALES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS 6-8
7.- ESTUDIO SOBRE LAS SEÑALES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS 7-8
8.- ESTUDIO SOBRE LAS SEÑALES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS 8-8

Este es un libro que debe formar parte de tu vida, porque te preparará para los tiempos de prueba que se acercan y te hará pensar en los altos designios de Dios, con lo que esperamos logres redirigir tu vida y la de los tuyos y estés preparado para el gran acontecimiento de todos los tiempos. “La segunda venida de nuestro Señor Jesucristo”. Cristo vuelve a reinar y a restituir al hombre y la tierra a su estado original de gracia y comunión con Dios.

¡Animo! Al fin Dios Hijo estará con nosotros, y el poder de la muerte será destruido.

INDICE

-Introducción

CAPÍTULO PRIMERO

-El Porqué de este Libro
-La Biblia.
-Principio del Mal.
-Sabotaje.
-Dilema.
-Anuncio del Sacrificio.
-Plan de Salvación.
-Profecías que Anuncian el Advenimiento del Mesías.
-Misión Cumplida.
-Incredulidad del Pueblo Judío
-Continuación de la Lucha entre el Bien y el Mal.
-Frutos y Difusión Mundial de la Doctrina de Cristo.

CAPÍTULO SEGUNDO

-Señales de Alerta.
-Mentiras Ideológicas.
-Kant.
-Hegel.
-Kierkegaard.
-Darwin.
-Marx.
-Freud.
-Consecuencias Funestas.
-Signos de los Tiempos y Señales de Alerta
-¿Existe una Iglesia Fiel a Cristo?
-Falsas Sectas y Religiones.
-Falsas Alarmas.

CAPÍTULO TERCERO

-La Cuenta Regresiva.
-Israel.
-Renacimiento de Israel.
-Tres Alianzas Políticas.
-El Anticristo y su Reino.
-La Destrucción de Babilonia.
-¿Bendecirá Dios a América?
-¿Que Pueden Hacer los Cristianos Americanos para Salvarse?
-La Gran Tribulación.
-La Gran Apostasía.
-La Abominación Desoladora.
-Ataque e Invasión al Estado de Israel.
-La Batalla del Armagedón.
-Cristo en la Tierra.
-El Juicio Final.

CAPÍTULO CUARTO

-Errores Sobre el Final de los Tiempos.
-La Opinión de la Mayoría del Clero Católico Sobre la Segunda Venida de Cristo.
-Respuesta a los Incrédulos Doctores de Teología y Otras Eminencias Intelectuales.
-Los Errores de las Sectas Apocalípticas.
-Descubriendo Cómo Trabaja el Enemigo de Dios.
-Otras Señales de la Segunda Venida de Cristo.
-Mensajes y Apariciones de la Santísima Virgen María.
-Otras Profecías.
-Visiones de Dos Pontífices.
-El Tercer Secreto de Fátima.
-Otros Mensajes del Final de los Tiempos y Manifestaciones de la Apostasía.
-Algunos de los Frutos del Concilio Vaticano II.
-Conclusiones Sobre el Concilio Vaticano II.
-El Rompecabezas se va completando
-Los Tres Días de Oscuridad
-El Reino Glorioso de Dios Sobre la Tierra.
-Conclusiones Finales.
-Recomendaciones. Que Hacer Mientras Tanto.
-No Tengáis Miedo.
-Lean las Señales.
-Índice.
-Bibliografía.

INTRODUCCIÓN

Finalmente “la historia de la salvación” de la humanidad, está por llegar a su fin. Desde la caída del hombre hasta su restauración por medio de la obra redentora de Jesús y su próxima y anunciada Segunda Venida han pasado varios miles de años; durante los cuales la humanidad ha esperado la restauración definitiva, desde el estado de corrupción y muerte a su estado original de comunión y vida con Dios su Creador.

Nunca antes las señales de los últimos tiempos fueron más precisas y claras; sin embargo al igual que en la primera venida de Jesús, pocos fueron y actualmente pocos son los que se darán cuenta de la inminente llegada del Hijo del Hombre.

Mucho tiene que ver en este descuido, el trabajo muy bien planificado y sutil del enemigo de Dios, quien desde hace algún tiempo fue enviando y seduciendo a muchas sectas (aparentemente buenas, pero que están al servicio de Satanás); para que anunciasen falsamente y con mucha anticipación su segunda venida, por lo que actualmente este anuncio se encuentra totalmente desprestigiado y pocos creen que esto sea cierto. Esto ha dado como resultado que la mayoría de integrantes de la Iglesia Católica; en especial el clero, en un afán de diferenciarse y contradecir a las miles de sectas apocalípticas mentirosas; hayan tomado una actitud de total indiferencia sobre la segunda venida de Jesús.

Pero, aún con toda esta confusión e indiferencia que ha creado Satanás las profecías que hace algún tiempo eran oscuras y difusas, se han vuelto claras y transparentes para el entendimiento de los que aman a Dios. Con el correr del tiempo, el avance de la tecnología y el cumplimiento de muchas señales de los tiempos, nos ha puesto en condiciones de predecir y deducir lo que sucederá a la humanidad en unos pocos años más y así de esa manera, lo que Dios le dijo al profeta Daniel se hace realidad:

“Anda Daniel, que estas cosas están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin…” (Dan. 12,8).

Con lo que nos da a entender que al tiempo del fin, estas profecías se abrirán para entendimiento y salvación de los que aman a Dios y buscan la verdad.

Según las Sagradas Escrituras, poco antes de la segunda venida de Cristo habrán varias señales tanto en el cielo como en la tierra y habrá acontecimientos (aparentemente normales) en la vida política, económica, social y religiosa de los hombres, encaminadas a conseguir un bien común; pero que en realidad es sólo un disfraz que usará el Anticristo presentado por Satanás como un grande y carismático líder político; quien en poco tiempo logrará dominar a la humanidad y finalmente proclamarse Dios.
La mayoría de naciones de la tierra, participarán de estos hechos. Israel, Egipto, las naciones árabes, Estados Unidos de Norte América, La Unión Europea, Rusia, serán los protagonistas principales, incluyéndose al final el gigante asiático de la China. Cuando todas las naciones que todavía se encuentran en pie se reúnan para hacer la guerra a Cristo, acusado de ser un intruso extra terrestre que ha osado venir a la tierra anunciándose con gran majestad y gloria y con una gran señal en el firmamento.

Este acontecimiento del final de los tiempos escrito en la Biblia es reforzado por otras profecías y eventos contemporáneos, con los cuales aclara y refuerza las profecías descritas cientos de años atrás.

Asímismo, existen una serie de señales y avisos hechos por la Virgen María que mencionan que el fin de este sistema político, social, económico y religioso está llegando a su fin; para empezar uno nuevo bajo la dirección y reinado de Cristo Jesús, quien no sólo reinará con justicia, sino que la humanidad recuperará sus condiciones y atributos perdidos como consecuencia del pecado.

Si desea saber más sobre lo que le depara a usted y a la humanidad entera, sobre la suerte que correrán algunos países como Norte América, Israel, Europa y que hacer para lograr la salvación personal y de su familia, lea esta interesante obra:

CAPITULO PRIMERO

EL PORQUÉ DE ESTE LIBRO

La actitud del hombre, muy dado a la soberbia, ha hecho que ponga toda su confianza en la ciencia y la tecnología, las modas, los medios de comunicación, la escasez de valores cristianos en la vida moderna ha llevado a la humanidad a alejarse de Dios; por lo tanto y primeramente, hay una gran indiferencia a lo sagrado y espiritual y pareciera que ha nadie le importa el próximo retorno de Jesús.

En segundo lugar, existe una gran confusión, aún entre los mismos sacerdotes católicos sobre el tema de la segunda venida de Jesús, que empeoran las cosas para el común de los fieles.

Tercero, en los últimos 50 años, las sectas se han multiplicado tanto que aparte de aumentar la confusión, han producido una gran división en la verdadera Iglesia de Cristo.

En fin la humanidad corre hacia su destrucción y condenación por eso creo sinceramente que es voluntad del Señor y una obligación como cristiano avisar a la humanidad de los últimos acontecimientos que sucederán próximos a la venida del Rey de reyes y Señor de señores. De lo contrario, sería ocultar la verdad egoístamente y no tendríamos la conciencia tranquila; es pues más que un deber dar aviso a la humanidad de los dolores a que será sometida por sus terribles pecados y el gran cambio que se avecina, con la esperanza de que muchos reflexionen, cambien de actitud, se arrepientan y se salven.

Aparentemente esto que acabo de decir suena a aires de profeta; pero no es así, nada de eso, ¡Dios me libre de caer en una actitud de esa clase porque no lo soy! Las profecías ya fueron dadas por personas escogidas por Dios. Ahora lo que estamos tratando de hacer es solo develarlas a través del escudriñamiento de las Sagradas Escrituras, y recordar lo que la Santa Madre Iglesia Católica ya lo venía diciendo desde siglos atrás, pero que últimamente, para ser más exactos desde unos 40 años atrás, con la aparición de la teología de la liberación gran parte de los sacerdotes y religiosas católicos; han cambiado radicalmente el modo de ver de estos temas escatológicos, por la influencia y las enseñanzas de esta corriente política, infiltrada y disfrazada de cristianismo. Actualmente, es raro encontrar un sacerdote o una religiosa que crea en las profecías de Juan o Daniel respecto al final de los tiempos, siendo que es dogma de fe que Jesús tiene que venir nuevamente y que Él mismo indicó muchas de las señales que ocurrirían antes de su regreso.

Ahora casi todos creen que las profecías de Juan, eran mensajes secretos para los cristianos de su tiempo. Y cuando se les menciona los vaticinios de Jesús y sus profetas te miran como si fueras un ignorante y se ríen de las aparentes sandeces que acabas de decir. Entonces humillado y burlado, nunca más vuelves a preguntar sobre el tema y crees en lo que te presentan y dicen estos señores; porque ellos son sacerdotes, laicos consagrados con maestrías y doctorados o grandes teólogos que enseñan en las universidades y seminarios.

El apóstol Pablo advirtió de esto, cuando dice:

“En realidad no es que haya otro mensaje de salvación. Lo que pasa es que hay algunos que los perturban a ustedes y que quieren trastornar el mensaje de salvación de Cristo. Pero si alguien les anuncia un mensaje de salvación distinto del que ya les hemos anunciado, caiga bajo maldición, no importa si se trata de mi mismo o de un ángel venido del cielo” (Gálatas 1,7)

Hace poco, en el 2001, hice una encuesta a varios frailes y sacerdotes de Boston (USA) sobre la segunda venida de Cristo y el final de los tiempos. Las respuestas fueron sorprendentes y en cierto modo penosas, pues los hombres de fe deberían saber y esperar con ansias estos acontecimientos. Sin embargo estas respuestas fueron triviales y hasta un tanto molestas para ellos mismos. Así pues, uno me dijo que eso de la segunda venida de Cristo no debería preocuparnos, pues nadie sabe cuando será y que a su modo de ver faltaba muchísimo tiempo para que eso ocurriera y eso... si es que ocurrirá... como dudando de la Palabra de Dios. Otro dijo que esperaba que todavía no fuese el final pues todo se acabaría. Tenía la idea que la tierra iba a ser destruida para siempre y que no iba a haber más vida. Otro más dijo que esas cosas eran mentira, pues cada vez que se acercaba un nuevo siglo o un milenio, o cada vez que había una catástrofe como la que ocurrió el 11 de septiembre en Nueva York, la gente empezaba a pregonar el fin del mundo... cosa que como ya hemos visto han pasado 2000 años y no ha sucedido nada, así que yo espero que la tierra dure muchos milenios más... dijo.
Y por último, uno más dio su opinión diciendo que el final del tiempo al que se refiere la Biblia es un final personal, al que cada persona se enfrenta cuando le llega la muerte, pero que el mundo seguirá existiendo por siempre mientras el hombre mismo no lo destruya...

Sólo uno de los veintitantos que entreviste, dijo que esperaba que Jesús viniese pronto a terminar con toda la gama de injusticias y sufrimientos a los que estamos sujetos.

Como verán existe un desconocimiento tremendo de las cosas del fin, pero lo peor es que entre todos los encuestados, cuando se les habla de este tema, ya sean sacerdotes católicos, pastores evangélicos o laicos, se nota claramente que es un tema que molesta, como que no quisieran que esto sucediese, porque se encuentran muy apegados a las cosas terrenales y no les importa vivir bajo este sistema dominado por Satanás, o porque tienen miedo de las cosas que vendrán. Es penoso y lamentable que la misma gente religiosa no desee vehementemente la venida del Rey a quien dicen servi, cuando se supone que el siervo debe esperar con ansias a su amo, o mejor aún, como el hijo o la hija, espera impaciente el retorno de su padre, o como la esposa, (Iglesia que la conformamos todos los cristianos) debemos esperar ansiosos la llegada del Amado que es Jesús. ¿Que diría un esposo si después de haber estado ausente por mucho tiempo su esposa no lo esperara o no desea su retorno?... Simplemente que no lo ama, que no es digna de llamarse esposa. Hay muchos, me parece, que no son dignos de llamarse hijos de Dios ni hermanos de Cristo, aunque vistan hábitos o se hagan llamar pastores.

Basándonos en las Sagradas Escrituras y del Magisterio de la Santa Madre Iglesia Católica esta situación que acabo de describir es de por sí una de las señales más importantes del fin de los tiempos: la confusión de la Doctrina y la apostasía dentro de la misma Iglesia.

Junto con esta confusión e incredulidad de las profecías han venido una serie de errores más como: (1) Dios no Castiga, (por lo tanto sigamos haciendo lo que la gana se nos de, al fin y al cabo Dios es tan bueno que al final todo nos va ha perdonar).
(2) No existen los milagros, ni Jesús hizo milagros. (3) La teoría de la evolución es cierta. (4) Los sacramentos no son necesarios, (5) falta mucho para que Jesús regrese…y eso, ¿si regresará? y muchos otros más, de las cuales trataremos más adelante.

Afortunadamente Dios ha permitido que así como hay muchos del clero que están equivocados, hay otros inspirados por Dios y asistidos por la Virgen que están luchando por advertir a la humanidad y a la Iglesia de la proximidad de nuestro Señor Jesús y de que es necesario prepararse para recibirlo. Entre los voceros más conocidos de esta cruzada está el padre Stephano Gobbi, amigo muy especial de Su Santidad Juan Pablo II, quien ha formado desde hace ya varias décadas los Cenáculos de Oración, especialmente con los sacerdotes y religiosas devotos de la Santísima Madre de nuestro Redentor. Y muchos otros sacerdotes y religiosas que pasan casi desapercibidos, porque tanto a Satanás y al mundo dominado por él no le conviene que estas cosas se hagan públicas y es por eso que quienes hablen sobre estos temas escatológicos no son populares ni reconocidos como aquellos que han tergiversado el Santo Evangelio, pero que el mundo los reconoce como grandes pensadores y continuamente son objeto de incentivos y premios intelectuales.

Esta obra: “Profecías de la Biblia, Entendiendo las Señales de los Últimos Tiempos” se apoya también en el análisis de hechos históricos y políticos, pasados y presentes, como profecías y vaticinios de otros hombres santos y sobre todo de los mensajes de la Virgen María que continuamente se está apareciendo.

Todo esto nos lleva a las conclusiones lógicas que vamos a dar, pero sobre todo, hemos pedido la luz del Espíritu Santo para que nos guíe hacia la verdad.

Creemos que es la Voluntad del Señor Jesús hacer recordar a la humanidad que ya es tiempo de que cambien de rumbo pues la noche avanza, esta cerca el día (Ro. 13, 11-14) y que después de todo, estos sufrimientos y catástrofes purificarán a la humanidad, para bien de ésta y para la implantación de un nuevo orden social, político y económico, bajo el reinado de Cristo Jesús, nuestro Rey y Señor, donde el hombre será restaurado a su condición original de hijo de Dios y donde ya no habrá injusticias ni miserias ni sufrimientos como los hay actualmente.

Es también importante hacer ver que mucha gente tampoco cree en la Segunda Venida de Cristo ni en el tiempo del fin de este sistema inicuo, porque desde hace mucho tiempo, se ha venido propalando esta noticia de un modo falso e irresponsable. Así, por ejemplo, por mencionar los más recientes hechos: desde que nació el movimiento religioso de los Adventistas en el siglo XIX, éstos andaban diciendo que el fin del mundo iba a ser inminente. Igualmente han hecho los Testigos de Jehová que aparecieron poco después que los primeros; andaban vociferando que el fin se daba para tal o cual fecha, infundiendo temor entre las gentes que los escuchaban, y lo que es peor, contradiciendo las mismas palabras de Jesús, se atrevieron a dar fechas exactas de este suceso. De igual modo han actuado los Mormones y otras sectas, falsos profetas y visionarios que lo único que han hecho es servir a los intereses de Satanás, confundiendo y dividiendo a los cristianos.

Si analizamos esta actitud irresponsable de las sectas, vamos a llegar a la conclusión que es obra del mismo enemigo de Dios, con la finalidad de sembrar duda y total indiferencia a este importantísimo evento que se tiene que llevar a cabo; pues existe un Plan de Redención para la humanidad ideado y ejecutado por Dios.

Por otra parte, en esta obra también se trata y especula sobre aquellas señales misteriosas pero claras como la luz del día, que muchos no quieren ver; señales y avisos que la Virgen María ha dado a la humanidad como Precursora de Cristo en su Segunda Venida y por supuesto, se habla de las predicciones de los profetas del Antiguo y del Nuevo Testamento, de las promesas de Jesús, y de algunos santos y videntes cristianos.

Asímismo, existen señales ya predichas que se darán antes del fin, tan patentes que es imposible ocultar, como el avance del mal en todos sus frentes y aspectos de la vida del hombre. El ataque frontal a la institucionalidad de la familia, a la verdadera Iglesia, a los valores morales y éticos; la defensa que se hace a las peores aberraciones y crímenes como el aborto, la homosexualidad, el terrorismo, el materialismo, el satanismo, hechicería y otros males. Todo esto constituye algunos de los aspectos y señales de los últimos tiempos que iremos viendo en el desarrollo de este tratado.

De igual modo no podemos dejar a un lado los sucesos que ocurren en Palestina; pues son de vital importancia para el entendimiento de las profecías que tienen que ver con el futuro de este planeta.

La primera parte de este libro es una breve explicación del por qué vivimos en un mundo lleno de maldad, sufrimientos, injusticias, enfermedades y muerte; seguido del plan de redención que Dios ha preparado; para así comprender mejor la segunda, tercera y cuarta parte, cuyos temas tienen que ver más con los sucesos actuales y futuros predichos por Jesús y sus profetas.

Quiera Dios que esta humilde obra despierte del letargo, indiferencia y engaño en que se encuentran muchos, y les inculque ánimo y alegría; porque aunque van ha suceder eventos muy terribles que provocarán espanto y terror, pronto estará el Señor Jesús aquí en la Tierra para cambiar esta forma de vida opresiva y penosa, llena de miserias y sufrimientos; liberándonos de toda influencia maligna. Pues sólo cuando Él esté aquí, las Bienaventuranzas se harán realidad, los pobres de espíritu heredarán el Reino de los Cielos, los mansos poseerán la Tierra, los afligidos serán consolados; los que tuvieron hambre y sed de justicia, saciados, los limpios de corazón verán a Dios... (Mt. 5, 1-12).

Espero en el nombre de Jesús, nuestro Señor, que este libro cumpla el propósito impuesto y abra sus ojos a los grandes eventos de los últimos tiempos; pero sobre todo, cumpla con su misión principal de lograr la conversión sincera y total entrega a Jesús y de trabajar para propagar su Santo Evangelio para la salvación de las almas.

LA BIBLIA

Uno de los libros que más se ha leído en el mundo es la Biblia; sin embargo, la gran mayoría de gente no le da la importancia y seriedad que se merece. Piensan que las Sagradas Escrituras son simplemente cuentos e historias que formaron parte del folklore judío. Incluso las mismas autoridades eclesiásticas de diferentes denominaciones protestantes cristianas, fueron las primeras en dudar que la Biblia sea en verdad la Palabra de Dios.

Por los años de 1800, de los seminarios teológicos protestantes de Alemania salieron un grupo de escolares bíblicos liberales, llamados de la “Alta Escuela Crítica”, quienes empezaron a dudar de los hechos históricos de la Biblia. Usando métodos literarios de análisis (sin basarse en la ciencia de la arqueología), rechazaron la mayoría de los libros bíblicos, en especial los de Moisés, descartando los hechos sobrenaturales y atribuyendo estos libros a diferentes autores desconocidos.

Todos estos escolares protestantes negaban rotundamente toda manifestación supernatural, dándole simplemente la categoría de mitología judía. Este tipo de pensamiento se extendió por Europa y América, lo cual ahora ya no es raro encontrar en la mayoría de universidades o colegios a profesores, curas y pastores que enseñan cursos bíblicos y teológicos simplemente como literatura, o postulados políticos y sociales. Muchos de estos hasta muestran hostilidad hacia la aceptación de la doctrina cristiana, y en especial de todo tema que hable de algo sobrenatural y milagroso.

Lo que empezó con la Alta Escuela Crítica de Alemania y con las diferentes corrientes de pensamiento que se sucedieron inmediatamente, y últimamente con la teología de la liberación dentro de la Iglesia Católica; han llevado a la humanidad casi al total rechazo de la Biblia como documento históricamente verídico y peor aún como fuente de profecía o predicción del futuro.

Irónicamente la Biblia ha sido desacreditada y descartada por la inaceptación de lo sobrenatural; sin embargo, por los años 60 del siglo XX empezó a crecer una nueva corriente de pensamiento y creencias esotéricas que ahora gozan de bastante auge. La mayoría de gente acepta y cree en la percepción extrasensorial, espiritismo, brujería, astrología, filosofías y religiones asiáticas y un sin fin de fenómenos raros. Las universidades y colegios especialmente de Estados Unidos y Europa, cuentan con sus propias brujas, como también se han popularizado las iglesias de cultos satánicos. La mayoría de grupos de música moderna especialmente los llamados heavy metal o rock pesado, son fieles devotos de Satán y en su música envían ocultos mensajes al ingenuo público receptivo incitando al seguimiento de estas abominables prácticas.

“Lo que esta sucediendo con el continuo desarrollo de estas aberraciones, maldades y creencias, tanto dentro como fuera de las mismas instituciones religiosas, no es una mera casualidad; detrás de todo esto se encuentra un misterioso personaje que trabaja arduamente para desacreditar lo que no le conviene; pero al mismo tiempo mantiene a flote creencias y supercherías que sí le van ha servir para sus fines futuros (los cuales ya hemos empezado a presenciarlos). Este ser no quiere un mundo que rechace lo sobrenatural, quiere un mundo religioso, crédulo y supersticioso, porque así podrá sentar las bases para que más tarde sea adorado como un dios en la persona del futuro líder mundial más conocido como el Anticristo”. (Hall Lindsey)

Uno de sus primeros pasos ha sido desacreditar a la Biblia para que sus planes sigan ocultos y no sea descubierto, él quiere un mundo religioso pero uno que rechace la relación personal que Dios ofrece a la humanidad a través de Jesucristo.

Este personaje de las tinieblas, hasta cierto punto ha logrado su cometido, de hacer que la mayoría de gente rechace o no le dé la importancia necesaria al Libro Sagrado inspirado por Dios; porque es allí mismo donde están revelados los planes que este ser tiene pensado realizar.

Pero también ha hecho que muchos que si creen en la Biblia se fanaticen tanto, se vuelvan idólatras bíblicos, consideren a la Biblia como un oráculo mágico, saquen sus propias conclusiones generalmente erróneas y creen sus propias iglesias separadas de la verdadera Iglesia; lo cual constituye un mal aun mayor con respecto a los que no creen. Actualmente existen más de 21,000 sectas que pululan por el mundo, todas clamando ser las verdaderas; pero en realidad no hacen más que confundir y dividir a la humanidad, lo cual es un gran logro a favor del enemigo de Dios.

Sabemos que Dios es mucho más grande y no dejará a la humanidad desamparada. Al final de los tiempos el Espíritu Santo derramará su sabiduría sobre muchos para que todos los de buena voluntad lo entiendan y se salven. Pero, ¡Ojo...! hay que tener mucho cuidado, pues casualmente de estas promesas bíblicas se aprovechan los falsos profetas enviados por Satanás para confundir y alejar al pueblo de Dios.

“Tengan cuidado que nadie los engañe. Porque vendrán muchos haciéndose pasar por mí… y engañarán a mucha gente. Ustedes tendrán noticias de que hay guerras aquí y allá; pero no se asusten, pues así tiene que ocurrir”. (Mateo. 24,5)

También, hay muchas personas que creen que la Biblia es la recopilación de hechos pasados, que pueden servir como fantásticas historietas para contar a los niños; otros la encuentran aburrida y aun sin sentido; más esta gente no ve la verdad, pues miran en sentido contrario al que deberían; miran bajo la perspectiva de un historiador quien sólo dirige su mirada hacia el pasado; pero la Biblia no es pasado, es futuro, y es por eso que la gran mayoría de personas no se dan cuenta del mensaje que encierra el Libro Sagrado.

Por otro lado la Biblia, es “Misterio”, si bien nos presenta un mensaje, no todos la pueden entender, por ello es necesario la asistencia del Magisterio de la Iglesia, sin confundirse con las enseñanzas de algunos teólogos infiltrados, que hacen de maestros pero que al final niegan verdades fundamentales que confunden y pierden a muchos. “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces” (Mt. 7, 15)

Asímismo, ante tantas manifestaciones y avisos del final de este sistema hechos por la Virgen María y por muchos santos y profetas, todos los cristianos creyentes deberían estar cambiando de vida, acercándose a Dios y leyendo las Sagradas Escrituras, para al menos tratar de entender lo que dicen las profecías acerca del final, que por cierto no será el fin de la Tierra en forma física, sino que será el fin del sistema mundial en que vivimos, relacionado con el aspecto espiritual, social y económico; produciéndose un cambio total de la forma de vivir, pensar, actuar e incluso la naturaleza misma cambiará del estado actual, inhóspito, malsano, de sufrimiento y destrucción a su estado original de armonía, justicia amor y belleza; porque estaremos bajo el mando y dirección del propio Mesías, y por supuesto ya no tendremos la influencia maléfica del enemigo. Recién entonces experimentaremos la verdadera liberación del mal que hoy muchos confunden con una liberación política, superficial y mal entendida.

Sin embargo, pocos son los que sienten ese ánimo y alegría mezclada con cierto temor por los hechos que han de suceder.

Pocos leen la Biblia por curiosidad, curiosidad que hasta la podríamos llamar santa, pues si buscáramos saber la verdad por medio de las Sagradas Escrituras fuente de inspiración divina, muchos, se salvarían.

Desgraciadamente, los que buscan saber el futuro, lo hacen por otros medios, por el lado de la oscuridad, a través de horóscopos, brujas, adivinadores y hechiceros que no pueden decir la verdad porque en ellos no puede habitar la luz, y en consecuencia esparcen la confusión y la maldad entre los habitantes de este mundo.

“La Biblia tiene muchos escritores, pero uno solo es su Autor. En los tiempos de su formación, este Libro tenía muy poco del pasado, algo del presente, pero casi todo del futuro”. (Armageddon, Arthur E. Bloomfield)

Si queremos entender la Biblia es necesario darnos cuenta que su Autor tiene un plan para la humanidad, que empieza con el Génesis y termina con el libro de la Revelación o Apocalipsis.

El propósito de la Biblia es igual al de un mapa que nos indica el camino y el final de nuestro destino. Si estamos perdidos en el desierto en donde no se ve más que arena o en un bosque donde por la maleza y arboleda todo es confusión, saldremos de allí, siempre y cuando haya algo con que guiarnos, la Biblia es nuestro mapa y nuestra brújula, con ella saldremos fuera de los bosques, fuera de los desiertos que tenemos en la vida, fuera de los océanos tormentosos de nuestra existencia.

La Biblia es profecía y su mensaje se centra en la restauración de la humanidad a su estado original, como cuando fue creada y gozaba de la comunicación directa con su Creador. Restauración que se realiza a través del enviado de Dios, Jesús, el Mesías. Todos los profetas hablan de El, del tiempo que vino y nació entre los hombres, de su vida como maestro y de su muerte por los pecados de la humanidad y su resurrección, esperanza de los justos. Pero, también habla de su segunda venida; ya no como el cordero humillado y sacrificado; sino como el “Rey triunfante” y glorioso que regresa a tomar posesión de su reino para siempre. También nos habla de aquella Mujer, purísima que Dios preparó y destinó como hija suya, esposa del Espíritu Santo y madre del Hijo encarnado. Como la bienaventurada, de quien todas las generaciones la llamaran así, por su papel protagónico en la redención de la humanidad (Lc. 1, 48)

Cuando leamos la Biblia, tratemos de ponernos en el tiempo y lugar en que vivieron los profetas; porque para explicar las visiones que vieron; eventos que se llevarían a cabo cientos y cientos de años adelante de su tiempo, con civilizaciones diferentes a lo que ellos conocían, con modos de vida muy cambiados, y con una tecnología de cientos de años más avanzada; de la que tal vez nada entendía. Tenían ellos que adaptar su lenguaje y sus explicaciones a los tiempos y al medio en que vivieron y conocieron.

Así cuando el apóstol Juan dice, que el sol se obscureció y que la luna se tiñó de sangre; sus explicaciones concuerdan exactamente con las consecuencias y resultados de una guerra nuclear. “…Y el sol se puso negro como tela de cilicio y la luna se volvió toda como sangre” (Ap.6,12)

Recientemente, La Academia de Ciencias de los Estados Unidos; una de las más prestigiosas del mundo, en su estudio de 190 páginas, denominado: “El Invierno Nuclear” y encargado por el Departamento de Defensa de ese mismo país; reafirmó la teoría del invierno nuclear ya anunciada en 1983. Donde se comprueba que las explosiones atómicas contaminan el ambiente y levantan tal cantidad de polvo radioactivo que la luz del sol sería muy tenue o nula (el sol se puso negro) y a la luna se la vería roja. (la luna se tiño de sangre). Visión, Informe Especial. 1-85

“Y fue arrojado en el mar como una gran montaña, ardiente...”
“Y cayó del cielo un astro grande, ardiendo como una antorcha...”
“Y fue herida la tercera parte del sol y la tercera parte de la luna... de suerte que se obscureció... el día perdió su brillo.”
(Apocalipsis 8, 8-12)

¿No serán estas montañas y astros, cohetes o mísiles intercontinentales?; a lo lejos uno de estos parecerá un meteoro (montaña de fuego) pero más cerca es exactamente como una gran antorcha.

Cuando leamos la Biblia tampoco esperemos entenderlo todo, porque sólo cuando esos días se acerquen es cuando las profecías se irán aclarando al entendimiento de aquellos que busquen la verdad de corazón.

“Y El me dijo: Daniel, cierra el libro y pon un sello en él hasta el fin de los tiempos...”
“Te debes ir Daniel porque estas cosas deben mantenerse en secreto y escondidas hasta que el tiempo llegue...”
“Los impíos seguirán el mal y ninguno de los malvados entenderán, pero los que tienen entendimiento comprenderán”.
(Daniel 12, 4-9-10)

Unos cuantos años atrás, muchas de las profecías no las hubiéramos entendido, porque muchas cosas de las que la Biblia hace mención, todavía no eran inventadas o no sucedían; sin embargo, el tiempo va pasando, la ciencia adelantando y la Biblia se va abriendo claramente como si leyéramos un periódico del día con las últimas noticias del momento.

El ejemplo más patente de esto, por mencionar uno es: el retorno de los judíos a Palestina de donde fueron dispersados hace 2000 años; algunos años antes de la proclamación del Estado de Israel, nadie creía que Israel volvería a renacer y los que escribían sobre estos temas pensaban que cuando los profetas hablaban de Israel, se referían a la Iglesia de Cristo. Ahora vemos que no es así. La Profecía en este aspecto se ha cumplido con exactitud y para asombro de todos.

“Yahvé me respondió diciendo: escribe la visión y grávala en tabletas, de modo que pueda leerse de corrido. Porque la visión es para determinado tiempo...”
“Espérala que ciertamente llegará, no faltará. He aquí que sucumbe el que no tiene alma recta; más el justo por su fidelidad vivirá”.
(Habacuc 2,2-4)

Por último, pero no menos importante, cuando leamos la Biblia, tenemos que pedir a Dios la gracia del entendimiento y la asistencia del Sagrado Magisterio de la Iglesia, (aunque en estos tiempos de apostasía es muy difícil saber quien te dice la verdad y quien no) Pero entonces si de verdad amas a Dios y quieres saber su verdad, verás con los ojos de la fe que Él mismo te los abrirá. Pues en la Biblia existe un lenguaje figurado y misterioso en el cual, por lo general hay una relación entre lo físico e histórico y lo simbólico o espiritual, (solo por citar un ejemplo, que hay muchos, pero los iremos viendo a su debido tiempo). Cuando Juan nos habla de las estrellas que caían, no son astros de los que conocemos por la astronomía o la física; sino seres espirituales pertenecientes a las legiones de Satanás. En Ap. 12, 4. Leemos: “y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra…” Y cuando dice: “ y he aquí que hubo un gran terremoto” nos está hablando de una gran conmoción moral y espiritual, de una remoción de los valores morales y espirituales como de un caos así como producen los terremotos cuando después de ellos hay desolación y destrucción. Pero esto no quiere decir que no podría darse el terremoto físico como lo conocemos y que posiblemente se de. Luego dice: “el sol se puso negro…” (Ap.6,12 ), ¿que es el sol en este sentido? Es la luz, el calor, lo que produce vida, alegría, es el símbolo perfecto de Cristo, de Dios nuestro Padre que nos da, calor, alegría, luz, amor. Cuando el sol no da su luz, quiere decir que esta luz de Dios no existirá más; porque la humanidad la ha rechazado y ha sido retirado de la tierra. El hombre vivirá en la confusión, equivocación y oscuridad moral, intelectual y espiritual más horrible, como nunca antes había sucedido. De esta situación desesperante se deriva el tercer cuadro de la visión: “Y la luna se tiño de sangre” (Ap.6, 12) ¿Porqué la luna? ¿acaso no es en la noche donde se incrementa el crimen y el mal? como consecuencia de la falta de la Luz de Cristo se incrementará la violencia, la rapiña, la maldad, tanto así que la violencia y la sangre será la norma de vida en aquellos terribles días. Otra cita más que viene a reforzar todo lo dicho, está en Ap.9, 1-2. “…y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra y se le dio la llave del pozo del abismo. Y abrió el pozo del abismo y subió humo del pozo, como humo de un gran horno y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo”. Como verán son las fuerzas infernales salidas del infierno las que oscurecerán el entendimiento de los habitantes de la tierra.

EL PRINCIPIO DEL MAL

Para entender el contenido de este libro, es necesario que nos remontemos, vale decir al principio de los tiempos o al menos hasta aquellas lejanas épocas de las que tenemos pocos datos, pero sí, muy reveladores y valiosos como para quedar convencidos que por aquellos sucesos pasados es que vivimos con un sin fin de dificultades y sufrimientos, acosados por las enfermedades, imperfecciones, un sin número de males y por último atacados por la muerte; consecuencia de los errores de nuestro antepasados.

Algunos creen que Dios creó al mundo en seis partes, separadas por largos períodos de tiempo; otros creen que Dios simplemente separó diferentes estados de evolución hasta llegar a hacer el mundo que hoy conocemos. (cosa que no se niega ni se afirma que Dios haya creado el universo en etapas) Cualquiera que haya sido el orden y la forma de la creación; lo cierto es que, el mal empezó cuando el universo ya estaba creado y posiblemente cuando Dios recién tenía en mente crear al hombre y hacer de él su obra maestra.

En Job 38,4 parece indicar que Dios creó el universo actual antes de la sublevación angelical; pero antes que el hombre fuese creado.
“¿Dónde estabas tú al fundar yo la tierra?” son las palabras que Yahvé le dice a Job por haberse atrevido a juzgar al Señor en su terrible desesperación. Así como diciéndole: ¿acaso había hombres cuando yo hice la tierra? Luego continúa describiendo los magníficos y portentosos hechos de la creación. Mientras Yahvé hacía todas estas maravillas; los ángeles, arcángeles y potestades que había en el cielo le aclamaban, aplaudían, cantaban y se regocijaban ante tales portentos, prodigios y demostraciones del Poder Divino. Lo cual indica que para ese tiempo en que Dios creó el universo, había entre ellos una total armonía.

“Indícamelo si tanto sabes, ¿quién determinó sus dimensiones...? ¿Quién sentó la piedra angular...? ¿Entre las aclamaciones de los astros matutinos y los aplausos de todos los hijos de Dios? (Job-38,7).

Aquí también el escritor de este libro habla de estrellas matutinas y luceros de la mañana refiriéndose a seres angelicales.

Ante esta situación de armonía en que se encontraba el universo, cabe preguntarse: ¿Qué fue lo que pasó para que se inicie una revolución? ¿Cuál fue la causa para la rebelión de probablemente millones de seres angelicales, comandados por el más perfecto de todos ellos, Luzbel?

¿No sería que Dios tenía en mente crear un ser (el hombre) que tendría poder sobre los demás seres angelicales?; lo cual a muchos de estos ángeles no les gustó tal idea, quizás lo consideraban inferior a ellos, por ser menos etéreo o contar con parte material, igual al mundo inferior y por lo tanto indigno de tener dominio sobre ellos.

San Pablo en 1 Corintios 6,3 dice: “¿Saben ustedes que juzgaremos a los ángeles?” en la Carta a los Hebreos nos enseña que el hombre será el que tenga dominio en el mundo nuevo y luego añade algunas estrofas del salmista:

“¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él, o el hijo del hombre para que Tú le visites? ... coronástele de gloria y honor, todo lo pusiste debajo de sus pies.
“Pues al decir que se lo sometió todo, es que no dejo nada que no lo sometiera” (Hebreos 2,6).

¿Se pueden imaginar a que niveles tan altos lo había puesto Dios al hombre?

El apóstol Juan también nos cuenta que cuanto estaba recibiendo las visiones del Apocalipsis, él quiso arrodillarse ante el ángel que le estaba hablando y este le dijo:

“No lo hagas, consiervo tuyo soy y él de tus hermanos, de todos ellos que tienen la verdad que Cristo ha revelado, adora a Dios”
(Apocalipsis 19,10)
Por eso, no hay otro modo de explicar ese odio que Satanás tiene a la humanidad.

“Si esto es cierto, después de la revolución que estos ángeles suscitaron, el planeta tierra y posiblemente parte de nuestra galaxia quedó destruida por las batallas que se libraron entre las huestes celestiales fieles a Dios y los rebeldes; esto parece demostrarse con la llamada teoría del “Gran Lapso” en la que se cree que entre el Génesis 1 y Génesis 2 pasó un determinado tiempo; por que los únicos actos originales de la creación, están escritos por la palabra hebrea “Bara”, lo cual significa traer algo a la existencia de la nada, la misma que sólo se encuentra en Génesis 1-1, 1-21, 1-27”. (Hall Lindsey).

El primero se refiere a los actos originales de la creación en tiempos imposibles de saber, en el segundo caso se refiere a la creación de todos los animales y criaturas sub humanas y por ultimo en Génesis 1-27, se describe la creación de hombre.

Otras palabras hebreas usadas en conexión con la creación no necesariamente implican actos originales, pero sí, significan restauración, reparación de un mundo o galaxia que en Génesis 1,2 es descrita en estado de caos. Este estado de desorden es descrito literalmente por las palabras hebreas “Tohu wa bohu” que significa sin forma; esta expresión no sólo quiere decir lo anterior, sino más bien algo que está destruido como resultado de una catástrofe, por que como el estudioso bíblico Barnhouse dice para respaldar su teoría del Gran Lapso que Dios siendo perfecto no puede crear un mundo imperfecto, caótico, destruido, sin forma, en tinieblas y en ruinas como se describe en varios pasajes del Génesis, lo cual sería una violación de los mismos principios espirituales afirmados por el Espíritu Santo.

“Una fuente no puede dar a la vez agua dulce y amarga” (Santiago 3, 11)

Por eso, es muy posible que después de la restauración de la tierra; recién fue creado el hombre, conforme al plan que Dios tuvo pensado hacer antes que suceda la rebelión de aquel ángel que se creyó con derecho a contradecir a su Hacedor y lo que es peor, de pensar y creer que era igual o más que Dios.

En el pasado sólo hubo una voluntad, la de Dios; había armonía y santidad, el mal no se conocía, hasta que el orgullo y soberbia de un ángel, hizo que el universo se divida en dos y desde entonces el mal fue un hecho.

Pero, ¿qué datos tenemos o cómo sabemos de este desgraciado evento? En Ezequiel 28, 12 se menciona a un misterioso personaje denominado el príncipe de Tiro. Es descrito como alguien que tenía el sello de la perfección, el escogido, el líder, el querubín; todas las joyas le fueron dadas a él, indicando que tenia el más alto rango de todos los demás seres celestiales, y siempre estaba en el jardín del Señor.

En este pasaje Ezequiel nos habla del ser más grande que Dios creó, uno que no tenía igual en belleza, sabiduría, privilegio y autoridad; éste es el mismo que Isaías describe como el “hijo de la mañana”, el mismo cuyo nombre significa, “el que resplandece”.

¿Podrían haber sido estas descripciones, correspondientes a algún hombre? No, porque primeramente los hombres ya no son creados; después de Adán el hombre nace; segundo, después de Adán ningún hombre fue perfecto (excepto Jesucristo); según la descripción de Ezequiel, este personaje fue perfecto desde el día en que fue creado.

“Hijo del hombre canta una elegía al príncipe de Tiro y dile: Así habla el Señor, Yahvé: eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y acabado en belleza; habitabas en el Edén, en el jardín de Dios, vestido de todas las preciosidades, el rubí, el topacio... El día en que fuiste creado te pusieron junto al querube, colocado en el monte santo de Dios..., fuiste perfecto en tus caminos desde que fuiste creado hasta el día que fue hallada en ti la iniquidad”.
(Ezequiel 28,12)

Luzbel fue creado en todo sentido perfecto, era el que tenía la más alta posición en el cielo, hasta que la maldad entró en su ser, marcando así la caída de Luzbel y el nacimiento de Satanás.

Es importante notar que Yahvé habla de Satanás indirectamente a través de otros personajes, como en este caso a través del príncipe de Tiro. En Génesis 3,14 se refiere como la serpiente en el Edén y en Mateo 16, 23 incluso a través de Pedro; cuando Jesús le amonesta a éste.

El profeta Isaías también nos habla de un personaje al que llama: Lucero de la mañana.

“¿Cómo caíste del cielo, lucero brillante, hijo de la aurora, echado por tierra el dominador de las naciones? Y Tú decías en tu corazón subiré a los cielos; en lo alto, sobre las estrellas del cielo elevaré mi trono... y seré igual al Altísimo. (Isaías 14, 12 – 25).

En ambos casos se menciona a un personaje que se creyó el más grande y poderoso, incluso se comparó igual que Yahvé; pero cayó por su arrogancia, vanidad, orgullo y soberbia, desde ese tiempo el universo ya no fue más un centro de armonía; había una segunda voluntad contraria a la primera; por eso Dios cambió el nombre de Luzbel por Lucifer o Satanás, que quiere decir el adversario, el que resiste; y, demonio que significa el acusador. Luego del juicio de esta estrella caída, Dios creó el infierno para él y sus seguidores. Y una vez sofocada la rebelión, posiblemente el Señor limpió y restauró la tierra para seguir con su plan de crear al hombre.

Ahora bien, para comprender la “Historia de la Salvación” que Dios preparó para redimir a la humanidad, y para continuar con la lectura de este libro, es necesario que en todo momento no olvidemos la existencia de estas dos fuerzas muy poderosas que desde hace muchos milenios vienen luchando, el bien y el mal. Solo basta mirar a nuestro rededor para darnos cuenta que el ser humano se mueve y actúa en base a estas dos realidades. Las profecías de la Biblia casualmente tratan de todos los sucesos que ocurrirán para que el bien triunfe.

SABOTAJE

Bien podríamos decir que el primer acto de sabotaje cometido en la historia fue hecho por Lucifer al tratar de arruinar las obras del Creador.

Yahvé creo al hombre y lo hizo a imagen y semejanza de su propio Ser (esto no quiere decir necesariamente que seamos semejantes por nuestro físico; sino más bien por el espíritu con que contamos, por la voluntad y razonamiento para discernir lo que es bueno y lo que es malo). Dándoles todos estos atributos propios del Él; los ha puesto en el Paraíso, otorgándoles dominio sobre todas las cosas y coronándoles de gloria, les encomienda que crezcan y se multipliquen.

“Y los creó macho y hembra, y los bendijo Dios diciendo: Procread y multiplicaos y henchid la tierra, sometedla y dominadla” (Génesis 1, 27 – 28)

Por cierto que siendo Adán y Eva obra de Dios, con poderes y dominio sobre los mismos ángeles; seguramente eran los especimenes más perfectos y complejos que jamás existieron en la tierra; tanto en su aspecto físico como espiritual eran la máxima expresión de la obra que Yahvé creó para la tierra, Eva debió ser la mujer más bonita que esta tierra conoció, todo lo contrario a las imágenes y conceptos darwinianos que ahora dominan en casi todo el mundo, al pensar que el hombre tenía aspecto de simio; en este caso también podemos aplicar el principio antes mencionado, que de un Dios perfecto, sólo pueden salir seres completos y perfectos; y no, seres semi hechos que están en evolución.

Ahora bien, Dios ha creado una nueva especie de seres y los ha hecho perfectos, Pero, ¿serán fieles y leales a su creador? Anteriormente Yahvé había creado otros seres con características superiores, sin embargo el más perfecto y querido se reveló arrastrando a muchísimos más con él. Por eso Dios, esta vez pone una restricción a estas nuevas criaturas para probar su fidelidad.

“Y les dio este mandato: De todos los árboles del paraíso podéis comer, pero del árbol de la ciencias del bien y del mal no coman, porque el día que de él comiereis ciertamente morirán”. (Génesis 2, 16 – 17)

Exactamente no se sabe cual fue la prohibición que Dios impuso a Adán y Eva; pues el pasaje anterior parece estar en sentido figurativo como muchos otros; el hecho es que, de esta situación se aprovechó Lucifer para arrastrar también al hombre hacia la infidelidad y desobediencia, usando una de las bestias que había, la serpiente; saboteó la última de las obras del Señor.

¿Cuál sería el motivo principal que llevó a Satanás a cometer este acto criminal? ¿Sería el odio que siente hacia Dios? O ¿Sería odio hacia el hombre quien tal vez fue motivo de su caída? O tal vez sólo quería acusar al hombre y hacer ver a Dios que lo que había creado no había sido fiel; por lo tanto no solo él había sido desobediente; o, ¿tal vez con eso quiso aliviar su culpabilidad y trató de justificarse a sí mismo; a la vez que con ese odio, sumía otra vez parte del universo en el caos y destrucción?

Es asombroso cómo la Biblia presenta y explica las verdades en forma simple y comprensiva, como en el caso del inteligente pero criminal ataque que Satanás emprendió contra los primeros padres. Las tentaciones a que fueron sometidos, caen en las principales categorías que abarcan las áreas de las existencia humana, como son, en lo físico, espiritual y emocional.

Antes de lanzar su desastroso ataque, Satanás observó y estudió la situación existente en el Edén y decidió empezar el ataque por el flanco de Eva. ¿Por qué precisamente Eva? - ¿Por qué no escogió a Adán? Porque la mujer por su naturaleza es más accesible, más abierta a escuchar y fácil de convencer; una vez persuadida, ésta, se encargaría de arrastrar también al hombre; quien por los encantos y habilidades de su compañera caería también en tan terrible desobediencia.

“La serpiente... dijo a la mujer: ¿Con que os ha mandado Dios que no comáis de todos los árboles del paraíso? Y respondió la mujer a la serpiente:
Del fruto de los árboles del paraíso comemos, pero del fruto del que está en medio del paraíso nos ha dicho Dios: No comáis de él, ni lo toquéis siquiera, no vayáis a morir. Y dijo la serpiente a la mujer: No, no moriréis; es que sabe Dios que el día que de él comáis se os abrirán los ojos y seréis como Dios, conocedores del bien y del mal. Vio pues la mujer que el árbol era bueno para comerse, hermoso a la vista y deseable para alcanzar por él sabiduría, y tomó de su fruto y comió, y dio también de él a su marido, que también con ella comió”. (Génesis 3, 1-6)

La artimaña que más éxito le ha dado a Satanás en sus malvados planes es el de contradecir las palabras del Señor, retando sus mandatos y sembrando la semilla de la duda; esto, trabajó muy bien en el paraíso y desde entonces lo ha usado continuamente a través del tiempo.

De los versos bíblicos antes leídos se puede deducir que la primera treta que el enemigo usó, fue el de crear la duda de lo que Dios había dicho, atacó la fe de Eva haciéndola vacilar e infundiendo recelo contra el Señor.

Luego de haber contradicho los mandatos de Dios, recurrió a la característica sensual de la mujer, para avivar ese apetito por el fruto prohibido; una vez perdido el respeto y temor hacia el Creador, Eva se dejó arrastrar por el deseo y la pasión, y finalmente, el enemigo remató atacando el aspecto emocional, haciendo aparecer los bajos sentimientos del orgullo y la soberbia. “Vio pues la mujer que el árbol era bueno para comerse (deseo carnal), hermoso a la vista (apetito y pasión que entra por los ojos) y deseable para alcanzar por él sabiduría” (desorden de poner la confianza en la sabiduría mundana y la ciencias, antes que en las palabras de Dios). Estos fueron en sí los pecados que cometieron viniendo a convertirse en seguidores y confidentes de Satanás.

EL DILEMA

Adán ha desobedecido a su creador, en vez de serle fiel ha preferido seguir los viles consejos del demonio y ha cometido no sólo el pecado de desobediencia, sino también el horrible pecado de la soberbia, la misma falta de Satanás de querer ser igual que Dios. Desde ese momento se rompió toda relación personal que había con el Creador, la misma naturaleza se tornó violenta y agreste contra el hombre y empezaron las enfermedades, sufrimientos y muerte.

Muchas personas se preguntan; si Dios es todo poderoso, ¿por qué creo criaturas que lo iban a traicionar? En realidad Dios los creó perfectos y más aún les dio atributos que Él tiene, como la libre voluntad. Yahvé no quería crear robots o muñecos programados, sin voluntad, quería seres semejantes al mismo Dios, con inteligencia, voluntad, libertad e inmortalidad; sin embargo, aun con todas estas cualidades, Adán trajo su propia destrucción y el de toda la humanidad.

Dios le dijo que su desobediencia le traería la muerte y eso fue exactamente lo que pasó, Adán sufrió inmediata separación espiritual y posteriormente la muerte física.

En el mundo no hay manera de explicar por qué existe la muerte, fuera de la existencia del mal; no se encuentra razón médica o científica que explique por qué el hombre debe morir. Más bien las evidencias científicas señalan que el hombre fue creado para vivir, para ser inmortal; pero no sucede así, sólo alcanza cierto punto de desarrollo físico y mental y empieza a deteriorarse. El proceso de renovación celular podría continuar por siempre; sin embargo, por razones desconocidas e ilógicas todo el proceso rejuvenecedor empieza a fallar hasta llegar a la muerte. La ciencia no sabe porqué se deterioran nuestros cuerpos; pero la Biblia nos da la respuesta y no dice que es consecuencia del pecado.

“Por un hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte por el pecado, y así pasó a todos los hombres...” (Romanos 5,19)

En este punto de la historia humana nos encontramos con que el Señor se encuentra ante un dilema; su inherente naturaleza de absoluta justicia demanda la muerte y destrucción del pecador. Dios no puede pasar por alto el desorden y desobediencia, así como no pasó por alto la trasgresión de Luzbel.

Al mismo tiempo su amor por el hombre le lleva a tenerle compasión, a perdonarle y a pensar cómo restaurar a aquella criatura que tanto ama, pero que tan ingratamente lo ha despreciado y desobedecido.

A través de toda las Sagradas Escrituras, encontramos pasajes que nos indican cuán grande es el amor de Dios por el hombre; casi todos los profetas proclaman el amor que Dios le tiene, no solo al principio cuando era perfecto, sino también a través de los tiempos de imperfección y deslealtad.

El profeta Isaías nos da una pequeña pista del propósito que Yahvé tenía al crear a esta criatura que es el hombre.

“Yo los he creado, Yo los he formado, para mi gloria”. (Isaías 43,7)

Ante el dilema de hacer justicia y condenar al pecador y el amor que siente hacia éste, ¿Cómo podría el Señor Satisfacer una demanda sin violar la otra?

El Señor sabe que el hombre es culpable, que lejos de confiar y obedecerle ha roto toda la relación con El y ha preferido seguir los consejos de su enemigo. Dios ha pronunciado su justa sentencia y por ello el hombre sufrirá las consecuencias de su desorden por generaciones y generaciones.

“Por ti será maldita la tierra, con trabajo comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella has sido tomado”. (Génesis 3, 17)

Yahvé sabe que detrás de esta trasgresión del hombre, está el ser maligno, el verdadero culpable de todas las catástrofes que sufre el universo, el verdadero responsable de la desgracia del hombre, aquel ángel caído que en otro tiempo gozó de la presencia del Señor. Por eso, el Señor no dejará en la ruina y miseria al hombre, no le dejará a merced del acusador y enemigo, pero... ¿Quién podría satisfacer la justicia divina? ¿Qué hijo de hombre podrá ser perfecto y restaurar a la humanidad? No, no existe nadie digno, ni nadie tan perfecto que cumpla con los requisitos celestiales. Por eso, la única solución es que el mismo Dios se haga hombre a través de una de las personas de su misteriosa Trilogía: el Hijo, y, así naciendo como criatura humana logrará la perfección y obediencia, restaurando a la humanidad caída.

El pecado demanda castigo y será el Señor mismo quien pague esa falta a través de la persona del segundo Adán, el Mesías; entregando su propia vida, pagará el pecado de los hombres y así quedará satisfecho el justo juicio que demandaba castigo y su gran amor que demandaba restauración y amistad para su creación.

La actitud de Yahvé hacia el hombre es como, la de un padre que va al rescate de su hijo que ha caído en desgracia, antes que el hijo se pudra en la cárcel por el crimen que cometió, el padre se apresura a sacarlo y paga con su misma persona el crimen de su hijo, y lo que es más, paga con su propia vida, la sentencia pronunciada contra su hijo desobediente.

Aun antes que Adán y Eva hubiesen sido expulsados del paraíso Yahvé ya había concebido su plan de ataque contra el enemigo y su plan de redención para el hombre.

“Pongo perpetua enemistad entre ti (el demonio) y la mujer, entre tu linaje y el suyo, este te aplastará la cabeza (alguien del linaje de la mujer) y tú le acecharás el calcañal”. (Génesis 3. 15)

El plan de redención es claro, alguien nacido de mujer, aparecerá en el escenario humano y destruirá los trabajos del demonio.

La Biblia en sí es la historia de la humanidad en dos partes: la primera es la historia del mal, que hizo al hombre caer y apartarse de Dios; y la segunda parte, la historia de la salvación o el camino que se le abrió al hombre para que retorne a su Creador.

EL ANUNCIO DEL SACRIFICIO

Antes que Adán y Eva fuesen expulsados del Edén, Dios compasivo y clemente, encontró la manera de que el hombre tuviese alguna clase de relación con él; y para enmendar sus faltas sacrificó un cordero con cuya piel los vistió.
Los esfuerzos de Adán y Eva por cubrir su desnudez (simbólicamente sus faltas) con las hojas de la higuera, no eran suficientes; tanto así que el mismo Señor sacrificó un animal para vestirlos con la piel; este fue el primer sacrificio con derramamiento de sangre, por causa de los pecados del hombre; sacrificios que se siguieron por generaciones y generaciones; como presagio del gran sacrificio que el Hijo de Dios iba a realizar para redimir al mundo.

Nos dice la Biblia que: Cuando Caín hacía sus ofrendas a Dios, éstas no eran del agrado del Señor, ¿Qué motivos habían para que no sean bien vistas? Después de todo, sus ofrendas no eran malas, era el fruto de su trabajo, el fruto de la tierra.

“Al cabo de tiempo hizo Caín ofrenda a Yahvé de los frutos de la tierra... (Al Señor no le agradó). Caín enfurecido andaba cabizbajo; y Yahvé le dijo ¿Por qué estas enfurecido y por qué andas cabizbajo? ¿No es verdad que si obraras bien andarías erguido?... (Génesis 4)

Talvez la ofrenda en sí no tenía nada de malo, pero si la actitud de Caín; porque con sus ofrendas, negaba y no aceptaba que el pecado había separado a Dios del hombre. Caín negaba la necesidad de reconciliarse con Dios a través de un sacrificio cruento, negaba que fuera necesario que alguien muera por los demás; negaba que la tierra estuviera maldita e insistía que el fruto de la tierra y de su trabajo debería ser aceptado por Dios.

Por otro lado Abel hermano de Caín, ofrecía como ofrenda un cordero con el cual confesaba y creían que el pecado era la causa de la separación, Dios–hombre; como consecuencia la muerte era el castigo merecido. Que los sufrimientos que el hombre experimentaba eran justos y por último afirmaba que el Señor había provisto un camino de redención a través de la sangre del Cordero. La sangre del Cordero era la diferencia vital entre estas dos ofrendas.

EL PLAN DE SALVACION

La espera del Salvador, empezó prácticamente desde que nuestros primeros padres, escucharon las sentencias de condenación y el plan de salvación que Yahvé pronunció en el paraíso. Es muy posible que Eva haya tenido la esperanza de que uno de sus hijos iba a ser el salvador prometido; pero como sabemos no fue así.

El tiempo pasa y el mundo se encuentra en manos de Satanás, la humanidad vivía sus peores momentos desde que fue creada. La mayoría de hombres viven como animales; el desorden, caos, inmoralidad, y el mal en general imperan; exactamente como el maligno deseaba. El nivel de degradación es tal, que muchos pueblos llegaron al colmo del canibalismo y otros a los sacrificios humanos dizque para aplacar la ira de los dioses. Con estos sacrificios inmundos y abominables Satanás quería remedar e injuriar al Gran Sacrificio que sabía tendría que darse en un momento de la historia.

El señor Yahvé arrepentido de haber creado al hombre, desea exterminarlos por completo; pero... eso sería darle gusto al maligno. Felizmente hay un hombre justo que no se ha manchado como el resto, él servirá para empezar de nuevo.

“Viendo Yahvé cuanto había crecido la maldad del hombre sobre la tierra y su corazón, no tramaba sino aviesos designios todo el día... El Señor se arrepintió de haberlos hecho y haberlos puestos en la tierra... y el Señor dijo: Voy a exterminar al hombre que creé de sobre de la tierra. Pero Noé halló gracia a los ojos de Yahvé.
(Génesis 6)
Luego la descendencia de Noé repobló la tierra; hasta que después de muchos años, el Señor encuentra a otro hombre justo, Abraham, y decide separarlo del resto de la humanidad y valerse de él para mas tarde formar un pueblo que sirva de base para su plan de salvación.

“Dijo Yahvé a Abraham aléjate de tu tierra, de tu parentela, de la casa de tu padre, a la tierra que yo te indicaré. Yo te haré un gran pueblo, te bendeciré y engrandeceré tu nombre y será una bendición.
Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan. Y en ti serán bendecidas todas las familias de la tierra”. (Génesis 1:2)

El Señor cree que es absolutamente necesario que el hombre que ha escogido, Abraham y su descendencia, permanezcan completamente aparte de los otros pueblos y naciones; para evitar las malas costumbres, y en general la corrupción y oscuridad que hay en la humanidad. Por eso les ordena la ejecución de varios ritos, leyes y costumbres que mantendrían la unión entre ellos y la separación de las demás gentes, hasta que el tiempo sea propicio y pueda el Señor manifestarse al mundo.

“Dios dijo a Abraham: “tú de tu parte guarda mi pacto, tú y tu descendencia después de ti por sus generaciones “. Desde ahora circuncidad todo varón, circuncidad la carne de vuestro prepucio y esa será la señal de mi pacto entre mí y vosotros. (Génesis 17, 9-11)

Después que Abraham murió, su hijo Isaac siguió gozando de las mismas gracias, promesas y consejos que su padre tuvo por parte del Señor.

“Yo soy el Dios de Abraham, tu padre, no tengas miedo, estoy contigo, te bendeciré y te daré muchos descendientes por que le prometí a mi siervo Abraham”.
(Génesis 26, 24)

De igual modo sucedió con Jacob, hijo de Isaac; más tarde llamado Israel.

“Tu nombre es Jacob pero desde ahora serás Israel. Yo soy tu Dios todo poderoso, tendrás muchos hijos y naciones descenderán de ti”. (Génesis 35, 10)

Así vemos como poco a poco la descendencia del hombre que Dios escogió va aumentando hasta llegar a los 12 hijos de Israel, quienes formaron 12 tribus, de las que se hicieron un pueblo y una nación.

Aunque Israel fue el pueblo de Dios, éste no estaba libre de discordias y divisiones. Israel era duro y testarudo, continuamente abandonaban al Señor, desoían sus mandatos e iban tras las corruptas costumbres de las demás gentes. Por eso el Señor casi siempre suscitaba profeta tras profeta, castigo tras castigo para volverlos en sí. Para Yahvé era muy importante mantener a éste pueblo apartado de los demás, guiándoles y cuidándoles para que a través de las distintas etapas en que vivieran ellos; se den cuenta del simbolismo que sus vidas representaban; en especial para las generaciones futuras.

Muchas etapas de la vida de los hebreos, simbolizan la situación que existía en el mundo; la lucha entre el bien y el mal, y los planes que el Señor se propuso realizar para restaurar al hombre.

Así por ejemplo, cuando el pueblo Hebreo, vivía maltratado, esclavizado y sufriendo toda clase de humillaciones bajo la tiranía egipcia (simbólicamente la fuerza del mal que oprime y esclaviza al hombre), Dios, para sacarlos de tan mísero estado; suscita de entre ellos mismos un líder, un libertador, Moisés (simbólicamente el Mesías, Jesús). Moisés con el poder que Dios le dio, liberó a su pueblo de la esclavitud que sufría en Egipto. (Jesús, hijo de Dios, liberó a toda la humanidad del poder del mal). El faraón tercamente se negaba a dejar salir a los hebreos, ni siquiera las plagas que Dios enviaba a través de Moisés le hacían cambiar de parecer (el enemigo se aferra a esclavizar al hombre). Más una cosa obligó al faraón a dejar libre a los Hebreos. “El cordero pascual” (una cosa obliga al demonio a dejar libre a la humanidad, “el Cordero de Dios”).

“El Señor habló A Moisés diciendo:
Tome cada uno según las casas paternas una res menor por cada casa, la res será sin defecto, macho primal, cordero o cabrito.
Toda la Comunidad de Israel los inmolará entre dos luces, tomaran las sangre y untarán los postes y el dintel de cada casa de Israel donde se coma el cordero, la sangre servirá de señal en las casas donde estéis; yo veré la sangre y pasaré de largo y no habrá para vosotros plaga mortal cuando yo hiera la tierra de Egipto”.
(Exodo 12)

El Señor dice que la res será sin defecto. (Jesús, fue perfecto y sin mancha). Con la sangre pintarán las puertas de sus viviendas, para que el ángel exterminador vea que allí han comido el cordero y esparcido su sangre y no los extermine, (el que crea en el hijo de Dios, como el Cordero que vino al mundo para expiar los pecados, no morirá sino que tendrá vida eterna).

“En verdad, en verdad os digo que el que escuche mi palabra y cree en Él que me envió, tiene la vida eterna y no es juzgado, porque pasó de la muerta a la vida”.
(Juan 5, 24)

Luego de escapar de la tiranía egipcia, Moisés, los lleva por el desierto, en donde permanecen por espacio de 40 años, antes de llegar a la tierra prometida. Moisés pudo haber llevado a su gente por un camino más directo; pero la travesía fue una gran vuelta, tortuosa y llena de fatigas, donde pasaron hambres, sed y trabajos, (indicando que antes de ser merecedores del cielo, es necesario sufrir en esta vida y pasar las pruebas necesarias para llegar a la tan deseada meta). El Señor alimentó al pueblo de Israel con el maná, mientras duró la travesía del desierto. (Así Jesús dejó a su iglesia la Eucaristía, como alimento espiritual).

“Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y, dándoselos a sus discípulos, dijo:
Tomad y comed, este es mi cuerpo”. (Mateo 26, 26)

A medida que el pueblo Hebreo avanzaba hacia su destino Moisés les instruyó, aconsejó, amonestó y castigó; para mantener al pueblo de Dios libre de las influencias malignas, a parte de haberles enseñado los mandamientos de la ley de Dios; como base de las nuevas doctrinas de amor y paz que el Mesías traería.

No tendrás otro Dios más que a mí.
No tomarás en falso el nombre de Yahvé tu Dios.
Santificarás las fiestas.
Honra a tu padre y a tu madre
No matarás
No cometerás adulterio
No robarás
No testificarás contra tu prójimo falso testimonio.
No desearás la mujer de tu prójimo.
No desearás los bienes ajenos”
(Éxodo 20)

Luego que Israel se estableció en la tierra prometida, a pesar de los prodigios y milagros que el señor obró con ellos, continuamente se olvidaban de El, para ir tras dioses ajenos inventados por el enemigo, tras costumbres de los pueblos paganos y tras las maldades de sus descarriados corazones. Por eso venían los castigos, para volverlos al buen camino, y los profetas, para amonestarlos, y, anunciarles el advenimiento del hijo de Dios; para rescatar a la humanidad esclava del mal.

PROFECÍAS QUE ANUNCIARON EL ADVENIMIENTO DEL MESÍAS

A pesar de las contundentes pruebas de que el Mesías ya ha venido manifestándose en la persona de Jesús de Nazareth, todavía existen religiones, sectas y personas que no creen en tal hecho; presentan un sin fin de argumentos sin fundamentos concretos para defender sus herejías; siendo el propio pueblo de Israel uno de los tantos en el mundo que no creen en Jesús como el Mesías.

Según la mayoría de escolares bíblicos, existen 333 profecías concernientes a la venida de Jesús el salvador. Así tenemos que Dios habló de esta maravillosa persona desde el primer momento que el hombre rompió la amistad con Él.

“Enemistad pondré entre ti y la mujer y entre tu linaje y su linaje, él te pisará la cabeza, mientras acechas tu su calcañal”. (Génesis 3, l5)

A pesar de la trasgresión del hombre éste no seria abandonado, si no que alguien del linaje de una mujer, (Jesucristo, hijo de María) aplastaría la cabeza del enemigo y lo vencería para salvar a la humanidad.

En Génesis 49,10 se describe la tribu de donde procedería el Mesías.

“No faltara de Judá el cetro, ni entre sus pies el báculo, hasta que venga aquel Quien es y a Él darán obediencia los pueblos”.

Todos los profetas, hablaron y describieron la venida del salvador; pues era el principal evento que la humanidad debía esperar con mucha ansia y expectación. El profeta Miqueas también predice el lugar de su nacimiento:

“Pero tú Belén de Éfrata pequeño entre los clanes de Judá, de ti saldrá quien señoreara en Israel, cuyos orígenes son de antiguo, de días de muy remota antigüedad”. (Miqueas 5,2)

Una de las profecías que podríamos considerar de vital importancia, son las narraciones de Isaías, quien nos habla de la procedencia humana y divina de este maravilloso Ser, preparado como cordero inocente para el sacrificio.
“¿Quién creerá lo que hemos oído? ¿Ha Quién fue revelado el brazo de Yahvé? Sube ante él como retoño, como raíz de tierra árida no hay ante él parecer, no hay hermosura para que le miremos, ni apariencia para que en él nos complazcamos, despreciado y abandonado de los hombres, varón de dolores y familiarizado con el sufrimiento, y como uno a quien se lo oculta el rostro menospreciado sin que le tengamos en cuenta”.

Pero fue él ciertamente quien soportó nuestros sufrimientos y cargó con nuestros dolores, mientras que nosotros le tuvimos por castigado, herido por Dios y abatido.
Fue traspasado por nuestras iniquidades y molido por nuestros pecados.
El castigo de nuestra paz fue sobre él, y en sus llagas hemos sido curados. Todos nosotros andábamos errantes como ovejas, siguiendo cada uno su camino y Yahvé cargó sobre él la iniquidad de todos nosotros.
Aunque maltratado, él se sometió, no abrió la boca, como cordero llevado al matadero, como oveja muda ante los trasquiladores. Fue arrebatado por un juicio inicuo, sin que nadie defendiera su causa, pues fue arrancado de la tierra de los vivientes y herido de muerte por el crimen de su pueblo. Dispuesto estaba entre los impíos su sepultura, y fue en la muerte igualado entre los malhechores, a pesar de no haber cometido maldad, ni haber mentira en su boca.
Quiso Yahvé quebrantarle con padecimientos, ofreciendo su vida en sacrificio por el pecado...
El justo, mi siervo, justificará a muchos y cargará con las iniquidades de ellos. Por eso yo le daré por parte suya muchedumbres...” (Isaías 53, 1 – 12)

Ocho siglos antes de que estas cosas ocurrieran, ya un hombre de Dios las iba pregonando a su pueblo, pero, ¿acaso se dieron tiempo para investigar de qué hablaba ese hombre? Muy probable que no, al igual que ahora, ¿Quién tiene tiempo para pensar que Jesús está pronto a retornar otra vez?

El paralelo que existe entre la vida de Jesús, sus actos y palabras, son increíblemente exactas a los relatos de los profetas. Por ejemplo, antes de su pasión, Jesús se encontró en Jerusalén montado en un asno, triunfante y aclamado. veamos que dice Zacarías profeta y Mateo discípulo.

“He aquí que viene tu rey, justo y victorioso, humilde, montado en su asno”.
(Zacarías 9, 9)

“Fueron los discípulos he hicieron como los había mandando Jesús, y trajeron la borrica y el pollino, pusieron ropas encima y montó Jesús”.
(Mateo 21, 6).

También la manera de cómo iba a ser traicionado por uno de sus discípulos.

“Aunque el que tenía paz conmigo, aquel en quien me confiaba y comía mi pan, alzó contra mi su calcañal”. (Salmos 41, 10)

“El traidor les había dado esta señal: A quién yo besaré ése es; prendedle y llevadlo a buen recaudo. Al instante llegó y se le acercó, diciéndole: Rabí, y le besó, ellos le echaron mano y se apoderaron de Él”. (Marcos 14, 44)

El rey David en uno de sus salmos dice:

“¡Dios mío! ¡Dios mío¡ ¿Por qué me has abandonado? Lejos estas de mí socorro, de las palabras de mi gemido”. (Salmo 22)
.
Uno de los hombres contemporáneos de Jesús en la narración de su muerte dice:

“A las 3 de la tarde, Jesús gritó fuertemente:
Eloí, Eloí, ¿Lamasabachthani?, que quiere decir: ¡Dios Mío! ¡Dios
Mío! ¿Por qué me has abandonado?
(Marcos 15, 34)

En el mismo salmo 2 antes mencionado, David dice:

“Búrlanse de mí cuantos me ven, abren los labios y mueven la cabeza se encomendó a Yahvé, dicen: líbrele, sálvele Él, pues dice que es grato”.

Marcos continúa narrando:

“Algunas de las gentes que estaban allí lo escucharon y dijeron: Escuchen, está llamando a Elías... esperen, veamos si Elías viene a bajarlo de la cruz”.

El Salmo 22, 15 dice:

“Me derramo como agua; todos mis huesos están dislocados. Mi corazón es como cera que se derrite dentro de mis entrañas. Seco está como un tejón mi paladar”.

Actualmente la ciencia de la medicina, ayuda a confirmar que los síntomas descritos en las profecías y los sufrimientos de Jesús antes de morir son exactamente los que pasaría una persona que hubiese sido atormentada como lo fue el Mesías.

“Uno de los soldados le atravesó con su lanza el costado, y al instante salió sangre y agua”. (Juan 19, 34)

El Salmo 22, 17 dice:

“Han taladrado mis manos y mis pies... Se han repartido mis vestiduras y echan suerte sobre mi túnica”.

Juan, otro de los testigos de la muerte de Jesús dice:

“Los soldados una vez que crucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos... La túnica era sin costura... dijeronse pues, unos a otros: No la rasguemos, sino echemos suertes sobre ella para ver a quien le toca”.
(Juan 19, 23 – 24)

Para aliviar un poco los dolores de la crucifixión, los romanos acostumbraban darle a los sentenciados un poco de vino con hiel.

“Dieronle de beber vino mezclado con hiel; más, en cuento lo probó no quiso beberlo.
(Mateo 27, 34)
“Dieronme a comer veneno y en mi sed me dieron de comer vinagre.
(Salmos 69, 22)

Tradicionalmente, las piernas de todos los crucificados eran quebradas para acelerar su muerte. De acuerdo a los mandatos del Señor, ningún sacrificio debería de ser con los huesos quebrantados. (Éxodo 12, 46).
De igual modo sucedió con el victimado Cordero de Dios.

“Los soldados vinieron... pero al llegar a Él (Jesús).Vieron que ya estaba muerto y no la quebraron sus piernas”.
(Juan 19, 32)

El salmista en su inspiración divina número 34, 20 dice:

“Toma a su cuidado todos sus huesos y ni uno solo de ellos será roto”.
Luego las palabras finales antes de morir:

“Padre en tus manos encomiendo mi espíritu, diciendo esto expiro”. (Lucas 23, 46)

Y en el Salmo 31, 6 leemos:

“En tus manos encomiendo mi espíritu”.

Por último Jesús mismo predijo su propia muerte, aunque en ese momento sus discípulos nada comprendían.

“Por eso el padre me ama, porque yo doy mi vida para tomarla de nuevo. Nadie me la quita soy yo quien la doy de mi mismo. Tengo poder para darla y poder para volverlo a tomar. Tal es el mandato que del padre he recibido. (Juan 10, 17)

Como verán los paralelos y comparaciones en los sucesos ocurridos a Jesús con lo predicho por los profetas, son exactos y existen muchos otros más; sin embargo creo que, con los pocos aquí descritos es más que suficiente para entender de que Él, (Jesús) es el Sacrificio Perfecto enviado por Dios.

MISIÓN CUMPLIDA

El Mesías ha terminado su misión en la tierra, a conseguido infiltrarse en territorio ocupado por el enemigo, como cualquier otro habitante y ha logrado salir victorioso. Después de tres años de vida pública, donde enseñó las verdades básicas del Evangelio, sanó a los enfermos, resucitó a los muertos, expulsó demonios he hizo muchos, muchos otros milagros y después de haber ofrendado su vid, ha vencido al enemigo y con ello a la muerte, dándole al hombre nuevamente la esperanza de la Vida y la inmortalidad.

También ha logrado que 11 hombres más, crean en la misión confiada a Él por el Padre Celestial; luego como buen instructor en el arte de la guerra espiritual en contra del gobernante de la obscuridad; los ha preparado para que continúen con la misión de rescatar al resto de los prisioneros del mal, que liberen a los que están en los campos de concentración, en las cámaras de tortura, y que independicen a los esclavos. Aunque por el momento los ejércitos celestiales todavía no iban a tomar la tierra; antes que esto suceda, el Señor necesita tener la mayor cantidad de adeptos y partidarios muchos de los cuales se incorporarán a la lucha cuando Cristo regrese a tomar posesión de su Reino.

El Líder y Príncipe Celestial se prepara a retirarse por un tiempo hasta que sus seguidores se multipliquen por toda la tierra; se retira no sin antes haber vencido al enemigo y haber dejado instalado. Un canal o red de comunicación y esperanza para el hombre.

Jesús con su muerte ha pagado la trasgresión del hombre y con su resurrección lo ha vuelto a la inmortalidad y ha dado a conocer la voluntad de Dios, su Padre.

“He terminado el trabajo que me diste, Padre, dame la gloria de tu presencia, la misma gloria que he tenido contigo desde antes que el mundo fuese hecho”.
(Juan 17, 4-5)

Jesús, preparó a sus seguidores para que continúen con la obra que empezó; y para que no se desanimen les promete que Yahvé le enviará alguien que les ayudará ha diseminar la verdad.

“Si me aman, obedecerán mis mandamientos y le pediré a mi padre para que les envíe ayuda, un abogado, para que esté con ustedes para siempre y Él será el Espíritu que revele la verdad de Dios”. (Juan 14, 15-17).

Antes de su muerte y resurrección ya les anuncia que tendrá que retirarse a la casa celestial donde está el Padre.

“La paz os dejo, la paz os doy; Yo no la doy como el mundo la da, No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo. Habéis oído lo que dije: me voy pero regresaré, si me aman estarán contentos por que me voy con el Padre que es más grande que yo”.
(Juan 14, 27-28)

Por último aquella mañana de su despedida, les dijo:

“Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra;
Id pues y enseñar a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a practicar todo cuanto yo os he mandado.
Yo estaré con vosotros siempre hasta la consumación del mundo”. (Mateo 28, 18-20)

INCREDULIDAD DEL PUEBLO JUDIO

Con todas las pruebas que se tienen que Jesús es el Mesías, todavía quedan muchos que no creen, entre ellos el mismo pueblo escogido por Dios, los judíos; el pueblo que con tanta ansia esperaba al Mesías, cuando éste vino no le recibió. ¿Qué pasó para que este insólito hecho ocurriera?

Sin duda alguna era la influencia maléfica de Satanás que promovió la incredulidad. Sabido es que todas las cosas que Dios hace, él (Satanás) las quiere sabotear y destruir; más Yahvé con su infinita sabiduría, para cada ataque del enemigo tiene un contraataque, e incluso se vale de los mismos ataques del demonio para llevar a cabo sus planes de redención. Por ejemplo, en este mismo caso, Lucifer influyó para que los judíos, su propio pueblo, no creyeran ni recibieran al Mesías; pero de este mismo hecho se valió Dios para que el resto del mundo crea en él. (Ro.11, 11)

Luego al final cerca de la segunda venida de Jesús; Yahvé se valdrá de otros medios para que se den cuenta de su error y vuelvan a ser rescatados.

El pueblo hebreo es muy testarudo y soberbio, por el mismo hecho de saber que son el pueblo que Dios escogió, los hace engreídos, petulantes y se encierran en las leyes que Moisés dejó; sin darse cuenta que eso no es todo; que por medio de la ley no puede haber salvación, si no que la salvación viene solamente por medio de la fe en el Cordero victimado, y caen en el mismo error que Caín, el de querer ser gratos a Dios por sus propios meritos.

Irónicamente los judíos creen en las ofrendas de corderos inmolados, por que eso fue uno de los mandatos que el Señor les dio por medio de Moisés, pero no se dan cuenta del simbolismo que esas inmolaciones representaban para el futuro y para nuestros tiempos con el “Sacrificio Perpetuo”

En una ocasión Yahvé le dijo al profeta Jeremías:

“Diles a los descendientes de Jacob, diles a la gente de Judá; pongan atención ustedes tontos y estúpidos que tienen ojos y no ven, tienen oídos y no pueden oír; Yo soy el señor. ¿Por qué no me temen? ¿Por qué no tiemblan ante mí?”
(Jeremías 5,20)

Con esta terquedad característica del pueblo hebreo, con su hipocresía religiosa, y con su mentalidad predominantemente materialista, es fácil imaginar porqué cuando el Mesías, vino no lo recibieron. A causa de su infidelidad vivían continuamente subyugados a potencias extranjeras y es por eso que ellos soñaban con un Mesías, con un líder, con un rey con grandes ejércitos, poderoso en las armas terrenales para que los libre y eche de una vez por todas a los invasores de Israel.

Creían que el Mesías iba a ser un gran caudillo que desterraría todos sus males terrenales; pero nunca imaginaron que el Mesías desterraría algo más que males físicos, sino que expulsaría a la fuente misma de todos los males, que es la maldad espiritual provocada por Satanás. Pero, ¡que desilusión para ellos, cuando escuchan que el hombre que dicen es el Mesías, no es lo que esperaban!... es todo lo contrario, no es violento, es manso; dice: ¡Si te pegan en una mejilla, ponles la otra!, (Lc 6,29) también dice: ¡Ama a tus enemigos! (Lc 6,27) Ellos se preguntan ¿Qué clase de hombre es éste? Por lo visto debe estar loco. Si, loco para el mundo, más no para Dios.

Tampoco es soberbio ni extravagante, no le gusta la pompa, en lugar de eso, es humilde, en lugar de un corcel, monta un asno, y en lugar del odio y la guerra predica el amor y la paz. ¡Vaya líder que les resultó a los Hebreos!, gente dominada por el odio y la venganza, esperaban a alguien que les predique lo del “ojo por ojo y diente por diente”.

Jesús vino a predicar amor y paz, porque esas son las armas más eficaces y contrarias al enemigo; solo los que amen, los que sean mansos y humildes serán los que se queden a vivir en la tierra cuando Cristo vuelva nuevamente para quedarse a reinar por siempre.

“Fui hallado de los que no me buscaban, me dejé ver de los que no preguntaban por mí. Pero a Israel le dice: todo el día extendí mis
Manos hacia este pueblo incrédulo y rebelde”. (Romanos 10,20)

Israel no creyó en el hijo de Dios. ¿Serán acaso desechados por esto? ¿Acaso Dios ya no les quiere más? Mucha gente piensa que así es y en base a esto los odian y repudian, los creen condenados, malos, avaros y con un sin fin de maldades; pero no es más que un pretexto más de Satanás para destruir al hombre, usando la ignorancia y fanatismo religioso.

San Pablo afirma lo contrario de los que se dicen ser cristianos y odian a sus hermanos judíos; además no hay que olvidar que Jesús mismo y los primeros cristianos fueron hebreos.

“Porque ellos pecaron, la salvación vino a las demás gentes,... el pecado de los judíos trajo grandes bendiciones al mundo y su pobreza espiritual, la riqueza de los gentiles. Entonces ¡Cuán más grande será la bendición para ellos! (Romanos 11, 11)

CONTINUACIÓN DE LA LUCHA ENTRE EL BIEN Y EL MAL

Jesús ha establecido su red de adoctrinamiento y militancia; y, aunque él no está en cuerpo glorioso aquí en la tierra, ha dejado su presencia real como alimento y consuelo espiritual en el Misterio de la Eucaristía a través del cual sus fieles seguidores se alimentan, se fortalecen y consuelan.

El enemigo, sabe bien que la batalla principal la ha perdido (el hombre pertenece nuevamente a Dios), pero Satanás es obstinado y terco, seguirá la lucha hasta el fin. Y al ver como los cristianos aumentaban, desencadenó sobre ellos, persecuciones, torturas y muertes con la más terrible crueldad.

Más, las semillas que Dios sembró, cayó en buena tierra y rápidamente creció. Después de algún tiempo los métodos usados por el enemigo para impedir la propagación del cristianismo ya no surten mucho efecto; por eso cambió de táctica y para hacer el mayor daño posible, usará todos los métodos habidos y por haber, especialmente infiltrándose en las mismas filas de los cristianos para corromperlos e incitar al fanatismo, disfrazándolo de celo religioso para que ellos mismos comentan crímenes y matanzas. En todo el mundo instigó las discordias, las guerras, incitó a la soberbia y a los cismas; porque dividir es su mejor arma, separar a los cristianos es una de sus tretas favoritas; “Un reino dividido es un reino derrotado”. (Lc 11,17)

El odio que Satanás siente en contra de la humanidad es tal que desde que engañó al hombre para que se alejara de Dios, no ha dejado de inventar métodos que hagan al hombre más miserable, más animal, más dispuesto a odiar a sus propios congéneres, a destruirse unos a otros por los motivos más triviales y tontos.

Ha hecho que todo lo malo que escuchas sobre la Iglesia Católica, todas las calumnias y los errores que se hayan cometido en ella, lo presenten de tal manera que la gente débil se escandalice y deserten de la verdadera Iglesia.

Aparte de corromper a los cristianos, e incitar el odio contra ellos, también ejerce gran influencia sobre los jefes de Estado, militares y gente de gran influencia en la sociedad, se ha infiltrado con los hombres de ciencia inclinando sus conocimientos y descubrimientos hacia lo erróneo y a la maldad; todo esto con miras a negar la existencia de Dios y al propio aniquilamiento humano.

Ha hecho que casi todo el mundo crea que su existencia es sólo un mito; para que en el anonimato pueda trabajar mejor, pero a la vez que hace negar su existencia, mantiene a flote las supercherías y cuanta abominación practican sus seguidores.

Sin embargo el demonio nunca podrá vencer, aunque parezca que el mal gana y avanza; aunque al final todo parezca perdido, el Señor salvará a cuantos crean en Él, derramando su Santo Espíritu sobre los de buena voluntad, los humildes y pacíficos, para que sean salvos.

“Y el poder del infierno, no prevalecerá sobre mi Iglesia” (Mt. 16,18)

FRUTOS Y DIFUSIÓN MUNDIAL DE LA DOCTRINA DE CRISTO

“Dice el Señor a mi Señor, siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos bajo tus pies”. (Marcos 12,36)

El adoctrinamiento cristiano debe ser a nivel mundial, mientras el Evangelio de Cristo no se haya predicado por todos los confines de la tierra, el Señor no pasará a la siguiente etapa de su plan de redención. El evangelio debe ser escuchado por todos los rincones de la tierra, por todas las gentes, todas las razas, todos los pueblos; para que todos tengan la oportunidad de salvarse y para que no haya pretextos y al final quieran disculparse diciendo: ¡yo no sabia! ¡Nadie me dijo!... Este mandato de Jesús de: “Id y predicad las Buenas Nuevas por todo el mundo…” (Mc 16,15) aunque con mucho sacrificio ha ido dando sus frutos y es de esos frutos de la Iglesia que vamos a hablar para enseñar los bienes que de ella se han derivado, no sólo en el mundo de la cristiandad sino en todo el orbe.

Desde sus inicios la Iglesia no se limitó a sufrir con paciencia las persecuciones, ni las disputas teológicas cada vez que aparecían herejes, sino que además puso énfasis en la conversión y educación de los pueblos. Obra que realizaron los monjes, santos varones y santas mujeres, dedicados en cuerpo y alma a la doctrina de Cristo.

Imaginemos lo que fue haber convertido a la doctrina de amor, paz, solidaridad, hermandad y comprensión a la mayoría de pueblos que vivían como animales. Llevar a tribus, pueblos y comarcas enteras de la barbarie a la civilización y hermandad. No es cosa fácil; sin embargo el cristianismo lo logró.

La nueva religión no tardó en demostrar su importancia social; siendo uno de los principales méritos, la abolición de la esclavitud. Esta importante reforma se efectuó gradualmente. El cristianismo, mejoró las condiciones de los esclavos, predicando la igualdad de los hombres, inculcando los deberes de justicia y caridad hacia ellos. Imponiendo el descanso dominical y santificando el trabajo, que desde entonces fue tenido en aprecio aún por los libres

La influencia que ejerció la Iglesia, sobre los gobernantes y naciones fue grande y enorme, logrando mejorar la vida de los seres humanos y las condiciones de trato y trabajo, que antes era impensable.

Boissier nos dice que no se ha hallado en ningún escrito antiguo, ni siquiera en forma de esperanza remota o de hipótesis utópica, la idea de que pueda llegar un día, a ser abolida la esclavitud; sin embargo, la Iglesia logró que esa idea se vaya manifestando y cobrando consistencia en las leyes. Constantino, quitó a los amos el derecho de vida y muerte sobre los esclavos. Y, cuando los invasores germanos lo restablecieron, la Iglesia les abrió las puertas de los templos, a los esclavos condenados, de donde no podían ser retirados, previa promesa jurada de que se les respetaría la vida. De ahí nació lo que hoy se conoce como: “Derecho de Asilo”.

Asímismo, la condición de los esclavos se vio mejorada con la abolición de los espectáculos gladiatorios. Esto se logró en el año 404, por orden del emperador Honorio a consecuencia del sacrificio del monje Telémaco; quien habiendo descendido a la arena para impedir el combate que se iba a dar, éste fue muerto a pedradas por el pueblo.

Se empezó a tratar a la mujer con mayor consideración y respeto, mencionando siempre que era imagen de la Virgen María, Madre de Dios hecho hombre. Los hombres tenían que respetar a sus mujeres tal como los Evangelios lo recomendaban; tampoco podían abandonarlas, la Iglesia prohibía el divorcio.

Con esto no quiero decir que todas las mujeres fueron tratadas bien; pero se fue creando conciencia para lograr el trato más humano e igualitario que a la fecha se ha logrado.

Así mismo se fueron sentando las bases, para que años después se logren todos los Derechos Civiles que actualmente se conocen, como: “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”. Aprobado en Francia en 1789. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada en la ONU en 1948. Los Derechos del Niño y de la Mujer”. En sí, todas las reformas de las cuales hoy se goza en esta civilización occidental y oriental, tuvieron su base fundamental en las enseñanzas cristianas.

Por último, la Iglesia en esta época contemporánea, sigue luchando por lograr un mejor nivel de vida de las naciones más rezagadas, por evitar las guerras, las violaciones a los Derechos Humanos, por evitar los millones de asesinatos que se cometen con el aborto. Lucha por evitar el libertinaje que lleva a la sensualidad animal, al crimen y drogadicción.

Los últimos papas han tratado de promover la justicia social a través de sus Encíclicas y recomendaciones, las cuales muchas de ellas han servido de base para dictar las leyes jurídicas de muchos países, para la creación de organismos internacionales que salvaguarden los derechos humanos, para los tratados internacionales e incluso para el desarme y tratamiento más humano de los prisioneros políticos y de guerra.

Entre las encíclicas más sobresalientes tenemos la Rerum Novarum, dada el 15 de mayo de 1891 por el Papa León XIII. La que trata sobre el trato justo que deben recibir los obreros y la clase trabajadora. Este mismo Papa, escribió muchas otras de igual magnitud social y religiosa como: “Diuturnum illud”, sobre el origen de la potestad civil, dada el 29 de junio de 1889, Inmortale Dei, sobre el orden civil cristiano, 1 de noviembre de 1885, Libertas praestantissimun, sobre la libertad humana, 20 de junio de 1888, son importantes también muchos otros escritos que hizo, como: Graves de communi, sobre la democracia cristiana que lo publicó el 18 de enero de 1901. Al Papa León XIII se le considera, con razón, como un Papa político, pero no porque antepusiera los quehaceres políticos del pontificado a los eclesiásticos y religiosos, sino porque en su intención de restablecer la universal soberanía moral pontificia, destacó la importancia de la doctrina cristiana del Estado para el orden y para la paz; preparando así el camino para una buena inteligencia y comportamiento de los Estados.

Pío XI, fue el Papa que tuvo que enfrentar la persecución política y religiosa de los cristianos en Rusia, México, España y otros sistemas totalitarios fascistas que se desarrollaban con gran pujanza, los cuales constituían una amenaza para la libertad humana; de ello surgió toda una serie de encíclicas dignas de consideración: Miserentissimus Redemptor, Quadragesimo anno, Caritate Christi, Acerba animi, Divini Redemptoris, donde esboza una extensa doctrina sobre el derecho natural. Non abbiamo bisogno y Mit brennender Sorge, trata en contra del fascismo y el nacionalsocialismo de Musolini y Hitler respectivamente.

Luego tenemos: Pacem in terris de Juan XXIII, Paz en la Tierra; entre las más resaltantes de este Papa. Después tenemos: Laborem Excersem, Centesimus Annus, Rei socialis, Dignitatem Muluebus, todas estas de Juan Pablo II. Si nos pusiéramos a analizar y describir todas estas obras de los Papas, tendríamos que hacer una obra aparte, lo cual no es nuestra intención y porque existen ya muchas obras que pueden consultarse; lo importante es darse cuenta que es la Iglesia de Cristo que a través de su gente en la Tierra, están trabajando por mejorar las condiciones éticas, morales, sociales y políticas del hombre; sin olvidar por supuesto la más importante: la relación del hombre con su Creador.

Por último, algo que nadie puede negar, porque esta visible en el mundo, son los servicios sociales que ésta presta a la humanidad, por donde usted vaya, encontrará, escuelas, hospitales, asilos, posadas, comedores, servicios especiales para enfermos con SIDA, para mujeres abandonadas o violadas, drogadictos, etc. Todo lo cual nos indica que la Iglesia no se encuentra de adorno o para dominar a la gente ni para ser servida, sino que ha cumplido, cumple y cumplirá un papel social importantísimo en el avance moral, social, ético y religioso de la humanidad.

Durante los dos mil años de existencia de la Iglesia de Cristo, muchas fueron las épocas donde la fe, la moral el amor a Cristo se desvanecieron, pero Dios nunca la dejó desprotegida y de ahí que de tiempo en tiempo fueron apareciendo hombres santos que con su ejemplo y sus enseñanzas fueron encausando y guiando a la Santa Madre Iglesia Católica; así apareció San Agustín, Santo Tomás, San Gregorio Magno, San Francisco, Santa Clara, San Juan de la Cruz, y muchos miles de santos venerados en el Santoral Católico.

Actualmente, podríamos asegurar que ya no hay lugar en el mundo donde no se haya predicado la Buena Nueva. Las misiones se han extendido desde sus inicios hace 2000 años hasta la actualidad; lo cual constituye una señal más para saber que el tiempo de la Segunda Venida de nuestro Señor Jesús está cerca.

“Y esta buena noticia del reino será anunciada en todo el mundo, para que todas las naciones la conozcan; entonces vendrá el fin” (Mt. 24, 14).

CAPÍTULO SEGUNDO

MENTIRAS IDEOLÓGICAS


Casi toda la gente de esta generación está convencida de que estamos viviendo en una era donde existe mucho adelanto, tanto técnico como ideológico, material como espiritual. Verdad es en cuanto al avance de la ciencia, pues sólo basta que miremos a nuestro alrededor para ver las maravillas de la tecnología.

Si una persona que vivió en el siglo pasado volviese a la vida actual creería que se encuentra en otro mundo, un mundo de fantasía y ficción. La mayoría de nosotros consideramos a estos avances, como algo natural, algo de todos los días; más aun en los países industrializados en donde los viajes supersónicos, cerebros electrónicos, monitores y teléfonos personales vía satélite, Internet, viajes espaciales, robots que realizan el trabajo de miles de obreros; son cosas comunes y corrientes. Igualmente los avances de la medicina son verdaderamente sorprendentes; pero más todavía es el progreso que ha alcanzado la industria bélica, el mundo cuenta con armamentos tan sofisticados que parece increíble la forma como se desempeñan y sobre todo el poder de destrucción que tienen.

En cuanto a las ciencias de la educación, psicología y sistemas sociales, hacemos alarde de haber alcanzado un adelanto sin precedentes. Se habla de Freud, Jung, Darwin, Marx y muchos otros como si en realidad se tratasen de hombres que con sus ideas y trabajos aportaron inmensos bienes a la humanidad. Más: “La sabiduría de este mundo ante Dios no es más que necedad para Dios” (1 Corintios 1,20) y la inmensa mayoría de la gente no se ha dado cuenta.

Desde hace dos o tres siglos algunos hombres que han pasado a la historia como ilustres figuras de las ciencias y las letras; han difundido ideas que han hecho mucho daño a la humanidad. La contaminación que estas ideologías han dejado, ha sido tan devastadora que ha pervertido por completo a las gentes del siglo presente. Muchos de estos ilustres intelectuales sentaron las bases para que nuestra actual forma de concebir la educación, la religión, la sociedad, la economía y la política sean radicalmente contrarias a los principios Bíblicos. Usted y yo, la juventud y los niños y la gente en general han sido ingeniosamente CONDICIONADOS a pensar en la forma presente que tenemos, sin darnos cuenta que va contra la verdad de Dios; muchos de ustedes se sonreirán pensado que lo que acaban de leer es la tontería más grande; pues; ¿cómo se va a hacer tan serias acusaciones a esos brillantes hombres conocidos en todo el mundo y que en muchas formas hicieron grandes contribuciones a la humanidad? Más, antes de seguir riéndonos leamos: 1 Corintios 1, 19.

“Destruiré la sabiduría de los sabios, y anularé la inteligencia de los letrados; entonces ¿Qué será del sabio? ¿Y de los letrados y vivos de éste mundo? ¿No ha hecho Dios necia la sabiduría de este mundo?

No lo digo yo, lo dice Dios, a través de las Sagradas Escrituras.

Existe sólo un ser que tiene mucho que ganar condicionando a la especie humana en la forma actual de pensar. Satanás es el genio principal y la fuerza detrás de estas ideologías, las cuales vamos a explicar para comprender el porque de la presente hostilidad hacia el punto de vista que Dios tiene sobre la vida. El análisis de cada uno de estos hombres y sus filosofías será corto y confinado a las áreas específicas en las que hay conflicto con la Biblia. Algunos extractos de los temas sobre estos intelectuales fueron traducidos y adaptados del libro “Satán is alive and well on planet Earth” “Satanás está vivo y bien en el Planeta Tierra” de Hall Lindsey y C.C. Carlsón.

KANT
Emmanuel Kant fue un filósofo alemán que vivió desde 1724 hasta 1804, antes que la filosofía de Kant viniera a influenciar al mundo intelectual, la filosofía clásica estaba basada en el proceso de la tesis y antitesis, la cual quiere decir que el hombre pensaba en términos de causa y efecto (Si A es verdad, lo que no es A no puede ser también verdad), de acuerdo a esta filosofía clásica los valores eran absolutos, más, cuando este hombre apareció, empezó a preguntarse: ¿Cómo la gente puede aceptar cosas que estaban más allá de sus cinco sentidos? Para Kant las experiencias externas eran suficientes para explicar la fundamentación del mundo; en el “Análisis del Proceso del Pensamiento”, él dice que nadie puede saber ninguna cosa excepto por experiencia y creía que la libertad individual está en la obediencia a la ley moral que habla dentro de nosotros; con esta clase de pensamiento Kant no encontró ninguna base personal para aceptar absolutos, (o sea Dios, leyes morales y religiosas) lo cual sirvió para prender la mecha para que otro alemán introdujera otro pensamiento que iría mucho más lejos.

HEGEL
Este filósofo tomando las ideas de Kant, creía que un hecho o idea (tesis) trabajando contra otra idea (antítesis) produciría una nueva idea (síntesis); este pensamiento fue la base para las ideas político-comunistas de Karl Marx y del socialismo nacionalista de Adolfo Hitler.

Hegel glorificaba al Estado, enseñaba que el Estado no tenía que obedecer ninguna ley moral y que los gobernantes no estaban obligados bajo ningún aspecto a mantener acuerdos o contratos que hayan celebrado. De acuerdo al pensamiento hegeliano todo era relativo, no había absolutos, sólo términos de relatividad. Con estos pensamientos, Hegel literalmente alteró el curso del futuro mundial, en sus pensamientos relativos, las ideas de causa y efecto no tienen cabida, por lo tato no había necesidad de un principio o de la verdad final, con la eliminación de esta primera causa, el hombre ya no tiene ninguna necesidad de creer en un Creador o Dios.

Ahora en nuestros tiempos, pueden comprobarlo que este pensamiento a cundido muy bien en la política, comparen la forma de actuar de los gobiernos de todo el mundo y verán que han aprendido muy bien la lección.

KIERKEGAARD
Fue un teólogo de la iglesia luterana de Dinamarca, es considerado el padre del existencialismo, aunque era un teólogo, sus escritos son una negación de los más básicos principios cristianos.

Él creía que el hombre en alguna etapa de su vida llegaba a un punto en que el no podía encontrar ninguna razón de ser, ninguna base para encontrar la verdad o la razón de la vida, entonces para encontrar un propósito o excusa de su vivir, saltaba hacia la actitud de la fe, lo cual no tenía nada de racional.

Soren Kierkegaard introdujo las ideas de Kant y Hegel dentro de su teología de la fe cristiana, lo cual es diametralmente opuesto a las verdades bíblicas. De Kant viene la idea de que no existen bases racionales para las cosas más allá de los cinco sentidos y de ahí la actitud de refugiarse en una fe ciega para encontrar razón de la vida. De Hegel viene la idea de que no existe la verdad absoluta por lo que debemos encontrar razones relativas para explicar nuestra existencia. Y así fue como principió el pensamiento existencialista de Kierkegaard.

DARWIN
Charles Darwin, inglés del siglo XIX, causó una verdadera revolución intelectual, tanto en los círculos científicos como en los que no lo eran. En su teoría del desarrollo genérico de las plantas y animales, presentó la idea de que formas bajas y primitivas de la vida avanzaban a formas más altas y sofisticadas por la lucha que existía entre ellos por sobrevivir; luego estas mismas ideas las aplicó también al hombre presentándolo como descendiente de los primates o monos; con lo que quedó prendida la mecha de la confusión y la división de ideas acerca de la procedencia del hombre. Y, desde que estas teorías siguen siendo causa de una de las mentiras más grandes que pueden haber existido en los círculos intelectuales es que nos explayamos un poco más para llegar a la verdad.
Nos dicen los sabios hombres de ciencia, que el ser humano es producto de una serie de cambios evolutivos, llevados a cabo en millones de años. Empezamos como minúsculas células en el llamado caldo vital; hasta que a una de ellas se le ocurrió inventar un intestino y luego un estómago y así sucesivamente hasta convertirse en el primer pez, luego en el primer vertebrado, en reptiles con sus exponentes más grandes y hoy en día desaparecidos, los dinosaurios.

Simultáneamente a estas evoluciones aparecieron también los mamíferos y con ellos los primates o monos y de allí los humanos. Siendo el representante más antiguo de esta cadena evolutiva del hombre el “Pitecántropos”. Nos dicen que este ser primitivo no solamente caminaba derecho y en dos pies como los hombres actuales; si no que también había adquirido la facultad del lenguaje articulado.

Las pruebas o restos de este supuesto hombre primitivo son: un pedazo o parte superior de un cráneo, algunos dientes y un fémur; descubiertos en Java en 1887, por un anatomista neerlandés, el doctor Dubois. También se cuenta con un cráneo que se remonta según dicen a un millón de años; encontrado en Mongolia en 1926 al que llaman: “El Hombre de Pekín”, el cual según el anatomista Grafton Elliot Smith, muestra una expansión en las superficies cerebrales que asociamos al poder de emitir palabras articuladas.

Luego tenemos al hombre del “Neandertal”, del cual encontraron mayor número de restos óseos. Vivían en el tiempo de los mamuts cuando Gran Bretaña, España y Francia eran como la actual Groenlandia. Conocían el fuego, fabricaban armas y utensilios y creían en una existencia póstuma como lo demuestran sus sepulturas. Se han encontrado restos de este humano en Europa, Palestina, Kenia y el sur de África.

Por último tenemos al hombre del “Cromagnon” que vivió hace treinta mil años y cuyas características óseas no difieren mucho del hombre actual.

Desde que Darwin publicara su famosa obra “El Origen de las Especies”, su teoría se convirtió en dogma y doctrina de las escuelas científicas, difundiéndola en todas las escuelas colegios y universidades de todo el mundo. La gran mayoría de hombres de ciencia ni siquiera dudan que el hombre procede de una cadena o especie de primates separada de los Sinántropos o monos que conocemos como el gorila y el chimpancé. Sin embargo, si investigamos y analizamos con un criterio abierto y con la mente fría sin acaloramientos y fanatismos; vamos a encontrar que estas teorías difundidas como verdad, tienen un origen subjetivo y no científico.

De ninguna manera ponemos en duda que Darwin haya contribuido mucho en los avances y conocimientos de la ciencia; pero desde mucho antes que apareciese su famosa teoría de la evolución, el ambiente que dominaba en los círculos de pensadores y hombres de ciencia fue el de una oculta aversión primero, y luego de una abierta hostilidad a la institución que había regido el destino cultural, político, social y religioso por varios siglos. Nos referimos más concretamente a la Iglesia Católica y Romana. La cual después de haber gozado de poder religioso y terrenal se convirtió en víctima de encarnizados ataques.

Y, es aquí, donde surge esa pugna por contradecirla, y destruir a la institución que consideraban como obstáculo para el desarrollo de la ciencia, y surgen pensadores como: Voltaire, Montesquieu, Rosseau, Kant, Engels, Bauer, etc. Los hombres de ciencia se alinean con éstos y muchos se declaran ateos y escépticos. Y lanzan sus famosos postulados: “Que no creen si no ven y comprueban”. (El mismo que lo usan sólo cuando les conviene).

Tal es el caso de la teoría evolucionista del hombre, pues hasta la actualidad no pueden probar nada; sin embargo, se aferran a ella y lo enseñan como verdad. Me pregunto: ¿Cómo puede ser posible que hombres tan sabios y preparados hayan caído en un sofisma de esa naturaleza? - ¿Acaso un pedazo de cráneo, unos dientes y un fémur son pruebas suficientes para lanzar semejantes afirmaciones?

Nosotros como simples hombres comunes, nos ponemos a pensar con un poco de lógica: Si el hombre hubiese aparecido en la tierra por evolución, la cual se desarrolló en millones de años: ¿Por qué no encontramos miles y miles de restos óseos de estos seres intermedios entre el mono y el hombre? ¿Porqué estos hombres tan preparados caen víctimas de tanta estupidez?

Según esta teoría, el hombre al igual que los demás seres vivientes deberían seguir en evolución y actualmente seríamos testigos presénciales de la existencia de estos seres intermedios entre el mono y el hombre, entre los peces, vertebrados y aves, entre las células y organismos más complejos. Sin embargo nada de eso sucede; sólo vemos seres bien definidos, todos pertenecientes a sus respectivas especies; sin fases intermedias entre uno y otro. ¿Qué pasó con el razonar lógico de estos grandes sabios? - ¿Acaso esos tres huesos encontrados, fueron prueba suficiente para tan grande confusión y mentira? - ¿Acaso la humanidad no merece respeto y honestidad?

En la magnífica serie “NOVA” Aventuras de la Ciencia, que salió publicado por escrito y en video, en el capítulo 70 titulado: “Darwin Revisado”nos informa que muchos paleontólogos que dedicaron sus vidas a confirmar la teoría de Darwin, terminaron completamente desmoralizados y desilusionados; porque los registros de fósiles que estudiaron no sufrieron ningún cambio o transformación importante en millones de años.

Tal es el caso del paleontólogo norteamericano, Niles Eldredge, del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York. Así mismo colaboró con este estudio otro famoso paleontólogo y experto darwiniano el Dr. Stephen Jay Gould. Sin embargo, estos descubrimientos que contradicen la teoría darwiniana, no se difunden y no se enseñan en los colegios ni universidades, cabe preguntarse: ¿Por que? - ¿Quién está detrás de todo esto? Satanás, a quien no le conviene que el hombre crea en su Creador. Y como ya dije antes esto prueba que los hombres de ciencia actúan subjetivamente, por aversión y fanatismo.

Voy a referir el caso de un gran hombre de ciencia, respetado, querido y famoso mundialmente, autor de la serie “COSMOS”, me refiero a Carl Sagan, quien en el capítulo II, titulado: “Una Voz en la Fuga Cósmica”, al hablar sobre la evolución y la selección natural, dice: “El más simple organismo de una célula, es mucho más complejo que el más fino reloj de pulsera; sin embargo los relojes no se ensamblan espontáneamente ni se desarrollan en periodos lentos por su propia cuenta. Un reloj fue hecho por un relojero. Por ello deducimos que no hay forma en que los átomos y las moléculas puedan espontáneamente ensamblarse y crear organismos de tan maravillosa complejidad”. Hasta aquí el razonamiento que da es el más lógico y en el que siempre se basó la Iglesia para explicar la Creación.

Pero este famoso científico deja todo su razonar lógico y repentinamente cambia y dice: “Pero no es así... sería ideal que hubiera un Gran Diseñador, que provea de significancia y orden natural y de gran importancia a los seres humanos; pero como Darwin y Wallace enseñaron, existe otra forma de ver las cosas mucho más atrayente, más humana, (y yo le agregaría más satánica) y con mayor fuerza para creer que así fue. Y, esta es la “Selección Natural” de la que nos habla Darwin. (Algunos aseguran que a este gran intelectual; los que financiaban la serie Cosmos, le dieron una muy buena suma de dinero para que afirmara semejante cosa totalmente contrario a lo que estaba diciendo).

Como podrán apreciar, para este gran intelectual y hombre de ciencia, aún sin las pruebas que ellos reclaman para creer en algo, dice enfáticamente que los seres vivos llegaron a poblar la Tierra por casualidad, evolucionaron por que ellos mismos así lo quisieron y llegaron a ser lo que son, incluyendo el hombre, en millones de años de evolución.

Por lo tanto no existe Diseñador o Creador como queramos llamarlo. – ¿Pueden ustedes imaginar tan absurdo razonamiento de parte de estos intelectuales y hombres de ciencia?

Afortunadamente existen algunos científicos muy valientes, por supuesto, que sí se atrevieron a lanzar sus conocimientos adquiridos por las investigaciones que han hecho, como: Robert Jastrow, quien en su obra, “Dios y los Astrónomos”, al explicar la teoría del Big Ban o Gran Explosión, nos explica: Esa materia que en un principio estaba comprimida, explosionó, reventó, pero, ¿Quién causó esa gran explosión? Los científicos lo llaman una gran fuerza, los teólogos lo llaman Dios.

Así como en el Génesis del universo existe un Responsable, la ciencia actualmente a medida que más investiga, más refuerza la idea de un “Gran Diseñador”; pero la gran mayoría de éstos tratan de restarle importancia u ocultar al Responsable de la creación.

Jastrow mismo cuenta, cómo la mayoría de hombres de ciencia incluyendo Einstein, Eddington, Walter Nernst, Philip Morrison, entre otros, se sorprendieron de los descubrimientos que ellos mismos estaban haciendo y se sintieron enojados, malhumorados, porque esto cambiaba totalmente la visión cosmológica que ellos se habían fabricado erróneamente. Ahora vemos cómo las evidencias astronómicas, nos conducen a la visión bíblica del origen del universo. Los detalles difieren, pero los elementos esenciales en el relato bíblico del Génesis son los mismos.

El Dr. Jastrow continua ilustrándonos: “La ciencia ha probado que el universo empezó con una gran explosión. Esto lleva a preguntarse: ¿Qué causa produjo esa explosión? – ¿Quién o qué puso la materia y la energía en este universo? – ¿Fue el universo creado de la nada o fue juntado de materiales pre existentes? – ¿La ciencia no puede contestar a estas preguntas, pues toda investigación, termina en el momento de la creación.

Para los científicos que han vivido regidos por el poder del materialismo, esta historia termina como un mal sueño. Estos han escalado la montaña del conocimiento a base de mucho estudio y trabajo; pero cuando hacen el esfuerzo final de su mayor descubrimiento, justo cuando llegan a la montaña más elevada del conocimiento, se encuentran con que son saludados y recibidos por un montón de frailes (teólogos), que han estado sentados allí por cientos de años.

Ahora, volviendo nuevamente al tema del origen del hombre, el cual como en el primer caso en que la ciencia misma colaboró a develar el misterio de la creación del universo; la ciencia también ha colaborado indirectamente y sin quererlo a develar el misterio del origen del hombre.

Ya hemos visto que por más que han buscado el eslabón perdido y otras fases y pruebas que lleven a corroborar sus teorías evolucionistas, no lo han logrado. Lo único que han encontrado, es que cada especie animal se encuentra en la Tierra como si alguien la hubiese puesto en algún determinado tiempo, no existiendo cambios ni fases intermedias de la tal llamada evolución. Y, lo único cierto que se ve en toda teoría evolutiva, tanto del hombre como de los animales; son lagunas y explicaciones que no concuerdan con las pruebas científicas que ellos mismos descubren.

Lo que si es bueno aclarar a los lectores la mentira que andan divulgando los enemigos de Dios, diciendo que la Iglesia y que el Papa Juan Pablo II ya han aceptado la teoría de la evolución lo cual no es cierto. Al respecto transcribo un comentario del Presbítero, Álvaro Rocha doctor en medicina y filosofía, para ilustrarnos mejor sobre este delicado asunto:

LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA

Hace unas semanas me abordó sin previo aviso una persona por la calle:
-Padre, dicen los periódicos que el Papa “aprobó la teoría de la evolución”, ¿es cierto eso?
-¿Cómo es eso? -le dije-.
-Pues parecen decir que el Papa ya acepta que el hombre desciende del mono.
-¡Aja!, así es que "parece que dice" -contesté.
-La noticia no decía mucho más. Pero ¿usted cree que sea cierto?
-Pues verás, dudo de que sea "eso" exactamente lo que haya dicho el Papa. Quizá eso entendieron los periodistas o eso les dijeron sus jefes que publicaran. De todas maneras, ya que insistes te explicaré brevemente lo que ha enseñado en otras ocasiones la Iglesia Católica sobre el tema de la evolución.

Pues bien, revisé en el periódico semanal de La Ciudad del Vaticano (L’Observatore Romano, N. 43, 25 de octubre de 1996), el discurso del Santo Padre. El mensaje estaba escrito con ocasión de la última sesión plenaria de la Académica Pontificia de las Ciencias. La reunión se celebró del 22 al 26 de octubre y estuvo dedicada a estudiar el tema «Los orígenes y la primera evolución de la vida». Un tema, escribe el Papa, que interesa vivamente a la Iglesia en cuanto que la Revelación contiene enseñanzas que se refieren a la naturaleza y origen del hombre creado a imagen y semejanza de Dios.

Juan Pablo II recordaba en esa oportunidad que no era la primera vez que el magisterio de la Iglesia abordaba este tema. Y citaba a este propósito la encíclica Humani generis (1950), en la que decía que la Iglesia no se oponía a la evolución «en cuanto busca el origen del cuerpo humano en una materia viva preexistente».

El análisis que hace el Papa en esta ocasión tiene un presupuesto que conviene conocer, y que es el siguiente: el conocimiento que da la ciencia y aquel que da la fe no se contraponen. Evidentemente sus fuentes son distintas, pero, siendo Dios el origen de ambos conocimientos, no tiene sentido enfrentarlos entre sí, puesto que en El no hay contradicción: la verdad no puede contradecir a la verdad. Y si estos conocimientos en algo parecen contraponerse es sólo en apariencia. El tiempo y el desarrollo de las ciencias (esas que buscan con sinceridad la verdad) han puesto de manifiesto este hecho una y otra vez a lo largo de la historia.

-¿Entonces, qué puede sacar en claro el católico sobre la creación del hombre?
- La Iglesia ha dicho siempre que todas las cosas fueron creadas por Dios. Y que cada viviente que comienza a existir por generación a partir de otros de la misma especie, es criatura de Dios, porque Dios es la causa de su ser y la conserva en la existencia.
La fe dice que siempre que viene a la existencia un ser espiritual, como es por ejemplo, cada alma humana, es por una acción creadora de Dios. Pero respecto del cuerpo humano, la fe no niega, ni tampoco afirma, que pueda haberse dado una evolución y transformación. Ésta es una cuestión que ha de dilucidar la ciencia. Pero hasta el momento no ha podido probarla.

-¿Quiere decir eso que Dios pudo ir formando el cuerpo del hombre a partir de alguna especie de primate en evolución?
-Podría ser, pero según un proyecto diseñado por Él, y cuando alcanzó el grado de desarrollo requerido, pudo dotarlo de alma humana. La Iglesia no tiene inconveniente alguno en que un católico acepte esa teoría si le parece digna de crédito, o que la rechace si no le parece.
-¿Entonces, «acepta» el Papa la evolución en lo que refiere al cuerpo?
-El no ha dicho que «acepta», sino que podría ser «compatible», que es algo muy distinto.
-Los católicos deben tener cuidado con la enseñanza de aquella doctrina sobre la evolución que propone un «evolucionismo materialista». Este evolucionismo intenta explicar la formación del mundo, de los fenómenos físicos y mentales e incluso espirituales, como surgidos de un proceso de desarrollo natural (por pura casualidad) debido a causas puramente mecánicas y a leyes intrínsecas de la Naturaleza. En términos simples, el evolucionismo materialista considera al espíritu como un producto de la materia viva. Esto es contrario a la fe católica.
-¿Entonces un católico no tiene que creer al pie de la letra el relato de la creación que aparece en el Génesis?
-El relato que sobre este punto nos ofrece el Génesis es una lección religiosa, no una explicación científica sobre el origen del ser humano. No se puede hacer decir a la Biblia lo que no tiene intención de decir. El autor del Génesis no pretendía dar una clase de Astrofísica ni de Biología molecular. En ese texto de la Sagrada Escritura se ha de entender que todo el hombre, en cuerpo y alma, viene de Dios, depende de Dios y ha sido hecho por Dios «a su imagen y semejanza», para dominar la tierra y así servir a su Creador. Sin olvidar, claro está, que la Biblia ofrece una luz superior que ilumina los estudios sobre el hombre.
-Vuelve a aplicarse en este tema aquello que los antiguos maestros solían repetir a sus alumnos: «Distinguir para entender», esta es la regla de la sabiduría. (Tema del Doctor y Presbítero, Álvaro Rocha).

MARX
Karl Marx, junto con su amigo Engels crearon un nuevo pensamiento político-social que también cambió el curso de la historia moderna. El marxismo usa el principio dialéctico, el que aplicaron especialmente en la lucha de clases sociales.

Marx, ve al proletariado (obreros) en un estado de guerra y conflicto constante con la burguesía (propietarios y capitalistas). Los capitalistas son los explotadores y los trabajadores los explotados, entonces pensó que para crear un Estado ideal la única manera sería eliminando las clases sociales.

En el pensamiento marxista claramente se ve la influencia de Hegel, los tres elementos de su teoría se encuentran en juego; la tesis (fuerza positiva) la antítesis (fuerza opuesta). Enfrentando a estas dos se llega a conseguir otra fuerza distinta a las anteriores. Marx aplicó esta teoría a la sociedad, creyendo que al enfrentar estas dos fuerzas (proletarios contra burgueses) crearía la dinámica para arrojar a la sociedad hacia un nuevo desarrollo.
Marx y Engels creían que esta gran lucha de clases eliminaría la causa de todos los conflictos pasados de la humanidad, pensaban que la causa de todos los enfrenamientos, guerras y discordias, provenía de la propiedad privada; entonces, si la clase que no tiene bienes materiales, derrota a la clase que tiene, el resultado sería que ya no habría nada porque seguir peleando y todos vivirían felices.

Para rehacer el mundo y crear esta sociedad sin clases, el marxismo emplea toda clase de armas, no sólo esta permitido usar tanques, bombas y gases mortíferos sino que también usa la educación, adoctrinamiento, religión, comercio y cultura para lograr sus cometidos. Su supuesto objetivo era lograr la mejora material de la sociedad sin importar los métodos que usen para alcanzarlo; el fin justifica los medios, decía. Las metas establecidas por Marx eran: abolir la propiedad privada; centralizar el poder en manos del Estado; controlar o conquistar el mundo para implantar su sistema. Marx justificó la violencia para lograr su Estado ideal.
Desde hace ya mas de un siglo, hemos venido viendo lo que en realidad son estas ideas puestas en práctica por los comunistas, con más de veinte millones de asesinados sólo en Rusia sin contar otros sesenta millones en China y los otros países que cayeron en las garras del comunismo. ¡Pónganse a pensar en la gran cantidad de asesinatos que produjo el marxismo! ¿Será eso bueno?

Sería bueno preguntarse: ¿Por qué el marxismo fue el causante de tal cantidad de millones de asesinatos, de tanto sufrimiento y muerte en los campos de concentración? ¿Por qué esos frutos tan funestos para la humanidad?

Pero cómo no va ha dar esos frutos si su creador el que aparentaba ser ateo era un ferviente adorador de Satanás. ¿No lo sabía?, bueno entérese de esto: Según un estudio hecho por el renombrado evangelista: Richard Wurmbrand, existen bastantes pruebas convincentes para creer que Marx, Engels, Hess y otros personajes de esos tiempos estuvieron muy metidos en prácticas satánicas.

Muchos de los biógrafos de Marx, han dado luces sobre los extraños ritos, cartas y poemas que practicaba y escribía. Para prueba de los incrédulos que querrán defender a este personaje que causó la miseria y muerte de millones de personas en el planeta, quedan todavía sus poemas y escritos que no dejan lugar a dudas de la verdadera personalidad e intenciones de este sujeto. En una de sus tantas poesías escribe: "Deseo vengarme de Aquél que gobierna en lo Alto". Luego en su poema "Invocación de un Desesperado", dice: pues un Dios ha arrebatado de mí, todo. En la maldición y tormento del destino todos sus mundos idos irrevocablemente, solamente me resta la venganza. Construiré mi trono en las Alturas en una cumbre inmensa y fría.

Por su baluarte - supersticioso espanto. Por su alguacil - la más negra agonía. Y así continúa con una serie de alegorías que recuerdan el orgulloso alarde de Lucifer; como si Marx fuera el vocero del Príncipe de las Tinieblas.

En otro poema titulado "El Violinista", dice: "Los vapores infernales suben y llenan la mente, hasta que enloquezco y mi corazón es totalmente cambiado". "¿Ves esta Espada? El Príncipe de las Tinieblas me la vendió....".

Estas líneas cobran significado especial si sabemos que en los ritos de iniciación superior del culto satánico, se le vende una espada encantada al candidato; por supuesto, firmando un pacto de sangre y enajenando su alma. En otro de sus poemas del drama titulado "Culanem", hace cierta alegoría a lo que fue el marxismo, cuando dice:

"Saltaré adentro, aunque traiga al mundo a su ruina, El mundo que se dilata entre mí y el abismo, lo destrozaré con mis perennes maldiciones".
"Estrecharé mis brazos alrededor de su cruel realidad.
Abrazándome, (adoptando el marxismo) el mundo sucumbirá estúpidamente. Y, entonces, se hundirá en la nada absoluta".

Así como estos poemas, existe gran cantidad de material como cartas y comentarios que su propia familia, como su hija Eleanor contaba, y uno de sus biógrafos acaba diciendo: "Casi no hay duda que esas historias interminables eran autobiográficas... El tenía una visión diabólica. A veces parecía estar consciente de estar realizando la obra del diablo".
Luego se sabe que Marx conoció a Moisés Hess, quien le hizo abrazar el ideal socialista, y este mismo le llamaba: "Dr. Marx, mi ídolo, quien le dará el puntapié final a la religión." Otro amigo de Marx de aquella época, George Jung, escribió en 1,841, que Marx expulsaría a Dios de su Cielo.
Bajo esta nueva perspectiva que pocos conocen, claramente se ve que las expectaciones que Marx y sus amigos tuvieron, no fueron los elevados ideales sociales de ayudar a la humanidad, sino de destruir a la humanidad y hacer la guerra a Dios y a su Iglesia; como dice Wurmbrand: "El socialismo no era sino la carnada que atraería a los proletarios e intelectuales a abrazar el ideal diabólico." Cuando los soviéticos adoptaron el refrán: "Echemos a los capitalistas de la tierra y a Dios del Cielo", no estaban cumpliendo sino el legado de Marx.

Karl Marx fundó la Primera Internacional Socialista, junto con Bakunin, quien escribe: "En esta revolución tendremos que despertar al diablo en las gentes, para provocar las pasiones más bajas." Todos estos personajes socialistas, entre los que se incluye a Proudhom, usaban el cabello largo y la barba crecida, tal como se le conoce a Marx, y se sabe era típico de la secta satánica del siglo XIX de Joanna Southcott.

Es necesario aclarar que Marx y sus camaradas, si bien estaban contra Dios, no eran ateos como se describe a los marxistas del tiempo presente. Pues al insultar abiertamente a Dios, odiaban a un Dios en quien creían. No es su existencia la que objetaban, sino su supremacía.

Una vez que el marxismo se estableció en Rusia, China y otros lugares del mundo, el abuso y odio que éstos han demostrado contra los sacerdotes, pastores, monjas y todo lo relacionado con la Iglesia de Cristo, es irracional y absurdo. ¿Por qué las burlas obscenas y torturas aplicadas a los cristianos? ¿Por qué las persecuciones diabólicas a las que fueron sometidos los cristianos en los países de la "Cortina de Hierro"? ¿Qué tienen que ver esas vejaciones, con el socialismo y bienestar del proletariado? ¿Por qué esa aversión al bautismo? sólo como ejemplo a los miles de casos que suceden: En Albania el sacerdote Esteban Kurti fue sentenciado a muerte por haber bautizado un niño; en China Comunista y Corea del Norte, los bautismos tienen que ser realizados en secreto. ¿Por qué este odio irracional a los ritos cristianos especialmente del bautismo? Para los ateos como declaran ser los comunistas; el bautismo no debería significar nada. Ser bautizado no debería causar ni perjuicio ni beneficio; sin embargo, se ensañan con todos aquellos que se atreven a practicar su religión. Esto es una prueba de que su ideología no está inspirada en el ateísmo sino en el satanismo. La persecución comunista contra la religión podría tener una explicación humana; pero la furia y odio con que tratan al cristiano, va más allá de la razón.

En el periódico comunista “Vetchernaia Moskva”, en una de sus editoriales escribieron: "Nuestra lucha no es contra los creyentes, ni siquiera contra los clérigos. Luchamos contra Dios para arrancarle los creyentes".
Esa es la verdadera razón del marxismo. Los crímenes del comunismo no tienen paralelo en la historia. ¿Qué otro sistema político ha matado sesenta millones de seres humanos como lo han hecho los soviéticos en medio siglo? Y otros sesenta y tantos millones fueron asesinados en China; por todo eso, no hay duda que el origen de esta ideología es diabólico, sobrepasa lo ordinario.

Estimados hermanos cristianos: No existen posibilidades de acuerdo entre el cristianismo y el marxismo. Aquellos que se proclaman cristianos - marxistas, se engañan o tratan de engañar a los demás. Bien eres de Cristo o del demonio, aquí no puede haber medias tintas; Jesús vino ha deshacer las obras del diablo (1 Juan 3,8).

El comunismo no sólo es política, sino una filosofía, un condicionamiento psicológico, una educación doctrinaria, una forma dirigida de vivir y una religión que promete utopía a sus devotos y en la que el Estado es adorado y reverenciado en lugar de Dios.

FREUD
Sigmund Freud, fundador del psicoanálisis, fue atraído por las teorías de Darwin; Freud creía que la raza humana actúa principalmente por placer, decía que todo empezaba y terminaba con el sexo, según sus teorías, el hombre vivía constantemente reprimido por las costumbres hipócritas de la sociedad, quien no le dejaba satisfaces sus deseos sexuales libremente; esta represión lo convertía en un ser infeliz y reprimido por existir un conflicto entre la búsqueda de placer y las reglas impuestas por la sociedad.

Por eso, el mundo estaba lleno de neuróticos, paranoicos y toda clase de enfermos mentales. Para Freud no había razón que explicara la existencia del hombre; tampoco había Dios y el hombre en sí no tiene meta específica que cumplir durante su existencia, en consecuencia todo le esta permitido. Con estas teorías Freud sentó las bases para que el mundo actual se convierta en una sociedad permisiva donde el libertinaje es la bandera que todos enarbolan, y como es natural, ésto encontró gran acogida entre los intelectuales, medios de comunicación y en toda la gente en general, quienes defienden el libertinaje confundiéndolo con la libertad.

CONSECUENCIAS FUNESTAS

Antes que Kant difundiera sus ideas, el mundo aceptaba la posibilidad de lo absoluto, tanto en el conocimiento como en lo moral; más, después de este, el llamado dictador filosófico Hegel dejó una herencia de brutalidad y violencia que invadió el siglo XX. Lenin, Stalin, Mao, Hitler, Musolini y los demás dictadores comunistas, siguieron estos consejos a la perfección.

Marx sentó las bases para que en la filosofía comunista crean que todo puede ser explicado y reducido a la materia; para ellos el materialismo es el principio y fin de la realidad, todo lo que existe es el resultado del movimiento incesante de las fuerzas de la naturaleza; por eso para ellos el mundo es el producto de accidentes acumulados no existen leyes, ni diseño ni diseñador (Dios); en la naturaleza hay solo materia y fuerza.

En suma, las ideas que estos hombres introdujeron, causó un impacto verdaderamente desastroso; desde que el hombre no tuvo una aparición especial en el planeta, tampoco tiene un destino especial. Y ésta es la clase de pensamiento que reina actualmente en el mundo entero. La humanidad se encuentra hundida en la desesperación, desorientada y confundida, con una conducta moral por los suelos y un comportamiento peor que el de los animales. Millones de seres humanos viven controlados bajo los sanguinarios regímenes dictatoriales de algunos países como la China, Corea, Cuba y hasta hace muy poco tiempo Rusia, o lo que era la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas que habían invadido y aprisionado muchos otros países; en donde miles de seres humanos han sido y son asesinados, masacrados, torturados, encarcelados con la más inhumana crueldad; porque para estos fanáticos seres dominados por Satanás la vida no vale nada y quienes no comulguen con sus erróneas ideas deben ser exterminados.

También existen países que bien podríamos decir que se encuentran en guerra civil no declarada, pues son miles los que mueren cada año victimas del crimen organizado, de ladrones asesinos y maniáticos; miles son los que viven en tal oscuridad y desesperación que prefieren quitarse la vida y miles los que se refugian en las drogas, para más tarde quedar convertidos en bazofias humanas, seres dominados por el vicio, sin voluntad y fácil presa del mal.

De igual modo la cizaña que Freud sembró, ha crecido rápidamente y ya la mayor parte de la humanidad está cosechando los frutos. En el mundo entero especialmente en los países industrializados se comenten toda clase de crímenes y faltas contra la ley, sin embargo a los transgresores se los consiente y se les busca excusas para sus crímenes, y se los defiende en el nombre de la ciencia moderna de la psicología.

Sólo en los Estado Unidos de Norteamérica cada 25 minutos hay un homicidio, los científicos del comportamiento humano tratan de explicar y hallar las causas de esta crisis de violencia, de infelicidad y desesperación, de la destrucción del hombre por el hombre. Más, todo es en vano; y no se dan cuenta que es consecuencia del modelo social y pensamiento dejado por Freud de permitir y consentir todos los desacatos habidos y por haber en nombre del modernismo, lo cual está llevando a la total desintegración de la familia y por ende de la sociedad.

Hablando otra vez de los Estados Unidos (por ser el modelo y expresión del resto de países) cada semana, más de 15000 menores de edad, huyen de sus casas, escuelas e instituciones; casi todos ellos para llevar una vida triste y degradante, porque para poder sobrevivir tienen que prostituirse. ¿Qué les lleva a tomar semejantes decisiones? El motivo principal es la falta de amor y comprensión de los padres; generalmente estos muchachos viven en casas en donde los padres se comportan como perro y gato, todo el tiempo peleando y discutiendo, casas donde en lugar de padres tienen a dos autómatas o humanoides que no irradian ni ofrecen, calor, ni afecto, ni amor. Muchos de estos padres piensan que el dinero arregla todos los problemas de sus hijos y donde sólo tienen tiempo para trabajar; por que su principal meta es llegar a tener mucho dinero, comprarse carros del año, vestirse con los últimos gritos de las moda, divertirse en bailes, borracheras, drogas y tener sexo con cualquiera que se presente, al igual que los mismos animales.

Existen gran cantidad de hogares, donde el padre y la madre llevan una vida de alcoholismo y drogadicción, casas donde vivir en ellas es un verdadero infierno, porque en ellas habitan, no seres humanos sino depravados y enfermos mentales que violan a sus propios hijos y familiares.
Y así con todas estas taras y desgracias que la humanidad sufre, los descendientes de Freud, todavía no quieren distinguir una sociedad libre de una sociedad de bestias cuyo ejemplo lo toman aun de los mismos animales, sino vean los últimos bailes modernos como el perreo, pues quienes lo hacen verdaderamente se portan como perros. Para éstos la disciplina es algo que ya pasó de moda, que es cruel y dañina; pero, ¡vaya vida la que pasan!

Actualmente, de cada 10 matrimonios 8 terminan en divorcios, a más tardar a los 2 años de haber contraído nupcias. Las orgías sexuales se practican a la orden del día, por toda clase de gente, no sólo por parejas solteras sino por matrimonios constituidos con la finalidad de intercambiar parejas. Y todas estas aberraciones lo cometen gente de toda clase social, especialmente aquellos que ha simple vista parecen ser buenos, honorables y con respetables profesiones.

Así mismo, existen templos dedicados al sexo, al masoquismo y placer. Lugares de reunión e instituciones sociales, políticas y religiosas de lesbianas y homosexuales; lugares de recreo donde se exhiben las más depravadas escenas sexuales entre humanos y animales.

Viendo todo esto, solo cabe preguntarse: ¿Qué se puede esperar de las enseñanzas de Freud? En el hombre todo empieza y acaba con el sexo, el placer es la meta; y con ello hay que combatir la infelicidad que siente la humanidad por reprimir sus deseos eróticos; para éste, tampoco hubo Dios, por lo tanto todo es permitido. Irónicamente en nuestro tiempo la influencia ética de Freud, la que dice que todo es permitido porque ese debe ser el camino natural del hombre para lograr la felicidad y libertad, ha crecido enormemente, dejando una secuela de degradación, desesperación, suciedad destrucción y muerte.

¡Vaya precio que pagan, por seguir las enseñanzas de estos sabiondos, el de arrastrarse por la inmundicia del pecado, la lujuria y el crimen! Mientras que su técnica del psicoanálisis, que se supone curaba las enfermedades mentales, se extingue cada vez más, sin embargo los sicópatas, maniáticos, locos y enfermos mentales en general, siguen aumentando, millones de personas visitan las clínicas de psiquiatras y psicólogos en todo el mundo, se gastan sumas increíbles de dinero para que estos expertos de la mente libren a esos infelices de sus males mentales. Pero, ¡que ironía! los mismos doctores de la mente, los que saben volver a la normalidad a una mente extraviada, son los que fácilmente caen en la locura y aún más, el porcentaje de suicidios entre estos profesionales es uno de los más altos entre todas las profesiones. ¿Cómo puede ser esto posible? ¿Será que por jugar con el mal, ellos mismos caen en la trampa? ¿Será que usan los medios equivocados para combatir el mal? Porque, ¿qué es una enfermedad mental? ¿Acaso no todos los males son producto del pecado? Los que acuden a las clínicas de psiquiatría lo hacen por meses y aún por años para lograr algún alivio, y eso que a veces nunca lo logran; más un arrepentimiento, una confesión, una suplica de perdón o una reconciliación, curan y alivian en segundos esos pesos enormes de remordimiento y culpa que los hombres de estos tiempos han dado en llamar enfermedades mentales.

Para terminar con este breve tema de las funestas consecuencias que han traído las ideas de estos hombres tan “sabios” diremos: que la humanidad y en especial la juventud a entrado a experimentar los peores momentos de crisis espiritual en su historia; por falta de disciplina, falta de moral y ética, falta de una educación religiosa verdaderamente cristiana y sobre todo por falta de amor a Dios.

La humanidad anda perdida, sin metas ni valores morales y espirituales, y por ello viven vacíos y desesperados, y para llenar ese vacío (que solo Dios puede satisfacer); se refugian en las drogas, en los placeres sexuales y materiales, en la música loca y lujurienta, en el crimen, en el esoterismo, en abominables cultos satánicos y en toda la gama de inmundicias que el enemigo ha inventado para el genero humano.

El Espíritu Santo, dice claramente que:

“En los últimos días muchas personas abandonaran su fe y obedecerán a espíritus mentirosos y seguirán las enseñanzas y doctrinas de los demonios, doctrinas difundidas por los embaucadores, hipócritas que tiene la conciencia muerta como si hubiese sido quemada con hierro candente”. (1 Timoteo 4, 1-2)

Pero también es necesario que nos demos cuenta que estamos en los tiempos de la gran oscuridad, porque las fuerzas del averno han tomado posesión del mundo, del que nos habla Juan en el Apocalipsis 9, 2.

SIGNOS DE LOS TIEMPOS Y SEÑALES DE ALERTA

Yahvé como Dios y Señor del universo, sabe de antemano todo lo que pasará en el futuro y lo que el enemigo tratará de hacer para seguir haciéndole la guerra. Por eso aparte de haber enviado hombres para que anunciaran el advenimiento del Mesías, también les dio visión del futuro para que a través de sus escritos la humanidad sepa de antemano a que atenerse, que es lo que deben hacer y en quien deben confiar. Este SOBREAVISO, no solo lo dieron los profetas miles de años atrás, sino que también el mismo Jesucristo y sus seguidores hablaron claramente de las cosas que sucederán, recalcando los horrores que el gobernante de las tinieblas llegará a realizar.

Dios desde hace mucho tiempo ha previsto y puesto en alerta a la humanidad, para que estén preparados para cuando estas cosas sucedan.

“Cuando ven las nubes venir por el oeste, inmediatamente dicen que va a llover, cuando sienten el golpear del viento del sur, dicen que va hacer calor y eso pasa. ¡Hipócritas! Pueden mirar al cielo y la tierra y predecir las condiciones del tiempo.
¿Porqué entonces no queréis entender el significado de la situación presente? (Lucas 12, 54)

No se puede pedir señales más claras del acercamiento de la Segunda Venida de Cristo. Basta leer en los periódicos para darnos cuenta que la tribulación final ha empezado. En la India y África, millones de seres humanos mueren de hambre, todas las naciones del mundo experimentan un aumento acelerado de crímenes, se cometen las peores atrocidades imposibles de describir, la inmoralidad se esparce por doquier, los homosexuales y lesbianas aumentan como mal fermento; forman organizaciones sociales, políticas y religiosas y hasta tiene el descaro de afirmar que Cristo fue como ellos; hombres y mujeres se prostituyen desde niños, la pornografía avanza como herida putrefacta destruyendo millones de vidas; los padres abandonan a sus hijos y los hijos huyen de sus casas; las drogas invaden a casi todos los hogares, el sexo ya no es considerado como algo reservado para el matrimonio, sino que al igual que los animales se lo practica en donde sea, como sea y con quien sea; los divorcios son mas comunes y frecuentes que ya nadie piensa que es una trasgresión contra la ley de Dios. Millones de criaturas indefensas son asesinadas anualmente por medio de la abominable práctica del aborto, ¿En qué clase de animal se ha convertido el ser humano que mata a sus propios hijos? Los enfermos mentales y los crímenes más horribles aumentan cada vez más; el odio racial se incrementa, los pobres se vuelven más pobres y los ricos más ricos, el terrorismo cunde en casi todos los países; el narcotráfico con ser la actividad más baja, sucia y criminal, es la más lucrativa y por ende la que más adeptos gana cada día; aparecen nuevas formas de enfermedades desconocidas, como el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, mas conocida como SIDA, que esta cobrando miles de vidas de no sólo gente culpable sino también inocente; digo culpables por que sabido es que esta plaga mortal apareció como consecuencia de las aberrantes prácticas de los homosexuales.

La apostasía religiosa se esparce con gran pujanza, aparecen nuevos maestros que ya no predican el amor, la humildad y la paz, sino la guerra, la soberbia y el odio e increíblemente a eso también le llaman amor, como sucede con los seguidores de la teología de la liberación que propugna el odio y la destrucción cuando dicen: “Se ama a los opresores, combatiéndolos...” etc. J. Girardi – “Amor Cristiano y Lucha de Clases”.

“Se levantaran muchos profetas que engañaran a muchos”. (Mateo 24,11).

Las ciencias ocultas y la magia cobran realce, nunca como ahora en cualquier lugar, cualquier ciudad de cualquier país, encontrará la enorme proliferación de centros de curanderos, hechiceros y brujos que le curan todos sus males y le predicen su suerte, e incluso por la misma televisión hacen propaganda y le invitan a llamarlos para que le engañen de la forma más descarada. La tierra, el aire y los mares contaminados; terremotos y guerras nunca faltan y los rumores de una guerra nuclear que destruirá a casi todo el planeta son cada vez más preocupantes.

“Oiréis hablar de guerras y rumores de guerras, se levantará nación contra nación, reino contra reino, habrán hambres y terremotos, pero todo esto es solo el comienzo de los dolores”. ( Mateo 24, 6).

De esta profecía, bien podríamos decir que ya se dio con la Primera y Segunda Guerra Mundial, más las otras guerras que han seguido: Vietnam, Corea, Irán, Afganistán, Yugoslavia, Irak y otras.

Cuando Juan Bautista estaba en prisión tuvo ciertas dudas, sobre si Jesús era el Mesías; entonces envió dos mensajeros a preguntarle: ¿Eres tú el que ha de venir o esperamos a otro? Jesús contestando les dijo:

“Díganle a Juan lo que han visto y escuchado, los ciegos ven, los cojos caminan, los leprosos son curado, los sordos oyen, los muertos resucitados y las buenas nuevas predicadas a los pobres”. (Lucas 7 – 18)

Estos eran los signos más visibles descritos en las profecías para saber que el que hacía estas maravillas no podía ser nada menos que el Mesías prometido; muchísimas personas de ese tiempo veían lo que Jesús hacía y lo que estaba pasando; sin embargo como ciegos no querían creer en lo que estaban viendo.

Actualmente el paralelo de las profecías de la primera venida de Cristo con la segunda venida no puede ser más claro. La situación actual en el mundo es exactamente la descrita por Cristo y los profetas; sin embargo seguimos siendo ciegos y tercos al no darle importancia a lo que está sucediendo, estamos en plena vigencia de lo profetizado; los dolores y maldades desatadas no podrían ser más claros y patentes.

¿Desean más datos de lo que sucede en el mundo para que tenga una mayor visión de la claridad de estos signos o señales de los tiempos? Veamos: Desde 1990, los terremotos y volcanes, se han incrementado y han tenido una actividad increíble en lugares tan inusuales como Holanda y Cuba; afectando áreas sísmicas en Japón, China, Birmania, Perú, Costa Rica, Colombia, Nicaragua, Ecuador, Chile y California en USA y Alaska. Por último como para que nadie lo dude, en enero del 2005 ocurrió el peor desastre mundial que afectó a varios países asiáticos con más de 300,000 muertos causados por un tsunami.

El volcán filipino Monte Pinatubo, entró en erupción y ha causado más daño a la capa de ozono que todas las chimeneas industriales y escapes de automóviles juntos. Las inundaciones y tormentas han sido monstruosas en Argentina, Uruguay, Chile, Cuba y en varios estados de la Unión Americana con cientos de miles de evacuados. Luego se ha sucedido uno de los mayores conflictos armados en Bosnia-Herzegovina, región donde está Medjugorje y en donde han muerto más de 60,000 personas en sólo 100 días de guerra civil; cientos de miles han perdido sus hogares, hay miles de niños huérfanos y las atrocidades en los campos de concentración son peores que en la Segunda Guerra Mundial. Además de Bosnia, hay guerra en Georgia y Osetia, Armenia y Azerbaiyán, en varios países de África, Afganistán. La violencia civil y terrorismo a cobrado miles de muertos en Sudáfrica, Colombia, Perú, Irlanda, Bolivia. Brasil. En Zimbabwe, África, más de 650 mil personas, están infectadas de SIDA, cifra que es casi común en varios países Africanos donde mueren un promedio de 15 mil personas semanales. Muertos por cólera en América Latina pasan de los 5 mil con más de 850 mil infectados. En Somalia mueren 5 mil personas diarias de hambre. La violencia, el crimen, la drogadicción, los suicidios, la prostitución han aumentado vertiginosamente en estos últimos años y en todas las ciudades del planeta. Estos son sólo algunos de los principios de los dolores, que estamos experimentando para que se den cuenta que el tiempo está cerca.

En sí, hemos entrado en la cuenta regresiva del fin de los tiempos; pero no lo queremos creer porque preferimos ocupar nuestro tiempo en las diversiones, en cosas profanas y superficiales y materiales. “Los hombres no lo ven, porque tienen sus corazones llenos de cosas mundanas” (María Baltorta – El Hombre Dios). No queremos pensar que Cristo esta por llegar; porque la soberbia que hay en nosotros nos hace pensar que aquellos estupendos planes que queremos realizar en el futuro podrían ser interrumpidos, y aunque vivamos en la miseria y en el dolor no queremos que nadie venga a molestar. ¡Verdaderamente increíble! ¡Qué necedad más grande el tratar de poner oídos sordos a la noticia más grande e importante de todos los tiempos! “Jesús Rey, regresa” a destruir de una vez por todas al mal y a regenerar la tierra a volverla a su estado de armonía como antes, como cuando no había desorden ni dolor, ni muerte. ¡Cristo vuelve a poner orden, bienestar y felicidad en toda la Tierra!

Por eso hermano/a: ¡Alégrate, regocíjate, que está cerca tu salvación!

“Estén alerta y oren para que ustedes tengan la fuerza necesaria para salir salvos de todas estas cosas que pasarán”. (Lucas 21, 36)
“Piensen en la higuera: cuando ven que las hojas empiezan a nacer, sabrán que el verano está cerca; de la misma manera, cuando vean que estas cosas empiezan a suceder sabrán que el reino de Dios está cerca”. (Lucas 21, 29)

¿EXISTE UNA IGLESIA FIEL A CRISTO?

No es mi intención herir susceptibilidades de los hermanos separados de la Iglesia Católica, pero creo es necesario que también se hable de este asunto tan embarazoso, pues también recae sobre nuestras conciencias si no lo hacemos, a pesar de todos los argumentos que puedan tener en contra de ella, (La Iglesia) Creo que muchos recapacitarán y volverán a la Madre de donde salieron.

“Se levantarán falsos profetas y falsos Mesías y harán señales y prodigios para inducir a error, si fuese posible aún a los elegidos, pero vosotros estad sobre aviso, de antemano os he dicho todas estas cosas para que estén preparados (Marcos 12,22)
Una vez en norteamérica, país cosmopolita, estando reunidos a la hora del descanso en un centro laborable en el que habían obreros de diferentes nacionalidades, tocando el tema de las religiones, un obrero iraní de religión musulmana hizo el siguiente comentario: Uds. Los cristianos solo viven peleando, discutiendo, criticándose y dividiéndose, mientras que con nosotros no sucede tal fenómeno, a lo que los demás obreros de diferentes religiones reafirmaron que eso era cierto; ellos no experimentaban tales divisiones como se produce con los cristianos que tienen un sin numero de iglesias, credos y sectas. En la actualidad sobrepasa la increíble cantidad de veintiún mil sectas que se llaman cristianas en todo el mundo y cada una de ellas clama ser la verdadera

Pensando en tales comentarios la religión cristiana es la única que desde su origen vivió bajo innumerables ataques, persecuciones, cismas y divisiones; algunos se opacaron y otras cobraron realce. Las palabras del iraní tenían mucha razón, en especial la ultima: “dividiéndose”. Esta palabra dividir tiene bastante significados si es que analizamos lo que haría un guerrero o estratega si tiene que combatir a un numeroso y poderoso enemigo, lo primero seria crear confusión y luego tratar de dividir, así el combate es mas fácil y exitoso. Justamente esto es lo que viene haciendo el enemigo de Cristo; confundiendo a los cristianos, usando la naturaleza caída del hombre, instigando a la avaricia, soberbia, lujuria, deseos materiales, etc.

¿Por qué los seguidores de otras religiones no cristianas no experimentan tantas divisiones y disputas, como los cristianos? Fácil es de ver esta situación. Si tomamos en cuenta las palabras de Jesús:

“Todo reino dividido contra si mismo, será desbastado, y caerá casa sobre casa. Si Satanás se hallara dividido contra si mismo. ¿Cómo se mantendría su reino?”.
(Lucas 11:17)

Pues bien, ¿para que va a dividir o a atacar las otras religiones si ya forman parte de sus legiones? Al contrario son instrumentos para que expandan el error y la falsedad por el mundo entero.

Satanás ataca en las mismas filas de la cristiandad, desde el comienzo de la Iglesia; sabemos todos los desordenes que hubieron en la Iglesia, empezando con las herejías, luchas por el poder, contradicciones, inmiscuida en la política, en la promiscuidad e inmoralidad, el error y fanatismo que llevo a los cismas, a las llamadas guerras santas, a la inquisición; incitando al odio entre los mismos que se dicen cristianos. Situación que aun hoy persiste en algunos lugares como Irlanda del Norte donde los católicos y los anglicanos se odian a muerte ¿Cómo puede alguien decir que es cristiano y odiar a sus hermanos? Si con ello están incumpliendo el mandato principal de Jesús que recomendó en repetidas ocasiones:

“Y ahora les dejo un mandamiento nuevo: Amaos los unos a los otros como yo os he amado, si ustedes se aman de verdad, sabrán que son mis discípulos”. (Juan 13,34)

Luego también nos dice: “Hermanos no se critiquen unos a otros. El que habla en contra de un hermano juzga mal de él, habla en contra de la ley o juzga en contra de ella. Y si tú juzgas a la ley, ya no la cumples, sino que te haces superior a ella. Pero uno solo hizo la ley y a la vez puede juzgar. El que es capaz de salvar o de condenar, pero, ¿quien eres tu para juzgar al prójimo?
(Santiago 4,11-12)

Actualmente el antagonismo y rivalidad entre las iglesias y sectas que se dicen cristianas, sigue siendo un grave problema, pues causa discordia y resentimiento entre los cristianos, que deberían tratarse como hermanos. No creo que ninguna secta religiosa sea la única y verdadera donde sus feligreses tengan garantizada su salvación, como tratan de dar a entender sus dirigentes. La salvación no se encuentra en la secta o iglesia a la que se pertenece, si no en la fe y comportamiento de cada individuo, pues al final se verán muchos santos que en vida asistieron a diferentes iglesias ya sean protestantes, ortodoxas o católicas. Pero, hay sectas que piensan ser las únicas privilegiadas con la verdad y que tienen el pase de entrada al reino de los cielos; pero estos pobres, sólo hacen daño a la cristiandad, despiertan un sentimiento de lástima y pena, porque no están siguiendo a Cristo como dicen, sino más bien al enemigo de Dios.

En lugar de enseñar a practicar lo que le Maestro dijo, de amar aún a los enemigos, éstos enseñan a odiar a sus mismos hermanos, simplemente porque no pertenecen a su secta. Tristemente he visto como algunas sectas protestantes han caído tan bajo y sucio al instigar un profundo odio contra el Papa y la Iglesia Católica, le llaman el Anticristo, el demonio en persona, prostituta del Apocalipsis, la gran Babilonia, etc. y no contentos con esto inventan también un sin número de ridículas mentiras, como; que el Papa es el jefe de la CIA. Que el Papa controla los bancos de todo el mundo, que el Papa controla a la política y a los gobernantes de EE.UU. y demás países del mundo, que el Papa tiene tratos y convenios con importantes organismos judíos para controlar al mundo, que el Papa es dueño de una fábrica de anticonceptivos. Ante todas estas manifestaciones de odio y hostilidad contra la Iglesia Católica y su jefe espiritual, me preguntaba:

¿Por qué la Iglesia Católica es la más asediada, odiada y atacada? Nadie ataca a los musulmanes, ni a los budistas, ni a los hinduistas, ni a los mormones u otras denominaciones seudo cristianas. Nadie ataca a los anglicanos, ni a los bautistas, ni a los episcopales, ni a los luteranos. ¿Por qué ese odio inexplicable contra la Santísima Virgen María, contra el Papa y la Iglesia Católica? ¿Quién está detrás de este odio ¿No será que ésta es la Iglesia fiel de Cristo? ¿Y, por eso ese afán de desprestigiarla sea como sea? – ¡Claro que así es! La Iglesia Católica, con todas sus deficiencias que pueda tener (porque esta llevada por hombres), es la única y verdadera Iglesia que dejó Jesús; de ahí el odio y ataque sistemático hacia ella, por parte de Satanás a través de sus secuaces disfrazados de sectas cristianas, de intelectuales, gnósticos, políticos, etc.

Sabemos muy bien que el odio y la violencia son pasiones bajas, oscuras y negativas que provienen del demonio; entonces... ¿No será que es el mismo Satanás quien habla por boca de estos falsos pastores? Es muy raro que muchas de estas sectas se empecinen y ensañen con tanto odio, sabiendo que de la Iglesia Católica salieron las demás y que ésta a pesar de todos sus defectos y errores que pueda tener, es la más fiel guardiana de la enseñanza del Maestro Cristo Jesús. ¿No es, acaso la Iglesia Católica la que se opone a la criminal práctica del aborto? ¿A la pagana costumbre del divorcio, al aberrante homosexualismo y a toda clase de inmundas hechicerías e inmoralidades?

No hay duda que estos empecinados ataques hacia la Iglesia Católica provienen del enemigo de Dios, porque es la verdadera Iglesia de Dios. Por ello, hasta el marxismo-leninismo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, (también una fuerza satánica disfrazada de política social) al ver que ésta era una fortaleza espiritual y el principal impedimento intelectual para difundir sus erróneas doctrinas comunistas, lanzó uno de los ataques más devastadores contra ella. Infiltró dentro de la Iglesia a cientos de agentes entrenados por la KGB en todo el mundo, los cuales resultaron ordenándose de sacerdotes católicos. A los pocos años, del seno de la Iglesia, salían doctrinas de demonios disfrazadas de ideologías humanitarias, caritativas y socialistas. Entre ellas y la más difundida en todo el orbe, la famosa Teología de la Liberación, que no es otra cosa que el marxismo disfrazado de cristianismo. Pronto la Iglesia se vio tambaleante, dentro de ella no solo estaban los infiltrados, sino que ahora contaban ya con cientos de adeptos que habían sacado de los nuevos seminarios donde tomaron las riendas, llegando algunos de estos agentes a ocupar importantes cargos jerárquicos como obispos y me imagino que hasta cardenales debe haber. Los nuevos curas que llevaban un nuevo enfoque seudo cristiano no dudaron en ser parte activa de la política e incluso participaban en las actividades subversivas, guerrilleras y terroristas.

La crisis de la Iglesia Católica es grave, el demonio ha logrado herirla por el lado de la política arrastrando a miles con el cuento de “La Opción por los Pobres”, y como si esto fuera poco, también los ha revolcado con las pasiones sexuales de toda laya y forma; dos poderosas fuerzas inherentes en el hombre y Satanás sabe sacar provecho de ello. Como consecuencia existe un enfriamiento muy extenso dentro de ella, empeorado por la conducta inmoral y deshonesta de muchos de estos curas que fueron educados con el enfoque marxista.

“Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Más el que persevere hasta el fin ese será salvo”. (Mt. 24, 12).

En 1914, este ataque, fue puesto sobre aviso por la mismísima Virgen María, cuando se apareció en Fátima a tres pastorcitos y advirtió sobre todos estos errores que iba a difundir Rusia y por ello recomendaba que el mundo católico debería acercarse a Dios de todo corazón, que se practicara más la oración, que se consagre a Rusia a su Sagrado Corazón. Sin embargo, parece que no se le dio mayor crédito a sus recomendaciones y por ello sucedió todo lo que ahora estamos viendo.

En estos tiempos del final, la Iglesia continuará sufriendo un gran vacío y enfriamiento por la falta de fe y amor a Cristo y al prójimo por parte de sus dirigentes, clérigos y feligreses.

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que tienen cauterizada la conciencia”. (1Tim.4, 1).

El ataque que dirige el demonio en estos tiempos es frontal y encarnizado, especialmente contra la Iglesia, pues sabe bien que tumbando un cura o una monja, pierde a miles de almas escandalizadas por la conducta de estos pobres que han caído en desgracia.

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernantes de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Ef. 6, 12).

Sin embargo, no hay que perder las esperanzas, Jesús mismo nos dijo:

“No prevalecerán las puertas del infierno, sobre mi Iglesia”. (Mateo. 16,18)

Y eso mismo ha sucedido a través de los dos mil años que la Iglesia Católica esta en función, muchas han sido las crisis por las que ha pasado pero de todas ellas ha salido bien librada y eso es una señal más para darnos cuenta que ella es la Iglesia verdadera, muchas han sido las veces que se ha visto amenazada con cismas, luchas e intrigas internas, por el poder, fanatismos e infiltraciones de gente inescrupulosa y malvada que no dudaron un instante de infiltrarse como curas para conseguir sus medios ilícitos. Ahora se ve claro, que todos estos ataques han sido ideados y puestos en práctica por ese poder maligno del enemigo de Dios con el único fin de destruirla.

Pero, Dios nunca la dejo desamparada, si por un lado el demonio infiltraba corrupción; por otro lado Dios suscitaba, innumerables hombres buenos que reparasen lo destruido y continuaran con su obra; así aparecieron los llamados santos y santas como: Ignacio obispo, Agustín de Hipona, Gregorio Magno, Isabel de Hungría, Francisco de Asís, Clara de Asís, Antonio de Padua, Teresa de Ávila, Juan Bosco, y los cientos y cientos de santos, verdaderos amigos de Jesús, enumerados en el Santoral Católico.

Así mismo, como ya había mencionado anteriormente; la Virgen María, en su aparición advirtió que el Papa y la Iglesia tendrán que sufrir mucho, pero que al final, triunfará su Sagrado Corazón.

Este tema, de la Iglesia de Cristo, estoy seguro que no ha sido del agrado de muchos lectores, pues es muy posible que no comulguen con la Iglesia Católica por diferentes motivos, ya sea por pertenecer a otra denominación o por el escándalo y mal comportamiento de algunos de sus miembros, (cosa que también ya hemos explicado el motivo principal); pero no soy yo quien tal vez por fanatismo trate de defender a ésta en desmedro de las otras denominaciones, sino que es el mismo Jesús quien nos da la pista para saber cual es la verdadera Iglesia.

En cierta ocasión cuando Jesús les estaba diciendo que tuviesen cuidado porque cerca del final vendrán muchos que se harán pasar por profetas y hasta por el mismo Mesías para confundir y dividir a los feligreses, los apóstoles le preguntan:

“Señor, ¿cómo sabremos quién es verdadero y quien es falso?”. Jesús les contesta: “Por sus frutos los conoceréis”. (Mateo 12,34)

Y También les dice:

“En esto conoceréis que sois mis discípulos, en que os améis los unos a los otros” (Juan 3,11)

Con tales respuestas, es fácil de analizar y ver quiénes son las sectas que han aparecido últimamente. ¿Será que aquellas que aparecieron desde hace 500 años y que se siguen multiplicando a raudales son las verdaderas como claman a viva voz? Si fuese así... Entonces, ¿que pasó con la Iglesia que dejó el mismo Jesucristo? ¿Acaso Jesús cambió de parecer y dijo: voy fundando otras iglesias porque la primera que deje ya no me gusta? ¡Veamos... solo un ciego, como aquellos que no quieren ver ni darse cuenta sostendrían estos argumentos sin ningún fundamento!

Por último, la prueba más contundente para saber si una iglesia es verdadera o falsa, son sus frutos, y el fruto principal es el amor al prójimo y la caridad que demuestre el cristiano en su vida personal o la Iglesia como institución. No basta decir a alguien: Yo te amo y después no hacer nada por demostrarlo, como hacen muchos predicando la Palabra de Dios a los enfermos o a los hambrientos, diciéndoles: ¡Dios les ama, conviértanse! y no le ofrecen ningún alivio para sus necesidades. Imagínense a un pobre desamparado que se muere de hambre o un pobre enfermo que se muere de dolor y que le digan que Dios le ama, sin darle un pan para saciar su hambre o una medicina para aliviar su dolor, y lo que es peor algunos sinvergüenzas todavía les dicen: entrégame tus diezmos y el Señor te dará el ciento por uno. Están viendo que no tienen y aún así se empecinan en quitarles lo que no tienen... ¿Así se dicen cristianos? Y, es casualmente allí donde viene a confirmarse lo de: “Por sus frutos los conoceréis”.

Gracias a Dios, los católicos tienen muchísimos ejemplos de caridad y santidad cristiana, siendo el más reciente y contemporáneo el de la Madre Teresa de Calcuta, quien aunque ya falleció, su obra de caridad y santidad se ha difundido por muchos países del mundo para bien de muchos niños, pobres y enfermos de toda clase.

Ahora bien, ¿qué Iglesia aparte de la Católica, se ha preocupado por el bienestar de los más pobres, de los desposeídos, de los enfermos, de los presos, de los que no tienen educación, de los huérfanos y de muchos otros problemas que afectan a la sociedad en general?
¿Cuántos hospitales, cuántos asilos de ancianos, cuántas escuelas, colegios y tecnológicos, cuántos orfanatos, cuántas casas para la juventud y cuántos comedores para los indigentes, tienen las otras iglesias que claman ser las verdaderas?

Una vez le dije eso a un hermano de los llamados Testigos de Jehová, ¡ha...! me dijo: es que nuestro apostolado se limita a llevar la Palabra de Dios, para que todos la conozcan, eso mandó Jesús y eso estamos haciendo, pero lo que este señor no se daba cuenta es que Jesús nunca predicó sin hacer primero el bien, por todo lugar donde El iba, curaba enfermos, resucitaba muertos, daba de comer a la gente, perdonaba los pecados, enseñaba a orar e hizo un sin fin de milagros más. Este señor también se olvidaba de la Regla principal del cristianismo el de “Amarse los unos a los otros como si fuéramos hermanos”. Predicar es fácil, cualquiera con un conocimiento regular de las Sagradas Escrituras sale y predica. Lo difícil es: ¡Limpiar los cuerpos asquerosos purulentos de llagas incurables y de excrementos pestilentes de los ancianos de los asilos y enfermos de los hospitales atendidos por las monjas o hermanos católicos! ¡Atender a los locos, a los enfermos mentales, drogadictos y enfermos de SIDA! O sea a los hermanos que el mundo los considera como la escoria de la sociedad. ¡Eso, es cristianismo! Si en tu Iglesia no existe ese amor y dedicación a los más pobres, entonces ten por seguro que no estas en la iglesia correcta.

Otra hermana separada de una de las miles de sectas que hay, me dijo: Es que nosotros no tenemos dinero como los católicos para poner hospitales, asilos o comedores. La madre Teresa de Calcuta empezó su obra con cero centavos en su cuenta, sólo llevaba un amor muy grande a Cristo Jesús y a sus hermanos los más necesitados. Y así como ella casi todas las obras que existen en el mundo han nacido con cero centavos en las cuentas de estos verdaderos frutos del Espíritu Santo

“No todo el que diga Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre” (Mateo 7,21)

Por último:

“Los hijos de Dios y los del diablo se reconocen en esto: El que no obra la justicia no es de Dios, y tampoco el que no ama a su hermano”. (1Juan 3,10)

Si aún no estas convencido de esto, te sugiero leas el Evangelio de Mateo 31, referente al Juicio Final y verás en base a que comportamiento juzgará Jesús.

FALSAS SECTAS Y RELIGIONES

Existen miles de iglesias que dicen ser cristianas, pero en lugar de seguir las enseñanzas de Cristo, siguen sus propios deseos y pasiones; con doctrinas que sin ningún escrúpulo o vergüenza apartan las enseñanzas y mandatos que no les conviene para seguir más fácilmente sus debilidades. ¿Cómo pueden considerarse ser discípulos del Maestro si contradicen al Maestro? Muchas de estas iglesias se crearon, no por los errores que la Iglesia Católica hubiese cometido, sino por pasiones humanas, como la soberbia, ambición y fornicación.

En cada ciudad de los Estado Unidos de Norte América hay cientos y cientos de templos de todo tipo, en especial las llamadas cristianas, que no sabiendo ni que nombre ponerlas, adoptan los nombres de las calles en donde están situadas, templos cuyos pastores son borrachos, adúlteros, ladrones, homosexuales, mentirosos. Iglesias donde hablan blasfemias, iglesias de racistas que odian lo que no sea de su color o condición social, iglesias de homosexuales y lesbianas; iglesias donde se practican horribles mentiras como las curaciones milagrosas; iglesias que se dicen guiadas por el Espíritu Santo, pero que en realidad más parecen estar bajo la influencia del demonio, por las repugnantes convulsiones a que quedan sujetos hasta quedar en trance. ¡Qué monstruosas prácticas, mentiras y blasfemias se atreven a decir en el nombre de Dios! Y, esos son los que van por todo el mundo incentivando la fundación de más sectas.

¿Por qué hay tanta proliferación de sectas y creencias diversas? Porque Satanás, el padre de la mentira anda suelto. Juan en Apocalipsis, nos dice que después que Cristo ofrendó su vida y rescató a la humanidad, encadenó a la serpiente, al demonio, por mil años, al cabo de los cuales habrá de ser soltado por poco tiempo (Ap. 20, 2-3). Precisamente estamos en ese tiempo. Satanás ha sido soltado, y sabe que le queda poco tiempo por ello trata de hacer el mayor daño posible, incentivando la proliferación de sectas que dividan y aparten a la gente de la verdadera Iglesia.

Todo lo que los profetas y Jesús dijeron, se está cumpliendo al pie de la letra. Conforme el tiempo avanza el decaimiento moral y espiritual es cada vez peor; en especial con las personas que creemos deberían ser ejemplares y religiosas, pero éstas aman más al dinero y a las cosas materiales que a la Doctrina de Cristo a la que dicen pertenecer; examinándoles con detenimiento, veremos que casi todos estos falsos ministros se desenvuelven no con fines espirituales, sino con fines comerciales, materiales y lucrativos, los mismos que viven en mansiones rodeados de toda clase de comodidades; mientras sus ignorantes seguidores les aportan millones de dólares.

“Porque vendrán tiempos cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Tm. 4, 3).

“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia” (1 Tm. 6, 3-5).

En suma el que manda ahora en cualquier aspecto de la vida social, política y religiosa, es el señor dinero; la mayoría de pastores no son ministros servidores de Dios, sino del mundo y sus pompas. He visto, a algunos de ellos, predicar la caridad y a los pocos minutos negar posada a un extranjero; ministros o pastores millonarios que cuando alguien les pedía ayuda se tornaban violentos o tristes como si algo de su propio ser se le fuera a quitar; ministros hinchados de soberbia y engreimiento; pastores protestantes que después de hacerse de predicar a Cristo, huían robando el dinero de sus propios centros de trabajo; pastores que aparte de tener sus esposas, faltando a sus votos de fidelidad, descaradamente conviven con las amantes o queridas.

En fin, en las sectas se ven y se verán las cosas más escandalosas y malignas. Hace algunos años sucedió uno de los casos más terribles y funestos de la historia de estas sectas; el reverendo Young de los EE.UU. trasladó su iglesia a una de las Guayanas, se atrevió a afirmar que él era Dios y de obrar curaciones milagrosas (que por cierto fueron preparadas y fraudulentas), luego se apoderó de todas las propiedades y bienes inmuebles de sus feligreses, a los que obligó a donarlos a su organización, bajo el pretexto que en el paraíso a donde él los llevaba no lo necesitarían. Cuando la ley tomó cartas en el asunto y enviaron gente a investigarlo, éste dio órdenes de que se los elimine; luego obligó a todos sus seguidores a suicidarse, quitándose también él la vida.

Este no es el único caso, después se han sucedido otros como el de los Dadivianos en Texas y sucede en pequeña escala en todos los lugares, ciudades y países donde operan estas sectas aparentemente cristianas pero cuyo padre es Satanás.
Sin embargo, no, nos toca a nosotros juzgarlos, sino a Cristo quien fue el que dijo:
“No todo el que dice: ¡Señor, Señor!, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos. “Muchos me dirán en aquel día: ¡Señor, Señor!, ¿no profetizamos en tu nombre y en nombre tuyo arrojamos los demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Yo entonces les diré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de iniquidad”
(Lucas 13, 21)

Todos estos comentarios anteriores los he tenido que escribir, no con un afán de criticar y juzgar, sino de informar sobre estos últimos acontecimientos; y sobre todo para que tal vez alguno de estos clérigos y religiosos que van por el mal camino, se den cuenta y vuelvan a enmendarse, y sobre todo dejen de engañar a la gente y de causar división en la Iglesia del Señor.

Ustedes tienen ahora la forma descrita por Jesús para discernir que religión es buena y cual no; saben que en estos últimos tiempos proliferarán las religiones impulsadas por los espíritus del error arrastrando a millones de incautos e ingenuos individuos.

En el tema anterior de los sabios de este mundo, vimos que sus ideas y enseñanzas como: La crítica a la Palabra de Dios. La filosofía de la supervivencia de los más fuertes. La libre expresión del libertinaje. La propia individualidad o egoísmo que se promueve. La teoría marxista. La teoría de la evolución que hoy todo el mundo la acepta como cierta. El sexo libre. La confusión de pensamientos. La represión en masa; etc. Se encuentra en pleno apogeo y como consecuencia de ello el mundo vive ahora la más negra pesadilla de todos los tiempos. Entonces, quien se deje embaucar será por necedad y no por falta de información.

FALSAS ALARMAS

¿Se acuerdan del cuento del pastorcillo mentiroso? ¿No? Bien... se lo recuerdo: Dicen que había un pastorcito que todos los días iba a pastorear sus ovejas en un monte cerca del poblado donde vivía. Un día, el pastorcito, gritó: ¡auxilio! - ¡auxilio!... ¡el lobo, el lobo, me ataca...! ¡Se lleva mis ovejas...! Los aldeanos desesperados corrieron a defender al pastorcillo, pero cuando llegaron junto a él, éste se echó a reír... diciéndoles que era una broma. Así sucedió como tres veces, y la gente acudían, en su auxilio, pues pensaban: ¡De repente esta vez es cierto...! Pero a la cuarta vez, nadie acudió, pues creían que se trataba de una broma más de aquel muchacho mentiroso. Sin embargo esa vez si fue cierto, el lobo había atacado el rebaño del pastorcillo, pero ya nadie creía y nadie subió a defenderlo.

Exactamente igual está sucediendo con la segunda venida de Cristo. Muchas sectas y gentes influenciadas por Satanás han dando esta alarma falsa y mentirosa, con la finalidad de crear incertidumbre, incredulidad, duda y por último desinterés; para que al final todos se descuiden y cuando verdaderamente Cristo venga nadie lo reciba.

CAPITULO TERCERO

LA CUENTA ATRÁS


El 16 de julio de 1969, tres hombres, Armstrong, Aldrin y Collins, un poco nerviosos y en sus respectivos asientos de la nave espacial Apolo 11, escuchaban la cuenta regresiva transmitida desde la base de control de Houston; cada vez que se decía un número se acercaban más al cero, al preciso momento en que la nave despegaría con enorme estruendo y velocidad hacia su destino, la luna en donde tenían que caminar, explorar y coger muestras del satélite terrestre.

Para poder entender el final de este mundo corrupto, pondremos el ejemplo de la cuenta regresiva que se usan para los viajes espaciales. La tierra está haciendo un viaje espacial durante el cual el enemigo de Dios y el hombre, está al mando de la nave y levantará millones de hordas salvajes, confundiendo, corrompiendo y ocasionando el caos y casi la destrucción total, tanto de la misma nave como de todos su tripulantes y pasajeros, en un afán desesperado por mantenerse al mando de este navío.

Casi cerca del final del viaje, Cristo, comandante en jefe por derecho de esta nave; tomará posesión de ella, venciendo a los ejércitos del mal, luego al final, después que esta nave espacial que es la tierra haya pasado de las manos del mal que lo llevaba a la deriva y a la destrucción; hacia las manos del bien, llegará finalmente y nuevamente a su destino, Dios, del que se alejó miles de años atrás.

En algunos países y en varias ocasiones se han dado casos que grupos de personas, han ido a los montes y despoblados porque algunos charlatanes los alarmaron diciéndoles que el fin del mundo era para tal o cual día; pensado que fuera de las ciudades tal vez llegarían a salvarse. Más, estas gentes no tienen ni la menor idea de cómo serán los sucesos del final.

El conteo final, hace ya tiempo que ha empezado… Pero, ¿en qué nos basamos para hacer tal afirmación? Porque, no podemos, ni debemos caer en el mismo error de las sectas.

Pues bien, las señales que los profetas, Cristo y los apóstoles han dejado escritas acerca de este suceso son claras y precisas; porque se irán desarrollando por etapas y hechos que ya hemos empezado a vivirlos y presenciarlos; como por ejemplo: El renacimiento de Israel. El armamentismo y odio que se incrementa en los países árabes contra Israel y Estados Unidos. La unificación de Europa. El decaimiento moral de la sociedad. El adelanto actual de la ciencia jugando a ser dioses, manipulando el ADN y manipulando los embriones humanos y después desechándolos como material inservible. La aparición de nuevas enfermedades mortales como el SIDA. Los millones de seres humanos indefensos asesinados cada día por el aborto. La situación política y moral de EE.UU. Rusia y otros países. La proliferación de sectas satánicas y religiones de toda clase. El problema de las drogas. El hambre que mata a miles de personas en África e India. Las guerras en diferentes países. El odio a los católicos y a su líder el Papa. Los escándalos que se producen dentro de ésta, (la Iglesia). La continua amenaza del terrorismo internacional ya sea proveniente del mundo musulmán o de los marxistas-leninistas-maoístas. El fenómeno político, social y comercial de la globalización. Todo esto, nos indica claramente que la cuenta regresiva ya empezó y quien no quiera darse cuenta es simplemente por necedad. Los hechos que a continuación resaltaremos son profecías que ya se han cumplido o están en pleno cumplimiento.

ISRAEL

Los acontecimiento que le sucedan al pueblo hebreo, son una de las principales pistas para afirmar que estamos cerca del final; porque antes que Cristo regrese, el pueblo judío tiene que ser otra vez un país, una nación en donde antes lo fue.

La historia de los judíos está llena de milagros, su misma existencia es un verdadero milagro. ¿Qué pueblo puede remontar su unidad religiosa hasta cerca de 4,000 años? Dos veces fueron destruidos como nación, han vivido bajo las más inhumanas condiciones, siempre perseguidos, siempre humillados, maltratados y arrojados de todo lugar a donde iban. La sobre vivencia de los judíos es un fenómeno predicho con mucha exactitud por los profetas. Moisés predijo que por la continua incredulidad y desprecio a Dios. Israel sería destruido dos veces, en la segunda los sobrevivientes serían dispersados por todo el mundo, serían perseguidos, no tendrían país ni lugar donde descansar.

“Y Yahvé te dispersará, por entre los pueblos del uno al otro cabo de la tierra y allí servirás a otros dioses que ni tú ni tus antepasados conocisteis.
Tampoco en estos pueblos tendrás tranquilidad ni hallarás punto donde posar la planta de tus pies”. (Deuteronomio 28,64)

Casi todos los profetas, como Isaías, Jeremías, Ezequiel y Amós, predijeron esta dispersión mundial del pueblo hebreo; incluyendo el Mesías quien dijo:

“Caerán a filo de espadas y serán llevados cautivos entre todas las naciones y Jerusalén será hollado por los gentiles, hasta que se cumpla los tiempos de las naciones”. (Lucas 21,24)

Es importante notar que Jesús predijo estos hechos recalcando que se cumplirían con las personas de su propia generación los mismos que lo crucificaron.

“En verdad os digo que todo esto vendrá sobre esta generación”. (Mateo 23, 36)

La historia ha confirmado estos hechos, en menos de 40 años después de la muerte de Jesús; Tito con sus legiones romanas destruyeron Jerusalén y el país entero, matando cientos de miles de judíos y los sobrevivientes vendidos como esclavos.

Por casi dos mil años los descendiente de Jacob han vagado por el mundo entero, sin patria, perseguidos, maltratados y asesinados con los progones de la Rusia imperialista y otras naciones europeas hasta el más reciente hecho monstruoso que el régimen de Hitler cometió, asesinando a más de seis millones de judíos.

La historia de Israel debe ser signo de alerta para todos los creyentes, una señal que entre otras cosas debe enseñarnos, que lo que Dios ha dicho en la Biblia se cumple.

RENACIMIENTO DE ISRAEL

“El Señor dice: El día viene, cuando restauré el reino de David, el cual es como una casa caída y en ruinas.
Volveré a mi pueblo, a sus tierras, ellos reconstruirán sus ciudades en ruinas y vivirán allí.
Plantaré a mi pueblo en la tierra que les di y no serán sacados de allí nunca más. El Señor Dios ha hablado”. (Amos 9,11)

A través de los siglos, muchas gente no han querido dar crédito a las profecías del retorno de los judíos a su patria, más bien pensaban que se trataba de un retorno figurativo del mundo cristiano; y no se daban cuenta de que, si se cumplió la primera parte de la profecía (la dispersión). ¿Por qué no se iba a cumplir la segunda parte? (el retorno).

Más o menos en el año de 1870, algunos judíos empezaron a fundar algunas colonias agrícolas en Palestina, de allí nació la idea del Movimiento Sionista de formar un Estado Judío, independiente en Palestina. La idea parecía ser sólo un sueño de algunos que tal vez nunca se realizaría; hasta que un judío australiano llamado Teodoro Herzl, organizó el primer movimiento sionista con efectiva fuerza política en todo el mundo. Los crímenes de Hitler estimularon el nacionalismo judío y vieron en el Sionismo la solución a la infinidad de problemas que tenían.

La idea de tener otra vez una patria fue creciendo y muchas familias judías emigraban a la tierra de sus antepasados; pero no todos pensaban en ese regreso, pues muchos de ellos eran prósperos en sus tierras adoptivas, hasta que un hombre que odiaba a los judíos llegó al poder en Alemania, declaró la guerra a muchos países, invadiéndolos y asesinando judíos en los campos de concentración, quemándolos en hornos, asfixiándolos con gases y experimentando con ellos como si fuesen simples animales de laboratorio. El mundo andaba convulsionado, la Segunda Guerra Mundial cobraba millones de víctimas y Hitler su autor, parecía que iba a lograr sus propósitos, mientras tanto miles y miles de judíos despavoridos se refugiaban en el único lugar que ellos pensaron estarían a salvo, Palestina; pero aun para llegar allí tuvieron muchos problemas. Los árabes, quienes poseían esas tierras, se oponían, al igual que los ingleses, quienes ocupaban estos territorios y no querían disgustar a los árabes. Durante el mandato de los ingleses sólo dejaron entrar 75,000 judíos y muchos perecieron tratando de entrar a su tierra; hasta que al fin forzaron su entrada. Los británicos se retiraron y en la noche del catorce de mayo de 1948, en medio de un sin fin de problemas burocráticos, guerras, asesinatos y complots; los líderes judíos proclamaron la creación del Estado de Israel, formando un gobierno provisional al mando de David Ben Gurión como Primer Ministro. Inmediatamente después y simultáneamente los ejércitos de Siria, Líbano, Egipto, Irak y Transjordania, empezaron a atacar el apenas renacido Estado de Israel.

Al nuevo Estado judío le faltaba lo más esencial: Gente preparada para la guerra y armamento. Basta mirar el mapa del territorio que ocupa Israel, compuesto en ese tiempo de unos cuantos miles de judíos para comprender que en verdad aquí tiene que haber sucedido algo milagroso, rodeado por países enemigos como Líbano, Siria, Jordania, Arabia Saudita y Egipto, más el refuerzo de Irak, Argelia, Túnez, Marruecos, Irán, representaban cien millones de árabes; pero a pesar de ello, salieron victoriosos en todas sus campañas. Israel, contra todos los pronósticos, venció en su lucha, conforme anunciaban las profecías.

Días después de haberse declarado la existencia del Estado de Israel, varios países árabes lo invadieron, siendo el más preparado y organizado el de Egipto, contaba con siete divisiones de hombres bien entrenados y bien armados contra tres divisiones de los israelitas, mal pertrechadas, y sin armamento. Egipto, contaba con más de mil tanques y Nasser su Presidente, dio un plazo de 48 horas a los judíos para que abandonen el territorio, de lo contrario los barrería.

Así mismo, contaban con una fuerza aérea fuerte y disciplinada, con barcos y fragatas de guerra. Sin embargo el fenómeno no puede explicarse con argumentos humanos, pero la realidad es incuestionable. Israel se apoderó en pocas horas de setecientos tanques enemigos, barrió contra la fuerza aérea egipcia, causó más de veinticinco mil bajas frente a dos mil escasas de su ejército recién constituido y salió victorioso. ¿Cómo dicen que no existen milagros? ¿Por qué no pueden creer las profecías escritas en la Biblia?

Luego vino la guerra de los “Seis Días” en el año de 1967, donde Israel ocupó casi todos los territorios que fue de ellos en la antigüedad, guerra que también fue inexplicable, parecida a un relámpago y en la cual Israel desafío no solo a Egipto sino a todos sus vecinos enemigos que le rodeaban. “La explicación, no puede darla la razón. Nos la da la fe, se trata de una fuerza sobrenatural que condensamos en una frase inexplicable para los espíritus fuertes: Estaba escrito”. (Francisco Sánchez Ventura y Pascual) Y como decía Miqueas 7, 15-17:

“Obra milagros para nosotros Señor, como hiciste en los días que nos sacaste de Egipto. Las naciones verán esto y se frustrarán, a pesar de toda su fuerza”

¡Oh, que maravillas hace el Señor!

Israel vive rodeado de enemigos que no lo dejan en paz, pero a pesar de todas las dificultades, es ahora un país fuerte, agresivo y próspero. Donde antes era desierto y ruinas las ciudades renacen y prosperan, los campos desérticos florecen, la agricultura avanza, la industria en general progresa, las minas que fueron trabajadas por sus antepasados se vuelven a reabrir; en resumen, ellos han regresado, porque Dios así lo ha querido.

“En aquel tiempo convertiré a Jerusalén en una piedra muy pesada para todas las naciones. Herirá a cualquiera de ellas que intente levantarla”. (Zacarías 12,3)

Sin embargo, Israel existe bajo tres alianzas o convenios que el Señor hizo con este pueblo. La primera fue la promesa de la tierra que les daría a los descendientes de Abraham. Según la Biblia ellos siempre mantendrían estas tierras, si mantenían el segundo pacto la obediencia a Yahvé, de las mismas que se deriva la tercera alianza. El reconocimiento y aceptación del enviado del Señor, el Mesías.

Por más de dos mil años el pueblo judío ha estado viviendo sin cumplir ninguna de estas alianzas y pactos. Dispersos por el mundo sin tierra, ni patria, perdidos y confundidos, preguntándose a veces ¿Por qué les sucedía tantas desgracias y sufrimientos? Y no se dan cuenta que la dispersión provocada por los romanos o castigo que han sufrido por dos mil años, fue por su dureza de corazón; al no ver en Jesús, al enviado de Dios.

El pueblo es duro y terco para entender, por eso el Señor permite la violencia y el sufrimiento para volverlos a su tierra, los judíos regresaron a Israel por que experimentaron una horrorosa persecución mundial provocada por Hitler; nunca antes se había llegado a tal magnitud y crueldad. La mayoría de ellos no tenían deseos de regresar a Palestina, una tierra llena de arena y rocas, no era atractiva. Existía el movimiento Sionista pero muchos de ellos se oponían; por eso tenía que suceder, algo duro y sumamente dolorosos para que se vean obligados a regresar a Palestina y afrontar la situación con determinación y valentía.

En aquella época, Palestina era parte del imperio Otomano y en ese tiempo todo comentario de las profecías concerniente al retorno de los judíos, parecía sólo fantasía, luego vino la Primera Guerra Mundial, la cual dio como resultado que los judíos tenían derecho a vivir en Palestina (sólo radicarse, más no a formar un Estado). La mayoría de ellos todavía no estaban interesados en ir a vivir allí.

Después vino la Segunda Guerra Mundial en donde Hitler asesinó a más de seis millones de ellos, destruyó todas sus comunidades en casi toda Europa. Y, el único lugar donde se podían refugiar era Palestina; por lo tanto recién allí fue cuando se dieron cuenta que su única esperanza para poder vivir, era formando un Estado propio de ellos, conquistando las tierras que antes fue de ellos.

Los judíos han retornado a Palestina; han vuelto a tomar posesión de casi toda su tierra, pero todavía no han regresado completamente a Dios; porque no han aceptado a su enviado Jesús. Es por eso que todavía tendrán que experimentar una crisis más cruel, despiadada e inhumana.

Hasta aquí nos encontramos en el tiempo presente; en donde por la prensa nos enteramos que continuamente viven asediados por los árabes y terroristas palestinos que se encuentran dentro del mismo país. El odio que sienten los palestinos en contra de sus hermanos judíos es ancestral, irracional e insalvable. Ninguno de los dos dará su brazo a torcer, porque ambos creen que les asiste el derecho, la justicia y la verdad. Ambos se disputan la propiedad y el derecho de Jerusalén, la ciudad de David. Decía Yaser Arafat el Primer Ministro y líder de los palestinos que fue. Que una de las condiciones para negociar era la entrega de Jerusalén al pueblo palestino. Por su parte Israel dice: “Jerusalén no está en negociación, nunca lo estará y es nuestro”. Jerusalén, tal como lo dicen los profetas, será la mecha que encienda el conflicto armado más grande que tendrán que enfrentar los judíos poco antes de la segunda venida de Cristo, el Mesías.

TRES ALIANZAS POLÍTICAS

Antes de continuar y explicar detalladamente y una por una lo que pasará con USA, la Iglesia Católica, Israel, y la última batalla conocida como el Armagedón, intentaremos dar una breve descripción de la forma cómo se conformarán las naciones en los últimos tiempos.

Todo parece indicar que en los postreros días se formarán tres bloques de naciones que serán las protagonistas de las últimas guerras e insidias contra Estados Unidos de Norte América, contra la Iglesia, contra Israel y contra Cristo mismo.

El primer bloque de naciones corresponde a la visión de Daniel 2, 7-8 y el Apocalipsis de Juan 12, 17-18. En el cual explica cómo el imperio romano renace con la unión de 10 naciones europeas, dirigidas por un primer ministro o presidente, que será el Anticristo. Ahora bien, en Apocalipsis 17:16 vemos cómo el Anticristo y su reino, que es muy posible sea la Unión Europea, odian a la prostituta o Babilonia (USA). ¿Por qué la odian? Los motivos son más que nada económicos, políticos, militares y sobre todo cuestión de estrategia de supervivencia. Ellos creen que quien tenga el poder sobre las zonas de mayor riqueza petrolera tienen asegurado su futuro próximo. Y es por eso que USA, desde hace tiempo viene usando una serie de pretextos para tomar el control de ciertos países petroleros como Arabia Saudita y ha invadido otros como Afganistán e Irak.

Esta hegemonía y control de esta parte del mundo (Medio Oriente) no le conviene a la Unión Europea, que también necesita del oro negro para su supervivencia; esa será la razón principal del por qué, cuando el Anticristo esté reinando sobre la Unión Europea, traicionará a USA y la atacarán intempestivamente y tal como dice la profecía, no podrán hacer nada por defenderse y USA, la Gran Babilonia, la ramera y prostituta será destruida y juzgada.

“Y los diez cuernos que viste en el monstruo, odiarán a la prostituta, y la dejarán abandonada y desnuda, comerán la carne de su cuerpo y la quemarán con fuego”
(Ap. 17,16).

Destruida USA y sacada fuera del contexto mundial, el Anticristo, invadirá el Vaticano, asesinará al Papa (Tercer secreto de Fátima) se sentará en el templo (Basílica de San Pedro) y se proclamara dios, prohibirá la Santa Misa o Sacrificio Perpetuo y al mismo tiempo iniciará la persecución contra los fieles de la Iglesia Católica (Ap. 13, 5-7). A la vez que se formará un segundo bloque de naciones enemigas de Israel.

Ahora sin Estados Unidos que balancee el poderío militar del mundo, aparecerá una alianza encabezada por Egipto (Rey del sur), Irán (Persia), África del Norte (Cus), Libia (Fut), Turquía (Togorma), Petra y Jordania (Edom y Moab), Etiopía, Siria e Irak. (Ver: Génesis 10. Ezequiel. 38, 8-12).

Todos estos enemigos acérrimos de Israel se unirán con Rusia (Rey del norte, Gog y Magog, Mesec y Tubal, (Cosacos, y naciones que constituyeron la antigua URSS). Más Alemania (Gomer) de donde posiblemente sea el Anticristo. (Ezequiel 38, 5-6).

Una vez hecha dicha alianza, estas naciones atacarán a Israel; Jerusalén será hollada por los gentiles y es en este tiempo donde realmente será la gran tribulación para el pueblo de Dios. (Vuelven a pasar en mayor escala y grado de sufrimiento y violencia, lo que ya habían pasado en la destrucción primera de Jerusalén en el año setenta D.C.)
Israel, será casi totalmente aniquilado. Algunos pocos sobrevivientes huirán a Etiopía y Egipto que aunque son naciones que están también en su contra, de alguna forma encontraran algún refugio.
Alemania con su presidente (Anticristo) encabezando a la Unión Europea, aprovechando la invasión hecha a Israel, también invadirá a Egipto, para adueñarse de sus riquezas petrolíferas. En esta terrible guerra en contra de Israel es donde la tierra se tambaleará y las estrellas caerán (misiles y cohetes nucleares), los que mataran a mucha gente y harán un enorme daño a toda la tierra.

Israel al borde de la destrucción y aniquilamiento total, clamará a Dios, en eso aparecerá la Señal del Hijo del Hombre en el cielo, una gran Cruz en el firmamento, visible desde los cuatro puntos cardinales de la tierra; recién en ese momento Israel, comprenderá quien es el Mesías, se darán cuenta de su error, del deicidio que cometieron y clamando perdón se arrepentirán (Mt. 24, 29).

Será en esos días, en los que aparecerá Cristo llegando con sus santos, sus ángeles, sus ejércitos y su poder divino junto a la Jerusalén Celestial asentándose en el Monte Sión.

Inmediatamente, se formará el tercer bloque de naciones, esta vez conformada por todo el mundo, incluyendo el oriente o naciones del Sol naciente, China, Japón y otras; todas marcharán a hacer la guerra al Hijo del Hombre, congregándose para la batalla final, para el Armagedón, (Apocalipsis 16, 13). Pero a pesar de todos sus esfuerzos por derrotar a Cristo, no podrán, todos serán destruidos, ¿Cómo? No sabemos, posiblemente se aniquilarán ellos solos; el hecho es que luego de esto, será destruido el Anticristo, y Satanás, el falso profeta, junto con sus seguidores hechos prisioneros para siempre. (Ap 19, 20). ¿Suena a cuento de terror o ciencia ficción? Sin embargo eso mismo sucederá para que el hombre recién pueda vivir en paz y reconstruir la tierra bajo el mandato de Cristo nuestro Señor.

Esto es en sí, un resumen de la situación mundial antes del inmediato retorno de nuestro Señor Jesucristo; ahora entramos a profundizar un poco más cada una de estas etapas.

EL ANTICRISTO Y SU REINO

Como acabamos de ver en el tema anterior de “Tres Alianzas Políticas”; poco antes del final de estos tiempos, el Imperio Romano volverá a renacer, no exactamente como lo fue antes sino en forma de diez naciones confederadas que serán producto directo de la civilización romana, pues en realidad este imperio nunca desapareció, en el fondo toda la cultura occidental lleva en todos los aspectos de su vida, la herencia romana.
Algunos hombre que ya pasaron a la historia trataron de revivir este imperio, Carlo Magno, Napoleón, Hitler y otros, sin embargo, ninguno de ellos tuvo éxito, treinta años atrás nadie hubiera creído que este renacimiento sería posible; pero para sorpresa de muchos este imperio ya se formó en la institución más importante y compleja de todos los tiempos: La Unión Europea. (Profecía ya cumplida y señal importante de los signos de los tiempos) Primero empezaron haciendo esfuerzos para crear: El Mercado Común Europeo con la idea de unificar y fortalecer sus economías, facilitar el comercio, abolir los impuestos fronterizos y crear una moneda internacional; en síntesis crear los Estados Unidos Europeos. El cual ya se encuentra en pleno funcionamiento con muchas naciones unidas, y así como van las cosas es muy posible que sea el principio del reino que presidirá el futuro dictador.

Lo que no pudieron hacer reyes, emperadores y guerreros con las armas; la necesidad de los países europeos de defender sus economías contra las imposiciones y caprichos de la economía y moneda americana, lo ha logrado.

Hace muchísimo años el profeta Daniel, interpretó un sueño bastante extraño que tuvo Nabucodonosor, rey de Babilonia:
“Su cabeza estaba hecha de oro, su pecho y brazos de plata, su cintura y cadera de bronce, sus piernas de hierro y sus pies parte de hierro y parte de arcilla; mientras miraba a la estatua, una piedra se desprendió sin que nadie la tocara y golpeó los pies de barro y hierro de la estatua y la desplomó volviéndose en polvo y se lo llevó el viento sin que quedara trazos de ella; mientras que la piedra que hirió a la estatua se hizo una gran montaña que llenó toda la tierra”. (Daniel 2)

Daniel hizo recordar ha Nabucondonosor el sueño y a la vez le dio la interpretación que el Señor le había revelado:
“Tu eres la cabeza de oro (reino babilónico) después de ti surgirá otro reino menor que el tuyo (Medo–Persa) y luego un tercero que dominará toda la tierra (Griego); habrá un cuarto imperio fuerte como el hierro (Imperio Romano) que todo lo rompe y destroza... lo que viste de los pies parte de arcilla y hierro es que este reino será divido pero tendrá en sí algo de la fortaleza del hierro. En tiempo de esos reyes (el tiempo actual) el Dios de los cielos suscitará un reino que no será destruido jamás y que no pasará a poder de otro pueblo y desmenuzará a todos esos reinos, mas Él permanecerá por siempre”. (Daniel 2)

La historia misma nos confirmó la existencia de esos cuatro reinos empezando con Babilonia bajo el mando de Nabucondonosor a quien le fue revelado el sueño más o menos el año 530 AC. Darío conquistó Babilonia conformándose el reino Medo – Persa. Luego los griegos crecieron en poder y en el año 331 AC. Alejandro el Grande derrotó al imperio Medo-Persa, quedando establecido este tercer reino hasta que en el año 68 antes de Cristo los romanos llegaron ha ser el poder mundial. Desde entonces, aunque su poder político se ha eclipsado y aparentemente desaparecido, parte de este imperio volverá a renacer, esos pies de barro y hierro significa su extensión y división, los pies tienen diez dedos y significan los diez países que lo conformarán; la piedra que derrumbó la estatua es Cristo cuyo reino crecerá y será eterno.

El profeta Daniel no sólo interpretó este misterioso sueño sino que también tuvo una visión de cuatro bestias, la cual nos da más luz para entender parte del futuro del mundo.

“Cuatro bestias grandes salieron del océano, diferentes una de otras. La primera bestia era como león con alas de águila... he aquí que la segunda era semejante a un oso... seguí mirando después de esto he aquí otra tercera semejante a un leopardo con cuatro alas de pájaro sobre su dorso y con cuatro cabezas... y vi la cuarta bestia terrible, espantosa, sobremanera fuerte, con grandes dientes de hierro, devoraba y trituraba y las sobras las machacaba con los pies, era muy diferente a las bestias anteriores y tenía diez cuernos; estando viendo yo los cuernos vi que salía otro cuerno más pequeño y este arrancó a tres de los diez cuerno; este cuerno tenía ojos como de un hombre y una boca que hablaba con gran arrogancia”.(Daniel 7).

La visión es fácil de explicar pues es el propio Daniel, quien pidió en la visión a uno de los asistentes de Dios para que le explique:
“Esas bestias son cuatro reinos que se alzarán en la tierra... la cuarta bestia es un reino que se distinguirá de los demás, devorará toda la tierra y la triturará (abarcará toda la tierra y la esclavizará) los diez cuernos son diez reyes que en ese tiempo se alzarán y tras ellos se alzará otro que se diferenciará de los demás y derribará a tres de estos reyes, hablará palabras arrogantes contra el Altísimo pretenderá mudar los tiempos de la ley”. (Daniel 7, 23)

Esta cuarta bestia o reino tiene el mismo significado que los pies de la estatua, en nuestro tiempos los diez reyes serán diez presidentes o mandatarios que se han unido por diferentes razones para formar, una gran confederación, un gran reino; pero luego surgirá otro gran líder con nuevas ideas, con poder de convencimiento, que ante la crítica situación que existirá en esos tiempos, el parecerá ser la única solución; es por eso que siete de estos hombres de Estado se someterán voluntariamente a este hombre, más no tres de ellos, quienes serán derrocados por este líder carismático y encantador, para los ojos del mundo y de aquellos que no tienen puesto el corazón en el Señor Dios de los ejércitos. ¿Qué naciones serán sometidas a la fuerza? Cabe la posibilidad que sean Portugal, España, Italia o Francia; por su profundo arraigo católico.

“Este cuerno tenía ojos de hombre y una boca que hablaba con arrogancia... él hablaba palabras arrogantes contra el Altísimo y oprimía a la gente de Dios...”
(Daniel 7)

Este hombre será orgulloso y soberbio creerá que es el mejor en el mundo, llegará a creer que es Dios, blasfemará e injuriará al Señor, tendrá ira y odio contra los cristianos especialmente católicos y perseguirá, oprimirá y tratará de exterminar también a los judíos.

Entre las profecías de Daniel y el Apocalipsis escrito por San Juan, existe una similitud tan grande que indudablemente demuestra que se trata del mismo caso. Veamos:
“Entonces vi, una bestia que salía del mar y tenía 10 cuernos y siete cabezas... en cada una de las cabezas había nombres insultando a Dios... el dragón le dio a la bestia su propio poder, su trono y su autoridad; una de las cabezas de la bestia parecía estar herida de gravedad, pero la herida se sanó y la tierra entera maravillada por esto se fue tras ella.
Todos rendían culto al dragón porque le dio autoridad a la bestia y decían: ¿Quién como la bestia? ¿Quién podrá pelear contra él?” (Apocalipsis 13)

El pequeño cuerno que tenía ojos de hombre y que blasfemaba, es el mismo personaje que Juan lo describe como la bestia; el Anticristo, quien llegará al poder gracias a los poderes que el dragón le proporciona, pero, ¿quién es el dragón? Apocalipsis 12, 9 nos dice:
“Y el dragón fue expulsado, la serpiente que es llamada demonio o Satanás”.

O sea que será el mismo demonio actuando en la tierra.

El Anticristo, será muy conocido en el mundo; pero aumentará su popularidad cuando de pronto reciba una herida en la cabeza (alguien lo querrá asesinar). Para la ciencia médica quizás este hombre no tenga esperanza de volver a la normalidad; pero misteriosamente quedará completamente sano. Es en este momento, cuando el demonio le dará sus poderes y se encarnará en este hombre. Por supuesto que el mundo no se dará cuenta de esta transformación pero si de su total recuperación por lo que se maravillarán y se dejarán dominar y engañar.

El reino de este hombre estará lleno de terror, abusos, asesinatos, quien se atreva a contradecirle tendrá la peor de las muertes, y como dice el profeta tendrá dominio sobre diferentes razas, pueblos, naciones, y casi toda la tierra entera tendrá que obedecerle.

¡Que terribles tiempos serán aquellos!

Juan nos dice también que además de la primera bestia que salió del mar, vio otra bestia que salía de la tierra y tenía dos cuernos como de carnero (poder) y hablaba como el dragón (demonio), usaba la autoridad de la primera bestia y forzó a los habitantes de la tierra a que adorasen a la primera bestia (anticristo) y tenía poder para hacer milagros y engañar a las gentes de la tierra.

Tal vez será más fácil de entender lo que el profeta nos acaba de decir si hablamos en términos actuales: La primera bestia será un líder mundial, un dictador de la calaña de Hitler, pero peor que este. Este dictador tendrá alguien que lo avala y apoya (segunda bestia, de quien hablaremos con mayor detenimiento más adelante). Este personaje será alguien también muy importante y que por los cuernos de carnero que tiene indica que representará falsamente a la religión, difundiendo las grandes ideas y obras que este dictador realiza. Según ellos para la mejor distribución de la riqueza económica del mundo. Este representante de este dictador usará toda clase de artimañas, hechicerías y poderes obscuros y él será quien ordene a todo el mundo que hagan una estatua del dictador y que lo veneren y adoren como a Dios. Y aunque esto parezca increíble muchos lo harán (recuerden el respeto y veneración que recibía Hitler) y como Juan dice; la gente dirá ¿quién es como él? ¿Quién podrá contra él? Para que nadie escape de la influencias del dictador, su representante ordenará que todas las personas que quieran trabajar, comprar, vender o hacer cualquier clase de transacción tendrán que llevar la marca o seña del dictador (el apóstol menciona el número 666, el 6 represente al hombre pero repetido tres veces, simboliza que este hombre se considera Dios; por ser el tres el número que representa a la divinidad).

Quién no ha estado en un país altamente desarrollado, podría mostrarse escéptico ante estos cuentos de la marca de la bestia; pero actualmente con la era electrónica y con las maravillas que las computadoras realizan es posible, registrar a millones de personas, tener archivados todos sus datos y sacar dicha información en cuestión de segundos ¿será esta la forma como el futuro dictador controlará a los habitantes de la tierra?

Juan en el Apocalipsis dice que la marca que puso a los moradores de la tierra era en la mano derecha o en la frente. ¿Usarán alguna clase de tatuaje o sello? En la actualidad también eso es posible su Ud. va a un parque de EE.UU. como Disneylandia y quiere salir por un momento del parque, para luego regresar, en la salida le pondrán en el dorso de la mano una marca o sello con una tinta especial que a simple vista no se ve, pero cuando vuelve a entrar harán pasar la mano por una luz ultravioleta que revelará la marca y le dejan pasar sin dificultad... O será algo parecido a lo que se hace en los partidos políticos de algunos países. Si Ud. pertenece al partido que está en el poder, con el carné de su partido (marca) a Ud. le es mucho más fácil conseguir trabajo, hacer negocios, tener influencia, etc.

Actualmente, muchísima gente usa tarjetas de crédito con las cuales pueden comprar lo que quieran en cualquier establecimiento comercial sin tocar un centavo, o también pueden sacar dinero de los bancos y entidades financieras en cualquier parte del mundo. Algo muy práctico de realizar y fácil de llevar.

Pero con el avance de la tecnología ahora hay algo más que le sorprenderá. Según la revista canadiense “San Miguel Arcángel”, en uno de sus números del año 2001, sacó un reportaje donde decía que justamente las entidades financieras más poderosas del mundo, que por supuesto se encuentran en EE.UU., habían encomendado a los hombres de ciencia hacer una tarjeta de crédito del tamaño de un grano de arroz, y que es un microchip en donde no solo se guarda la información de cuanto dinero tiene la persona sino que también es una tarjeta de identificación. Allí se encuentran todos sus datos personales, fecha y lugar de nacimiento, cuánto dinero tiene, cuanto gana, donde vive, donde trabaja, profesión, nacionalidad, etc.

El experimento ha dado excelentes resultados y ha sido incluso insertado en el dorso de la mano y en la frente de mucha gente, y por ser tan pequeño no se deja notar. ¡Nada más y nada menos que lo que dice Juan en el Apocalipsis! ¿Ven cómo las piezas del rompecabezas se van uniendo a medida que pasa el tiempo? Por último existen muchos miles de personas que ya están usando este microchip en la actualidad, como identificación o cartilla de datos personales, tipos de sangre, medicinas que la persona usa, etc. Si usted quiere tener mayores informes sobre este producto e incluso mandarse poner esta marca (que por supuesto no le recomendamos), puede entrar al Web: www.verychip.com y tendrá toda la información que necesita.

Es muy probable que éste sea el método y la forma cómo este líder mundial del futuro controlará a la humanidad*.

Juan también nos dice que el Anticristo, se parecerá a un leopardo indicando la rapidez con que se moverá este sujeto para invadir y conquistar países. Será como oso, indicando la fuerza y poder que tendrá a donde vaya. Será como león indicando su vanidad, arrogancia y orgullo, con cuya boca insultará a Dios y a sus Santos. Vivir en esos tiempos no será nada agradable, puesto que su gobierno será sanguinario y horroroso, harán ver a los regímenes de Stalin, Hitler, Mao y los grandes dictadores asesinos, como insignificantes. Pero lo más raro es que la humanidad tomará a este personaje (Anticristo) y a estos hechos como algo normal.

LA DESTRUCCIÓN DE BABILONIA

Juan, el apóstol, en su libro del Apocalipsis, nos habla de la caída de Babilonia. Sabemos por la historia y por los restos arqueológicos que Babilonia fue destruida cientos de años antes que el Apóstol escribiera el Apocalipsis, entonces, ¿Qué país de estos tiempos representa a la Babilonia de Juan?

“Cayó la gran Babilonia. Todas las naciones bebieron el vino de su inmoralidad, los reyes de la tierra con ella fornicaron, y los comerciantes de todo el mundo con el poder de su lujo se enriquecieron. (Apocalipsis 18)

Indudablemente que por estas sentencias nos encontramos ante un país con una corrupción moral avasallante que a muchos gobernantes de distintas naciones los envuelve en sus inmoralidades; su suntuosidad y sus lujos son indescriptibles, corre mucho dinero y gran cantidad de hombres de negocios de toda la tierra se hacen ricos por sus extravagancias. Es una nación soberbia, hinchada de orgullo, tiene mucha riqueza material, y ella misma se dice:

“Cómo reina estoy sentada, yo no soy viuda, ni veré duelo jamás”.(Apocalipsis 18, 7)

Isaías también nos dice que esta gran Babilonia se decía:

“Yo y nadie más que yo, no enviudaré ni conoceré la orfandad”.(Isaías 47, 8)

Hasta el momento sólo hay una nación en el mundo que llena la mayoría de estas particularidades que dicen los profetas, especialmente Isaías en el capítulo 47 y por el Apóstol Juan en el Apocalipsis 17 y 18. Esta nación es muy poderosa como para que ella misma se llame “reina de las naciones”. Estados Unidos de Norte América es la única nación en la actualidad cuyo poderío abarca la mayoría de estos aspectos. En lo material o económico es la que goza de mayor prestigio y estabilidad mundial, todas las demás naciones están subordinadas a los altos y bajos de su economía, el dólar es la moneda que vale en cualquier parte del mundo; su poder material es tal que por ella muchos países se hunden o se levantan.

Militarmente es la nación mejor equipada de material bélico sofisticado, en su arsenal incluyen: aviones que fácilmente se los puede confundir con naves espaciales, satélites, rayos láser, divisiones de hombres con equipos anti radioactivos y capaces de volar individualmente, cuenta con cohetes y mísiles capaces de destruir el mundo, no sólo uno sino muchas veces; mísiles que guiados por cerebros electrónicos pueden dar en el blanco exacto aún estando las bases de lanzamiento a miles de kilómetros de distancia. Cohetes que vuelan al ras de la tierra para no ser detectados por los contrarios, armas capaces de destruir a los seres vivientes, más no a las ciudades; aviones y submarinos que se desplazan a grandes velocidades con características insospechadas para hacer la guerra; características que aún hoy parecen cuentos de ciencia ficción.

En cuanto al adelanto técnico en lo civil también llevan la delantera a los demás, cuentan con naves que van y vienen del espacio, hombres en la luna, fábricas operadas en su totalidad por robots, computadoras y cerebros electrónicos que simplifican los trabajos de millones de personas; contar los avances que éste país tiene llevaría otro libro.

En realidad es una gran nación, el país de las oportunidades, gente de todo el mundo quiere ir allí y es que se cuentan maravillas de éste país; en verdad que es otro mundo lleno de adelanto material.

Pero, tiene algo muy grave en su contra; su moral se encuentra por los suelos. ¡Cuánta degradación sexual existe en este país!, muchedumbres de desviados sexuales de ambos sexos. ¡Cuántos enfermos mentales! ¡Cuánto crimen y homicidios! El pueblo es frío y calculador, lo que importa son los negocios, el dinero, no importa como se lo consiga; pues ya no hay ética, no hay moral, no hay amor ni calor humano; sólo amor a las riquezas y mucho egoísmo. Los hechiceros y astrólogos, brujas y adoradores del mal aumentan cada día hasta tal punto que personas influyentes del mismo gobierno y ejecutivos de grandes empresas se encuentran envueltos en tales abominaciones.

“Tú decías:
Yo seré siempre por siempre una reina, y no reflexionaste ni pensaste en tu fin.
Escucha esto amante del placer, tu que piensas que estas salva y segura, tu que dices que no hay nadie más como tú... tú que estás fiada en tu maldad, y decías no me ve nadie.
Tú sabiduría y tu ciencia te engañaron... va a caer sobre ti un mal que no sabrás contrarrestar, y vendrá sobre ti la ruina que no podrás borrar, vendrá de repente la devastación sin que lo sepas... que te salven los que dividen los cielos y observan las estrellas, los que te dicen mes a mes lo que ha de venir sobre ti”.
(Isaías 47)

La astrología cobra adeptos todos los días, casi todos de alguna forma u otra han practicado la brujería, espiritismo o alguna clase de fenómenos extra sensoriales, a veces usando diferentes clases de drogas.

Así como van las cosas, para el tiempo de su destrucción, estas abominaciones habrán cundido no sólo este país, sino todos los demás que se encuentran bajo su influencia; como esta sucediendo con la proliferación de las películas de violencia, terror y pornografía; revistas y literatura sexual corruptas, antinaturales e inmorales; al igual que sus detestables costumbres que llegan hasta los más alejados e insospechados lugares del mundo; esa influencia maligna que proyecta a todo el mundo es uno de sus pecados más graves, autora y responsable de escándalos y de la corrupción mundial. Hace poco quedé algo sorprendido cuando el 31 de octubre fecha en que EE.UU. celebra la satánica práctica de la noche de las brujas; en un remoto pueblito andino de la zona norte del Perú, también habían empezado a celebrar esa tonta costumbre pagana de la Babilonia actual.

Ahora, reflexionemos y tratemos de ver si en realidad este país (USA) concuerda con la gran Babilonia de la profecía.

Babilonia es amante del placer, Estados Unidos. también lo es. Babilonia es soberbia y se cree invencible, Estados Unidos también lo es. Babilonia practica la inmoralidad con todos los reyes de la tierra, Estados Unidos, también lo hace. ¡A cuantos gobiernos de distintos países no los ha corrompido comprándolos! ¡Cuantos golpes de estado ha perpetrado a través de la CIA! (Central de Inteligencia) ¡Cuantas guerras ha provocado para vender su armamento o alcanzar otros fines lucrativos y políticos! ¡Cuanta inmoralidad proviene de ella a través de sus películas, de su música, de los programas de televisión, de su malas costumbres! ¡Cuanto robo, abuso y usura para con los países pobres!

Existe aún otra similitud muy significativa de la Babilonia antigua y la moderna. La palabra Babilonia, en sí es un vocablo que se derivó de Babel, aquella ciudad que en medio de su vanidad y soberbia, construyó una torre tan alta con la que quiso llegar hasta Dios y en donde sucedió la confusión de lenguas y razas. A Estados Unidos actualmente le llaman “The melting pot”, que quiere decir algo como la “olla común” donde han echado de todo; hoy en día, puedes encontrar allí todas las razas y lenguas del mundo tal y cual fue Babel o la Babilonia antigua. ¿No cree usted que es demasiada coincidencia?

Mas el día llegará, dice el Señor y entonces:
“Helos aquí como pedazos de paja, consumidos por el fuego no podrán salvar sus vidas del poder de las llamas, no podrán ni siquiera salvarse ellos mismo (astrólogos, brujos y hechiceros), las llamas serán muy calientes”
(Isaías 47)
La destrucción de este país será por medio del fuego, lo que quiere decir que posiblemente sean explosiones nucleares.

“Vendrán un día plagas, enfermedades, dolor y hambres, será consumida por el fuego, pues poderoso es el Señor Dios que la ha juzgado”. (Apocalipsis 18)

Esta descripción del apóstol Juan es exactamente igual a las consecuencias funestas de una guerra nuclear, los que no fueron destruidos por el fuego, el calor y la radiación cercana al punto de la explosión serán muertos por las plagas que se desatarán causando gran mortandad, enfermedades producto de las radiaciones; dolores terribles, sin drogas para aliviarlos, hambres por falta de lo más necesario para subsistir. ¿Qué se puede salvar en una explosión nuclear?

Otros de los paralelos semejantes entre EE.UU. y Babilonia, es la de los mercaderes y negociantes; en realidad este país es el que compra de todo y a todo el mundo, vayamos a un centro comercial de este país y veremos que la mayoría de cosas que venden provienen de diferentes lugares del mundo. En cualquier punto del mundo que vayamos encontraremos rastros de la influencia comercial y cultural de los Estados Unidos de Norte América; por eso cuando deje de existir todos estos negociantes se lamentarán terriblemente por que ya no habrá quien les compre sus mercaderías.

“Los gobernantes de la tierra que con ella tenían trato y se entregaban al lujo llorarán y se lamentarán por que ya no habrá quien compre sus mercaderías... Todo piloto y navegante, como los marineros y cuantos navegan en el mar se detuvieron a lo lejos y clamaron al contemplar el humo de su incendio y dijeron: ¿Quién había semejante a la ciudad grande?”. (Apocalipsis 18)

Así mismo, últimamente ha estado resurgiendo la tendencia antisemítica que ha existido en todo el mundo y es posible que en los últimos tiempos de éste país, el odio a los judíos sea tan intenso como el odio de la Alemania Nazi, porque el Señor a través de su profeta Isaías dice:
“Siéntate en silencio, y súmete en las tinieblas, ¡Hija de los caldeos! Ya nunca más te llamarán soberana de los reinos.
Estaba enojado contra mi pueblo, y los traté como si no fueran míos, los puse en tus manos pero tu no tuviste piedad de ellos aun a los ancianos les pusiste pesado yugo”.
(Isaías 47)

¿Cómo sobrevendrá su destrucción si es la primera potencia mundial? Acabamos de decir que cuenta con el mejor arsenal bélico, ¿Cómo puede ser posible que sea sorprendida y destruida?

Cuando un país cae victima de la inmoralidad, cuando sus gobernantes y el pueblo en general han caído en la degradación espiritual y moral, ya nada lo podrá salvar ni siquiera sus sofisticados armamentos, sus ejércitos dormirán muy tranquilos y confiados, los vigías estarán embriagados, drogados y ocupados en sus inmoralidades y promiscuidad sexual.

“La realidad objetiva de una nación esta compuesta por principios, “faros” que gobiernan el desarrollo y la felicidad humana; leyes naturales, entretejidas en la trama de todas las sociedades civilizadas a lo largo de la historia, y que incluyen las raíces de toda familia e institución que haya perdurado y prosperado. Esos principios emergen a la superficie una y otra vez, y el grado en que los miembros de una sociedad los reconocen y viven en armonía con ellos determina que avancen hacia la supervivencia y la estabilidad o hacia la desintegración y destrucción.”

Me he permitido citar este pensamiento de Stephen R. Covey autor de muchos libros de liderazgo y eficacia personal; para que vean que no sólo un hombre religioso concuerda con estas ideas, si no que muchos otros pensadores que aunque no tienen en mente a Dios; saben que si se violan los principios morales y naturales, indefectiblemente, los hombres, las instituciones y las sociedades se desintegran, se autodestruyen, desaparecen, lo que está sucediendo con América.

¿Quién será el responsable de la destrucción de esta Babilonia moderna? aunque por el momento parezca imposible, vendrá de varios países europeos y árabes confederados y hoy aliados de Estados Unidos.

“Escuchen el ruido de las montañas, ruido de muchas gentes, sonidos de naciones y reinos reuniéndose... Ellos vienen de países muy lejanos. En su cólera el Señor viene a desbastar el país entero”.(Isaías 13)

Posiblemente estos países planean destruir a Babilonia por que interfiere en sus planes y no les deja actuar a su libre albedrío. Sabido es que Estados Unidos cuenta con mucho poder político y económico sobre casi todos los países de la tierra y lo seguirá teniendo hasta el final de sus días.

Últimamente este país dio uno de los pasos mas desvergonzados de toda su historia, en marzo del 2003, en contra de la opinión de todas las Naciones Unidas, atacó Irak, bajo pretextos de prevenir una guerra química; pero que en realidad era por adueñarse del país y de su riqueza petrolera y más aún posiblemente en el futuro planee adueñarse de otros países árabes más, con potencial petrolero. Por supuesto que esta invasión no ha sido bien vista por nadie, especialmente por varios países de la Unión Europea que tenían intereses con este país de Irak y tienen también la intención de controlar el líquido elemento que mueve sus economías y sus industrias. Estados Unidos de Norte América es un problema para ellos y al ver que éste se está adueñando de todos los países productores del petróleo, en el futuro cuando esté presidiendo el dictador (anticristo), planearan su destrucción, pues: o es Estados Unidos o Europa.
“Y desfallecerán todos los brazos (de los babilonios) y se helaran los corazones de los hombres, se llenarán de terror y angustia, se mirarán con estupor unos a otros y sus rostros se encenderán”. (Isaías 13)

Al saber que los están atacando sorpresivamente y a traición, todas las gentes incluyendo los ejércitos se quedaran confundidos, desesperados y aterrados que no sabrán que hacer.

“La tierra será hecha un desierto y exterminare a los pecadores. Las estrellas del cielo y sus luceros no darán luz, el sol no alumbrara por la mañana, la luna no dará su luz; y temblará la tierra en su lugar”. (Isaías 13)

Nuevamente la descripción concuerda con los desastres causado por la explosión de bombas nucleares; la tierra como desierto, el sol, la luna y las estrellas no se ven por el polvo radioactivo que han levantado las explosiones, la luz del sol solo se vera en forma muy difusa como un día nublado y solo cuando el día este ya avanzado.

“Como huracán desencadenado que viene del desierto, el desastre viene, de la tierra espantosa. He visto una visión de eventos crueles, visión de traición y destrucción... En la visión un banquete esta preparado, las alfombras están acomodadas para que los invitados se sienten, ellos están comiendo y bebiendo, de repente la voz de alarma. ¡Oficiales preparen sus escudos!” (Isaías 21,1-5)

Una guerra convencional usando toda clase de aviones cohetes y bombas sería como un verdadero huracán desencadenado. Mucho más aún lo será una guerra nuclear. El profeta dice que ha visto preparativos de un banquete y luego traición y destrucción. Como sucedió en tiempos de Hitler quien hablaba de paz y al poco tiempo desencadenó su espantosa guerra; de igual modo será al final de los tiempos. A esta Babilonia le hablarán de paz y confiada caerá en la trampa. Muy Posible que el mismo Presidente de los Estados Unidos de Norte América, se encuentre en Europa cenando y celebrando algún acuerdo importante con sus anfitriones europeos y será justo en ese momento cuando sorpresiva y traicioneramente los ataquen.

“Babilonia la grande, madre de todas las prostitutas y pervertidos del mundo. Y vi que la mujer estaba borracha con las sangre de las gentes de Dios y de aquellos que fueron asesinados porque fueron leales a Cristo”. (Apocalipsis 17, 5)

Este país, entre otras cosas será castigado por ser la fuente de la corrupción sexual en todo el mundo. Por ser el foco principal de las rameras y pervertidos. Vayamos por cualquier ciudad de los Estados Unidos y bien podríamos imaginar que tal vez estamos en las antiguas y desaparecidas ciudades Bíblicas de Sodoma y Gomorra, porque en esas calles y aun ciudades enteras como San Francisco, Los Ángeles, New York, Chicago, Miami y otras más, la maldad y promiscuidad ha cundido por doquier. De cada 10 personas que habitan en San Francisco, ocho son homosexuales o lesbianas; por otro lado, las brujas, hechiceros, adivinadores de la suerte e iglesias de Satanás han invadido a casi todos los hogares de estas pervertidas ciudades.

Para poco antes de su destrucción, aquí en esta Babilonia se cometerán hostilidades, crimines y asesinatos contra los judíos y contra todos aquellos que sean leales a Cristo, posiblemente muchos cristianos en especial si son católicos serán perseguidos y asesinados, por su fidelidad a las enseñanzas de la Iglesia.

Desde hace varios años, han empezado a atacar y a bandalizar algunos templos católicos por su posición contra el aborto, los anticonceptivos y sus ideas de prevención contra el Sida. De igual forma algunas sinagogas, también están siendo víctimas de actos vandálicos por el antisemitismo y odio que se está despertando en la sociedad americana.

Para nadie es secreto, que en los países que se llaman defensores de la democracia, existe odio contra los judíos y católicos; uno de los principales obstáculos que John F. Kennedy tuvo que afrontar para llegar a la presidencia fue el de pertenecer a una familia católica y eso mismo fue lo que lo llevó a su muerte; porque no podían soportar que un católico los gobernase.

Cuando el Papa Juan Pablo II anunció sus intenciones de visitar Inglaterra y USA surgieron muchas protestas de fanáticos religiosos que amenazaban con matarlo. Cuando los obispos católicos de USA manifestaron que el fabricar armamento nuclear iba contra todo principio moral y ético por poner en peligro a toda la humanidad, muchos pastores protestantes se alzaron indignados levantando acusaciones de traición, cobardía y un sinnúmero de injurias; así en aquellos días el odio y fanatismo será mayor contra los verdaderos cristianos (católicos).

“Los diez cuernos que viste (diez presidentes de diez naciones) y la bestia (Anticristo) odiarán a la prostituta (Babilonia) ellos le arrebatarán todo lo que tiene y la dejaran desnuda, comerán sus carnes y la destruirán con fuego.(Ap. 17, 16)

La destrucción de este país babilónico será cuando el Anticristo ya haya hecho su aparición en la tierra; y sea el Presidente de los diez Estados confederados de la Unión Europea, que la Biblia hace mención (y que por cierto no necesariamente tienen que ser exactamente diez naciones, el número puede ser simbólico), Este personaje con el poder maligno que tiene, llegará a ser un gran líder ante los ojos del mundo, lo considerarán como al salvador del mundo, su poder de persuasión será tal que la humanidad quedará mesmerizada ante su carisma; pero este mismo hombre con sus aliados serán los que destruyan a la Babilonia corrupta e inmoral. Todo esto sucederá casi a la mitad de su reinado.

¿BENDECIRÁ DIOS A AMERICA?

Cuando sucedió el atentado terrorista de las Torres Gemelas; aquel martes negro del 11 de septiembre del 2001, en Nueva York. El pánico que hubo, la mortandad de más de 3,000 personas inocentes, la incertidumbre, el miedo, la caída inmediata de la bolsa de valores y con ello de la economía, el cierre de los negocios, fábricas y aerolíneas, hizo que la Nación más poderosa de la tierra se paralizara y tambaleara. El mundo quedó también conmocionado.

La gente decía: ¡Es la guerra! ¡Nunca nos habían atacado en nuestro propio suelo! ¡Dios mío sálvanos...! Los templos tanto protestantes como católicos se empezaron a llenar de feligreses, unos temerosos por la situación caótica que habían desatado los terroristas y otros apenados por la pérdida de un amigo o ser querido. La gente lloraba, y se preocupaban de lo que podría venir después, habían rumores que iban a haber más ataques. Pero, también surgieron las represalias contra gente que tal vez nada tenían que ver con los atentados, pero que por su color y rasgos físicos se identificaban con los árabes, de donde procedían los terroristas que atacaron. Empezaron los arrestos, torturas y humillaciones a muchos inocentes. Se olvidaron de los Derechos Humanos que ellos tanto proclamaban en otros países que tuvieron también problemas con el terrorismo. Y, sobre todo clamaban venganza contra los terroristas que habían desatado tal desastre.

El Presidente George Bush prometió no dejar impune ese horrible crimen yendo hasta las últimas consecuencias. Este atentado parece que por unos días conmovió también el alma de los norteamericanos; como dije, los templos se llenaron, los oficios religiosos aumentaron y desde el Presidente hasta el último ciudadano enarbolaron el deseo y el dicho de: ¡Dios Bendiga a América! Hablaban de que Dios estaba con ellos, que Dios los iba a proteger, etc. Pero así también decían los terroristas árabes, que Dios los protegía, que Dios los enviaba incluso a destruir a los americanos. Era una locura y hasta una blasfemia inmiscuir en estos odios y violencias a Dios, pienso que Dios no estaba de ninguna de las partes.

Asímismo la gente se preguntaba: ¿Pero porqué nos odian tanto?
- Buena pregunta que contestaremos más adelante.

¡Ojalá, Dios bendijera a América!... Pensé, y eso sería mi deseo, porque admiro sus aspectos positivos, el orden, trabajo, limpieza, solidaridad y porque tengo muchos amigos y familiares cercanos. Pero, analizando bien las cosas, desprendiéndonos de toda inclinación sentimental; es muy difícil que Dios bendiga a América, o sea a EE.UU.

Cuanto más la conozco, cada vez que lo pienso, cada vez que escudriñamos las Sagradas Escrituras, nos damos cuenta de que América corre hacia su propia destrucción. De hecho sin recurrir a la Biblia y a la fe, solamente, razonando lógicamente sabemos que un día América dejará de existir como potencia, pues es una especie de ley universal: las naciones, crecen se desarrollan, se corrompen por el bienestar material y caen.

Pero, si recurrimos a la Biblia, vamos a darnos cuenta con mayor claridad que este gran país, que ha desarrollado tanto, está condenado por los innumerables pecados que ha cometido a lo largo de toda su historia.

Empezando por sus inicios, los colonos y americanos de los primeros siglos de formación como país, acabaron con los aborígenes, o naturales de estas tierras; Se calcula que exterminaron a más de 10 millones de estos; y a los pocos que quedaron los encerraron en reservaciones donde los tienen hasta el día de hoy.

Si la historia fuese justa, también se debería recordar a estos millones de indios que perdieron la vida en el más grande holocausto que ahora nadie recuerda. Este país de América del Norte se fundó y consolidó, bajo la influencia de la guerra, del crimen, la rapiña, el asesinato, el robo y la exterminación de los seres humanos naturales de la región y eso es un mal comienzo.

Luego fue el país numero uno en la historia de la humanidad en llevar y explotar esclavos del África, usándolos como animales y fuerza laboral barata. Aún después de su liberación, éstos fueros discriminados, asesinados y explotados.

Estados Unidos de Norte América, es un país que se hizo en su totalidad bajo la práctica de la explotación del hombre por el hombre.

No soy comunista ni me siento atraído por esta doctrina, pero la explotación que se practicó y se sigue practicando es aberrante y cruel. Es un país, que aun en la actualidad nunca le faltaron los esclavos, si en la antigüedad tenían a los negros, ahora tienen millones de ilegales que trabajan por míseros sueldos y aun así éstos reportan al Estado millones de dólares anuales por pago de impuestos que les quitan de sus salarios y de los cuales éstos por su misma situación de ilegales, nunca reclaman el dinero que el Estado les quita en exceso.

Aquí no hay valores morales, ni derechos humanos, a pesar que en el papel y en la política exterior se hace mucho hincapié. Los trabajadores aún americanos son explotados sin misericordia; aparentemente tienen derechos pero no los cumplen. Si tienen suerte, después de varios meses o años logran ciertos servicios de salud y pensiones de retiro; pero son obligados a trabajar hasta los 65 años o más. Los trabajadores nuevos que los llaman temporales o contratados no cuentan con ningún beneficio; literalmente, ellos no pueden enfermarse, ni tener un accidente, ni morirse; pues no tienen ninguna clase de compensación. Algo que en Europa y muchos países pobres, no se ve; porque son más humanitarios y cuentan con un fondo social para estos casos. Como consecuencia, la gente se ve obligada a trabajar 12, 14 y 16 horas diarias para poder sobrevivir.

El materialismo y consumismo a que están sujetos los americanos es de tal influencia que se vuelven como autómatas, sus únicas metas en la vida son lograr riquezas materiales con las cuales tratan de saciar su sed de felicidad, pero como el dinero no llena el espíritu ni da paz, por más que tengan cosas siempre andan vacíos y ansiosos por comprar más y más, encerrándose en un círculo vicioso de materia, ansiedad, e infelicidad.

Este hambre de cosas materiales es lo que lleva a millones de gente de todo el mundo a este país, porque allí consiguen lo que en sus países de origen nunca tuvieron; pero, a cambio sacrifican la paz interior que tal vez antes tenían, sacrifican la unidad familiar, y lo que es peor, se olvidan de todos los valores morales y éticos que sirven para vivir una vida decente y feliz. En una palabra, el sistema y la sociedad de consumo que impera en este país, corrompe a todo quien viva en él.

Ahora, vamos a contestar, aquella pregunta que los ciudadanos americanos comunes y corrientes se hacían después del atentado del 11 de septiembre: ¿Por qué nos odian tanto? Algunos aunque de miedo pero muy ufanos y orgullosos, todavía contestaban: ¡Porque somos potencia! ¡Porque nos tienen envidia! ¡Porque somos los primeros! Pero, en sí no es solo por eso, Estados Unidos de Norte América, ha sido el protagonista de muchas guerras e invasiones durante más de 150 años, empezando por casi la mitad de los territorios con que ahora cuenta, los quitó a México, arrebató Filipinas y Puerto Rico a España, Invadió China, Vietnam, Corea, Panamá, Granada, Irán, Kuwait, Afganistán como represalia por el atentado terrorista de las Torres Gemelas, y por último Irak. Ninguna de estas invasiones y guerras tienen justificación, todo lo han hecho por ambición, por venganza, por intereses políticos, militares y económicos, y lo peor de todo es que durante estas invasiones han derramado mucha sangre, mucho dolor y muerte de gente en su mayoría inocentes, lo que ha creado ese hondo sentimiento de odio contra el pueblo americano.

Si después del atentado último, los dirigentes americanos hubiesen actuado como cristianos como dicen que son, no hubiesen actuado en venganza e incluso si querían castigar a los responsables; con los servicios de inteligencia que cuentan y la colaboración del resto del mundo hubiesen podido localizar a los terroristas del atentado, y luego recién allí se justificaba que hubiesen enviado alguna fuerza a capturarlos, estén donde estén. Pero no fue así, tenían que demostrar que son la gran potencia, que nadie se mete con ellos, tenían que actuar como siempre lo han hecho a lo cow boy, a lo salvaje; de la misma forma de actuar de sus enemigos: ¡Ojo por ojo, diente por diente! A lo bruto y a lo primitivo. Estados Unidos, en si, es un cavernícola con sofisticadas armas de destrucción. Invadió Afganistán, arrasó con todo, mató a muchas decenas de miles de inocentes y luego salió sin haber conseguido su objetivo; pero ya se ganó millones de enemigos más entre los árabes y musulmanes que se la están guardando y han perjurado contra ellos. Igualmente se han ganado miles de maldiciones por el sufrimiento de niños y mujeres que no tenían culpa alguna, millones de enemigos en el mundo entero, pues aunque nadie dijo nada, ninguna nación ha visto con buenos ojos estas demostraciones de hacer justicia con sus propias manos. Es que es el omnipotente, el castigador, el juez, el poderoso. Con todos estos antecedentes, de injusticias, muertes y sufrimientos infligidos a millones de inocentes que han sufrido en todo lugar donde ha invadido, nadie los quiere y se han ganado el odio de todos. Por último el 2003, invadió Irak, pretextando que ese país tenía un gran arsenal de armas biológicas que ponían en peligro al mundo entero. Pero como ya hemos explicado, el motivo real es otro.

¿De verdad creen que Dios podría bendecir a América?
Pero aún hay más, EE.UU. no sólo invade militarmente a las naciones del mundo, sino que ejerce una presión económica para que los precios de las materias primas, se mantengan bajos para que ellos puedan tener mayores ganancias, o hacen tratados según ellos de “Libre Comercio” con todas las ventajas para ellos pero en desmedro de la economía de los demás países pobres. O también invaden económicamente diferentes países e implantan sus industrias, pagando míseros sueldos a los trabajadores del Tercer Mundo y explotando como siempre lo han hecho, manteniendo la pobreza y la ignorancia de la mayoría de naciones en el mundo. Así mismo sus entidades financieras, se dedican a hacer préstamos a los países pobres y luego les estrangulan el cuello con los elevados intereses que tienen que pagar, creando más pobreza y miseria.

“Cualquiera que tome a Dios en serio, se percata de la gran preocupación que Él tiene por el destino de los pobres. Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, el espíritu de compasión hacia el pobre es exaltado, mientras que la codicia y la injusticia son denunciadas”. (Foy Valentine, Problemas de la Actualidad)

Isaías amonestó a los malvados para que dejasen de oprimir al pobre, declarando que:

“...Jehová vendrá a juicio contra los ancianos del pueblo y contra los príncipes; porque habéis devorado la viña, y el despojo del pobre está en vuestras casas”. (Isaías 3, 14-15)

Verdaderamente si EE.UU. goza de un bienestar económico alto, es por la explotación, el sufrimiento y el despojo de los pobres del mundo. ¿Aún creéis que Dios bendecirá a América?

Estos terribles pecados que hemos descrito de la Nación del Norte, son más que suficientes para darnos cuenta que están muy lejos de Dios; pero es necesario describir algunos más, para que vean que USA. concuerda exactamente con la Babilonia de los últimos tiempos. Así por ejemplo: Cuando leemos las terribles historias de cómo los caldeos y algunas civilizaciones antiguas sacrificaban a sus propios hijos en honor de Molock su dios, nos quedamos aterrados y sorprendidos por tal salvajismo; sin embargo, en el país que se considera el más civilizado del mundo, los EE.UU. se calcula que más de 28 millones de niños son asesinados anualmente por la más cruel y bárbara práctica del aborto. Esto es más que todos los desastres naturales y guerras que ha habido en el mundo. ¿Porqué pagan tan alto precio los americanos al asesinar a sus hijos?... Porque rinden culto a su dios, dólar, a su dios materia, a su dios egoísmo, a su dios sexo y placer.

¿Cree usted todavía que Dios bendecirá a América?

Uno de los pecados capitales, más aborrecidos y reprendido por Dios, es el homosexualismo, y América carga sobre sus hombros y sobre su conciencia el haberse convertido en una gran Sodoma, y Gomorra, en una gran ramera. Millones son los americanos y por que no decirlo casi en su totalidad, los que piensan que ser homosexual es normal y aún se atreven a pensar que Dios lo aprueba. Los sodomitas luchan día y noche por hacer valer dizque sus derechos y han logrado infiltrarse en todos los ámbitos de la sociedad que actualmente dominan todos los medios de comunicación, influyen en la política, influyen en la educación de los niños y jóvenes, influyen en las iglesias protestantes, y demás denominaciones y por último, niegan drásticamente que la Biblia los condena; ha pesar que muy claro Dios habla de las maldiciones que recibirán.

Ahora contraen matrimonio, pueden criar niños, se ordenan de pastores y han lanzado todo una campaña publicitaria en todo el mundo para que sean aceptados como normales. Se valen de argumentos rebuscados pero sin fundamento científico ni religioso y mucho menos moral; pero hay gente que por su ignorancia los cree y hasta logran inspirar afecto. ¡Pobrecitos! dicen... ¡son sus hormonas, las que no les funcionan! Algo completamente ridículo y erróneo, cualquier hombre de ciencia biólogo, o médico honesto puede comprobar y decir que es falso. De lo contrario ellos mismos no se inyectarían hormonas femeninas para aparecerse más al sexo opuesto.

“Ningún hombre tendrá relaciones sexuales con otro hombre; Dios odia eso... No se hagan ustedes mismos impuros cometiendo estos actos... Obedezcan los mandamientos que les doy...Yo soy el Señor su Dios”. (Levítico 18,22-30)

¿Todavía cree que Dios podrá bendecir América?

Al igual que Babilonia, América también es el país más religioso que hay en el mundo, de él han salido la mayoría de sectas aberrantes, radicales y mentirosas que ahora pululan por el mundo entero sembrando la confusión y la división, Allí se puede encontrar iglesias de blancos racistas, de negros resentidos, de homosexuales y lesbianas, de soñadores y obradores de milagros fraudulentos, de ciencias ocultas y satánicas; iglesias de religiones orientales. Todas giran alrededor de la mentira y del señor dinero, todas dicen ser la verdadera Iglesia y todas sin excepción atacan a la Iglesia Católica. ¡Os dais cuenta ahora!: ¿Quien es la verdadera?

¡América… pobre América! Como si todo lo que hemos dicho fuese poco; está infestada de grupos musicales satánicos, cuyo fin es llevar a la gente a través de su música a la adoración del demonio, al consumo de drogas, a la pornografía, al crimen y finalmente al suicidio. El país más moderno, más práctico y técnico, el país más materialista de la tierra que se ha convertido en escéptico de lo que no se ve, desechando incluso muchas creencias religiosas; se ha convertido en el número uno en seguir al enemigo de Dios, proliferan las iglesias satánicas con sus ritos abominables, donde sacrifican animales y aún seres humanos. Las brujas, hechiceras y adivinadores se han multiplicado por miles y miles. Todos los medios de comunicación, como los canales de TV. Emisoras, diarios y revistas cuentan con un mentiroso o astrólogo que mantiene engañados a millones de ingenuos y tontos; todo lo cual constituye abominación para los ojos de Dios. Sin embargo para América es sólo cuestión de libertad y aún de orgullo.

Por último, América se ha convertido en un gran laboratorio bío- genético, donde se juega con los genes, células y embriones humanos, como si los seres humanos en desarrollo, fuesen simplemente partes de una máquina donde sacan las piezas que necesitan y el resto lo desechan; pero, ¿Que se puede esperar de esta nación que asesina a sus propios hijos por nada?

Como podrán ver, los pecados de América son enormes. Desgraciadamente, la mayoría de gente que vive allí no se da cuenta; porque viven en una sociedad permisiva que los envuelve y los hipnotiza con el consumismo, la abundancia material y el placer. Todos están condicionados desde la niñez por aquellas mentiras ideológicas que habíamos visto anteriormente; por ello aunque los desordenes y caos moral aumenten y vivan en la miseria espiritual, no se dan cuenta y creen que es normal.
Existen muchísimas faltas más como, la falta de honradez, algo que ellos hipócritamente se ufanan de ser una nación honrada; pero todas las empresas privadas, especialmente las que se dedican a vender servicios, todos los organismos del Estado, las entidades locales o municipales, roban y explotan a la gente, imponiendo una serie de arbitrios, impuestos, alcabalas y multas, oprimiendo al pueblo fatalmente condicionado a pagar todo lo que les pidan y lo único que dicen resignados es: “No podemos ir contra el Sistema” Los americanos, también se ufanan de vivir en el país de la libertad; pero no se dan cuenta que viven como esclavos del dinero, esclavos del gobierno que los oprime con los elevados impuestos, esclavos de sus gobiernos locales que los oprimen con sus alcabalas, multas y sanciones, esclavos del libertinaje y de toda la serie de pecados y maldades como la delincuencia, la pornografía, la drogadicción, el racismo y discriminación.

Babilonia como todos sabemos por la historia, era el principal centro religioso del pasado, así esta nueva Babilonia es la principal promotora de las sectas y es de allí de donde salen a esparcir el error, la división, el odio, y la mentira por todo el mundo, acusando y calumniando a la Santa Madre Iglesia Católica. Muchos de ellos saben lo malo que hacen, quienes son y lo que les espera; pero no lo dicen.

Cuando empecé a escribir este libro y llegue al punto donde había que escoger, cuál sería la nación actual que llena los requisitos para ser la Gran Babilonia de los últimos días, me resistía a aceptar que pudiese ser EE.UU. Decía en mis adentros: ¡No, no puede ser...si se los nota tan buenos, tan comprensivos, tan amigables! Pero, cuando empecé ha enumerar sus faltas y pecados, no había cuando terminar, (y aún me han faltado tocar muchos más). Y, cuando leí la cita bíblica referente a la caída de Babilonia, no había duda que es este país y no otro al que se refieren las profecías.

“¡Ya cayó, ya cayó la gran Babilonia!... Pues todas las naciones se emborracharon con el vino de su pasión inmoral; los reyes del mundo cometieron con ella inmoralidades sexuales y los comerciantes del mundo se hicieron ricos con su exagerado derroche... Pues sus pecados se han amontonado hasta el cielo, y Dios ha tenido presentes sus maldades. Denle lo mismo que ella ha dado a otros; páguenle el doble de lo que ha hecho... denle tormento y sufrimiento en la medida en que se entregó al orgullo y al derroche...” (Apocalipsis 18)

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS CRISTIANOS AMERICANOS PARA SALVARSE?

Indudablemente que no todos los Americanos se encuentran contaminados, a pesar de vivir bajo este sistema. Deben de haber muchos que mantienen su fe y son fieles a Dios. ¡Ojalá así fuera...! Y otros que aunque son pecadores quieren cambiar y arrepentirse; si fuera así, éstos serán tocados por el Espíritu Santo, por estas y muchas otras advertencias y se preocuparán de su suerte.

Ahora, lo único que puedo yo decir en mi humilde condición de pecador es simplemente lo que recomienda Jesús y lo que dice Dios a través de la Biblia: ¡Conviértete! - ¡Se fiel, resiste hasta el fin! - ¡Estad alerta, no os dejéis engañar! - ¡Busca consejo de los prudentes! - ¡No sean necios! ¡No sean ingenuos! ¡Examinen y analicen cuál de todas las iglesias que se dicen ser de Jesús, han dado mejores frutos! ¡Cuál se mantiene fiel a sus principios! Y por último si pueden hagan lo que dice Apocalipsis 18: “Oí otra voz del cielo, que decía”: “Salgan de esa ciudad, ustedes que son mi pueblo, para que no participen en sus pecados, ni les alcancen sus calamidades”

Por supuesto que aunque no todos los justos puedan salir, Dios proveerá la forma de salvarlos. Y si tienen que morir, resucitarán en cuerpo glorioso, en el día que Cristo los llame y venga a juzgar a las naciones.

LA GRAN TRIBULACIÓN

De hecho que en toda esta época, iniciándose con la destrucción de Babilonia, el mundo conocerá el castigo. Los libros sagrados describen con toda clase de detalles esta hecatombe inevitable; pero sin que todos los justos sufran sus consecuencias extremas.

Isaías en el capítulo 24, dice:

“Será la tierra saqueada y totalmente devastada… Porque el Señor la asolará y sus habitantes serán barridos. A causa de tantos pecados pesa sobre ellos su maldición… No habrá quien transite por ella… Todo quedará desierto y no se oirá algarabía en parte alguna. La tierra se tambaleará como un ebrio… Los hombres que se encuentren en ella serán como los racimos esporádicos que se quedan en la viña una vez terminada la vendimia o como una de esas aceitunas que se hallan en los olivos después de la recolección”.

Ezequiel 32, 15. Dice:

“Deshabitada y desolada dejare la tierra en toda su redondez, porque yo azotaré a todos sus habitantes”.

Más adelante en el mismo Ezequiel 32 explica lo que posiblemente suceda en Israel:
“He aquí lo que pasará el día de la llegada de Gog (el Anticristo) sobre la tierra, El Señor dice: Subirá de grado Mi indignación, de suerte que en aquellas fechas habrá un gran revuelo y conmoción sobre toda la tierra de Israel, y se agitarán ante Mi los peces del mar y las aves del cielo y las bestias del bosque y cuanto reptil se mueve sobre la tierra. Se hundirán los montes, se derrumbarán los edificios y toda pared se vendrá abajo. Pelearán hermanos contra hermanos y los atacaré con pestes, sangre y fuego y con tempestades desoladas cayendo sobre mi pueblo pedruscos enormes, fuego y azufre. Y seré glorificado, santificado y reconocido a los ojos de las naciones. Y sabrán que Yo soy el Señor y contra Mi no hay quien pueda”

Daniel en el Cap. 8, 10-12, habla lo que le sucederá a la Iglesia de Cristo (la Iglesia Católica):

“Y se envalentonó la Bestia, amenazando al cielo, de donde hizo caer no pocas estrellas y los pisoteó, pretendiendo atacar incluso al Príncipe omnipotente, intentando abolir el Santo Sacrificio, y esforzándose por derribar su lugar santo… Y a causa de los pecados de los hombres se le dio poder para atacar el santo Sacrificio, conculcando y pisoteando la verdad en la tierra. Imperará el dinero y la inmoralidad más que la justicia, llegando a su apogeo en la época del Anticristo, para quien no habrá más ley que la fuerza bruta y el maldito interés material. Y la humanidad desconcentrada y víctima de sus naturales apetitos se precipitará en la catástrofe más espantosa que han visto los siglos”.
Esta profecía de Daniel se complementa con el Apocalipsis de Juan 13, 17 que dice:
“… y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quien podrá luchar contra ella?...Y, se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo (Sagrario y Eucaristía) y de los que moran en el cielo, (los santos).
Y se le permitió hacer la guerra contra los santos (Iglesia en la tierra) y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación”.

El profeta Oseas en el Cap.4, versículo.1-3 dice:

“Escuchad la Palabra de Dios, porque voy a entablar juicio sobre los habitantes de la tierra. No veo la verdad por ninguna parte. Si no hay verdad no hay misericordia y no hay temor de Dios en la tierra. En cambio la maldición el fraude, la mentira, el homicidio, el robo y el adulterio han inundado el mundo. Por culpa de estos crímenes sufrirá la tierra y enfermará todo lo que habite en ella”.

Zacarías 13, 8-9 dice:

“En el día del gran castigo y de universal purificación perecerán las dos terceras partes de la humanidad…He aquí lo que pasará en la tierra: dos partes de ellas serán dispersadas y quedarán arruinadas. Sólo una tercera parte se salvará. Pero aún ésta tendrá que pasar por el crisol del sufrimiento para purificarse como la plata o el oro. Y el pueblo que quede invocará mi nombre y yo lo escucharé y le diré: tú eres mi pueblo, mientras él me dirá: Tú eres mi Dios”.

Esta tercera parte de la humanidad, será la que forme parte del pueblo glorioso de Dios, pueblo purificado como el oro y la plata.

Sofonías 1, 2, 14,18 también dice:

“Está muy cerca el gran día del Señor, está cerca y viene veloz. ¡Ay la voz amarga y terrible de Dios! Hasta el más fuerte y valiente temblará de espanto y terror porque será día de ira, de tribulación y angustia; día de gran calamidad y miseria, de niebla y tormento; día en que afligiré a los hombres, que andarán como ciegos, porque pecarán contra Dios y derramarán su sangre como agua. Y sus cuerpos quedarán tirados como basura. A grandes pasos llegará el fin y consumación de todas las cosas, porque voy a aventar a los hombres de sobre la faz de la tierra que se cubrirá con los cadáveres de los impíos”.

Amos 5, 18-20 dice:

“Terrible día del Señor éste, día de tinieblas y no de luz. Será como aquel que huyendo de un león da con un oso; o como aquel que al apoyarse en una pared para no caer le muerde la mano un áspid”

Pero, como ya hemos dicho antes, esto no es el fin del mundo, sino el final de una era sombría e inicua, en donde morirán todos los que no han sido fieles a Dios ni han querido arrepentirse, ni cumplir con los mandamientos del Señor, ni han hecho caso de las profecías de sus santos y también han desechado los avisos de su Madre la Virgen, que con tanta solicitud y amor busca la salvación de sus hijos.

LA GRAN APOSTASÍA

Si analizamos un poco la apostasía de que habla Jesús (Mt. 24, 9), nos vamos a dar cuenta que ésta tiene que darse en la verdadera Iglesia de Cristo (la Iglesia Católica). Por eso mismo es apostasía, pues las demás son herejes, cismáticas, separadas y están fuera de la Iglesia.

Y, ¿qué es apostasía?
– Es negar las verdades cristianas, cambiar de opinión o doctrina. Y, ¿que estamos viendo en ciertos grupos católicos desde el 1960 aproximadamente? Después del Concilio Vaticano II, para ser más exactos, empezaron una serie de movimientos ideologías y manifestaciones contrarias a las enseñanzas de Cristo y su Iglesia. Veamos algunas: ¿Acaso no es exactamente apostasía eso de la Teología de la Liberación?

Examinemos un poco más de cerca las aberraciones que propaga esta corriente infiltrada en la Iglesia para darnos cuenta que es una señal más del final de los tiempos. Con la aparición del Anticristo, esta apostasía llegará a su máxima maldad, con la abominación desoladora, la prohibición de la Santa Misa o Sacrificio Perpetuo y con la persecución y asesinato de los verdaderos cristianos.

El peligro que representa esta ideología comunista disfrazada de cristianismo está en las falaces interpretaciones que hacen de las Sagradas Escrituras, en la tergiversación de los términos y conceptos establecidos, llegando a tales absurdos, que si se les ocurre que el negro es blanco, sin ningún reparo lo harían. Así, empezando con el mismo nombre rebuscado que le han puesto a este movimiento: "Teología", para engañar y confundir. Teología puede ser un concepto extenso; pero, básicamente es el Tratado de Dios, sus atributos y perfecciones que nada tienen que ver con las ideologías políticas que estos liberacionistas propugnan desde la Iglesia. Scanonne en el encuentro de El Escorial, hace esta interesante interrogación: "¿Podrá haber una verdadera teología que esté tan obstaculizada para el lenguaje de la trascendencia? ¿Una teología tan hipotecada en el lenguaje de la inmanencia?" Y también añade: "El lenguaje teológico no debe vaciarse del Theos” (que lo hace teológico), llegando a confundirse con el lenguaje socio-analítico-político (unívocamente determinado con el marxismo).

Nuestra cultura ha establecido términos y conceptos para designar y explicar las cosas y circunstancias; por ello, es una aberración que se cambie por completo lo establecido para ajustarlo a sus intereses políticos. He ahí la falacia, el engaño, la deshonestidad. Con sus nuevos conceptos propugnan una iglesia nueva sin dimensión sobrenatural. No es una renovación de la Iglesia como ellos tratan de hacernos creer, sino crear simple y llanamente una institución distinta, con otro origen, con otros fines y medios. En suma, una nueva secta, que desgraciadamente se ha infiltrado y de donde les es más fácil manipular, engañar y hasta colaborar con grupos de extrema izquierda que nada tienen de cristianos. Veamos algunas de sus insidias:

1.-El concepto de “Pueblo de Dios”, del cual diríamos que está formado por todos aquellos que hacen la voluntad de Dios, ya sean ricos o pobres, campesinos o poblanos, indios o blancos; los liberacionistas lo han cambiado para reemplazarlo por un concepto político de pueblo, como masa, proletariado, donde sólo tienen cabida los marginados, los oprimidos, los pobres y campesinos; olvidándose por completo que entre los pobres también hay ladrones, egoístas, envidiosos, haraganes, y que en nuestros pueblos latinoamericanos o del Tercer Mundo, el estado de subdesarrollo existente es, muchas veces, producto de la situación de pecado en que viven, poniendo en práctica un egoísmo necio, que se traduce en el popular dicho que dice: viven como el perro del hortelano, “que no comen ni dejan comer”.

Con respecto a la violencia, Alfonso López en su libro "Teología Liberadora en América Latina", refiriéndose a este mismo asunto, dice: "Acuden a una mañosa utilización de los textos bíblicos y sacan toda una tesis de violencia cristiana con algunos textos como Mateo 11,12, que dice: "El Reino de los Cielos sufre violencia y los violentos lo conquistan", transformando esto en toda una arenga revolucionaria, no queriendo entender el verdadero sentido: que hay que esforzarse y hasta sacrificarse, para ser merecedor del Reino de Dios, armado de virtudes teologales”.
Pablo nos dice que debemos ponernos la armadura que Dios nos ha dado para estar firmes contra los engaños del diablo (Efesios 6,11) y todavía, para que no dudemos que es una armadura espiritual y no física, añade: "Porque no estamos luchando contra gente de carne y hueso, sino contra malignas fuerzas espirituales" (Ef. 6,12).

Los apostatas hacen mucho hincapié en dos pasajes bíblicos que los han interpretado a su gusto y manera: El Éxodo y el relato de Jesús en Mateo 25,31-46. En el Éxodo vemos cómo los israelitas se habían convertido en esclavos de los egipcios, y Dios teniéndoles lástima por que los amaba, suscita entre ellos un líder: Moisés, que los saca de la tierra de Egipto y los lleva a la Tierra Prometida. Para el cristiano fiel a la Escritura y a Dios, este pasaje bíblico e histórico, cumple dos funciones:
El primero, relacionado con el plan salvador que Dios había trazado para la humanidad, como era tener un pueblo libre de las influencias malignas y supersticiosas de los demás, apartándolos para que allí nazca el Mesías, Dios hecho Hombre.

Y segundo, ilustrar a la humanidad, por medio de este evento histórico, la analogía existente entre el Éxodo histórico, con su líder Moisés y la historia de la salvación con la profética figura de Jesús. Así Israel representa a la humanidad perdida y hundida en el pecado bajo el dominio de Satanás. Egipto representa el poder siniestro y tenebroso con que Satanás domina a la humanidad. Dios suscita de entre los israelitas un líder, Moisés, quien logra sacar a los judíos del dominio y explotación egipcia. Jesús nace de entre los hombres y por su obra redentora, libra a la humanidad del poder de las tinieblas y de la muerte eterna. El tiempo de penuria que Israel sufre al pasar el desierto para al final llegar a la Tierra Prometida, no es otra cosa que esta vida presente que estamos viviendo desde que Jesús vino y murió y resucitó hasta que vuelva a establecer definitivamente su Reino de paz y justicia. En esa fecha recién estaremos en la Tierra Prometida.

Pero los liberacionistas o apostatas, ven este pasaje con un sentido puramente político; para ellos Dios es un Dios que toma partido por un grupo, el de los explotados, marginados, esclavos; en suma, los proletarios, obreros de nuestros tiempos. Entonces dicen: que si Dios, toma partido por este grupo, tiene que estar en contra de los explotadores, ricos, capitalistas e imperialistas. Por último, creen que Dios está de acuerdo con todos esos caudillos que no dudan en matar para lograr sus objetivos de liberación política, que, según ellos, representan a Moisés.

Esta actitud extraviada de éstos, es fácil de comprender, si leemos a Pablo en Romanos 8, 5-8, donde dice: "Los que viven conforme a la naturaleza del hombre pecador, sólo se preocupan por lo puramente humano (política)... Preocuparse por lo puramente humano, lleva a la muerte... los que se preocupan por lo puramente humano son enemigos de Dios, porque ni quieren ni pueden someterse a su Ley."

Esta lectura bíblica nos da grandes luces sobre el comportamiento de estos pobres grupos de avanzada; sacerdotes, obispos, monjas y laicos que ni quieren ni pueden someterse a la Ley de Dios y es por eso el testimonio de vida tan desordenado que proyectan a la sociedad, esclavos de todas las pasiones y males de este mundo.

Irónicamente, hablan de liberación; sin embargo, son ellos los que necesitan ser liberados de sus pasiones carnales, extravíos y fanatismos políticos y de sus perjuicios ingenuos y tontos; abogan por una liberación puramente humana y superficial, sin profundizar en la raíz del mal; en vano hablan y escriben tan sofisticadamente, filosofan y hacen disertaciones tan arregladas y, defienden causas tan nobles como la "opción por los pobres", pero que lástima que hayan dejado de lado al “Theos” que es fuente de vida, verdad y justicia. El apóstol Pablo al respecto, nos dice; "La sabiduría de este mundo, ante Dios, no es más que tonterías". (Corintios 20)

2.-El Concepto de “Libertad”.-Sin la palabra libertad no existiría la teología liberacionista. Pero su libertad es humana, política, social y económica, propugnan una liberación de los grandes capitales extranjeros, aunque saben que los países tercermundistas no tienen la capacidad monetaria para restablecer sus economías. Propugnan una libertad y autenticidad política e ideológica, aunque saben que sus ideas políticas no son auténticas, sino prestadas del marxismo-leninismo y maoísmo e ingenuamente quieren imponerlo a realidades diferentes. La lucha de clases que propugna la secta apóstata y liberacionista infiltrada en la Iglesia, ha causado daño enorme entre el pueblo católico. En muchos lugares de provincias de Hispanoamérica no hay profundas diferencias económicas, ni se van a encontrar poderosos gamonales, ni paupérrimos proletarios; pero como de todas maneras tienen que llevar a cabo su lucha de clases, optaron por poner al campesino contra el poblano (sabiendo que muchos campesinos son más pudientes económicamente que los poblanos), creando un cierto odio y resentimiento entre ambos habitantes. Conceden ciertos privilegios religiosos y económicos al campesino y muchas restricciones al del pueblo, y, no contentos con ello, dentro del pueblo también incentivan la división; el hecho es que la lucha de clases debe llevarse a cabo a como dé lugar.

Propugnan una liberación cultural criticando negativamente y renegando de todos los aspectos culturales adquiridos en los países europeos de los que América fue colonia, incentivando una nostalgia malsana de todo lo que fue la cultura autóctona.

Propugnan una liberación de los dogmas y autoridad católicos desdeñando y trayendo a menos la tradición de la Iglesia y la autoridad del Papa, la misma que tratan de desconocer negando la infalibilidad del Sumo Pontífice lo cual afecta a la unión de la Iglesia y subordinación del clero, dos aspectos que abren las puertas de la división, la desobediencia y el desconocimiento a la autoridad suprema de la Iglesia. El comentarista de la Biblia Latinoamericana, 94a edición en 1 Juan, Cap.4, al explicar sobre el tema de no fiarse de cualquier inspiración; apóstatamente dice: ... pero, ¿qué pensar cuando se trata de maneras de ser y actuar de la Iglesia? ¿Debemos apoyar en toda circunstancia a los responsables? Esto sería olvidar que el Evangelio forma personas libres. No podemos seguir ciegamente el parecer del Papa o del Obispo o de la mayoría...

Como verán, éstos señores incentivan una abierta hostilidad y desconocimiento de las enseñanzas mismas de Cristo, pues con ello desconocen lo que Jesús afirmó cuando le dijo a Pedro: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”, (Mt. 16,18). Le dijo también: “Apacienta mis ovejas”, (Jn. 21). De aquí el deber que tiene Pedro de suministrar el alimento de la doctrina y que el que nos incumbe a nosotros de recibirlo. Ahora bien: no puede darse la obligación de abrazar el error.- Jesús dio a Pedro una seguridad especial para sí y para sus sucesores y un encargo también especial: “He rogado por ti, a fin de que tu fe no desfallezca; y tú, una vez convertido, conforta a tus hermanos”, (Lc. 22, 32). Por eso se ha dicho del Papa: “Él confirma a todos los demás, al paso que él no es confirmado por nadie, solo por Dios”. (J.Bonatto).

La autoridad del Papa es necesaria para disminuir las controversias y siempre fue reconocida desde antiguo, por ello San Ambrosio dijo en cierta ocasión: “Donde está Pedro, allí está la Iglesia” y San Agustín en sus sermones 131, 10, 10 dijo: “Roma ha hablado, la causa está fallada”. Además los hechos lo confirman, que a pesar de una larga serie de pontífices y de una inmensa variedad de cuestiones que han surgido a través de los siglos, vemos que al paso que algunos obispos de desviaron, no se dio nunca el caso de que un Papa se haya equivocado como Doctor de la Iglesia. La Iglesia ha tenido Papas menos buenos; pero nunca Papas que hayan enseñado el error. Entonces, ¿a qué viene esta abierta hostilidad a la autoridad del Sumo Pontífice? ¿Será porque el Vaticano y la Iglesia fiel a Cristo nunca aceptó las enseñanzas políticas y disfrazadas de la teología liberacionista?

Sus ideas de libertad no proceden de una libertad teológica y espiritual, sino del análisis marxista de los problemas contemporáneos. Siendo este movimiento de procedencia atea, aunque no lo dicen, sus escritos insinúan y sus acciones confirman que no creen en el Dios que predican. Para ellos su Dios es el pueblo.

3.-El concepto de “Pecado”, tal como Cristo y los santos nos lo dieron a entender, no lo comprenden. Para su entendimiento, el pecado es simple y llanamente la explotación y opresión económica que sufren los proletarios del mundo, a quienes hay que liberarlos para quitar el pecado del mundo. Y, entonces, todos serán salvos; consecuentemente el Reino de los Cielos se está logrando con la Lucha de Clases.

4.-El concepto bíblico de "Pobre", según el cual se entiende como todo aquel que tiene hambre de Dios; el que pone su corazón en el tesoro que no es corroído por el orín y la polilla; el que sufre moralmente por vivir en un mundo de pecado y corrupción y que ansía el Reino de Dios. Es entendido por éstos en el sentido marxista, pobre para ellos es una clase social, el proletariado y de ahí que esté muy de moda la frase: “Opción por lo pobres", con la cual se sienten muy seguros para impulsar la lucha de clases, lo que significa tomar partido por un grupo determinado. Pero: "Cristo conoció las diferencias hirientes entre el que carece de bienes y el rico, entre el opulento y el menesteroso. Conoció la dominación de los poderosos sobre los desamparados. Tenía plena conciencia de las denuncias de los profetas" (Alfonso López, Teología Liberadora). Sin embargo Cristo pudiendo haberlo hecho no preparó la revolución ni mucho menos organizó las guerrillas ni excluyó a los que no eran pobres. Al contrario Cristo une el concepto de justicia con la misericordia en la que el amor supera al pecado que divide; jamás incita a la violencia contra los explotadores. Como mensajero de paz invita al arrepentimiento, a la reflexión; a los ricos les recomienda repartir sus tesoros; no los extermina ni los condena. A sus discípulos los forma como evangelizadores del Reino de Dios, presentándose con su característico saludo: “LA PAZ SEA CON VOSOTROS". No los hace agitadores o revolucionarios. Su venida al mundo, su vida, muerte y resurrección es sólo por amor a la humanidad; habiendo dejado muy claro que el Reino de Dios puede estar en nosotros o podemos construirlo si amamos a Dios y a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Sólo cuando el hombre realice un giro personal de 360 grados y por arrepentimiento cambie el egoísmo por el amor; sólo así empezaremos a ver una sociedad justa, donde todos puedan verse como hermanos, hijos de Dios, sin recelos, sin envidias, sin odios ni revanchas. Sólo el amor perdona, une, cambia, construye, edifica, crea paz y armonía.

“La opción por los pobres”, frase que han convertido en su estandarte favorito y que ingenuamente enarbolan algunos obispos, sacerdotes, religiosos y laicos no satisfacen las exigencias espirituales y pastorales de la Iglesia; pues esta opción aparte que divide se avoca a conseguir la satisfacción puramente material. La misión de la Iglesia es guiar al hombre a Cristo, a través del cambio conciente del pecado a la gracia la cual santifica, armoniza y une al hombre con su creador y con la naturaleza que le rodea.

Suponiendo que ésta opción por los pobres, material y simplista logrará invertir la situación de miseria de cierto grupo, pueblo o sociedad; sino han cambiado el corazón lleno de egoísmo, envidia, rencor y prejuicio; estos nuevos ricos, seguirán, con el mismo corazón duro y frío; listos para continuar explotando y aprovechándose de los más débiles.

Jesús mismo al ver ese afán desenfrenado por conseguir las riquezas materiales de sus mismos discípulos les dijo: “Preocúpense por las cosas del Reino de los cielos; el resto les vendrá por añadidura". ¡Verdad que les falta mucha Fe, mucha espiritualidad!

5.-El concepto de Amor al Prójimo.- Por increíble que parezca, tienen un cinismo y desvarío en lo que respecta al amor que debemos tener a nuestros semejantes, que han hecho todo un tratado satánico de la unión y amor cristianos.

Según Gustavo Gutiérrez, principal liberacionista del Perú, dice: "Amar a todos los hombres no quiere decir, evitar enfrentamientos", (o sea, que podemos exterminarlos y, a la vez, los estamos amando, porque así los vamos a liberar de sus poderes económicos y de sus egoísmos). Y continúa diciendo: "Se ama a los opresores, liberándoles de su propia e inhumana situación de tales (ricos) y, para ello, hay que combatirlos real y eficazmente... (O sea eliminarlos) en eso consiste el nuevo reto del Evangelio: La nueva forma de amar a los enemigos. Verdaderamente satánico, ¿no cree?
J. Girardi en su obra: "Amor Cristiano y Lucha de Clases", dice: "Se ama a los oprimidos liberándolos, se ama a los opresores combatiéndolos"... Toda una ideología de violencia y muerte, diametralmente opuesto al verdadero amor cristiano de humildad y mansedumbre:"Si te pegan en la mejilla, muéstrales la otra"(Lc 6,29). Por último, el demonio, por boca de Gutiérrez, dice: "La comunión de la alegría pascual, pasa por el enfrentamiento y la Cruz". Tamaña abominación a la obra y sacrificio de Cristo.

Sólo los que verdaderamente son de Cristo, sentirán indignación al leer y escuchar estas apostasías y herejías de las que Pablo, Apóstol de Jesús nos advierte:
"Porque estos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, transfigurándose en apóstoles de Cristo, y no es maravilla, porque el mismo Satanás, se transfigura en ángel de luz. Así que no es mucho, si es que sus ministros se transforman en ministros de justicia". (Corintios 11,13-15)
Como se habrán dado cuenta, nos encontramos justamente con la gran apostasía de la cual nos habla Jesús y de la cual también nos advirtió María, nuestra madre.

LA ABOMINACIÓN DESOLADORA

La apostasía que ha surgido en Latinoamérica y otros países con la teología de la liberación, tiene correlación directa con otras formas de apostasía que hay en Europa como el horizontalismo de muchos prelados y sacerdotes y de la masonería que también se ha infiltrado en la Iglesia. Este camino preparado de antemano será el que facilite al Anticristo la peor de sus aberraciones y culmine esta apostasía con la abominación desoladora, que en si se refiere también a él mismo (Anticristo).

“Que nadie os engañe que el día del Señor está cerca, pero antes ha de venir la apostasía, y ha de manifestarse el hombre de la iniquidad, el hijo de la perdición; el rebelde que ha de levantarse contra todo lo que lleva el nombre de Dios, o merece respeto; él irá y se sentará en el templo de Dios proclamándose él mismo dios”.
(2 Tes.2, 3)

A la mitad del reinado de este líder carismático, (3 años y medio) éste será aclamado, por el progreso que ha logrado bajo su mandato. Ha hecho un trabajo excelente, ha traído paz y prosperidad al mundo entero. Por esta época, alguien tratará de asesinarlo (¿será el servicio de Inteligencia de los Estados Unidos?) dándole un balazo en la cabeza; pero como dice la profecía, no morirá, porque el demonio le dará vida y se encarnará en él.
“Una de las cabezas del monstruo parecía tener una herida mortal; pero la herida fue curada, y el mundo entero se llenó de asombro y siguió al monstruo”.
(Apocalipsis 13,3)

Y es allí, cuando todos el mundo admirados por éste hecho, se irán tras él, perderán la cabeza por él, y lo convertirán en su ídolo. Posiblemente, la Iglesia, (el Papa), levante su voz por estos hechos idolátricos y protestará por los abusos e iniquidades que éste empezará a cometer. Entonces será cuando el Anticristo manifieste el mayor odio del que ya tiene a la Iglesia y al verse aclamado, aplaudido, idolatrado y venerado por el mundo, se le subirán los humos e irá al templo de Dios, y sentándose en él se proclamará dios, no sin antes haber martirizado al Papa y a los fieles seguidores de Cristo; entre los que habrán algunos obispos, sacerdotes, religiosas y laicos. Pero muchos otros de los prelados infiltrados o liberalistas y masones, estarán muy contentos con estos sucesos.
“A su orden se presentarán tropas que profanarán el santuario y la fortaleza y hará cesar el Sacrificio Perpetuo y alzarán la abominación desoladora”. (Daniel 11,31)

¿En que templo se realizará esta apostasía?, casi todos los que escriben sobre este tema; por ser protestantes hablan de un tercer templo judío en Jerusalén, el cual todavía no ha sido construido. Pero, el templo en el cual entrará el Anticristo es uno del mundo cristiano, pues, ¿Acaso no es la religión dejada por Cristo la que pertenece a Dios? La religión judía se encuentra por el momento apartada de Dios, por no aceptar al Mesías y por el deicidio que cometieron, por lo tanto se encuentra fuera de los eventos proféticos concernientes al templo. De ser así, ¿Cuál será el templo cristiano que será profanado? Aunque mal les pese a los detractores de la religión católica; será la Basílica de San Pedro, en Roma, principal templo del mundo cristiano y católico; siendo invadido todo el Vaticano o fortaleza de la que habla la profecía. Tan pronto como el Anticristo cometa esta abominación, hará cesar toda ceremonia de la Santa Misa, único rito verdadero del Sacrificio Perpetuo.

Para entender esto del Sacrificio Perpetuo es necesario, que nos remontemos a los tiempos donde Moisés por mandato de Dios les ordena sacrificar un cordero o una res como expiación por los pecados del hombre (rito que por supuesto ya se hacía desde tiempos de Adán). Esto significaba que para que el hombre pudiese reconciliarse con Dios era necesario un sacrificio cruento. Pero así hubiesen sido millones de corderos y reses, no eran suficientes para llevar nuevamente al hombre a Dios. Este sacrificio era más bien un simbolismo del Sacrificio real y definitivo que Dios ofrecería como rescate en la persona de su propio hijo Jesucristo, que viene al mundo para ofrecerse como víctima para la salvación y perdón de los pecados de la humanidad. Cuando Jesús es crucificado y muerto se cumple la profecía del Cordero de Dios sacrificado. Dios mismo hecho hombre, se ofrece como víctima para rescatar a la humanidad y llevarla por el sendero del bien hasta que finalmente regrese después de un tiempo a terminar de una vez por todas con el mal.
Antes de irse nuevamente al cielo, deja recomendado que se perpetué la Santa Eucaristía o Santa Misa que no es más que el Sacrificio de Jesús Incruento, cosa que ya lo había establecido antes de su pasión en la Ultima Cena. Así, en ella, tomando pan les dice:

“Tomad y comed, esto es mi cuerpo, y tomando vino les dice: Tomad y bebed esto es mi sangre; haced esto en conmemoración mía”. (Mateo 26,26-27)

Desde allí, se viene celebrando por dos mil años, este portento de milagro que dejó Jesús, como “Sacrificio Perpetuo”.
Jesús cambió los sacrificios cruentos de animales, que hacían los judíos, por las especies de vino y pan que se transforman en su cuerpo y en su sangre; pues Él es la Víctima Perfecta que nos rescató.

Quien crea en Él y en su sacrificio, aunque muera vivirá y será salvo. Pero hasta que regrese, dejó este sacrificio del Pan como su cuerpo y del vino como su sangre, para alimento espiritual de su Iglesia.

Sabiendo el demonio que le queda poco tiempo, el Anticristo hará todo lo que pueda por destruir la Iglesia de Jesús, destruir al pueblo de Dios (Israel), y destruir a la humanidad en general suscitando guerras, persecuciones contra los judíos y los cristianos y contra todo aquel que se le oponga y no adoren su imagen.

“También se le permitió hacer guerra contra los que pertenecen al pueblo de Dios, hasta vencerlos; y se le dio autoridad sobre toda raza, pueblo, lengua y nación. A ese monstruo lo adorarán todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no están escritos, desde la creación del mundo, en el libro de la vida del Cordero que fue sacrificado. Si alguno tiene oídos, oiga: a los que deban ir presos, se los llevarán presos; y a los que deban morir a filo de espada, a filo de espada los matarán. Por eso, los que pertenecen al pueblo de Dios necesitan fortaleza y fe”. (Apocalipsis 13,7)

En este mismo capítulo Juan nos habla de la segunda bestia que dijimos anteriormente íbamos a explicar mejor:

“Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.
Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada” (Ap 13,11- 12).

Aquí, hay que hacer una pausa para analizar más detalladamente a este personaje. Dice el profeta, que tenía cuernos como de cordero. El cordero en si representa a Cristo, a la Iglesia. Lo que nos indica que posiblemente este personaje de la segunda bestia sea un religioso (cardenal u obispo). Nótese bien que dice: “Tenía cuernos semejantes a los de un cordero”, no dice cuernos de un cordero, lo que nos indica que es alguien que no es un autentico cristiano. Debe ser un clérigo de los tantos infiltrados que hay identificados como liberales o miembros de la masonería. Y También nos dice: “pero hablaba como un dragón”. Esto nos indica que tendrá la apariencia de religioso, tal vez llevará las vestiduras clericales; pero habla como el demonio, blasfemando contra Dios y defendiendo al Anticristo, por supuesto en un grado superlativo; porque esto ya se está dando con el fenómeno que explicamos antes de la teología de la liberación. Hace poco escuchamos en la misa dominical a un cura bastante joven que decía, que el no confesaba porque era aburrido, y que la gente no debe ir a confesarse porque para que le digan que no fueron a misa el domingo, ¡Que gran cosa! ¡Que pecadote!, después dijo que Jesús había venido por los pobres y que los pobres deben unirse y luchar por sus derechos y si tiene que correr sangre que corra, porque Cristo derramó su sangre por los pobres. Que el verdadero cristianismo es velar y luchar por los intereses sociales y económicos de los más relegados, el resto (oraciones, misas, devociones) es basura.

Si usted es alguien educado en la doctrina católica, se dará cuenta de las gravísimas y terribles herejías y apostasías que este pobre dice; pero si no, usted creerá que las sandeces que este sacerdote dice es fenomenal es buenísimo y él es un héroe, un líder. Sin embargo, atenta contra los sacramentos de la Iglesia, (confesión y penitencia) y contra los mandamientos de Dios, (santificar las fiestas y no matar). Este sacerdote del ejemplo es “en pequeño” lo que será la segunda bestia. (Vestido con ropajes sacerdotales pero habla como el demonio).

¿Cómo llegará esta bestia al poder eclesial? Para nadie es un secreto que los masones y los liberalistas están infiltrados en la más alta jerarquía de la Iglesia y desde hace tiempo que vienen luchando por llegar al papado, incluso todo parece indicar que han cometido varios asesinatos con los papas anteriores, Juan XIII, Paulo VI, de los cuales fue tan bien planificado que nadie se dio cuenta; pero de Juan Pablo I, si hay muchas evidencias de su asesinato. Primero, porque era un Papa, relativamente joven, sano, no tomaba medicinas, se hacía chequeos periódicos, muere justo la víspera de la auditoria que iban a hacer al Banco Ambrosiano, en circunstancias totalmente misteriosas y no dejaron que le hagan la autopsia. Luego en los dos años subsiguientes de su muerte, muchos otros prelados que estaban implicados para bien o para mal del caso Ambrosiano, murieron misteriosamente, (limpiaron toda clase de testigos). Los diferentes investigadores que han seguido este caso, dicen que los responsables de este asesinato fueron los masones de la logia P2. (Cabe hacer aclaraciones que el Banco Ambrosiano fue creado por el Papa Pió XII para solventar los gastos de bien social que la Iglesia hacía en todo el mundo; con el tiempo los enemigos de la Iglesia entraron en el, y la convirtieron en una verdadera cueva de ladrones, donde se lavaba dinero mal habido). Veamos lo que dice Jesús López Sáenz, uno de los investigadores del caso de Albino Luciani:

“Juan Pablo I no murió de forma natural. Este mensaje completado a su vez por datos posteriores, lo hemos recibido no por casualidad, el 29 de diciembre de 1984, fiesta de Santo Tomás Becket, aquel “cura entrometido” con quien Juan Pablo I es comparado. Creo que fue un regalo de ambos y que, en cierto sentido, en todo este asunto “el Arcángel Miguel alterca con el diablo” disputándose el cuerpo de Juan Pablo I que precisamente murió un 29 de septiembre, fiesta de San Miguel. De ningún modo podemos enterrar su testimonio; al contrario hemos de proclamar gozosamente ante el mundo que sigue habiendo enviados capaces de lanzar a los poderes del mal el frontal desafío: ¿Quién como Dios? capaces de actuar en nombre de Dios hasta el último respiro”.

Posteriormente el Papa Juan Pablo II ha sido objeto de varios atentados y actualmente; ¡cuánto ya lo hubieran asesinado! si no estuviera de por medio Dios, la Virgen Santísima y sus Ángeles para reguardar la vida de este penúltimo Pontífice. Pedro Miguel Lamet en su presentación al artículo de investigación de Jesús López, titulado: “La Incógnita, Juan Pablo I”. (Vida Nueva, Nº 1,497 5-10-85) dice:

“… Con motivo de la citada efemérides (7 años de la muerte), publicamos en este número un informe de Jesús López, cuyas conclusiones, apoyadas en datos, recopilados por él y otros, son escalofriantes. Ante esos datos hay dos actitudes; la del avestruz, alegando que la Iglesia no debe ser analizada con criterios seculares y que hay que huir de toda investigación por tratarse de un Papa. Y la de la luz, que no tema a la búsqueda de la verdad, para que esta brille en todo su esplendor. Los que se escandalizan ante el posible asesinato de un Papa, ignoran la historia de la Iglesia e incluso ocultan una cara de la actualidad; Juan Pablo II ha sido objeto de varios atentados, uno de los cuales le alcanzó a su integridad física. Últimamente como es sabido, ha sido públicamente amenazado por las Brigadas Rojas italianas. Sean o no concluyentes las pruebas que aduce Jesús López en su informe, la figura del breve Papa Luciani, crece con el tiempo. Parece evidente que quería emprender seria reformas y un drama sin esclarecer aleteaba detrás de su sonrisa. ¿No va siendo hora de que se emprenda una investigación oficial para que se despejen todas las incógnitas? Sería el mejor homenaje a aquella “evangélica fragilidad” que – recuerdo – al asomarse al balcón de la basílica, nos hizo llorar a no pocos creyentes que estábamos aquel día en la Plaza de san Pedro”.

Pues bien, ahora tienen una idea de la lucha física y espiritual que existe por el poder de la Iglesia y que muchos que no saben interpretan mal las cosas. Es una verdadera lucha entre las fuerzas del Bien y las fuerzas del mal. Pero lo interesante y relevante es que aunque aparentemente la Iglesia pierde y sus miembros fieles son asesinados; ella nunca hasta el momento ha sido derrotada, ni el mal ha tomado posesión de ella.
Como han visto, en varias ocasiones no han dudado en asesinar al mismo Papa. Así será al final de los tiempos, uno de estos infiltrados, liberal o masón puesto allí por Satanás, será quien cumpla el papel de la segunda bestia. Después que el Anticristo asesine al último Papa, lo pondrá como reemplazo, a este hijo de Satanás y será su mano derecha en su gobierno de violencia y terror.

ATAQUE E INVASIÓN AL ESTADO DE ISRAEL.

“Concibió Esaú contra su hermano Jacob un odio profundo, por lo de la bendición que la había dado su padre, y se dijo en su corazón: cerca están los días de duelo por mi padre, después mataré a Jacob mi hermano". (Génesis 27, 41)

Después de leer esta cita bíblica nos encontramos en mejor posición para entender este odio ancestral que se tienen estos dos pueblos parientes tan cercanos; pues por ella sabemos que los árabes descienden del hermano de Jacob, Esaú, quien se casó con una hija de los descendientes de Ismael, hermano de su padre Isaac. La Biblia cuando se refiere a los árabes siempre habla y menciona a la casa de Esaú, pues fue desde esos tiempos que Esaú aborreció a su hermano Jacob por haberle quitado la primogenitura.

“Cuando mi pueblo Israel viva tranquilo, tu te pondrás en marcha (Gog, uno de los nombres del Anticristo), desde tu tierra en lo más lejano del norte, acompañado de ejércitos fuertes y numerosos, y tropas de caballería, y atacarás a mi pueblo Israel...” (Ezequiel 38,14)

El Anticristo con sus aliados, entre los que se encuentran la Unión Europea, (reino propio del Anticristo) los países árabes y Rusia; invadirán Israel, por tres motivos poderosos: -La disputa de Jerusalén. -Las riquezas que existen en el Medio Oriente, especialmente en la zona de Israel, quienes han hecho florecer los desiertos. Y, -el odio inmenso que en estos tiempos se incrementará contra ellos, no solo por parte de los árabes, enemigos declarados del pueblo de Dios, sino que también por todo el reino confederado del Anticristo, más Rusia y sus anteriores satélites, quienes sentirán una aversión tan grande contra Israel que su meta será echar al mar a todos los judíos, desaparecer la raza hebrea tal como quiso hacerlo Hitler.

Lo que los árabes hicieron en las continuas guerras que han tenido con Israel, lo harán en mayor escala y con más odio y crueldad. Todos los escritos del profeta Abdías son concernientes a este capítulo de la futura situación judía y árabe.

“Por la mortandad, por la violencia infligida contra tu hermano Jacob, te cubrirá la vergüenza y serás extirpado para siempre.”
El día en que los extranjeros saqueaban sus riquezas (de los judíos) y los extraños entraban por sus puertas y echaban suertes sobre Jerusalén, fuiste también tú uno de tantos. No te goces del día de la perdición de Judá, no profieras arrogancias con tu boca el día de su tribulación, no entres por las puertas de mi pueblo el día de su ruina ni te estés contemplando su desgracia el día de su desastre. No tiendas las manos sobre sus riquezas el día de su ruina. No te pongas en la encrucijada para exterminar a los fugitivos, no entregues los escapados el día de su tribulación.
Porque se acerca el día de Yahvé para los pueblos; como hiciste así te harán a ti... pero en el monte de Sión habrá una porción salvada y será santa y la casa de Jacob despojará a los que la despojaron... y no quedará sobreviviente de la casa de Esaú, porque Yahvé ha hablado.” (Abdías 10)

Entonces, extranjeros serán los que invadirán y echarán fuera a la casa de Israel (Ejércitos de la Unión Europea, Rusia, Egipto, y todos los países árabes, comandados por el Anticristo). Los árabes se alegrarán de la desgracia judía. Estos días serán de gran calamidad, gran mortandad, gran dolor, gran desesperación para el pueblo israelita; la tierra que han trabajado duramente; su país, que era su única esperanza de paz, está destruido y ha punto de pasar a manos de sus peores enemigos; aunque también dice que una porción de ellos se salvará en el Monte Sión. Muchos caerán prisioneros y los mantendrán en el desierto, en campos de concentración; las condiciones en que se encuentren serán tan infrahumanas que parecerá que Israel ha perdido toda esperanza de recuperarse; todo lo que quedará de Israel será como un valle de huesos secos como dice Ezequiel.

“Hijo de hombre, esos huesos son la entera casa de Israel. Andan diciendo se han secado nuestros huesos, ha fallado nuestra esperanza, estamos perdidos.
Así habla el señor Yahvé: ven ¡OH espíritu! Ven de los cuatro vientos y sopla estos huesos muertos y vivirán” (Ezequiel 37).

Aquel tiempo de calamidad, también lo será para los judíos que todavía se encuentran por diferentes partes del mundo; de todos los países en donde estén los expulsarán y asesinaran, por ordenes del Anticristo.

Pero, cuando pareciera que es el fin de Israel, aparecerá en el cielo el estandarte o signo del Mesías. Recién en ese instante, los judíos que sobrevivan, reconocerán en Jesús al Mesías al que ellos crucificaron y desecharon.

“Entonces aparecerá el estandarte del hijo del hombre en el cielo y se lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y majestad grande”. (Mateo 24,29).

Esta señal (una gran Cruz) que se verá en el firmamento y visible en toda la redondez del planeta nos indicará que Cristo está a punto de llegar. Y todos los pueblos de la tierra, o sea la gente que todavía esté con vida, se lamentarán. Algunos porque reconocerán que Jesús es el Mesías, que Jesús es el Hijo de Dios y no quisieron creer en El, ni en su Iglesia. Y otros se lamentarán porque saben que les queda poquísimo tiempo para seguir al servicio de Satanás, porque ven sus intereses políticos, y riquezas materiales amenazadas, pues se acaba el sistema corrupto en el que han vivido.
“Entonces mirarán al que traspasaron, y entonces harán duelo y llorarán por él como por la muerte del hijo único o del hijo mayor. Se hará en Jerusalén un duelo tan grande...” (Zacarías 12,10)

Inmediatamente después se manifestará Jesús sobre Jerusalén quien vendrá como lo dijo el profeta Juan, en la Jerusalén Celestial, una ciudad resplandeciente, enorme y maravillosa.

“...y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, de la presencia de Dios. La ciudad brillaba con el resplandor de Dios; su brillo era como el de una piedra preciosa, como una piedra de jaspe, transparente como el cristal.
(Apocalipsis 21, 10)

El Anticristo personificación del demonio, sabe muy bien quién ha llegado y que su tiempo se ha terminado; pero aún así, enviará a sus emisarios por todo el mundo para que todos los países se reúnan en el lugar bíblico llamado Armagedón para hacerle la guerra a Dios y a su Cristo.

Y así será, todos los países del mundo, algunos de los cuales no se habían visto envueltos todavía en estas últimas guerras, enviarán sus ejércitos, fuerzas aéreas y fuerzas marítimas a pelear contra el intruso que ha llegado a la tierra y que se encuentra en Israel. Inclusive, los países del oriente, como China, acudirán al llamado del Anticristo.

LA BATALLA DEl ARMAGEDÓN

Al final de los tiempos, cuando el mundo haya entrado en el completo caos y destrucción, provocado por el Anticristo, después que éste haya destruido a la Gran Babilonia, haya invadido el Vaticano, sentándose en el trono de Pedro, declarándose dios, haya ordenado el cese del Sacrificio Perpetuo o Santa Misa y haya invadido a Israel; todavía habrá una última batalla, mas conocida como el Armagedón; la cual será la batalla en la que se encontraran el reino confederado del Anticristo y la mayoría de países del mundo aliados a él, contra las Huestes Celestiales de Cristo.

El enemigo de Dios, personificado en un hombre, al ver el estandarte o señal de Jesús en el cielo y la presencia de la Jerusalén Celestial, donde se encuentra Cristo, enviará inmediatamente sus emisarios por el mundo entero; para que todos los países envíen sus fuerzas armadas para hacer la guerra al intruso que ha invadido la tierra.

“Y vi, que de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta salían tres espíritus inmundos, como ranas que son los espíritus de los demonios, que hacen señales, que se dirigen hacia los reyes de la tierra para juntarlos a la batalla del día grande de Dios Todo Poderoso... y los juntó en el sitio que en hebreo se llama Armagedón. (Ap. 16,13)

“El sexto (ángel) derramó su copa sobre el gran río Éufrates, y secáronse sus aguas, de suerte que quedó listo el camino para los reyes del sol naciente” (Ap. 16, 12)

El sol naciente era la designación desde tiempos inmemoriales para las razas y naciones orientales, y es a través del río Éufrates que un innumerable ejército de los chinos se encaminará hacia el medio oriente; también a enfrentarse contra Cristo. Junto a todas las naciones de la tierra rodeando el Monte Sión. Pero algo misterioso sucederá que serán los mismos enemigos de Dios los que caben su propia tumba y destrucción.

“Suelta los cuatro ángeles que están atados sobre el gran río Éufrates, fueron sueltos los cuatro ángeles... a fin de que diesen muerte a la tercera parte de los hombres... El número de los ejércitos de la caballería era de dos miríadas de miríadas”. (Ap. 9, 14)

Entonces aquellos serán los días de los que Jesús dijo:

“Porque habrá entonces una gran tribulación cual no la hubo desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá y si no se acortase aquellos días nadie se salvaría; más por amor a los elegidos se acortaran aquellos días. (Mateo 24, 21)

De acuerdo a Zacarías, horrorosas peleas se centrarán alrededor de Jerusalén.
Isaías dice también que será en las cercanías del Mar Muerto y la antigua Edón.
Y, el apóstol Juan dice que tanta será la gente muerta que la sangre subirá hasta los frenos de los caballos por distancias de hasta 200 millas.

Este conflicto no se limitará sólo al Medio Oriente, sino que toda la tierra será golpeada por las oleadas de bombardeos atómicos. Juan dice que todas la ciudades importantes del mundo serán destruidas; las consecuencias de estos bombardeos serán tan horrorosas que muchos hombres blasfemarán y maldecirán a Dios por los tormentos que sufrirán. Las bombas producirán terremotos, el aire y el agua no servirán para sustentar la vida, se producirán epidemias, pestes, congelamientos; las gentes morirán quemadas tanto por las radiaciones atómicas como por el sol; la capa de ozono habrá sido destruida.

“Ábranse las cataratas en lo alto, y tiemblan los fundamentos de la tierra. La tierra se rompe con estrépito, la tierra retiembla se conmueve. La tierra vacila como un ebrio, es sacudida como una choza... la tierra esta totalmente desbastada... la tierra está en duelo, el orbe languidece y se marchita...”

La maldición devora la tierra y son culpables sus moradores, por eso arderán los moradores de la tierra víctimas de sus propios armamentos.

“Luego en seguida, después de la tribulación de aquellos días se obscurecerá el sol y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del cielo y los poderes del cielo se conmoverán” (Mateo 24,29).

Entiéndase que estas estrellas que caen del cielo no son las que comúnmente conocemos en la astronomía, sino las estrellas a las que los libros sagrados se refieren desde antiguo, son seres que una vez fueron ángeles buenos y ahora por su maldad son enemigos de Dios.

También dice que el sol se obscurecerá y la luna no dará su luz, de ahí la idea de los tres días de oscuridad que habrá en el mundo entero, tal vez causado por estas huestes infernales que han llegado a la tierra y donde se dice que acabaran con cientos de miles de seres humanos desprotegidos de la gracia de Dios por no haber tenido una vida conforme a su voluntad. Es una lucha ya no solamente espiritual sino física en la que todos los poderes del infierno desatados, tratan de acabar con la vida en la tierra. Es el mismo Satanás dentro del Anticristo y todas sus legiones de demonios que son millones en la guerra declarada contra Dios, para exterminar al hombre y al planeta. Y, por otro lado, Cristo Jesús, la Virgen Santísima sus Santos y sus Ángeles, luchando por salvar a la humanidad. Es una lucha muy desigual, pues Dios aparte de proteger a sus hijos, trata hasta el último de salvar y rescatar a la inmensa mayoría de la humanidad que tontamente han ido tras la bestia.

CRISTO EN LA TIERRA

“Vi, el cielo abierto, y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba es llamado fiel y veraz, y con justicia juzga y hace la guerra y viste un manto empapado en sangre, y tiene por nombre verbo de Dios. Le siguen los ejércitos celestes sobre caballos blancos, vestidos de blanco lino puro... tiene sobre su manto y sobre su muslo escrito su nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES”. (Apocalipsis 19, 11)

El Señor vendrá acompañado de sus ángeles y de sus santos y talvez de aquellos creyentes, que de darse el arrebatamiento serán tomados vivos al cielo. Juan también nos dice que a la Iglesia le fue otorgado el privilegio de vestirse de lino puro brillante, porque significa las justas obras de los santos.

“Entonces vi a la bestia junto a los reyes de la tierra y sus ejércitos; estaban reunidos para combatir al que estaba montado en caballo blanco y a los de su ejército. Pero la bestia fue capturada y también el falso profeta... entonces el diablo, el seductor, fue arrojado al lago de fuego de azufre, donde ya estaba la bestia y el falso profeta” (Apocalipsis 19, 20)

Esta cita bíblica nos da la visión del triunfo de Dios sobre el mal, con la captura de la bestia, el falso profeta y el encarcelamiento definitivo de Satanás.

EL JUICIO FINAL

“Entonces dirá el Rey a los que están a su derecha:
Venid, benditos de mi Padre, tomad posesión del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber... Y le responderán los justos: señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, sediento y te dimos de beber?... y el Rey les dirá: en verdad os digo que cuantas veces hicisteis eso a uno de mis hermanos menores, a mi me lo hicisteis. Y dirá a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno, preparado para el diablo y para sus ángeles. Por que tuve hambre y no me disteis de comer; tuve sed, y no me de disteis de beber; fui peregrino y no me alojasteis; estuve desnudo y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel y no me visitasteis.
Entonces ellos responderán diciendo: Señor ¿Cuándo te vimos hambriento, o sediento, o peregrino, o enfermo, o en prisión y no te socorrimos? El les contestará diciendo: en verdad os digo que cuando dejasteis de hacer eso con uno de mis pequeñuelos, conmigo dejasteis de hacerlo. E irán al suplico eterno, y los justos a la vida eterna”. (Mateo 25, 34)

Cómo vemos por estas sentencias de Jesús, es la caridad manifestada en obras concretas lo que salvará a los cristianos en el día del juicio final. Por eso:
“No amemos de palabra y de boca (como hacen las sectas que se la pasan dizque evangelizando y dicen que ya están salvos sólo con creer) sino con hechos y verdad” (1Jn 3,18). Pues es, sobre la base del amor cómo seremos juzgados.

Cabe mencionar aquí que después del castigo y purificación de la humanidad; la misericordia del Señor, también está vaticinada claramente por el profeta cuando dice:
"¿Quién es semejante a Ti, Señor? ¡Sólo Tú eres capaz de liquidar la iniquidad y cancelar los pecados de los rectos de tu heredad! ¡No te dejarás llevar más de tu furor, porque prefieres la misericordia! Te apiadarás de nosotros, nos librarás de nuestras iniquidades que encerrarás en los abismos del mar. Harás brillar la verdad sobre Jacob manifestando la misericordia prometida a Abraham y a nuestros padres desde tiempo inmemorial” . (Miqueas 7, 18-20).

¡Cristiano, regocíjate, y bendice a tu Señor que viene con gran amor y gloria a rescatarnos del mal y a amarnos y cuidarnos como a la niña de sus ojos!

CAPÍTULO CUARTO

ERRORES SOBRE EL FINAL DE LOS TIEMPOS


Existen dos corrientes ideológicas o tendencias de pensamiento sobre este tema. De una parte los que proclaman a viva voz que se acerca el fin del mundo con todas sus consecuencias apocalípticas y catastróficas para la humanidad, entre los que se encuentran como principales exponentes la mayoría de sectas modernas como los testigos de Jehová, los mormones, adventistas y otros. Y de la otra parte los que niegan y afirman que es mentira, que no son más que vaticinios pesimistas y mal agoreros, que aquellas supuestas profecías nunca se harán realidad; pues hace más de dos mil años que vienen anunciándolo y nunca a ocurrido nada de lo que han profetizado.

Ambas tendencias usan en la mayoría de los casos citas bíblicas, separadas del contexto general para reforzar sus pensamientos, ambas defienden sus posiciones hasta el fanatismo, tomándolo todo a la letra o negándolo todo y hasta cambiando el mismo significado de las palabras establecidas por los idiomas actuales.

Ambas tendencias son dañinas para la obra y los planes de Dios. Siendo aparentemente contrarias, provienen de la misma fuente del mal; para provocar división, confusión y miedo en algunos y total despreocupación e indiferencia en otros.

Pero lo más preocupante es que gente allegada a la Iglesia como teólogos, sacerdotes, religiosas y obispos sean los primeros en haber tomado el liderazgo de la indiferencia y la incredulidad.

Por 2.000 años, desde los mismos apóstoles, santos y papas han vivido con la esperanza que el día de la Segunda Venida de Cristo ocurra en sus tiempos y ahora que el tiempo esta más cerca que nunca, los que deberían estar llenos de entusiasmo y preparando a la grey del Señor a recibirlo; son los primeros en negar la propia promesa de Dios.

Tal parece que la estrategia de Satanás, de enviar primero a muchos mentirosos (sectas y charlatanes) para que alarmen a la población dando fechas exactas del acontecimiento apocalíptico, contradiciendo abiertamente las enseñanzas de Jesús; sobre el día y la hora de la Segunda Venida; en la que decía que ni El mismo sabía, sino solo el Padre, ha dado los resultados que éste (enemigo) esperaba.

Se podría decir que el 90% de creyentes cristianos, ahora son indiferentes a la Segunda Venida del Señor. 6 % lo conforman los apocalípticos mentirosos, aparentemente religiosos; pero instrumentos del demonio y sólo un 4 % son los que sin negar ni afirmar, esperan serenamente y con fe la Venida del Señor con la esperanza en los cambios positivos y buenos que de ello se derivará.

Es importante hacer notar que muchas de las sectas que ahora pululan y dividen a los cristianos, proclaman y enseñan ciertas verdades, con las cuales atraen a la gente, pero inmediatamente arrastran a la división al odio y al fanatismo. Cosa que ya no esta bien y por lo que se puede deducir que no son de Dios. Por ejemplo: Enseñan que Cuando Jesús venga todo será felicidad, y que la tierra no será destruida sino restaurada, ambas cosas son verdad; pero al dar fechas de la Venida de Jesús, al hablar en contra de la Iglesia de Jesús y su representante el Papa, al desprestigiar a la Madre de nuestro Señor, vemos que no son de Dios. Si no instrumento del demonio, gente disfrazada de corderos con una aparente piedad; pero que al final sacan a relucir sus más bajas pasiones, con lo que vemos que son hijos de Satanás.

LA OPINIÓN DE LA MAYORÍA DEL CLERO CATÓLICO SOBRE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

La idea y la actitud que la mayoría del clero católico tiene en la actualidad sobre la Segunda Venida de Cristo es muy variada, equivocada en algunos aspectos, despreocupada y hasta molesta.

Es variada porque algunos creen que el fin de los tiempos, o fin del mundo; toda la tierra se va a destruir y no va a quedar nada. Eso les produce miedo y prefieren pensar que todos esos vaticinios no son ciertos y dudan de la Palabra del Señor y razonan diciendo: Cómo se van ha caer las estrellas, la ciencia dice que nuestro sistema solar durará varios millones de años todavía…

Otros piensan que el reino de Dios del que habla Jesús, ya está aquí, quien recibe a Cristo y vive conforme a su doctrina ya está viviendo en el reino de Dios. Y, que este reino de Dios, con el pasar de los años que pueden ser 100, 1,000, 1’000,000, ¡Quien sabe? este reino irá mejorando y hasta que todos hayan cambiado el reino de Dios habrá llegado a su meta.

Otros más piensan que Jesús tal vez nunca venga de nuevo. El ya vino dicen…la tierra seguirá existiendo por siempre... El juicio al que se refiere la Biblia, es un juicio personal que se realiza en el momento de la muerte de cada individuo. Jesús ya vino una vez y no tiene porque venir otra vez. La segunda venida se refiere a cuando cada individuo lo recibe en su conversión…
¿Se dan cuenta del daño que han producido las ideas liberales de la apostasía? Años atrás todos creían a fe ciegas lo que la Biblia decía, sin cuestionar porque es Palabra de Dios.

Como verán todas estas ideas si bien pueden tener también “visos de verdad” son de por si equivocadas y conllevan a la indiferencia. Pues si los mismos sacerdotes, no se ponen de acuerdo… Y, aunque cada quien tiene su propia teoría. Si, todos coinciden en que: ¡No hay que preocuparse!
Pero:
¿Cómo no me voy a preocupar si se que mi Padre vuelve? ¿Cómo no me voy a preocupar si tengo que hacer los preparativos para recibirlo lo mejor que pueda? ¿Cómo no me voy a preocupar, si tengo que avisar al resto de mis hermanos para que se preparen también? Y, ¿no cree que es mejor estar listo y preparado que no estarlo? ¿No cree que es mejor empezar a trabajar y hacer méritos en la edificación del Reino que esperar hasta el último cuando ya no haya tiempo?

“Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su Señor, cuando venga, halle velando. De cierto os digo que se ceñirá y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles” (Lc. 12, 37).

Para toda esta gente, los avisos de la Virgen María, las profecías ya cumplidas del final de los tiempos, lo que Jesús mismo dijo, no tienen validez y han montado todo un sistema de enseñanzas para desacreditar a las Sagradas Escrituras. Dándose ellos mismos un halo de legalidad y erudición, porque todos estos son “doctores en Biblia y Teología”. ¡Que inteligente y sabido es Satanás! ¿No cree? -Pero ¡Que estúpidos estos doctores!

Los pocos católicos del clero y fieles laicos que creen en la inminente venida del Señor, tienen que guardar distancia con respecto al resto; pues son discriminados y vistos como retrógrados o bichos raros. ¡Que vas a estar pensando en esas cosas…! ¡Eso lo hacen las sectas, los ignorantes…! Te dicen y se ríen de la preocupación que sientes por preparar la venida de tu Señor.

Verdaderamente es una pena que esto suceda en los mismos integrantes de la Iglesia; pero es una señal más de los “Signos de los Tiempos”. Es por eso que las Escrituras dicen: Solo unos pocos se salvaran, porque la mayoría sufrirán las consecuencias de su incredulidad, de su concupiscencia, de sus vanidades, de su soberbia, de su alejamiento de Dios.

RESPUESTA A LOS INCRÉDULOS DOCTORES DE TEOLOGIA Y OTRAS EMINENCIAS INTELECTUALES

Hace poco cayó en mis manos un libro titulado: “Biblia y Fin del Mundo” de Eduardo Arens, doctor en Teología Bíblica, profesor principal de Sagrada Escritura en el Instituto Superior de Estudios Teológicos de Lima, Perú. Autor de muchos libros religiosos, relacionados con el tema del Apocalipsis, hombre muy inteligente y preparado por sus estudios realizados en EEUU. Suiza e Israel; amén de otras tantas virtudes.

Tan pronto empecé a leer dicho libro, me di cuenta de que el Dr. Arens tenía una inquietud y un mensaje que dar, muy similar al que acabo de describir en el tema anterior: “No se preocupen, no va ha suceder nada”. “El juicio final nunca va ha ocurrir, tal cual lo pintan en la Biblia”. “El fin del mundo nunca llegará, los científicos nos aseguran que nuestro planeta durará muchos millones de años más”. “El juicio del cual nos hablan los evangelios, es un juicio personal de cada cristiano con Dios en el momento de la muerte”.

Bien, De todas sus afirmaciones, apoyo aquella que dice que la Tierra no será destruida totalmente; porque así mismo lo dice bien claro la Biblia. Pero si hay mucho que discrepar, pues al igual que todos los involucrados en el tema ya sean crédulos o incrédulos usa las citas bíblicas en forma literal o metafórica de acuerdo a sus intereses y es más, cae en completa contradicción con las mismísimas enseñanzas de Jesús como veremos a continuación.

Sin ánimo de polemizar con él (Dr. Arens) ni con ningún otro que tenga puntos de vista diferentes, (de los cuales creo nadie los sacará, a no ser que quebrantaran su soberbia y se volvieran como niños, tal vez Dios les concedería la verdad) Creo que es importante, comparar y analizar, estos puntos de vista diferentes; para que los que aún no se han fanatizado, disciernan y tengan la vía libre para conocer la verdad.

Para empezar la mayoría de exponentes que no creen que el tiempo de la “Segunda Venida de Cristo” esté cerca, son contrarios al sentido real de la palabra “Profecía”. Esto es más comprensible cuando nos damos cuenta que todos estos intelectuales piensan así por la influencia que han recibido de la llamada teología de la liberación; apostasía, que como ya saben es el marxismo disfrazado de cristianismo.

Este movimiento político, tiene mucho interés en desacreditar, negar y cambiar verdades fundamentales de la tradición cristiana; y no dudan en afirmar que ciertos conceptos, por cientos de años tomados como verdad, ya no lo son. Por eso, para ellos, las profecías como vaticinios y predicción del futuro no existen ni existieron, y sólo se limitan a decir que los llamados profetas, sólo eran gente que se dedicaban a denunciar las injusticias de sus tiempos o que eran la voz de los pobres y desposeídos.

Según el Dr. Arens, las profecías que hablan de la destrucción y final de los pueblos y civilizaciones que ha menudo se encuentran en la Biblia; no son más que amenazas de estos denunciadores de injusticias, para atemorizar al pueblo judío y así lograr se conviertan o se porten bien. Pero que en el sentido real de la palabra, ellos sabían que esas amenazas de destrucción nunca se iban ha dar. Y, las veces que si se cumplieron, como por ejemplo: algunas invasiones, destrucción de templos y destierros de Israel; fue porque, o bien lo escribieron justo antes de darse el hecho, cuando todo el mundo sabía lo que iba a pasar o después de que ya había sucedido.

Conclusión: para el Dr. Arens, estos profetas que eran los escogidos por Dios para ser sus portavoces, eran unos mentirosos, deshonestos y aprovechadores de las circunstancias. (Por supuesto que no lo dicen con estas mismas palabras, sino de forma muy sutil y diplomática; pero el mensaje es el mismo).

También nos dicen los doctores modernos y actuales de las Sagradas Escrituras, que los profetas del Antiguo Testamento, escribieron para el público de su tiempo, no para nosotros ni mucho menos para gente que iba a vivir miles de años en el futuro.

Que muchas profecías donde amenazaban con la destrucción de Babilonia y Tiro (sólo por citar dos ejemplos), no se han cumplido; pues según estos sabios, Babilonia es actualmente Irak y Tiro es una ciudad portuaria del Líbano. (Contradiciendo a la ciencia de la arqueología, que ha descubierto el lugar y las ruinas de la antigua Babilonia).

Que la promesa a Jerusalén, la ciudad santa, donde se dice que no volverán a entrar en ella incircuncisos ni impuros... (Is. 40-55), ni temerá el terror, pues si alguien la ataca se estrellara... y que ninguna arma forjada tendrá éxito contra ella... (Is.54, 11-17). Al igual que los anuncios anteriores esta profecía tampoco se cumplió, pues dicen que el año 70 DC. entraron los romanos y arrasaron Jerusalén.

Así dice:

“El no-cumplimiento de anuncios se comprende en el momento en que se entiende el propósito de esos anuncios. En algunos casos el profeta en mención no estaba haciendo un anuncio tanto sobre un hecho a tomarse literalmente, que indefectiblemente sucedería y tal como lo presentaba, sino que describía un futuro en lenguaje metafórico, figurado y como buen semita a menudo exagerado... En otros casos el profeta simplemente se equivocó porque su anuncio fue aventurado...” (Eduardo Arens - Biblia y Fin del Mundo. Pág. 30)

Como podrán apreciar claramente, para el Dr. Arens, estos hombres escogidos por Dios para ser sus profetas eran simplemente personas que se aventuraban a hablar cosas que no tenían sentido, que lo decían en forma figurada y metafórica; exageraban los hechos y cuyas profecías nunca se cumplieron.

En suma, tenemos una Biblia con un Dios que aunque es autor de la historia, envío a hombres que El mismo los llamó, los escogió para ser sus profetas y guías de su pueblo; pero fueron un desastre. Nada de lo que dijeron fue cierto y sólo servía para infundir miedo a los israelitas.

Si Ud. es un buen hijo de Dios, si Ud. es un buen cristiano, difícilmente podrá creer en esta sarta de patrañas, en esta difamación muy bien disimulada, porque nunca lo dicen abiertamente, sino que muy hipócritamente y suavemente siembran la duda y la negación de los poderes de Dios; del misterio que hay en sus designios y del plan de redención que Él tiene para la humanidad. Tal como otros también han hecho con las explicaciones de la misma Biblia, Latinoamericana, donde niegan incluso que Jesús haya realizado milagros. Así en los comentarios correspondientes al evangelio de Marcos 6, el comentarista bíblico de una de las tantas ediciones que hay, dice: “Jesús impuso las manos sobre los enfermos y los sanó. Pero no hizo ningún milagro verdadero, nada que supere las capacidades de un buen curandero…” y en otra edición más nueva en lugar de lo anterior han puesto: “Si el milagro se debe sólo a la fe de las personas ¿Dónde está la diferencia entre el que pide con fe a Dios y el que acude a cualquier curandero? Bastaría en este caso con que uno se sugestione así mismo y no importaría mayormente la persona en quien confía”. Ven, ¿como confunden y disminuyen el poder de Cristo? Verdaderamente, nos encontramos ante una apostasía de la peor calaña, escrita por los comentaristas en la mismísima Biblia.
Por lo tanto: ¡No os sorprendáis que el demonio haya entrado a la Iglesia y con la misma Biblia!

Para una mayor comprensión de esta enmarañada treta de confusión muy bien diseñada para sembrar la duda, dividir y finalmente no creer más en Dios como el Ser que tiene un plan de salvación para la humanidad; vamos a transcribir una vez más parte del libro del Dr. Arens, Biblia y Fin del Mundo. Pág. 35 donde dice:

“En ciertos círculos actualmente (y desde hace tiempo, a decir verdad), los textos resaltados suelen ser citados sin respeto por su contexto literario y temático, para afirmar que allí se anuncia el fin del mundo. Sin embargo, respetando sus contextos observamos que se trata, por una parte, no de pronósticos o información sobre lo que sucederá, sino de invitaciones a la conversión por un conocido mecanismo que se puede calificar de amenaza, cercano al chantaje emocional. Por otra parte, observamos que se refiere al soñado futuro de Israel, que va de la mano con la satisfacción de la sed de castigo para aquellos que los maltrataron: Es el llamado . Esos rasgos y temas se encuentran también en otras obras, entre ellas el Apocalipsis de Juan”.

En esta cita, nos dicen nuevamente que la profecía no es profecía, sino una amenaza, un chantaje. Y el Día de Yahvé que se supone es el día en que Dios juzgará a las naciones; simplemente es un cuento, producto de la sed de venganza de los Israelitas en contra de sus enemigos que los maltrataban.

En otra parte, después de citar a Zacarías y a Juan en el Apocalipsis, sobre las plagas y sellos que los profetas vieron de las cuales un ángel les explicó lo que éstas significaban; Arens dice que nada tiene que ver con eventos del futuro, sino que: “Estas y otras visiones que siguen, conciernen a la reconstrucción de Jerusalén como la ciudad de Dios, particularmente como su centro”. Y luego coloca una serie de números o citas bíblicas que invita a leer, pero no pone de quien son esas citas, si del libro del Apocalipsis o de Zacarías, de quien dice que Juan se copio.
En cuanto a las profecías de Daniel, Explican que son consecuencia de la situación de hostilidad que vivía el pueblo judío bajo el rey Antioco IV Epifanes, sucesor de Alejandro el Grande, del imperio griego y que nada tiene que ver con el imperio romano. Esta visión de Daniel fue tomada nuevamente por Juan en su obra del Apocalipsis aplicándolo al tirano de ese entonces el emperador Domiciano. O sea que en sí; Juan con su Apocalipsis es un pobre hombre que se copió de Zacarías, de Isaías, de Daniel y así han sido los demás profetas que se plagiaban unos a otros, de ahí, dice la similitud de muchas profecías.

Podríamos seguir enumerando más y más argumentos anti-bíblicos de estos señores “doctores de la ley”; pero creo que con los ya explicados es basta para darnos cuenta de lo equivocados que están por los siguientes motivos:
1.-Si el pueblo judío y cristiano tiene por sagrado y por Palabra de Dios a la Biblia y a los profetas, a Jesús y apóstoles como enviados, escogidos por Dios; dudar y menospreciar sus obras constituye una verdadera aberración especialmente si proceden de personas que se dicen cristianas y mucho peor si son sacerdotes. Esto es lo que las mismas Sagradas Escrituras llama: “Apostasías de los últimos tiempos”.

“Ante todo habéis de saber que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada; pues nunca fue proferida alguna por voluntad humana, sino que, llevados del Espíritu Santo, hablaron los hombres de parte de Dios”. (2 Pe 1, 19-20)

2.-En su afán por minimizar los misterios y designios de Dios; estos “doctorcitos de la ley”, tratan de dar explicaciones humanas y sin sentido lógico a lo que verdaderamente es cierto pero que no todos entenderán.

“...esas cosas están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin. Los malvados no entenderán pero los que tienen entendimiento comprenderán”. (Dan. 12,8).

3.-Las profecías escritas por los profetas del antiguo testamento son referentes principalmente a dos eventos importantes en la historia de la salvación. La primera es la venida del Mesías como cordero manso y humilde y la segunda es el retorno del mismo Mesías, como rey, seguido de sus ejércitos y santos.

“Lo que Dios había dicho por los profetas, que su Mesías tenía que padecer, lo ha cumplido”. (1 Pe 2, 21-24)

4.-Si las profecías referentes a su primera venida se cumplieron tal y cual sucedió; ¿Porqué no van ha cumplirse las referentes a su segunda venida? Así, como ejemplo, del lugar donde iba a nacer:

“Pero tú Belén de Éfrata pequeño entre los clanes de Judá, de ti saldrá quien señoreará en Israel, cuyos orígenes son de antiguo, de días de muy remota antigüedad”. (Miqueas 5,2).

De los sufrimientos que iba a padecer:
"Fue traspasado por nuestras iniquidades y molido por nuestros pecados...”
(Isaías 53: 1-12)

5.-Actualmente las profecías referentes a la segunda venida, algunas ya se han cumplido, otras están en pleno cumplimiento y otras todavía faltan cumplirse. Una de las profecías ya cumplidas es la referente al pueblo judío. Antes cuando se hablaba del pueblo o tribus de Israel, se pensaba que estaba refiriéndose al pueblo cristiano; pues el pueblo de Israel no existía como tal. Por dos mil años estuvo disperso por todo el mundo; pero en 1947, con todos los pronósticos y condiciones en su contra, llegó ha ser nuevamente una nación.

“Volveré a mi pueblo a sus tierras, ellos reconstruirán sus ciudades en ruinas y vivirán allí” (Amos 9,11).

6.-Si algunas profecías parecieran que no se han cumplido, es porque no ha llegado su momento. No es bueno adelantar juicios y decir que por ejemplo la profecía contra Babilonia nunca se cumplió, o que la inmunidad de Israel tampoco sucedió; pues ambas faltan llevarse a cabo.

7.-Se debe tener en cuenta que algunos nombres de ciudades, países, objetos y descripciones de eventos; el profeta los tomó de acuerdo a la mentalidad y entorno de aquellos tiempos y aunque están perfectamente relacionados, a éste (el profeta) no le fue dada la facultad de decir el nombre exacto de la ciudad que posteriormente sería destruida, pues si se lo dice ya no habría misterio, ni está en los planes de Dios revelarlo de esa forma. Cualquier ciudad moderna de la actualidad podría haberse asemejado a la Babilonia que el profeta conoció y por ello tomó ese nombre.
8.-Las profecías están escritas en una forma hasta cierto punto ocultas, misteriosas y en la que repetidas veces Dios les decía a los profetas que guarden el mensaje porque no era para sus tiempos, sino para tiempos posteriores.

“Yo vi pero no entendiendo pregunté: Mi señor, ¿Cuál será el fin de estas cosas? Y él respondió: Anda Daniel que estas cosas están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin”. (Dan.12, 8)

9.-Parte del mensaje oculto, se puede entender si nos damos cuenta que los profetas recibieron el mensaje por medio de visiones e imágenes de los cuales ellos nada o poco entendía, y como dije en el punto 7, trataron de adaptar su limitado conocimiento y vocabulario a las terribles como maravillosas cosas que veían tanto de lo que iba a suceder en la tierra como en el cielo. De ahí que muchas profecías, especialmente de los últimos tiempos; hablan de cosas que la mayoría de lectores no entienden. Pero como también ya mencioné anteriormente, el avance de la ciencia de nuestros tiempos y el cumplimiento de algunos hechos antes ya vaticinados; nos permite descorrer la cortina que ocultaba el lenguaje profético.
“El sol se volvió negro, como ropa de luto; toda la luna se volvió roja como la sangre... Se quemó la tercera parte de la tierra, junto con la tercera parte de los árboles y toda hierba verde...” (Ap. 6,12. 8,7).

Igual es el reporte de la ciencia actual con diferente lenguaje al describir el invierno nuclear.

“sus carnes se corromperán mientras están en pie. Sus ojos se consumirán en sus cuencas y su lengua se deshará en la boca”. (Zacarías 14, 12)

Consecuencia de una guerra con armas nucleares es que los cuerpos antes de caer al suelo ya estén muertos por la onda de calor que generan estas armas; de ahí la carne, ojos y lengua consumidos.

10.-Si bien es cierto que en muchas profecías terminan diciendo que: “el tiempo esta cerca”, esto no es motivo para que se dude que algún día se cumplirán las profecías y las promesas de Dios. No olvidemos que en las visiones que recibieron los profetas a excepción de Daniel (que preguntó, ¿cuando sucederá eso?) El Señor no les señaló el tiempo. Lo que podría ser por un motivo muy importante, que el pueblo de Dios se mantenga siempre alerta pensando que cualquier día y hora podría suceder. “Dichosos los criados a quienes su amo, al llegar, encuentre despiertos”. (Lucas 12,37). Los mismos apóstoles, pensaban que Jesús regresaría, cuando ellos todavía estaban vivos; sin embargo no fue así, pues la plenitud de los tiempos todavía no había llegado. Los pensamientos y deseos del hombre no son los pensamientos ni los planes de Dios.

11. -Por último, desde que existe una voluntad contraria a Dios, siempre van haber personas influenciadas por esta fuerza negativa, quienes llevadas por la incredulidad, la soberbia y necedad no los dejará ver la verdad ni la realidad. No importa cuantas pruebas se les pueda presentar, nunca creerían. Desgraciadamente en este grupo no sólo se encuentran los ateos, sino muchos llamados cristianos, incluidos curas, monjas y teólogos quienes hinchados de sus ciencias humanas, influenciados por el consumismo como por el comunismo y marxismo, no quieren dar su brazo a torcer y les cuesta creer que pronto muy pronto pueda acabárseles la vida tan cómoda y egoísta que llevan. La venida de Cristo es para ellos como una amenaza a sus intereses terrenales de ahí la resistencia que ponen y la ceguedad con que se comportan. Bien parece que los humanos viven muy contentos en medio de sus miserias, penas, suciedades y sufrimientos.

“No hay peor ciego que el que no quiere ver”. Dice el dicho popular, el cual no importaría mucho si no fuera asunto y materia de vida o muerte, de salvación o condenación eterna; pues estos que han caído en el juego de Satanás, trabajan arduamente desde sus puestos estratégicos para ocultar la verdad. Para influir negativamente en la humanidad y en los miembros de la Iglesia, para que dejen de preocuparse y se descuiden de los acontecimientos que anuncian la Segunda Venida de Cristo.

El dicho anterior lo corrobora la cita de Lucas 10, 21; donde Jesús dice:
“Yo te alabo Padre, Señor del cielo y de la tierra porque escondiste estas cosas a los sabios e inteligentes y las has revelado a los pequeños”.
Los marxistas con sus teorías mal llamadas del materialismo o socialismo científico, (que de científico no tiene nada); y los teólogos de la liberación, niegan los eventos apocalípticos que se avecinan; hablan de tal manera que muchos serán los que caigan en sus sofismas. Explican en una forma aparentemente honesta y sincera que muchos les creerán. Si no, lean lo que dice el Dr. Arens:

“Una moraleja de lo expuesto es que toda extrapolación de esos textos, como de cualquier texto bíblico, es un abuso de ellos y toda proyección literal hacia tiempos modernos es una traición al mensaje y a la intención del autor inspirado. Es una cuestión de honestidad respetar los contextos literarios e históricos de los textos”. (Biblia y Fin del Mundo. Pág. 47).

¿De que honestidad puede hablar alguien que ha cambiado el mismo sentido de la palabra y del contexto? ¿Cómo puede este señor hablar de traición al mensaje del profeta, si él mismo es quien cambia por completo el mensaje y la intención? ¿Cómo puede hablar de traición si él mismo ha llamado a los profetas, chantajistas, mentirosos, exagerados?

Juan, al comienzo del Apocalipsis dice:

“La revelación de Jesucristo, que Dios le dio para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto... Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de esta profecía y guardan las cosas en ellas escritas porque el tiempo está cerca (Ap. 1,3).

Es ilógico para un cristiano, pensar que el mensaje que Jesús mismo le da a Juan, sea algo que a éste se le ocurrió escribir, como copia de otros profetas, como arenga, amenaza, mensaje secreto, o ánimo a la comunidad cristiana de aquellos tiempos; si el mismo Jesús más adelante le dice:
“Escribe las cosas que has visto y lo que son y lo que han de ser después de estás”. (Ap. 1,19)

Más claro no puede ser... “Y las que han de ser después de éstas...” Indica sucesos que se darán en el futuro.

Los teólogos modernos, afirman que Juan para escribir el Apocalipsis, se copió de Daniel y otros profetas; sin darse cuenta que hacer tal afirmación es temeraria, deshonesta, y nada respetuosa para el apóstol Juan, amigo intimo de Jesús. Lo acusan indirectamente de plagiario, mentiroso, de nombrar el nombre de Dios y de Jesús en vano; Y no aceptan que fue el mismo Dios a través de Jesús quien envía el mensaje. “La revelación de Jesucristo que Dios le dio para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder” (Ap.1, 1).

Esto como verán, sólo tiene una explicación: El enemigo de Dios no sólo ataca a la Iglesia por fuera, sino que ha entrado en las mismas filas de ésta; pero no nos alarmemos, esto estaba previsto, y es una señal más para saber que en verdad estamos cerca de la Segunda Venida de Cristo Jesús.

LOS ERRORES DE LAS SECTAS APOCALIPTICAS

Por otro lado se encuentran las sectas apocalípticas quienes hacen su inicio desde el siglo XIX, siendo los primeros en aprovecharse religiosa y económicamente de esta materia los adventistas, cuyo fundador fue William Miller, quien afirmó que en octubre de 1843, sería la venida de Cristo; cuando esto falló dijo que era para la primavera de 1844, luego volvió a afirmar que era para el otoño de ese mismo año, para ser precisos para el 22 de octubre. Luego tomó las riendas de la secta una señora autodenominada profetiza Ellen G. White, quien consolidó el movimiento adventista agregándole la doctrina del séptimo día de ahí su nombre de “Adventistas del Séptimo Día”. Luego continuaron los Testigos de Jehová, (que de testigos no tienen nada) La Iglesia de los Santos de los Últimos Días o mormones, que de santos tampoco tienen nada; y otros muchos que han continuado con las mismas mentiras. Los testigos también llegaron a hacer afirmaciones completamente temerarias y anti bíblicas; pues pusieron fechas exactas de cuándo se produciría la segunda venida de Cristo. Hay que aclarar que esta secta ha ido cambiando muchas de sus afirmaciones y prácticas anti bíblicas y oculta la verdad histórica de sus errores; por lo que los nuevos adeptos de esta secta, cuando se tocan estos temas, piensan que los estamos calumniando. Los ruselitas, ( como así también se les llama por ser seguidores de Carlos Taze Russell), dijeron que el fin del mundo iba a ser en el año de 1874, luego lo cambiaron para 1914, luego dijeron que en 1925, regresaría Abraham e Isaac y Jacob, para ello compraron una mansión en San Diego, California; para que cuando llegaran estos personajes bíblicos fuesen hospedaos allí, pero al parecer el único que se hospedó allí hasta que murió en 1942, fue su segundo jefe el Sr. Rutherford. Luego dijeron que el año de 1975, era sin lugar a duda la batalla del Armagedón; y así han venido mintiendo y engañando por mucho tiempo, contradiciendo abiertamente las enseñanzas de Jesús:
“En cuanto al día y a la hora nadie lo sabe, ni aun los ángeles del cielo, ni el Hijo. Solamente lo sabe el Padre”. (Marcos 13,32).

Actualmente, como ya explicamos antes, los ruselitas o testigos, han dejado de predecir la fecha de la Parusía pues esas mentiras les trajeron muchas deserciones. A los nuevos ruselitas ya no les enseñan eso, pero sus errores doctrinales atentan contra las mismas enseñanzas de Jesús y sus mentiras y odios contra la verdadera Iglesia se multiplican y agrandan. Esto también constituye una señal más de los últimos tiempos, el cual fue predicho por el mismo Jesús:

“Tengan cuidado que nadie os engañe… Y aparecerán falsos cristos y falsos profetas que harán señales y prodigios con el fin de engañar aún a los elegidos, si fuera posible. Uds. Pues estén preparados; de antemano se los he advertido”.
(Marcos 13, 5-21).

¿Recuerdan el cuento del pastorcillo mentiroso? Concuerda exactamente con estas y otras doctrinas que han aparecido últimamente. Esté preparado, de antemano os he advertido, dice Jesús. ¡No se deje engañar por favor…!

Igual Pedro nos dice:

“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche…Casi en todas sus epístolas (de Pablo), hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras escrituras para su propia perdición. (Noten bien que estos que así hablan y predican serán condenados).Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza”. (2Pedro 3, 10-17)

DESCUBRIENDO COMO TRABAJA EL ENEMIGO DE DIOS

Viendo cómo los sectarios han puesto todo su empeño en divulgar fechas exactas de la segunda venida de Cristo, como también en atacar a la Iglesia Católica, junto con la Virgen María, Madre de nuestro Salvador y Madre nuestra, y al sucesor de Pedro y Jefe de la Iglesia terrenal puesto por Cristo; Y, viendo cómo por otro lado, ciertos católicos ponen todo su empeño en desmentir y desprestigiar esta segunda venida de Jesús, creando confusión y sobre todo despreocupación a estos importantísimos eventos que están por suceder; no cabe la menor duda de que ésta situación es obra de Satanás, ha quien ambas facciones le están siguiendo el juego y le están sirviendo, sin tal vez saberlo. Por eso es necesario darnos cuenta y analizar un poco el trabajo, la intención y la forma cómo este ser maligno, enemigo de Dios y del hombre trabaja.

Nunca debemos olvidar que este ángel caído es uno de los seres más inteligentes que existen en el universo y, toda su inteligencia la ha volcado a destruir la obra de Dios. En destruir al hombre con el hombre, a la Iglesia con la misma Biblia, haciendo que los hombres interpreten las Sagradas Escrituras de muchas y diversas maneras. Haciendo que no crean en la existencia de él mismo (demonio), haciendo que la Iglesia de Jesús se divida más y más con nuevas doctrinas aparentemente buenas, haciendo que las profecías de su pronto retorno queden desprestigiadas, En fin, ha usado y usa cientos de formas diferentes para acabar con la Iglesia y con la humanidad y hacer de ésta, la raza más infeliz que nunca antes haya existido en el universo.

Entonces, considerando el grado altísimo de inteligencia que este ser maligno posee, vemos que ha establecido a través de la historia, el cuerpo de inteligencia y la logística más grande del universo; para boicotear, infiltrar, seducir, engañar, fanatizar, mesmerizar, instigar, complotar, conspirar. Y, muchos son los hombres de ciencia, intelectuales, médicos, teólogos, políticos, sociólogos, filósofos, reyes, militares y hasta charlatanes, predicadores, sacerdotes y monjas los que han caído en sus redes. Y, lo peor es que estos pobres que han caído en sus mentiras, se creen sabios, se creen iluminados, se creen escogidos, se creen doctores, se creen teólogos; mientras Satanás se ríe a carcajadas viendo cómo éstos tontos, llenos de soberbia y vanidad van tras sus pasos, predicando sus teorías liberales y ateas o sus extremos opuestos y fanáticos.

Así por ejemplo, insuflando una gran dosis de soberbia, arrogancia y vanidad, fue suficiente para que un tal Kart Marx con un Engels (quienes de por sí ya pertenecían a una secta satánica) difundieran su obra “El Capital”, del cual se derivó el marxismo, leninismo, maoísmo, estalinismo. Todos estos sirvieron a los intereses malévolos del enemigo. Todos estos carniceros de la historia y otros más asesinaron a millones y millones de seres humanos en sus propios países. Y aún más estuvo a punto de conseguir lo que más anhela, destruir a todo el planeta junto con el hombre (crisis de los misiles, 1961)

¿Cómo logró tal maléfica hazaña? (estamos hablando de Satanás) – Fácil, con un poco de estrategia política. Primero estudió, analizó e identificó ciertos problemas humanos: la desigualdad, la pobreza, la diferencia económica de unos con otros; la injusticia; (males que él mismo los ha implantado). Luego siembra en la mente de estos hombres que el mismo también los ha escogido para ser sus instrumentos, la aparente solución a los problemas de la humanidad: crear un “nuevo orden político-social”. Pero con esta solución, lanza su furia, rencor y veneno, para que la humanidad se destruya así misma: la lucha de clases, el terrorismo, la guerra, el asesinato selectivo y masivo, los campos de concentración y tortura. Así mismo ha logrado infiltrarse en la misma Iglesia de Cristo, a través de ciertos obispos, curas y monjas que se creen modernos, de avanzada, salvadores del mundo, que piensan cambiar la injusticia con su sola ideología marxista, usando hipócritamente la tan trillada frasecita: “opción por los pobres” ¡Cómo se ríe Satanás de estos tontos! que han elaborado todo una doctrina y una filosofía para ellos mismos engañarse, y no se dan cuenta que están siguiendo a Satanás su jefe.
¿Cómo sabemos que el marxismo procede del demonio? Muy claro está, “Por sus frutos los conoceréis”, ataca con furia ciega e irracional a todo lo que representa a Dios en la tierra. De ahí la persecución a la Iglesia, el asesinato, prisión y tortura de miles de sacerdotes y religiosas fieles a Cristo. La fobia tremenda y el castigo inhumano que infligían a quien bautizaba o era bautizado, el terrible odio a la Santa Eucaristía y a los demás Sacramentos y el fruto más patético del marxismo, son los millones de muertos que provocaron; eso es justamente lo que quiere Satanás, que el hombre se destruya así mismo; para que Dios no pueda salvar a su criatura y no haya razón de restaurar a la Tierra.

Actualmente, está haciendo todo lo posible por distraer a la humanidad de estos importantísimos eventos, que anuncian su segunda venida; a través de la música, la televisión, los espectáculos, el sexo, la pornografía, las drogas, la ciencia, las artes; todo absolutamente todo lo está usando para desprestigiar a la Iglesia y para que el hombre no se de cuenta de lo que está pasando y de lo que está por ocurrir. ¿Se dejará usted sorprender por este maléfico estratega, habiendo sido puesto sobre aviso? Recurra a San Miguel Arcángel y a su Ángel de la guarda para que le ayuden a estar despierto y alerta sobre todo lo que te pueda alejar de Dios y para que te defiendan de las insidias del maligno.

OTRAS SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

“Cuando veis que la nube sale del poniente, decís: va ha llover y así sucede. Y cuando sopla el viento del sur, decís: hará calor; y lo hace” (Lucas 12,54).

Aparte de las profecías que se encuentran en el Antiguo y Nuevo Testamento, sobre el tiempo del fin de este sistema corrupto; existen otras señales que nos ayudan a comprender que el tiempo está realmente cerca; como por ejemplo:

-Las apariciones y mensajes de la Virgen María.
-Ciertas profecías o predicciones de hombres santos como: San Malaquías, Pío X y otros.
-La crisis interna de la Iglesia Católica.
-La crisis y destrucción sistemática de la familia.
-La aceptación y total complacencia del aberrante homosexualismo.
–El avance de la ciencia y la tecnología, especialmente la usada para la guerra, la genética y la comunicación.
-El terrorismo difundido en casi todo el mundo.
-El odio a muerte de los países árabes o musulmanes contra el cristianismo; contra y hacia occidente especialmente a USA e Israel.
–El Estado político y económico de Europa.
–El avance insostenible del mal en todos sus aspectos.
–El poder militar y económico de USA y su influencia en el mundo.
–El estado permanente de conflicto que vive Israel.
–La aparición de innumerables sectas y religiones extrañas.
-La aparición de enfermedades incurables como el SIDA, enfermedad que ya ha cobrado y sigue cobrando millones de vidas. Son algunas de las señales más visibles hasta el momento para deducir que estamos a las puertas del “gran cambio”.

LOS MENSAJES Y APARICIONES DE LA VIRGEN MARÍA

Dios, desde el principio de la Historia de la Salvación se valió de hombres y mujeres para cumplir sus planes y proyectos. Así se valió de Abraham para formar su pueblo, de Moisés para liberarlos y darles sus leyes, de los profetas para corregirlos y avisar a la humanidad sobre el futuro, se valió de una Mujer, la Virgen María para venir a este mundo encarnándose como un ser humano más. Se valió de sus discípulos para establecer su Iglesia y de muchos hombres santos para continuar su obra. Actualmente, parece que Dios quiere valerse nuevamente de María, como precursora de la Segunda Venida de su Hijo Jesús; de ahí que están sucediendo algunos casos sobrenaturales, cuyo protagonismo se atribuye a la Madre de Cristo.

Francisco Sánchez Ventura y Pascual, escritor español especialista en los temas de las apariciones de la Virgen, la parusía y otros temas relacionados a fenómenos sobrenaturales del misticismo en su libro: “María Precursora de Cristo en su Segunda Venida a la Tierra”, dice:

“Alrededor nuestro existe un mundo al margen de lo natural y visible que influye en nuestras vidas, vigila nuestra conducta y gobierna providencialmente nuestro acontecer diario. En ese mundo seres invisibles viven y actúan. En determinadas circunstancias algunas personas logran verlos y sostienen sorprendentes diálogos. Éstos son los videntes, almas escogidas por el cielo, humildes, sencillas, ignorantes, sin cultura ni preparación en la mayor parte de las ocasiones a fin de que resulten instrumentos dóciles para actuar inconscientemente al servicio de Dios.

Hoy día vivimos en plena época de actividad mariana. La Virgen, la Madre de Dios, está intentando con su intervención ayudar a sus hijos a rectificar el camino emprendido por la humanidad. En incansable apostolado se aparece por diferentes puntos de nuestra geografía”.

Estos mensajes de la Virgen a través de sus instrumentos, generalmente niños, tienen especial coincidencia con las manifestaciones que figuran en los libros sagrados tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, en relación con ésta época del final de los tiempos.

Existen algunas personas que ponen en duda que Dios quiera valerse de la Madre de su Hijo, no pueden concebir la idea de que Dios con todo su poder y su familiaridad con la Santísima Virgen María le encomiende la tarea de avisar y recordar a los hombres que el tiempo del fin se acerca; después de todo Jesús mismo la constituyó como Madre de los hombres y ella siente la necesidad de avisar y tratar de salvar a la mayoría de sus hijos. Bueno, al menos de los que se consideran sus hijos, pues hay muchos que no quieren serlo, como los protestantes y sectarios; pero éstos pobres no se dan cuenta que el mismo Dios desde que pronunció la sentencia de castigo a nuestros primeros padres; le dio a la Virgen, (suma expresión de la humildad humana) la tarea de derrotar al demonio, (suma expresión de la soberbia angelical)

“Pongo perpetua enemistad entre ti y la mujer, entre tu simiente y su simiente, ella te pisará la cabeza y tu le acecharas el calcañal” (Génesis 3,15).

Esto es un misterio y uno de los peores castigos para Satanás; el ser derrotado por una mujer que dio el “Fiat” a Dios para ser la madre de su hijo, quien con su sacrificio restauraría a la humanidad que cree en Él.

Lo cierto es que la Virgen ha tenido, tiene y tendrá un rol protagónico en la Historia de la Salvación y está cumpliendo con su papel de Madre, avisando a la humanidad que el tiempo llega a su fin, y que se arrepientan y cambien de actitud para salvarse.

En Génesis 3,15; se anuncia la enemistad entre el espíritu del mal y la Mujer, Madre de Dios; se dice que tal enemistad dará lugar a luchas encarnizadas. Y, en Apocalipsis 12,1-18 se alude al desarrollo de esta lucha tan singular. De estos textos se desprende:

1º Que si el hombre consiguió ser derribado por el demonio a causa de una mujer- la Eva primera-, por otra mujer- la segunda Eva,
la Mujer por excelencia – que aquí se nos promete, quiere Dios vengar al hombre y rehabilitarlo.

2º De aquí la eterna enemistad con que el mal espíritu mirará a la mujer o nueva Eva, (María) desde el primer momento, y la lucha constante que contra ella y sus hijos, sostendrá con creciente furor.

3º Esta lucha iniciada en el mismo paraíso se irá intensificando y enconando a través de los siglos, adquiriendo su virulencia al final de los siglos. Por eso al mal se lo representa como una simple serpiente al principio en el relato del Génesis y como dragón infernal en el relato del Apocalipsis. (Francisco S.V. y P.)

San Luis María Grignon de Monfort, comenta: “Dios no ha hecho ni formado nunca más que una sola enemistad irreconciliable, el cual es la enemistad entre María y el diablo; entre los hijos y seguidores de la Santísima Virgen y los hijos espirituales y seguidores de Lucifer.

Así el más terrible de los enemigos que Dios a creado contra el demonio es María; pues Satanás, a causa de su orgullo, padece muchísimo más al verse vencido y castigado por una pequeña y humilde esclava de Dios; y la humildad de Ésta le hiere y humilla más que todo el poder divino. De ahí también, que últimamente se haya intensificado un gran odio y una gran campaña de desprestigio a la Santísima Virgen, especialmente por las sectas que aparentan ser cristianas pero que no lo son, pues actúan como instrumentos del demonio”.

No olvidemos la causa por la que el demonio se reveló contra Dios, como explicamos casi al inicio de este libro. Luzbel se revela porque Dios iba a crear al hombre dándole poder sobre los mismos ángeles, o sea sobre el mismo Luzbel. Éste no acata los deseos del Creador y se separa; porque considera al hombre un ser insignificante e indigno de tener dominio sobre él. Ante la rebelión de este ser espiritual que fue mano derecha del Creador. Dios como también ya hemos visto, prepara una Mujer toda Pura; para que Él mismo siendo Dios se haga hombre; dándole una terrible lección de humildad a Lucifer y a la vez un enorme castigo; porque aunque el enemigo de Dios, no haya querido estar bajo el dominio del hombre y haya hecho lo imposible por evitar que el hombre sea más que él; no lo ha podido lograr. Pues Dios haciéndose hombre en la persona del Hijo. Lo venció y lo humilló para siempre. Jesús, el Hijo, tiene poder sobre todo: “Y al nombre de Jesús, toda rodilla se doblará, en el cielo, en la tierra y en el infierno”. (Filipenses 2, 10 – 2,31)

En 1917, la Virgen María se apareció en Fátima, para avisar que el comunismo amenazaba con extenderse desde Rusia a todo el mundo y que era necesario orar y consagrar esa nación a Dios para que no se desaten esas calamidades, pero nadie la hizo caso y el error, crueldad y muerte se extendió por todo el mundo hasta la actualidad en que todavía existen grupos terroristas de tendencias comunistas que creen que con sus métodos salvajes y animales podrán cambiar el mundo. Así mismo avisaba que la Iglesia de Cristo, la verdadera, tendría que sufrir mucho, por la apostasía que entraría en el mismo seno de la Iglesia, cosa que también ya se dio, como vimos anteriormente, curas, monjas, obispos y cardenales, marxistas, con una doctrina aparentemente cristiana, pero disfrazada, con la cual han logrado enfriar la fe de los feligreses en todo el mundo.

El padre Stefano Gobbi, quien escribió el libro: “A los Sacerdotes, hijos predilectos de la Santísima Virgen” Y que son locuciones que recibe de la Virgen María, dice en repetidas ocasiones:

“Han llegado los tiempos de la general confusión y de la mayor turbación de los espíritus. La confusión ha penetrado en las almas y en la vida de muchos hijos míos. Esta gran apostasía se difunde cada vez más, incluso, en el interior de la misma Iglesia Católica. Se enseñan y se difunden los errores, mientras se niegan con toda facilidad las verdades fundamentales de la fe, que el autentico Magisterio de la Iglesia ha enseñado siempre y defendido enérgicamente contra cualquier herética desviación. Los obispos mantienen un extraño silencio y ya no reaccionan… Víctimas de la gran apostasía son mis hijos que, con frecuencia, inconscientemente, se dejan arrastrar por esta oleada de errores y de mal. Víctimas de la gran apostasía son muchos obispos, sacerdotes, religiosas y fieles.”

En otra parte dice:

“Sabed leer las señales que Dios os manda a través de los acontecimientos que os suceden, y acoged sus serios avisos a cambiar de vida y a volver al camino que os conduce a Él… Si vierais con mis propios ojos (de la Virgen) qué extendida está esta epidemia espiritual, que ha herido a toda la Iglesia. La inmoviliza en su acción apostólica, la hiere y la lleva a la parálisis en su vitalidad, volviendo con frecuencia vacío e ineficaz incluso su esfuerzo de evangelización”.

-Vosotros vivís bajo mi preocupación tan dolorosa al veros aún víctimas del pecado que se propaga; observando cómo por doquier, a través de los medios de comunicación social, se proponen a mis hijos experiencias de vida contrarias a cuanto os prescribe la ley santa de Dios. Cada día se os nutre de pan envenenado del mal, y se os da de beber en la fuente contaminada de la impureza. Se os propone el mal como un bien; el pecado como un valor; la trasgresión de la ley de Dios como un modo de ejercitar vuestra autonomía y vuestra personal libertad.

De este modo se llega hasta perder la conciencia del pecado como un mal, y la injusticia, el odio y la impiedad cubren la tierra y la convierten en un inmenso erial privado de vida y de amor. El obstinado rechazo de Dios y de retornar a Él; la pérdida de la verdadera fe; la iniquidad que se propaga y lleva a la difusión del mal y el pecado: ¡He aquí los signos del perverso tiempo en que vivís!

Ved, no obstante, con cuantos signos intervengo para conduciros por el camino de la conversión, del bien y de la fe. Con signos extraordinarios que realizo en todas partes del mundo, con mis mensajes, con mis apariciones tan frecuentes, indico a todos que: “Se aproxima el gran día del Señor”.

La Santísima Virgen María, se ha aparecido en diversos lugares del mundo y en diferentes fechas, así:

En 1858, se apareció en Lourdes, Francia. En 1917, Fátima, Portugal. 1961, Garabandal, España. Y en todas las apariciones el mensaje casi siempre es el mismo: pide oración y arrepentimiento y daba a saber lo que mencionamos anteriormente, que muchos cardenales, obispos y sacerdotes se iban por el camino de la perdición. Previniendo a los cristianos andemos con mucho cuidado y dudando de las nuevas doctrinas sociales y políticas que entraron en la Iglesia, justamente en los años sesenta.

En 1976 se apareció en Betania, Venezuela; donde aún ahora los fieles continúan afirmando que la siguen viendo y suceden muchas curaciones milagrosas.
En 1981, se apareció a varios jóvenes Yugoslavos en Medujorge. Ese mismo año, también se apareció en Kibecho, Ruanda. En 1987 en Ucrania.
En Todas estas apariciones los mensajes de la Virgen tienen un solo propósito: “Arrepentimiento y preparación para la Segunda Venida de Jesucristo”.

Debemos prepararnos, mientras haya tiempo; pues la noche avanza, está cerca el día; pero la humanidad, parece ciega, no quiere entender, no quiere darse cuenta de los signos de los tiempos y así como dice el evangelio:
“Como sucedió en tiempos de Noé, así sucederá también cuando regrese el Hijo del Hombre. En aquellos tiempos antes del diluvio, y hasta el día en que Noé entró en la barca, la gente comía y bebía y se casaba. Pero cuando menos lo esperaban, vino el diluvio y se los llevó a todos. Así sucederá también cuando regrese el Hijo del hombre… Manténganse ustedes despiertos porque no saben a que hora va a venir su Señor. (Mateo 24, 37-39)

OTRAS PROFECÍAS

Aparte de los profetas del Antiguo Testamento, de Jesús y los Apóstoles en el Nuevo Testamento, y de los mensajes de la Santísima Virgen; existen otros hombres santos y visionarios que de alguna forma han dejado escrito mensajes y visiones que han tenido acerca de esta última época; siendo uno de los principales, San Malaquías, un religioso que vivió por los años del 1100. Es autor de “El Lignum Vitae”. Mas conocido como “Las Profecías de los Papas”. Fue publicado por el fraile Arnaldo de Wion, en el año de 1595; después de cuatro siglos de la fecha en que el Santo de Armagh lo redactara. Costa de 111 divisas o leyendas que identifican a los Papas de la Iglesia a partir del año 1143.

Lo que le da valor a estas predicciones, son las coincidencias de las características más sobresalientes y leyendas de cada Papa, lo cual permite definirlo y reconocerlo desde 1143, año en que inicia la lista hasta los últimos como Paulo VI a quien define como: “Flor de las Flores”. Título que le cayó muy acertado, por el sufrimiento moral que sufrió este Papa durante su magisterio, por los enormes problemas que tuvo que enfrentar, pues con él se manifestó la crisis de la Iglesia (o sea la apostasía), y, la flor es símbolo de martirio o sufrimiento. El siguiente Papa, Juan Pablo I, que sólo duró unos cuantos meses, llevó el título: “De la medianía de la luna”. Juan Pablo II, lleva según San Malaquías, el Título:”De Labore Solis” o “Del Trabajo del Sol”.Y, su secesor que se supone sería el último Papa, pues no hay más en esta lista, lleva el título de: “De Gloria Olivae”, “La Gloria del Olivo”. Esto, nos hace suponer que si no hay más papas, después de este último, quiere decir que la historia de la Iglesia en la Tierra llega a su fin; pero junto a éste, San Malaquías termina con otro nombre: el de “Petrus Romanus”, o “Pedro el Romano” y explica que: "En la última persecución a la Santa Iglesia Romana ocupará la silla “Pedro el Romano”, que habría de apacentar a sus ovejas padeciendo muchas tribulaciones. Pasadas las cuales la Ciudad de las Siete Colinas (Roma) será destruida y el Juez tremendo vendrá a juzgar a su pueblo".

Es decir, según la profecía de San Malaquías, y hasta el momento en que todavía vivía Juan Pablo II; solo restaba un Papa más que le corresponde la divisa "De La gloria del olivo", y que es en si el Papa actual; y luego vendrá: “Pedro el Romano” que de hecho no le corresponde ninguna divisa o lema. Se piensa que es debido a que él, tomará el mando de la Iglesia en forma irregular e improvisada, pero legítimamente; sin la debida elección protocolar como sucede en los cónclaves actuales. ¿Por qué? Porque este Papa al quedar la Iglesia acéfala y proscrita, asumiría el mando de la Iglesia Católica. Aquí cabe hacer dos especulaciones muy importantes con lo que anteriormente vimos en el tema del Anticristo y su reino, sobre la segunda bestia que vio Juan. – La primera especulación y la más probable es que: De acuerdo a los indicios que nos da Juan, la Virgen María, San Malaquías, y la visión de dos pontífices (las que veremos en seguida), podría suceder que: “De La Gloria del Olivo”, el Papa legítimamente elegido después de Juan Pablo II; sea asesinado por el Anticristo. Por eso “Pedro el Romano”, toma el mando de la Iglesia en una forma casi improvisada.

El Anticristo, para desautorizar el liderazgo de “Pedro Romano”, elegirá un antipapa, que será esa segunda bestia con cuernos de cordero.

La segunda especulación y la menos probable, es que “De La Gloria del Olivo” se convierta en el antipapa y sea el falso profeta que acompañe a la primera bestia o Anticristo. (Apocalipsis XIII, 11) (En ese caso las visiones de los pontífices y el Tercer Secreto de Fátima estarían descontados); por eso esta última especulación es menos probable. San Malaquías en su lista señala tanto a los Papas como a los Antipapas, y hablar de un antipapa implica necesariamente reconocer la existencia de un Papa legítimo, y que este sería Pedro Romano, todo ello en medio de la "gran tribulación" y previo al inicio del Reino de Dios.

Vuelvo a recalcar que lo más probable es que el Papa con la divisa: “De la Gloria del Olivo” sea asesinado o encarcelado u obligado a dimitir, (como ya sucedió antes con Napoleón). El simbolismo que encierra el olivo es de gloria al paso y entrada triunfal de Jesús tal como está relatado en las Escrituras. Los ramos de olivo conmemoran la entrada de Jesús en Jerusalén, cuando Sus seguidores arrancaron ramas de los árboles y extendieron una alfombra sobre la que Jesús pasó; para entrar en la Ciudad Santa. Así mismo este último Papa, prácticamente estará en la antesala de la segunda triunfante entrada de Jesús a Jerusalén. El olivo simboliza también, sabiduría, es el árbol de las promesas de Dios y la tremenda necesidad de tener en claro la Doctrina de la Iglesia; el olivo tiene que ver con el privilegio y responsabilidad en la tierra con la profesión de la fe.

Así pues, cuando entre en funciones el sucesor de Juan Pablo II entraremos muy pronto en el reinado del Anticristo, quien, en la mitad de su periodo, tratará de destruir por completo a la Iglesia, al Papa y a todos los obispos, clérigos y laicos fieles a Dios; cumpliéndose así las profecías vaticinadas por Jesús sobre la apostasía general de aquellos días (Lc.18,8), por San Pablo en (2 Tes. 3,3). Y, Daniel el profeta, quien nos dice:
“Y se envalentonó la Bestia, amenazando al cielo, de donde hizo caer no pocas estrellas (los ángeles apostatas) y los pisoteó, pretendiendo atacar incluso al príncipe omnipotente, intentando abolir el Santo Sacrificio, y esforzándose por derribar su lugar santo…” (Daniel 8,10-12).

Esto nos da ha entender que en esta muy próxima época, Dios permitirá que Satanás y su agente el Anticristo, despliegue todo su poder contra Él (Jesús), y contra su Iglesia a causa de los muchos y gravísimos pecados de los hombres. Es en este tiempo que ya lo tenemos a la vuelta de la esquina que Daniel, continúa diciendo:
“Y a causa de los pecados de los hombres se le dio poder para atacar el Santo Sacrificio, conculcando y pisoteando la verdad en la tierra. Imperará el dinero y la inmoralidad más que la justicia, llegando a su apogeo en la época del Anticristo, para quien no habrá más ley que la fuerza bruta y el maldito interés material. Y la humanidad desconcentrada y víctima de sus naturales apetitos se precipitará en la catástrofe más espantosa que han visto los siglos”. (Daniel 8,10-12).

VISIONES DE DOS PONTÍFICES

Francisco Sánchez Ventura, en su libro ya antes mencionado de: “María Precursora de Cristo en su Segunda Venida a la Tierra”. Dice que: Don Bosco, Santo católico y fundador de la congregación salesiana; tuvo un sueño en el que veía a un pontífice huir del Vaticano seguido de una larga procesión. El sueño coincidía con las visiones que posteriormente tuvieron Pío X y León XIII.

Pío X, que ya antes había profetizado la guerra del año 1914, tuvo una visión, durante un Capítulo General de los franciscanos, en el año de 1909, donde después de quedar en éxtasis, exclamó “¡Es horrible lo que he visto! ¿Seré yo o será mi sucesor? Lo ignoro, pero el hecho es que he visto al Papa huir del Vaticano, caminando sobre los cadáveres de sus sacerdotes. No lo digáis a nadie mientras yo esté vivo”.

León XIII, en una tarde de otoño del año 1889 vio legiones de ángeles satánicos que se lanzaban contra la Iglesia de Roma. La visión se la relató inmediatamente a su secretario, monseñor Tarozzi, e impresionado por lo que había visto hizo que al final del santo sacrificio de la misa se rezara la siguiente oración:
“San Miguel Arcángel: defiéndenos en la batalla, se nuestro defensor contra las maldades e insidias del demonio. Suplicamos que te envíe Dios y tú Oh Príncipe de la celestial milicia, arroja con la divina virtud en el infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que andan vagando por el mundo”.

Estas visiones no hacen más que confirmar la profecía de Daniel, de Jesús y Pablo que mencionan a la abominación desoladora al final de los tiempos, cuando el Anticristo esté presente y en funciones sucederá:

“A su orden se presentarán tropas que profanarán el Santuario y la fortaleza y harán cesar el Sacrificio Perpetuo y alzarán la abominación desoladora”. (Daniel 11, 31).

EL TERCER SECRETO DE FATIMA

Como bien sabemos, el primer y segundo Secreto de Fátima fueron hace mucho tiempo divulgados, pero el tercer secreto se había mantenido por mucho tiempo sin conocerse. Prácticamente como su nombre lo dice, en secreto, por orden de la alta jerarquía eclesial, pues posiblemente pensaban que podría atemorizar a los fieles por lo terrible que esto revelaba; pues se sabe que Juan XXIII lo leyó y devolvió a la Santa Sede y no lo hizo público igual sucedió con Paulo VI, quien lo volvió a guardar. Sin embargo hace poco menos de 5 años el Papa Juan Pablo II, mucho después de su atentado en el que casi pierde la vida; finalmente decidió divulgarlo para conocimiento de todos y dice así:

El Tercer Secreto de Fátima revelado. Tomado del Vaticano, 26 de junio, 2000. Traducción oficial del manuscrito de Lucía.
JMJ. Tercera parte del Secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria – Fátima.

“Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía.
Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centellando emitía llamas que parecían iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, penitencia, penitencia! Y vimos en una inmensa luz que es Dios: “algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él” a un Obispo vestido de Blanco “hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre”. También a otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque, con la corteza; el santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegando a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron uno tras otro los obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en los cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella a las almas que se acercaban a Dios”.

Como se puede apreciar, el Tercer Secreto, asombrosamente coincide con las otras visiones. Pero el motivo por el que finalmente se decidió dar a conocer este secreto, parece ser que se debió al atentado que su S.S. Juan Pablo II sufrió el 13 de mayo de 1981; pensando que la visión se refería a él. Pero no es así, este acontecimiento como ya dijimos antes, viene a corroborar y a apoyar a las demás profecías del final de los tiempos, en el cual cuando se levante el hombre de la iniquidad, el Anticristo, rodeara la ciudad Santa (el Vaticano) sacará al Papa que esté gobernando en ese tiempo, (según las profecías de San Malaquías, sería el Papa actual), y junto a sus obispos, sacerdotes y fieles laicos será eliminado y es allí donde suspenderá el Sacrificio Perpetúo o sea la Santa Misa, sin el Sacrificio Perpetuo abolirá también el sacerdocio, los altares y templos no sólo de Italia, sino de toda Europa y posiblemente sus influencias malignas lleguen a todo el mundo. No faltaran gobiernos corruptos y podridos que imiten su ejemplo en diversos países; en donde la Iglesia Católica es una piedra en sus zapatos y una voz de alarma que no deja tranquilas sus conciencias. Luego se instalará en el lugar sagrado, en el Templo de Dios, esto será en la Basílica de San Pedro, el templo más importante y representativo de la Iglesia y se proclamará Dios cumpliéndose así la profecía de la instalación de la abominación desoladora, de la cual nos habla Daniel, Jesús, y Juan, y que durará un lapso aproximado de tres años y medio.

Cuando dice que muchos laicos hombres y mujeres de diversas clases y posiciones murieron también; claramente nos da a indicar que se desatará una gran persecución a la Iglesia en todo el mundo. Pero: ¡Ánimo, el que permanezca fiel; ese se salvará!

OTROS MENSAJES DEL FINAL DE LOS TIEMPOS Y MANIFESTACIONES DE LA APOSTASÍA

En todo el mundo han aparecido ciertas personas que por su santidad y religiosidad están sirviendo como mensajeras de los avisos de Jesús y su Madre la Virgen María, (por supuesto que junto a estás también están una serie de charlatanes enviados por el demonio; por ello es necesario pedir a Dios mucho discernimiento para saber quien es de Dios y quien del enemigo). Entre los más conocidos tenemos al Padre Estefano Gobbi, de quien ya habíamos mencionado anteriormente; pero creo es necesario profundizar un poco más en algunos de sus mensajes recibidos de la Virgen María como locuciones; así, en uno de los primeros mensajes la Virgen Santísima dice:

“He venido del Cielo a revelaros mi designio en esta lucha que envuelve a todos, enrolados a las ordenes de dos caudillos opuestos: La Mujer vestida del Sol y el Dragón rojo. Os he indicado el camino a recorrer: el de la oración y el de la penitencia. Os he invitado a la conversión interior de vuestra vida. Os he preparado así mismo un refugio para estar recogidos, protegidos y fortalecidos durante la presente tempestad, que todavía irá en aumento. El refugio es mi Corazón Inmaculado”.

Jesús es el único Redentor, porque Él es el único Mediador entre Dios y los hombres. Sin embargo Él ha querido asociar a su obra redentora a todos los que han sido redimidos por Él para que pueda resplandecer de manera más grandiosa y maravillosa la obra misericordiosa de su amor. Así vosotros, que habéis sido redimidos, podéis cooperar con Él a su obra redentora. Él en vosotros, que estáis tan íntimamente unidos a Él hasta formar su mismo Cuerpo Místico, puede recoger en vuestro tiempo el fruto de cuanto ha realizado una sola vez en el Calvario.

Yo soy para vosotros el modelo perfecto de vuestra cooperación a la obra redentora realizada por mi Hijo. En efecto, porque soy Madre de Jesús, he sido íntimamente asociada por Él a su redención.

Mi presencia bajo la Cruz os dice cómo mi Hijo ha querido unir perfectamente a la Madre a todo su gran dolor en el momento de su pasión y de su muerte por vosotros.
Si la Cruz ha sido su patíbulo, el dolor de mi Corazón Inmaculado, ha sido como el altar sobre el cual mi Hijo ha ofrecido al Padre el Sacrificio de la nueva y eterna alianza.

Porque soy Madre de la Iglesia, he sido también íntimamente asociada por Jesús a la obra de su redención, que actúa en el curso de la historia para ofrecer a todos los hombres la posibilidad de recibir aquella salvación que Él os obtuvo en el momento de su cruenta inmolación. Así, cuantos más numerosos son los hombres que alcanzan la salvación, tanto más se realiza la obra maestra de su amor divino.

Mi Misión maternal es la de ayudar, de todos los modos posibles, a mis hijos a lograr la salvación; también hoy es la de cooperar de modo especialísimo a la redención llevada a cabo por mi Hijo.

Motivo de mi llanto, del llanto de la Madre, son estos hijos míos, que en gran número, viven olvidados de Dios, sumergidos en los placeres de la carne, y corren sin remedio a su perdición. Para muchos de ellos mis lágrimas han caído en la indiferencia y en el vacío. Sobre todo son causa de mis llantos los Sacerdotes, mis hijos predilectos, la pupila de mis ojos, todos estos mis hijos consagrados. ¿Ves cómo ya no me aman? ¿Cómo ya no me quieren? ¿Ves cómo no escuchan las palabras de mi Hijo? ¿Cómo a menudo lo traicionan? ¿Cómo Jesús, presente en la Eucaristía es ignorado por muchos de ellos, dejado solo en el Tabernáculo, con frecuencia ofendido por ellos con sacrilegios…

-Todos estos Sacerdotes hijos míos, que han traicionado el Evangelio para secundar el gran error diabólico del marxismo…

-Entonces serán estos pobres hijos míos los que comenzarán la gran apostasía…-Se preparan momentos de grandes e indecibles tribulaciones: si los hombres lo supieran, quizás se arrepentirían. Pero, ¿quién ha escuchado mis mensajes? ¿Quién ha captado el sentido de mis lágrimas, de mis maternales invitaciones? Casi ninguno, pocas y desconocidas almas por cuyos merecimientos el castigo ha sido alejado por el momento…

-Cuántas espinas afligen a mi Corazón las almas que se alejan de mi Hijo… Las espinas más dolorosas me la proporcionan los hijos por Mí más amados y predilectos: Los Sacerdotes. Los que cada día traicionan, como Judas a mi Hijo Jesús y a su Iglesia, ¡Cuántos son ya los vacilantes, los inseguros, los infieles! Celebran la Santa Misa, administran los Sacramentos y ya no tienen fe…
-¡Hoy también hablan los falsos profetas, los que anuncian el Evangelio traicionándolo, y estos son escuchados y seguidos! Y llevan el desconcierto y la confusión entre los hijos más fieles de mi Iglesia…

-Ha llegado también el momento en el que algunos de mis hijos Sacerdotes se disponen a manifestarse públicamente contra mi Hijo, contra Mí misma, contra el Papa y mi Iglesia. Entonces no podré ya reconocerlos como hijos míos; Yo misma bajaré del cielo para ponerme a la cabeza de mis hijos predilectos y destruiré sus maquinaciones. Después de una gran revolución y la purificación de la tierra, mi Corazón Inmaculado cantará victoria en el más grande triunfo de Dios… ¡Ya no es tiempo de dudas y de incertidumbre; es el tiempo de la batalla!...

–Esta verdadera división en mi Iglesia, esta verdadera apostasía, por parte de muchos hijos míos Sacerdotes, se acentuará, hasta convertirse en una violenta y abierta rebelión.

–Este mundo se va alejando cada vez más de Dios y ya no escucha la palabra de mi Hijo Jesús. Así cae en las tinieblas de la negación de Dios, en el engañoso espejismo de pensar que se puede prescindir de Él. Casi habéis conseguido construir una civilización solamente humana, cerrada obstinadamente a cualquier influjo divino.
Dios en su infinita Majestad no puede menos que reírse de esta Humanidad que se ha reunido para alzarse contra Él. De este modo el hielo del egoísmo y de la soberbia va en aumento constante. El odio prevalece sobre el amor y cada día causa innumerables víctimas…Víctimas conocidas y desconocidas; violencia a criaturas inermes e inocentes, que en todo momento piden a gritos terrible venganza ante el trono de Dios.

-Y el pecado penetra cada vez más en todos los ambientes. ¿Dónde se encuentra hoy día un lugar sin pecado? Aun las casas consagradas al culto de Dios son profanadas por los pecados que allí se cometen: Son las personas consagradas, son los mismos Sacerdotes y Religiosas los que, a veces, pierden el sentido del pecado…Algunos de ellos en el pensamiento, en las palabras y en la vida, sacrílegamente se dejan conducir por Satanás. Nunca tanto como ahora el demonio ha logrado seduciros tanto. Os seduce con el orgullo y así llegáis hasta justificar también y a legitimar el desorden moral. Y después de las caídas logra apagar en vosotros las voces del remordimiento, que son un verdadero don del Espíritu Santo, que os apremian a la conversión.
¡Que numerosos son hoy mis pobres hijos que pasan años sin confesarse! Se pudren en el pecado y se consumen en la impureza, se dejan dominar por el apego excesivo al dinero y por el orgullo.
Así es como Satanás ahora se halla acampando entre los ministros del Santuario y ha hecho entrar la abominación de la desolación en el Templo Santo de Dios.

Es, pues, necesario que la Madre os hable y os lleve de la mano. Misión suya es, ante todo, guiaros en la lucha contra el dragón infernal. Por eso os digo: estos son los tiempos de la purificación, son los tiempos en que la justicia de Dios castigará a este mundo, rebelde y pervertido, para su salvación.
La purificación ha empezado ya en mi Iglesia, invadida por el error, oscurecida por Satanás, cubierta por el pecado, traicionada y violada por algunos de sus mismos Pastores. Satanás os zarandea como se hace con el trigo. ¡Cuánta paja será desparramada pronto por el viento de la persecución! De ahora en adelante mi presencia entre vosotros se hará más continua y más clara.

La Hora de las Tinieblas.- Ésta es la hora de Satanás y de su gran poder. ¡Ésta es la hora de las tinieblas! Las tinieblas se han extendido por todo el mundo y los hombres, mientras se jactan de haber alcanzado la cima del progreso, caminan en la más densa oscuridad. Todo está entenebrecido por la sombra de la muerte que os quita la vida, del pecado que os aprisiona, del odio que os destruye.
Las tinieblas han invadido también la Iglesia. Se extienden cada vez más y cada día cosechan víctimas entre sus mismos hijos predilectos.
¿Cuántos de ellos seducidos por Satanás, han perdido la luz para caminar por el camino recto; el camino de la verdad, de la fidelidad, de la vida de gracia, del amor, de la oración, del buen ejemplo, de la santidad!
¡Cuántos de estos pobres hijos míos abandonan todavía hoy la Iglesia, la critican, la contestan o, abiertamente, la traicionan y la entregan en manos de su adversario! “Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?” ¡También vosotros con un beso traicionáis hoy a la Iglesia, hija de vuestra Madre Celeste!... Formáis aún parte de ella y por ella vivís; ejercéis su ministerio y, con frecuencia hasta sois sus pastores. Renováis cada día el Sacrificio Eucarístico, administráis los sacramentos, difundís su anuncio de salvación…Y no obstante, algunos de vosotros la venden a su enemigo y la hieren en su mismo corazón porque corrompen la verdad con el error, justifican el pecado y viven de acuerdo con el espíritu del mundo que, de esa forma penetra a través de vosotros en el interior de la Iglesia, poniendo en peligro su vida misma.

En el Espíritu de Sabiduría sabed, por tanto, leer los signos del momento presente que vivís. El Señor está a las puertas de esta generación… Volved a vuestro Dios, que os quiere salvar y os conduce a la paz. Volved a vuestro Redentor. Abrid vuestros corazones a Cristo que viene. Nunca como hoy el mundo en que vivís se ha convertido en un desierto, que produce frutos tan venenosos y perversos. Nunca como hoy mi adversario procura de todas las maneras, obstaculizaros, seduciros, golpearos. Nunca como hoy, Satanás, ejercitando el gran poder que se le ha concedido, lo intenta todo para arruinar mi plan y para destruir mi Obra de amor, que Yo misma estoy llevando a cabo en estos vuestros últimos tiempos.

¿Qué ofusca hoy la belleza y esplendor de la Iglesia? Es el humo de los errores que Satanás ha introducido en ella. Se difunde cada día más y llevan a muchísimas almas a la pérdida de la fe.

Causa de una tan basta difusión de los errores y de la gran apostasía son los Pastores infieles. Callan cuando deberían hablar con valentía para condenar el error y defender la verdad. No intervienen cuando deberían desenmascarar a los lobos rapaces, que se han introducido en la grey de Cristo disfrazados con piel de corderos. Son perros mudos que dejan despedazar al rebaño.

Cuando el Hijo del Hombre vuelva.- Vosotros leéis en el Evangelio: -¿Cuándo el Hijo del Hombre vuelva, encontrará aún fe en la tierra? – Hoy quiero invitaros a meditar estas palabras pronunciadas por mi Hijo Jesús. Son palabras graves, que hacen reflexionar y que logran haceros entender los tiempos en que vivís. Os podéis preguntar, ante todo, por qué Jesús las pronunció. Para prepararos su segunda venida y para describiros una circunstancia que indicará la proximidad de su regreso glorioso. Esta circunstancia es la pérdida de la fe.

También en otro pasaje de la Divina Escritura, en la carta de San Pablo a los Tesalonicenses, se anuncia claramente que, antes del retorno glorioso de Cristo, tendrá lugar una gran apostasía.

La pérdida de la fe es una verdadera apostasía. La difusión de la apostasía es, pues, el signo que indica que la segunda venida de Cristo ya está próxima.
Os he predicho en Fátima que llegaría el tiempo en el cual la verdadera fe se perdería. Estos son los tiempos. Las causas de la pérdida de la fe son: 1) la difusión de los errores que son propagados, enseñados a menudo por los profesores de teología en los Seminarios y en las escuelas católicas; de este modo adquieren un cierto carácter de autenticidad y de legitimidad. 2) La rebelión abierta y pública contra el Magisterio autentico de la Iglesia, sobre todo, el Magisterio del Papa, que ha recibido de Cristo la misión de preservar a toda la Iglesia en la verdad de la fe católica. 3) El mal ejemplo dado por aquellos pastores que han dejado que el espíritu del mundo se apodere completamente de ellos y se han convertido en propagadores de ideologías políticas y sociales en ves de ser anunciadores de Cristo y de su Evangelio, olvidando en sí el mandato recibido de Él: -Id al mundo entero y predicad el Evangelio a toda criatura.

Como Madre estoy junto a esta pobre humanidad, enferma y oprimida bajo el peso de su obstinado rechazo a Dios y a su Ley de Amor. ¡Cómo se ha alejado del Señor! Se ha querido construir una civilización atea y materialista; se han propuesto nuevos valores, fundados en la satisfacción de todas las pasiones, en la búsqueda de todos los placeres, en la legitimación de todo desorden moral. De este modo el egoísmo y el odio han reemplazado al amor; la soberbia y la incredulidad, a la fe; la avaricia y la lujuria, a la esperanza; el fraude y el engaño, a la honestidad; la maldad y la dureza de los corazones, a la bondad. Satanás ha cantado victoria porque ha llevado el pecado a las almas, la división a las familias, a la sociedad, y a las naciones en si mismas y entre ellas. Así la paz nunca ha sido tan amenazada como en vuestros días… Y además se difunden de forma creciente, los males que amenazan la integridad moral de los pueblos: como la impureza, la pornografía, la droga, los divorcios, el recurso a todos los medios para impedir la vida y esos abortos malditos que claman venganza a Dios.

También la Iglesia en este Continente (americano) vive y sufre, es amenazada por una división interior, causada por la separación del Papa y por la oposición a su Magisterio por parte de algunos obispos, teólogos, sacerdotes y fieles. Sobre todo mi adversario ha querido golpearla (a la Iglesia), con la insidia engañosa de la teología de la liberación que es una verdadera traición a Cristo y a su Evangelio.

El enorme Dragón rojo es el comunismo ateo que ha difundido por todas partes el error de la negación y del obstinado rechazo de Dios. El enorme dragón rojo en estos años ha logrado conquistar a la humanidad con el error del ateismo teórico práctico. Que ya ha seducido a todas las naciones de la tierra. De ese modo se ha logrado construir una civilización sin Dios, materialista, egoísta, hedonista, árida, fría, que lleva en sí los gérmenes de la corrupción y de la muerte.

La bestia Semejante a una pantera. Si, el enorme Dragón rojo es el ateísmo marxista, la bestia negra es la Masonería. El Dragón se manifiesta en el vigor de su potencia; la bestia negra en cambio, obra en la sombra, se esconde, se oculta, para introducirse por este medio en todas partes.

El objetivo de la bestia negra, es decir de la masonería es de combatir de una manera disimulada pero tenaz, para impedir a las almas recorrer este camino, indicado por el Padre y por el Hijo e iluminado por los dones del Espíritu. En efecto, si el Dragón rojo obra para llevar a toda la humanidad a prescindir de Dios, a la negación de Dios y para ello difunde el error del ateísmo, el objetivo de la masonería no es el de negar a Dios, sino el de blasfemarlo. La bestia abre la boca para proferir blasfemias contra Dios, para blasfemar su Nombre y su morada, contra todos aquellos que habitan en el Cielo. La mayor de las blasfemias es la de negar el culto debido sólo a Dios para darlo a las criaturas y al mismo Satanás... He aquí porqué en estos tiempos, tras la perversa acción de la masonería se difunden por doquier las misas negras y el culto satánico.

La bestia semejante a un cordero.-Sobre todo como Madre, os he querido advertir de los grandes peligros que hoy amenazan a la Iglesia, a causa de los muchos y diabólicos ataques que se llevan a cabo contra Ella para destruirla. Para alcanzar este fin, a la bestia negra que sube del mar, acude en ayuda desde la tierra, una bestia que tiene dos cuernos semejantes a los de un cordero.

La bestia con dos cuernos, semejante a un cordero, indica la masonería eclesiástica infiltrada dentro de la Iglesia y que se ha difundido sobre todo entre los miembros de la jerarquía. Esta infiltración masónica dentro de la Iglesia, ya os ha sido predicha por Mí en Fátima, cuando os anuncié que Satanás se introduciría hasta el vértice de la Iglesia.

Si el objetivo de la masonería es el de conducir a las almas a la perdición, llevándolas al culto de falsas divinidades, el fin de la masonería eclesiástica, en cambio, es el de destruir a Cristo y a su Iglesia, construyendo un nuevo ídolo, es decir un falso Cristo y una falsa Iglesia.
La masonería eclesiástica actúa de una manera astuta y diabólica, para conducir a todos a la apostasía. También tiene como propósito justificar el pecado, presentarlo no ya como un mal, sino como un valor y un bien.
La masonería eclesiástica favorece las exégesis que dan de Jesús interpretaciones racionalistas y naturales, por medio de la aplicación de los varios géneros literarios, de manera que el mismo queda lacerado en todas sus partes. Al final se llega a negar la realidad histórica de los milagros y de Su resurrección y se pone en duda la divinidad misma de Jesús y su Misión Salvífica.

La Iglesia conocerá la hora de su mayor apostasía, el hombre de iniquidad se introducirá en el interior de ella y se sentará en el mismo Templo de Dios, mientras que el pequeño resto que permanece fiel será sometido a las mayores pruebas y persecuciones. La humanidad vivirá el momento de su gran castigo, será de este modo preparada para recibir al Señor Jesús, que volverá a vosotros en gloria.

Así como nos habla sobre la apostasía por la que está pasando y por las que pasará la Iglesia; también nos da su mensaje de esperanza:

-Los Ángeles de luz de mi corazón Inmaculado están ahora recogiendo de todas partes a los elegidos, llamados a formar parte de mi ejército victorioso. Os marcan con mi sello, os revisten de una fuerte armadura para la batalla, os cubren con mi escudo, os entregan el crucifijo y el Rosario, como armas que usar para la gran victoria. Ha llegado el tiempo de la lucha final.

-¡No temáis! Os cubro con mi manto inmaculado y os protejo.

-Los Sacerdotes de mi Movimiento deben restaurar en las almas la pureza y deben combatir con firmeza al demonio de la lujuria en todas sus manifestaciones. Deben combatir contra la moda, cada vez más inconveniente y provocativa; deben combatir contra la prensa que propaga el mal y contra los espectáculos que son la ruina de las costumbres (buenas). Deben combatir contra la mentalidad corriente que todo lo legitima y justifica, la moral de situación que todo lo permite. Sobre todo mis sacerdotes deben ser puros, ¡muy puros!

-¿Qué debéis hacer vosotros, sacerdotes de mi Movimiento, por la salvación de todos estos sacerdotes que están enfermos y tan necesitados de mi ayuda materna? Ayudarlos, sin juzgarlos jamás. No los condenéis; no toca a vosotros hacer esto. Amadlos con vuestro sufrimiento, con vuestro testimonio, con vuestro buen ejemplo. Sed ejemplo para ellos en la defensa, incluso exteriormente de vuestra dignidad: No abandonéis nunca el hábito eclesiástico, obedeciendo en esto la voluntad muchas veces manifestada por el Vicario de mi Hijo, el Papa.

-Formad una incesante cadena de oración y de amor para pedir su salvación y para que mi Corazón Inmaculado sea, sobre todo para ellos, su más seguro refugio. Sufrid: con el Papa, con los Obispos, con los sacerdotes fieles…

-Este es en verdad el momento de las grandes caídas para mis hijos predilectos, para mis sacerdotes. A algunos, Satanás los acechará con el orgullo, a otros con la pasión de la carne, a otros con la duda, a otros con la incredulidad, a otros con el desaliento y la soledad. ¡Cuántos dudarán de mi Hijo y de Mí, y creerán que éste será el fin de mi Iglesia! Sacerdotes consagrados a mi Corazón Inmaculado, Hijos predilectos, que estoy reuniendo para esta gran batalla: LA PRIMERA ARMA QUE DEBÉIS USAR ES LA CONFIANZA EN Mí, en vuestro más completo abandono. Venced la tentación del miedo, del desaliento, de la tristeza. La desconfianza paraliza vuestra actividad y ello ayuda mucho a mi adversario. ¡Manteneos alegres, estad serenos!. No es este el fin de mi Iglesia; se prepara el principio de su total y maravillosa renovación.

Aun cuando hubiereis quedado heridos, aun cuando hubiereis caído con frecuencia, aun cuando hubiereis dudado, aun cuando en cierto momento hubiereis sido infieles, no os desalentéis, porque Yo os amo.
La hora de mi gran Luz, esa Luz que os doy de manera extraordinaria para que todos podáis ir al encuentro de mi hijo Jesús, Rey de Amor y de Paz, que está ya para llegar.

En estos tenebrosos tiempos de la gran tribulación, si no os dejáis llevar entre mis brazos con abandono filial y gran docilidad, difícilmente lograréis huir de las solapadas insidias que os tiende mi adversario.

Sus seducciones se han vuelto tan peligrosas y sutiles, que casi no se logra escapar de ellas. Correréis el gran peligro de caer en las seducciones que os tiende mi adversario, para alejaros de Jesús y de Mí. Todos pueden caer en su engaño. Caen en él sacerdotes y también obispos. Caen fieles y también consagrados. Caen los simples y también los doctos. Caen los discípulos y también los maestros. Nunca caen en él, aquellos que –como pequeños niños – se consagran a mi Corazón Inmaculado y se dejan llevar entre mis brazos maternales.

-En la espera de su glorioso retorno no temáis: Él guía los acontecimientos de la historia humana a la realización del Querer del Padre y de su gran designio de salvación.

A Él están sometidas todas las cosas. Bajo el escabel de sus pies serán humillados y vencidos todos sus enemigos. Cristo resucitado volverá a vosotros sobre las nubes del cielo en pleno fulgor de su gloria. –Vivid hoy en espera de su glorioso retorno.

No os dejéis desalentar por el momentáneo triunfo del mal y del pecado. No permitáis que ni siquiera os asalte la duda o la desconfianza al ver a la Iglesia tan herida y golpeada, insidiada y traicionada.

-Os invito a andar por el camino del ayuno, de la mortificación y de la penitencia.

A los niños les pido que crezcan en la virtud de la pureza y en este difícil camino sean ayudados por los padres y los educadores.

A los jóvenes les pido que se formen en el dominio de las pasiones con la oración y la vida de unión Conmigo, y que renuncien a ir a los cines y discotecas donde está el grave y continuo peligro de ofender esta virtud tan grata a mi Corazón Inmaculado.

A los novios les pido que se abstengan de toda relación antes del matrimonio.

A las familias cristianas les pido que se formen en el ejercicio de la castidad conyugal y no usen nunca medios artificiales para impedir la vida.
¡Cuánto deseo de los Sacerdotes la escrupulosa observancia del celibato y de los religiosos la práctica fiel y austera de su voto de castidad!
-Vivid en el desprecio del mundo y de vosotros mismos. Que la fe sea la única luz que os ilumine, en estos tiempos de gran oscuridad. Que os consuma sólo el celo por la gloria de Dios, en estos días de tan basta aridez.
-Rezad para pedir la salvación de este mundo, que ya ha tocado el fondo de la impiedad y de la impureza, de la injusticia y del egoísmo, del odio y de la violencia, del pecado y del mal.

-Ahora salid como apóstoles valientes de estos últimos tiempos e id por todas partes de la tierra a llevar la Luz de Cristo, en estos tiempos de oscuridad, y el rocío de su divino amor, en estos días de gran aridez.

Así preparareis los corazones y las almas para recibir con gozo a Cristo que viene. Con todos vuestros seres queridos, con las almas que os han sido confiadas, os bendigo con el gozo de una Madre que ha sido tan consolada por vosotros.

-Evangelizad a todos los hombres, predicando que el Reino de Dios está cerca. Se acerca el momento de la segunda venida de Jesús, del retorno de Cristo en gloria, para instaurar entre vosotros su Reino de gracia, de santidad, de justicia, de amor y de paz.

Anunciad a todos este su glorioso retorno, para que florezca en el mundo la esperanza y el corazón de los hombres se abra para recibirlo.

“Abrid de par en par las puertas a Cristo que viene”. Por esto predicad la necesidad de la oración y de la penitencia; la práctica valiente de todas las virtudes; de la vuelta al culto perfecto del amor; de adoración y reparación a Jesús presente en la Eucaristía. Difundid por todas partes los Cenáculos de Oración que yo os he pedido, entre los niños, los jóvenes los sacerdotes y los fieles. Sobre todo difundid por todas partes los Cenáculos Familiares que Yo pido como medio poderoso para salvar la familia cristiana de los grandes males que la amenazan.
Salid de estos cenáculos como los Apóstoles de esta segunda Evangelización. No temáis.

Yo estoy siempre con vosotros y os conduzco por este camino luminoso.
Con vuestros seres queridos, y con las almas que os han sido confiadas, os bendigo, a todos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Solamente cuando Jesús haya establecido su Reino entre vosotros, toda la humanidad podrá gozar, finalmente del gran don de la Paz."


Hasta aquí parte de las locuciones de la Virgen María al Padre Estephano Gobi.

Existen igualmente mensajes dados supuestamente por Jesús, la Virgen María y los santos; a una mujer muy piadosa llamada Veronica Lueken de Bayside, Nueva York. Mensajes que fue recibiendo desde 1968 fecha en que empezaron las visiones hasta 1995, año en que murió.

Ella trasmite una serie de avisos, para defender la fe y la Iglesia que está pasando por una crisis terrible tal cual no hubo nunca. Crisis que empezó según estos mensajes como también según algunos estudiosos y analistas eclesiales con el Concilio Vaticano II. Se dice que en este Concilio; aunque fue convocado por el Papa Juan XXIII, quienes tomaron las riendas de este evento fueron teólogos, obispos y cardenales de los llamados liberales o progresistas; la mayoría de ellos agentes comunistas infiltrados en la Iglesia para tratar de destruir sistemáticamente desde adentro a la Iglesia Católica, quien era la única que hacía frente tenazmente a las ideologías diabólicas del comunismo.

Muchas son las fuentes que confirman estos hechos, entre ellos los mismos mensajes de la Virgen de Fátima dados en 1917, mensajes que nadie tomó en cuenta. “Rusia esparcirá sus errores” “El Santo Padre tendrá que sufrir mucho” etc.

Pero también existen otros testimonios seculares como el de uno de los mismos agentes comunistas publicado en un libro llamado: AA 1025 – “Memorias de un Anti Apóstol”. El cual es el diario de uno de los tantos comunistas infiltrados dentro de la Iglesia. Todos ellos tienen un propósito, destruir la fe y los dogmas católicos; poco a poco, sin que la gente se de cuenta. Así empezaron por ejemplo a anular muchos de los ritos donde se expresaba el gran respeto que se tenía al “Santísimo”. Las personas mayores que tuvieron uso de razón antes del año de 1963, se acordarán cómo había que arrodillarse al pasar frente al Sagrario; ahora a las justas hacen una venia mal hecha. Se recibía la Sagrada Comunión arrodillados, ahora se lo hace parados. No se podía tocar con la mano al “Santísimo” porque es sumamente sagrado, ahora quien quiera lo puede recibir en su mano. Los fieles tenían conciencia que sólo se podía comulgar estando confesados, debidamente preparados, ahora un 80% de católicos comulgan en pecado grave, sin estar preparados ni haberse confesado, (los mismos que cavan su propia condenación). La comunión de rodillas tenía una razón muy poderosa; pues la Sagrada Eucaristía es el Cuerpo Real y Presente de Jesús, tu Rey y Salvador y como tal hay que arrodillarse ante Él. Arrodillarse no sólo significa recibirlo con humildad sino que también es una manera de expresar. ¡Cuánto lo amamos y respetamos!

Al respecto, San Miguel Arcángel en los mensajes a la visionaria de Bayside, dice:

“Como en el pasado, ¿Acaso no pueden reconocer el Misterio del Cielo en la tierra? ¿Acaso el bastón de Moisés, no se convirtió en una serpiente por el poder de Dios? ¿Acaso el río de Egipto no se convirtió en sangre por el poder de Dios? Y, por el Poder de Dios, ¿No podría acaso convertir el pan y el vino en su Cuerpo y en su Sangre? ¿En su Presencia Real? (San Miguel, Febrero 1, 1977).

Fruto de este Concilio es que los fieles católicos ya no se arrodillan ante su Rey y Señor y por eso reciben la Santa Comunión solo de pie, e incluso uno mismo puede agarrarlo con las manos y llevarlo a la boca; cosa que antes no se podía porque es lo más sagrado que puede haber en la tierra. (El Papa Juan Pablo II, muchas veces indicó que debería recibirse la Sagrada Comunión en la boca, directamente de las manos del sacerdote). Ahora, muchos son los obispos que en forma disimulada han suprimido la buena costumbre de arrodillarse para la consagración. Muchos son los templos donde sólo han puesto cómodos asientos y ya no hay donde arrodillarse.

Fray Regis Scanion, dice: Desde la perspectiva de la Doctrina Católica, desanimar a los católicos de arrodillarse en la hora de la Consagración es extremadamente malo, San Agustín dijo: “Fue en la carne que Cristo caminó entre nosotros y es su Carne que nos dá como alimento para nuestra salvación. Nadie coma de su Carne sin antes haberlo adorado”. (San Agustín, Salmos 98.9 de Paulo VI. Libro Misterium Fidei, N° 55. P. 323)

El Papa Pío XII en su Encíclica Mediator Dei, sobre la sagrada liturgia, dice: “Los actos externos de la religión sirven para fomentar la piedad, prender la llama de la caridad, incrementa la fe y profundiza nuestra devoción. Esto nos lleva también a distinguir a los cristianos genuinos de los falsos o herejes”. Y después el Santo Padre Pío XII acentúa: “Es pues el deseo de la Iglesia que todos los fieles se arrodillen a los pies del Redentor, para decirle y expresarle: ¡Cuánto lo veneramos y amamos!”.

Dietrich Von Hildebrand, a quien el Papa Pío XII llamó el Doctor de la Iglesia del Siglo XX, pregunta: “¿Desde cuando viene el desprecio por arrodillarse? ¿Por qué la santa Eucaristía se debe recibir parado? ¿Acaso, no es arrodillado la expresión clásica de adoración y reverencia? (The Charitable Anatema, P. 42). Y, nosotros agregaríamos: ¿Acaso no están los Ángeles todo el tiempo postrados en alabanza y adoración a Dios? ¿Porqué nosotros criaturas débiles y pecadoras, no?

El Cardenal, Ratzinger, escribe sobre la importancia de arrodillarse durante la liturgia: “Aquí el gesto del cuerpo (arrodillado) toma la forma de una confesión de la fe en Cristo; las palabras no pueden reemplazar semejante confesión”. (Cardenal Joseph Ratzinger, La Fiesta de la Fe. San Francisco, Ignacious Press 1986. P. 74,75).

El Obispo John Keating de Arlington, Virginia en su Carta Pastoral a la Reverencia Eucarística, dice: “No hay postura corporal más clara que exprese la disposición de un alma en su reverencia a Dios, como el acto de arrodillarse. Recíprocamente, la postura de arrodillarse refuerza y profundiza la actitud de reverencia de las almas”. (A Pastoral Letter. Diciembre 4, 1988).

Por último, para terminar con este énfasis de arrodillarse delante de la Sagrada Eucaristía, Fray Robert Skuria, en abril 4 de 1982 en la Catedral de San Pedro de Scranton, Pennsylvania; exhortó a todos los fieles a arrodillarse para comulgar; decimos: “Al nombre de Jesús todos se deben inclinar”, entonces: ¿Porqué permanecemos parados y erguidos para la Sagrada Comunión, si estamos frente a la mismísima Persona de Jesús?. La Escritura dice: “Porque toda rodilla se doblará ante Mí” (Isaías 45, 24).

Y, regresando a lo de antes del Concilio, los sacerdotes usaban sotana o hábito, igual las religiosas y se los trataba con mucho respeto, ahora los sacerdotes no usan sotana (son muy raros los que lo hacen) se confunden con cualquier persona y se les ha perdido el respeto; pues como es natural se los ve como “cualquier otro del montón”. (Y, en eso se han convertido la gran mayoría). La Santa Misa era un rito donde Dios tenía la preferencia y la atención del Sacerdote; pues no le daba la espalda al Santísimo sino a los fieles, ahora se le da la espalada al Santísimo y se prefiere a los fieles. Las canciones religiosas tenían que tener una letra y una música sagrada, con instrumentos apropiados, ahora se puede cantar hasta cantos subversivos, y otras canciones que ya no se les pueden llamar sacras pues imitan a las canciones mundanas o a las canciones de las sectas. El idioma con que se alababa a Dios era el Latín, con el cual predisponía a los fieles a esforzarse y aprender este idioma religioso y así se le daba un sentido aun más sagrado el comunicarse con Dios. Un católico de Europa, Asia, o América no tenía ninguna dificultad de entender la misa y los ritos en cualquier parte del mundo. La gente más ignorante y aun los que no sabían leer oraban en latín. Este idioma también se lo abolió pensando tal vez que así la gente iba a aprender mejor sus oraciones, cosa que como verán no dio resultado, ahora la gente ora menos y sabe menos oraciones que en el pasado. En muchas iglesias de la actualidad al “Santísimo” ya no se lo tiene en el Sagrario Principal, sino a un costado del altar; (lo han hecho a un lado) como si Dios no debería estar en el sitio más principal del templo. Y así podríamos seguir enumerando muchos aspectos más que fueron cambiados.

Pero volviendo al susodicho libro del agente comunista infiltrado, éste dice: “Para debilitar la noción de la Presencia Real de Cristo, todo respeto y decoro debe dejarse a un lado. No más costosas y elaborados adornos o manteles para vestir los altares. No más música llamada sacra; especialmente no más señales de la Cruz. No más genuflexiones, solamente actitudes pasivas y sobre todo los fieles deben dejar la costumbre de arrodillarse y esto debe ser absolutamente prohibido cuando reciban la Comunión” (p. 90). Esto que ustedes acaban de leer escrito por uno de los tantos agentes comunistas infiltrados es lo que ya han logrado.

Existen muchas cosas que la mayoría de la gente no sabe y por ello no se dan cuenta; pero es bueno que ahora se les revele los “Signos de los Tiempos” para que se les abra los ojos y vean cuán inmediato está el Glorioso retorno de Nuestro Señor Jesucristo.

Volviendo al tema específico del Concilio Vaticano II, para que se den cuenta lo que pasó y cómo trabaja el demonio; según Anne Muggeridge, hija política del famoso periodista, católico convertido Malcolm Muggeridge, en su obra: “Ciudad Desolada”, cuenta que el Cardenal John Heenan de Wstminster, reportó: Durante la primera sesión del Concilio, el Papa Juan XXIII se dio cuenta que había perdido el control del proceso. Intento reorganizar el evento con un grupo de fieles obispos; pero antes que se abriera la segunda sesión del Concilio, Juan XXIII moría. Sus últimas palabras en su lecho de agonizante (según Jean Guitton, el único católico laico que sirvió como perito en el Concilio), fueron: “Paren el Concilio, paren el Concilio”.

Fue en este Concilio donde la palabra “Revolución” fue usada numerosas veces, para describir al mismo evento y tanto así que durante el debate de la constitución de la Liturgia, el Cardenal Ottaviani, preguntó: ¿Están estos padres planificando una revolución?

Y así fue, el poder satánico-marxista que desde hacía varias décadas se venía preparando para infiltrarse dentro de la Iglesia, lo había logrado. Quienes tomaron el control y dictaron las nuevas reglas del nuevo Concilio eran los consejeros o peritos liberales. Sacerdotes que en el tiempo del Papa Pío XII, estaban en la lista negra de herejes sospechosos, entre ellos los alemanes: Hans Kung, Edward Schillebeeckx y otros.

Estos sacerdotes y obispos liberales del Concilio evitaron por todos los medios que la mayoría de obispos y cardenales conservadores dejen oír sus reclamos que por cierto fueron numerosos; pero todos aquellos documentos se perdían o se extraviaban y nadie sabía de ellos. Los obispos liberales evitaron también condenar al comunismo y a los errores modernos; pero sobre todo impusieron deliberadamente en los textos conciliares muchas ambigüedades con las cuales tenían por finalidad explotarlas después del Concilio; como el mismo perito, padre Edward Schillebeeckx, declarara diciendo: “Hemos usado frases ambiguas, pero nosotros sabemos cómo las interpretaremos después”.

La gran confusión, la gran apostasía y los cambios modernos ya estaban en camino y ni el Concilio de Trento ni ningún otro Concilio impedirían su avance. Yves Congar, uno de los reformadores, declaró muy ufano: “La Iglesia ha tenido su Revolución Pacífica de Octubre”, haciendo alusión a la revolución bolchevique (comunista). Y, el Cardenal Suenens, otro de los liberales, dijo: “El Concilio Vaticano II es la Revolución Francesa de la Iglesia”.

Fray Paul Kramer, en su libro: “La Batalla Final del Demonio”, dice: En octubre 13 de 1962, un día después que dos observadores comunistas rusos estuvieron en el Concilio y justo en el aniversario del Milagro de Fátima, la Historia de la Iglesia y del mundo sufrió un profundo cambio en uno de los eventos mejor planificados de la historia por el poder comunista de Rusia. (El Concilio Vaticano II).

Algunos todavía se preguntaran ¿Pero que tiene de malo el Concilio Vaticano II? ¿Por qué se critica a este Concilio?
Porque a través de este se introdujeron muchos cambios en la liturgia y en la misma vida de la Iglesia que luego ha dado lugar a una serie de desordenes, como la misma Teología de la Liberación, casualmente por esas ambigüedades que dejaron los planificadores marxistas infiltrados en la Iglesia.

Pronto los obispos fieles de la Iglesia fueron relevados por los comunistas, como el Cardenal Mindszenty por el Cardenal Lekai. El Cardenal Berán de Checoslovaquia por el Cardenal Tomsee. Igual sucedió en Lituania. En el libro: “Moscú y el Vaticano”, se puede leer cómo los sacerdotes lituanos escribieron a sus respectivos obispos: “No entendemos lo que está sucediendo. Antes nuestros obispos nos apoyaban en nuestra lucha contra el comunismo ateo y satánico y ellos mismos murieron mártires y muchos de ellos aun están en prisión; y, ¿ahora son ustedes (obispos) los que nos condenan, los que no nos dejan cumplir con nuestro apostolado y nos dicen que no tenemos el derecho de resistir, porque es contrario a las leyes de los gobiernos comunistas?

Muchísimos fueron los obispos que salieron terriblemente descontentos de este Concilio; porque los cambios efectuados no fueron del consenso de todos, sino de una minoría que tomó el mando he hizo lo que la gana se le dio. Fray Paul Kramer, escribió en su libro antes mencionado, que cientos de obispos intentaron condenar al comunismo y no les hicieron caso. El obispo que pedía eso, era invitado a sentarse y a callarse. Esto lo confirmó el Arzobispo francés Marcel Lefebvre (quien después fue separado de la Iglesia por no aceptar ni acatar los nuevos cambios de este Concilio) en una conferencia de prensa en Long Island, Nueva York en 1983, dijo: “Yo mismo entregue al secretario del Concilio 450 firmas de obispos, condenando al comunismo, pero fuimos silenciados y no hicieron caso de nuestro pedido; sin embargo, cuando hablaba uno solo de ellos (liberales) sus pedidos eran inmediatamente escuchados y aprobados…”.

El gran Concilio, el Concilio que trajo la discordia la desunión y la perdición de muchas almas, según la visionaria Verónica Lueken, dijo que San Miguel Arcángel, le manifestó que esto sucedió por falta de oración y que Satanás mismo estuvo sentado dentro de este Concilio jugando una partida de ajedrez donde las piezas eran los sombreros rojos y los púrpura, moviéndolos a su gusto y manera y contemplándolos con gran placer cómo el mal avanzaba aceleradamente.

Este Concilio también trajo como novedad, “El Ecumenismo”, en donde no proclamaban el deseo de Jesús de trabajar porque las iglesias separadas vuelvan al redil de donde salieron; sino que a través de sus ambigüedades incentivaban una especie de coalición de iglesias, creando una iglesia inmensa y nueva hecha por hombres, contraria a la Doctrina de Jesús y su única Iglesia.

Fray Frank Poncelot, escribe: “El Ecumenismo es un movimiento moderno que apunta hacia la unión de las religiones”. Este falso ecumenismo es uno de los problemas que enfrenta la Iglesia; porque los elementos modernistas infiltrados en la Iglesia y muchos teólogos sin autorización están tratando de desmantelar a la Iglesia de Cristo… especialmente con su rebuscada palabra: “Opción”. Y, como bien saben los católicos verdaderos, “No puede haber salvación fuera de la Iglesia dejada personalmente por Cristo y tampoco puede haber alianzas con el mal” (Catecismo, 846)

Uno de los más graves cambios sufridos, fue el de la liturgia. El Cardenal John Heenan, de Westminster, participante del Concilio, en su libro: “Una Corona de Espinas”, explica: “Los temas aparentemente más debatidos, fueron la reforma de la liturgia. Sería más exacto decir que los obispos tenían la impresión que la liturgia había sido suficientemente discutida. En retrospectiva, está claro que se les dio la oportunidad de discutir sólo principios generales. En suma los cambios subsecuentes de la liturgia fueron más radicales de los que el Papa Juan y sus obispos pensaron”.
El experto en liturgia, Monseñor Klaus Gamber, dice lo mismo en su libro: “La Reforma de la Liturgia Romana”, que la nueva liturgia no fue acordada en el Concilio. “Una afirmación que podemos decir con mucha certeza es que el Novo Ordo de la Misa que ahora ha surgido, no tuvo la aprobación de la mayoría de los padres conciliares”.

Esta situación descrita sobre el Concilio Vaticano II ha desembocado en una serie de prácticas (que ya mencionamos antes) que en lugar de mejorar y acercarnos a Dios nos aleja, y hace que la fe se vaya extinguiendo.
Solo el 30% de católicos en USA creen en la doctrina de la Presencia Real de Cristo y esto es casi igual en otros países. ¿Quién puede dudar ahora que el elaborado y sistemático plan, de los cambios modernistas que promovió el Concilio Vaticano II, no ha dado resultado? Y, es más, el prohibir a los fieles arrodillarse ante Cristo mismo (Santa Eucaristía), constituye ya una abierta rebelión contra Dios y una negación del Sacramento del Altar,

Estos cambios, aparentemente pequeños y sin importancia, al final van ha llevar al gran pecado; el de la rebelión contra Dios y a la aparición de la abominación desoladora, como culmen de la apostasía.

De ahí que los mensajes de Jesús y la Virgen recibidos por Victoria Lueken cobren sentido y se hacen creíbles; cuando dice:

-Paren los Cambios.- Pastores, ustedes que tienen bajo sus cuidados a nuestras ovejas, deben dejar de hacer cambios basados en novedades modernas, porque están destruyendo a las almas jóvenes y dispersando al resto. “Repito mis niños: El gran Concilio de Roma del Vaticano II, las intenciones fueron buenas; pero Satanás se sentó entre ustedes y jugó con ustedes como se juega con el ajedrez”.
“A ustedes se les dio los fundamentos de la fe basados en la tradición y conocimientos de los profetas. No pueden empezar esta nueva religión; porque les llevaría a una religión que no es de mi Hijo, la cual no lleva el verdadero fundamento y en ella (Nueva iglesia) ustedes tomaron el Cuerpo de mi Hijo para difamarlo, para no darle más el reconocimiento de su divinidad…
(Nuestra Señora, agosto 5, 1976).

-Rebelión contra el Papa.- Muchos clérigos se han vuelto esclavos del placer de la carne, muchos otros han caído en el pecado de la herejía y han despreciado la verdad de su vocación. Muchos se han rebelado contra su líder, El líder que Dios les dio, su Vicario. En materia de fe y moral, el hombre no puede cambiar las leyes dadas por Dios desde el trono de Pedro y establecidas en el mundo a través de la tradición de la Iglesia verdadera de mi Hijo. (Nuestra Señora, octubre 6, 1979).

-Testimonios de Vida Corruptos.- Las vocaciones religiosas y sacerdotales son muy pocas, ¿Porqué? Porque los testimonios de vida son corruptos y podridos. La verdadera religión ha sido puesta a un lado por el modernismo y el humanismo. (Jesús, diciembre, 31 1977).

-Burla del Pasado de la Iglesia.-Reconozcan los signos de los tiempos, salgan de sus tinieblas. Ustedes están dormidos mis pastores. He enviado muchos avisos a la humanidad. He permitido que Satanás tiente a la tierra como medida para separar las ovejas de los cabrios. Ustedes (pastores) se han entregado a Satanás y se caen rápidamente dentro del infierno. “El plan de salvación se les dio, fue un simple plan de fe. ¡Fe en lo que se entregó en el pasado, en la tradición! Y se han puesto a construir una nueva iglesia; pero ya saben: “las puertas del infierno no prevalecerán contra mi Iglesia”. (Jesús, mayo 15 1976).

-La Gran Apostasía. -No acepten la falacia de que un hombre pueda ser dios. Existe solo un Dios y ningún hombre podrá encumbrarse sobre su hacedor. OH, mis niños: ¿No pueden reconocer los signos de los tiempos? ¡La gran apostasía está sobre ustedes! (Nuestra Señora, 7 de diciembre, 1976)

-La Espada.-Como generación perdida y errante, dados al pecado y a la abominación de la carne, serán llevados a juicio.(San Miguel, julio 15 1975).

-Traidores.- Oh ustedes! hombres de poca fe, llenos de orgullo y arrogancia en sus conocimientos mundanos, que les han cerrado las puertas a mis ovejas y las han dispersado. Ustedes, traidores de la silla de Pedro, ustedes (cardenales, obispos y sacerdotes) con toda su sabiduría mundana y su soberbia no pueden entender los designios del Padre Eterno. Recibirán el justo castigo por su arrogancia, su apostasía y la perdición de las almas. (Jesús, octubre 6 1978).

-Permanezcan Fieles y Luchen.-Mis niños, ustedes reconocen las facetas del mal. Satanás ha entrado en los más altos estratos de mi Iglesia. Oren mucho por los sacerdotes, por los obispos, cardenales y demás clérigos. Mucha oración es necesaria, porque muchos son los que están en el camino de la perdición, arrastrando a muchos otros con ellos. Mis niños, no dejen a un lado los sacramentos, ellos son como armadura para los días que vienen. No abandonen la Iglesia. No la ignoren por culpa del hombre que se apoderará de ella en ignorancia y en soberbia cambiándola hasta aparecer irreconocible. Con ustedes estoy mis niños, no se vayan de ella, deben quedarse y luchar. De esta manera las ovejas serán separadas de los cabrios, será una forma de purificación. (Jesús, julio 15 1977).

-La Batalla Arrecia.-La verdadera Iglesia de Jesús en Roma está siendo atacada por las fuerzas del 666 que es un movimiento diabólico mundial… La lucha arrecia ahora, y todos aquellos que se han ido tras del mundo, no comprenderán porque son del mundo. Y muchos ahora han adoptado y aceptado un nuevo padre. No al padre Eterno del Cielo; sino al padre de la mentira, a Satanás. “Todos los que no reconocen a Jesús como el Cristo, son los anticristos, ¡aprendan de esto!”. Los clérigos que se han dado ellos mismo al error, están llevando con gran determinación la destrucción de la Iglesia de mi Hijo. ¿Por qué? Porque han perdido la fe. Oren, oren mucho por sus clérigos, mis hijos; sin sus oraciones muchas mitras caerán en el infierno. (Nuestra Señora, abril 17 1976).

Podríamos seguir redactando muchos mensajes más; pero creo que son suficientes como para darnos cuenta que concuerdan con la verdad, especialmente de estos tiempos; sobre todo cuando describe la situación caótica y moral en que vive nuestra humanidad, en la pérdida de fe y en la podredumbre y abominación de muchos clérigos que muy ufanos todavía creen que tienen la razón. Pobres, verdaderamente pobres, corren con mucha prisa y con los ojos vendados por ellos mismos hacia el infierno y el castigo eterno.

La situación actual del mundo y de la Iglesia se está armando como un rompecabezas, en el cual vislumbramos ya y vemos cómo las fuerzas del mal toman posesión de todo, absolutamente todo; de la misma Iglesia (apostasía), de las costumbres, modas, radio, televisión, Internet, revistas, libros, cines, videos, música, política, economía, artes, armamentismo; todos y cada uno de los aspectos de la vida del hombre parecen haberse unido y confabulado contra Dios. Y, están llegando al punto más álgido de la historia de la humanidad con afán de destruirlo totalmente; Pero sabemos que las fuerzas del bien con Jesús al mando intervendrán antes que la tierra y la humanidad sean destruidas; entonces: “Verán al Hijo del Hombre venir con gran majestad y gloria”. (Marcos 13, 26).

Para terminar sobre este penoso tema de la infiltración comunista en la Iglesia, solo diremos que aquellos que se rasgan las vestiduras, se escandalizan y no aceptan esta verdad, solo deben recordar la historia y las palabras de Lenín, quien dijo: “Hay que destruir la Iglesia desde adentro. Hay que penetrar en los seminarios católicos”. la Iglesia aparece actualmente dividida, porque dentro de la gerarquía han logrado trepar hacia la cima los esbirros de Lenín. Por eso en el famoso secreto de Fátima se decía: «Satanás alcanzará las más altas cimas de la jerarquía y se enfrentarán obispos contra obispos y cardenales contra cardenales». Ese será el comienzo del fin”. (Francisco Sánchez, Ventura y Pascual. La Gran Apostasía. Del libro: María Precursora de Cristo en su Segunda Venida a la Tierra).

ALGUNOS DE LOS FRUTOS DEL CONCILIO VATICANO II

Aunque la mayoría de la jerarquía de la Iglesia no quiere aceptar que este Concilio tuvo sus grandes errores y siempre tratan de disfrazar las cosas para dar la impresión de que todo anda de maravilla y que fue lo mejor que pudo haber pasado a la Iglesia. Jesús nos dio, esa regla infalible para saber si algo es bueno o malo: “Por sus frutos los conoceréis”. Pensemos un poquito: ¿Cuáles son los frutos de este Concilio? El mismo Papa Paulo VI, poco después del Concilio dijo: “No se porque grieta se ha filtrado el humo de Satanás dentro de la Iglesia”. Respecto a este mismo tema, el padre Frank Poncelot, analista eclesiástico escribe:

“Que existe ambigüedades en los XVI documentos del Concilio nadie lo puede negar. Ustedes pueden comprobarlo en sus numerosas frases para aprobar o desaprobar muchas ideas. Esto fue hecho deliberadamente y frecuentemente para apoyar sus desviados esquemas previamente trazados”. (De los liberales).

El Cardenal Ratzinger (Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe) observó que muchos documentos del Vaticano II como el Gaudium et Spes, comprometían a las verdades católicas, las mismas que era necesario corregirlas. Estos documentos, dice él, son un atentado irreconciliable con la posición de la Iglesia adoptada en 1789 bajo Pío IX y Pío X. Y, es que debido a esas ambigüedades de las que este Concilio esta lleno, actualmente; existe una Iglesia dividida, con la mayoría de sacerdotes desobedeciendo al Papa, en abierta rebelión a Dios, y ha sus votos de castidad; una Iglesia hecha por hombres sin oración y sin Dios. Una Iglesia que está dividida entre los comunistas que se autoproclaman “de avanzada” (en verdad avanzan pero al infierno) que son la inmensa mayoría y los fieles a Cristo y al Papa que son la minoría, entre los que imitan a las sectas en sus ritos de sanación (algunos de los cuales son puro negocio, charlatanería y brujería). Y la Iglesia fiel y verdadera que en silencio sufre o pide la intervención de Dios pero sin escándalos. Una iglesia fabricada a los gustos mundanos y modernistas que quiere ser secular y horizontal, una iglesia comodona, una iglesia que no va a ningún lado, porque no hace nada.

Una vez una religiosa me dijo: Yo no se qué pasa, pero nosotros (los católicos) no damos fruto: predicamos, llevamos el Evangelio a las diferentes comunidades y nada. Mientras que van las sectas e inmediatamente se forman templos y grupos de estos. Y, es verdad, yo quisiera preguntar a la mayoría de sacerdotes, religiosas y catequistas: ¿A cuanta gente han convertido el último año de su apostolado? ¿Los últimos 2, 3, 5 10 años atrás? Se quedan callados, no dicen nada… No han convertido a nadie. ¿Entonces para que están? ¿Que han hecho de su ministerio? Y eso quiere decir que no están con Dios, en sus vidas no hay oración y es por eso que no dan fruto: Dice el Señor: “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; quien permanece en Mí, ese da mucho fruto” (Juan 15, 5).

Y es que ahora tenemos una iglesia diseñada por hombres que permite todo entre sus miembros, especialmente entre los del clero. Tenemos ahora sacerdotes que abiertamente dan sus opiniones y enseñanzas contrarias a la ley de Dios y las hacen saber cómo si fueran verdad. Sacerdotes y religiosas que viven en pecado; pero que gracias a las ambigüedades del Vaticano II y la liberalidad de muchos sacerdotes, hacen creer a los fieles que eso está bien y que hay que aceptarlos; porque la Iglesia tiene que cambiar, dicen… según los tiempos modernos; como si no supiéramos que Cristo es inmutable: “Cristo es ayer, hoy y siempre”. No podemos crear una iglesia y un Cristo de acuerdo a nuestras conveniencias, gustos y maneras.

Y, esos son los frutos de estas ambigüedades del Concilio. Ahora tenemos ya desde hace mucho tiempo sacerdotes, terroristas, guerrilleros, homosexuales, adúlteros, cismáticos, apostatas, herejes, pedófilos, obispos amadores del poder, del placer y del dinero; obispos que luchan por el poder y la riqueza y han olvidado por completo el porqué de su misión. Sacerdotes que han hecho de la Iglesia, una cueva de ladrones, una iglesia fácil. Ser cristiano no es fácil, requiere sacrificio, disciplina, moral, pundonor y entrega total a Cristo.

Te escandalizas ¿eh? ¿Estas indignado por lo que acabas de leer? Dirás: ¿Cómo es posible que se hable tan hostilmente de los sacerdotes y obispos, especialmente si eres uno de ellos? Si eres hipócrita como los fariseos estarás de seguro muy escandalizado e indignado, y es posible que seas uno de estos malos hijos de Dios. Si eres honesto, te entristecerás de tus malas acciones o de tus hermanos que así se portan. Esto tal vez sirva para que recapaciten y se conviertan. Si al menos uno vuelve al redil, habremos cumplido con nuestro propósito.

Hace poco tuve la desafortunada ocasión de ver cómo un sacerdote convirtió el Santo Templo en un teatro, donde sacaron shows de mujeres muy jóvenes, algunas niñas, en minifalda, música loca y otros temas totalmente mundanos que no tienen nada que ver con la Iglesia y menos con Dios, Sin embargo, todo eso estaba muy bien; daban voces que hasta el señor obispo había dado el permiso y nadie dijo nada, nadie sacó la cara por Cristo, sabiendo que la única vez que Él se encolerizó tanto fue cuando convirtieron el templo de su Padre en un mercado, y este tal sacerdote eso había hecho porque cobraron la entrada para su show teatral.

Todo esto es producto del modernismo que viven nuestros sacerdotes. Se han fabricado una iglesia moderna, pero blasfema, en donde Satanás está muy contento; pues es él quien está en los corazones de estos pobres sacerdotes y no Dios. Una iglesia de la vida alegre, prostituida. Esto también nos lo advirtió nuestro Señor Jesucristo cuando dijo: que aun los elegidos serán engañados (Mt.24, 24). Y, con todo esto: ¿Todavía no quieren darse cuenta que la apostasía ya está aquí?

Muchos fieles se preguntan: Si el demonio está aún en la misma Iglesia, ¿Qué podemos hacer?
Muchos lo primero que piensan es ir a formar parte de una iglesia protestante o de cualquier otra secta; pero eso sería un grave error, pues allí no encontrarán a Cristo, pues estos son los falsos maestros y profetas disfrazados con piel de cordero del que también nos habla Jesús, que engañarán a muchos. (Mt. 24, 11). Otros optarán por volverse indiferentes, no creer en nada, pensar en que todo es una farsa.

Ni lo uno ni lo otro; pues eso es justamente lo que espera Satanás que hagamos, abandonar la Iglesia y pasarse a una secta o quedarse simplemente fuera. En cualquiera de las dos cosas se alegraría mucho y ganaría él.
Más ¿que nos dice Jesús? “Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos…” (Religiones y sectas separadas de la Santa Iglesia Católica). “Mirad que nadie os engañe…”, (Esto incluye a los mismos sacerdotes, algunos infiltrados y otros que no saben que lo que hacen y enseñan está mal, porque el demonio los ha enceguecido y les hace creer que eso está bien, como los seguidores de la teología de la liberación, los ecumenistas, modernistas, horizontalistas, relativistas, ciertos carismáticos y otros). “Y, por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará…” (Tantas personas escandalizadas se han apartado de la Iglesia) “Más el que persevere hasta el fin, ése será salvo” (MT. 24, 11-13). Con esto Jesús nos dice, que aunque veamos la tergiversación del Evangelio y la corrupción de los clérigos (Apostasía), debemos perseverar hasta el fin. Con esto tampoco queremos decir que hay que hacer oídos sordos y ojos ciegos a las maldades y abominaciones que se cometan, no; si no que: Como la Virgen dice en uno de sus mensajes a la visionaria Victoria Lueken:

“Les pido que no permanezcan en silencio cuando se encuentren con cosas mal hechas o con herejías y abominaciones. Sino hablar y denunciar para corregir estas situaciones que son ofensivas a Dios y que llevan a la perdición de las almas”. (Nuestra Señora, noviembre 20 1979).

Aún así, la mayoría de católicos se encuentran mal preparados, se encuentran a la deriva, sin guías adecuados ni de confianza a quien recurrir. ¿Qué hacer? También aquí nos dice Jesús, la Virgen Santísima, los santos, el Papa: “Orad, orad, orad, sin cesar”; para que el Señor nos asista en estos últimos tiempos y también de su gracia a los sacerdotes y tengamos sacerdotes santos que de hecho los hay; pero hay que buscarlos con lupa y con sumo cuidado, especialmente si queremos tenerlos como confesores o consejeros. Los católicos bien formados, deben colaborar con Cristo, llevando el Evangelio a los católicos que no saben, como también a los que no son católicos, formando Casas o Cenáculos de Oración, como aconseja la Virgen. Propagar la Oración y el Santo Rosario. Que cada hogar católico se convierta en un Centro de Oración y propagación de la Fe. Buscando siempre para uno mismo y para los demás la conversión verdadera y la salvación de nuestras almas propias como la de nuestros familiares, amigos y vecinos, (sino caeríamos en el egoísmo al procurar solamente nuestra propia salvación y eso no esta bien; pues Cristo murió por todos, no sólo por mi).Orad, orad y pedid al Señor su guía, su protección y su bendición, hasta que esté nuevamente con nosotros. Apartaos del mundo; pues sabemos que todo lo que hay en el mundo está dominado y corrompido por Satanás. “Estamos en el mundo, pero no somos del mundo” (Jn 15, 19). Por eso, no puede haber concesiones; si queremos salvarnos y ser de Dios, no podemos vivir de acuerdo al mundo, lo que hoy se llama sociedad. El verdadero cristiano/a tiene que apartarse de la moda que despierta los apetitos sensuales, de las discotecas, de las bebidas y malos compañeros/as, de las películas y novelas, de la música mala, de los videos musicales; porque en todo eso está el demonio; aún de los mismos medios de comunicación, radio, televisión, Internet, etc. Algunos pensaran que esto que acabo de decir es una exageración, sin embargo a esos tales les pregunto: ¿Pueden mencionar algún canal comercial en el mundo que envié programas buenos a sus televidentes? No existe ninguno, todas las personas honestas de todos los países se quejan de la basura y de la inmoralidad que estos canales convertidos en instrumentos de Satanás envían al público para escandalizar y corromper a los niños, jóvenes y adultos. “Estas cosas os he hablado para que en Mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad Yo he vencido al mundo” (JN. 16, 33)

Para concluir sobre la delicada y grave situación de nuestra Santa Iglesia, hermanos ¡entiendan! no es la Iglesia de Dios la que está fallando, lo que pasa es que las huestes de Satanás se han adueñado de las mentes y corazones de muchos sacerdotes, monjas, obispos y cardenales, y están usando el mismo templo de Dios (nuestros templos católicos) para hacer el mayor daño a Jesús y a su Iglesia. ¡Entiendan! que esto, (la apostasía) tenía que suceder en la verdadera Iglesia de Dios, por lo tanto no se escandalicen y corran a las sectas, porque éstas son del demonio. El Señor quiere que permanezcamos fieles a Él y a su Iglesia y sigamos orando mucho y frecuentando los Sacramentos hasta el fin, aún cuando muchos de sus ministros no trabajan para Él, debemos respetarlos y orar por su conversión ¿Que difícil no? ¡Que encrucijada de la Santa Iglesia! Pero también es para probarla y purificarla. Los verdaderos cristianos se darán cuenta y permanecerán fieles hasta el fin, fin que por cierto no falta mucho. El cristiano de estos tiempos debe mantenerse cerca de Dios, orando mucho y frecuentando los sacramentos. Pero alejado de los religiosos y sacerdotes de dudosa conducta para no escandalizarse y en lo posible ayudar a Cristo nuestro Señor a convertir a la mayor cantidad de gente. Pídele a Dios que te de la gracia de ser su instrumento de salvación y Él pondrá en tu boca las palabras que has de decir. ¡No tengas miedo!

CONCLUSIONES SOBRE EL CONCILIO VATICANO II

A nosotros como católicos, nos gustaría decir que este Concilio fue uno de los más grandes y buenos de la historia, que trajo muchos beneficios a la Iglesia de Cristo, (como la mayoría de cardenales, obispos y sacerdotes piensan, o quieren hacernos creer, especialmente los de América Latina).

De hecho existen muchas cosas buenas de este Concilio que gracias a la intervención de Dios han sido inspiradas y han quedado plasmadas para el gobierno de su Iglesia; pues de este Concilio es cómo se guía actualmente la barca de Pedro. Lo importante aquí es darnos cuenta que “Dios escribe derecho aún en renglones torcidos”, y aunque muchas cosas sagradas han devenido a menos y la confusión, corrupción, división y desobediencia a Dios y a la autoridad del Papa han aumentado; también es cierto que a través de este Concilio se ha dado mayor participación a los fieles católicos laicos, quienes en la actualidad y por inspiración del Espíritu Santo, están trabajando en diversas formas y lugares, en muchos casos si no en la gran mayoría, llenando los huecos y vacíos por la falta de vocaciones sacerdotales y religiosas; como también son los fieles laicos quienes están manteniendo a flote la Iglesia y sacando la cara por Cristo.

Tal parece que el tiro que pensaron dar los liberales con las nuevas y modernas reglas del Vaticano II, les salió por la culata, pues ahora son muchas las organizaciones laicales que predican el Evangelio fieles a Cristo y al Magisterio de la Iglesia; y su influencia es tan grande que ahora muchos de los prelados liberales y en funciones tratan de disminuir, aguantar o no dar los permisos respectivos para que los laicos trabajen. ¿Ven como Dios saca ventaja aún de la malicia del enemigo?

EL ROMPECABEZAS SE VA COMPLETANDO

Con la elección del nuevo Papa, Benedicto XVI, vemos claramente los designios de Dios, para mantener intacta e incólume su Iglesia; especialmente en los últimos días en los cuales el ataque del demonio es más fuerte y encarnizado. El Señor ha elegido a un hombre que hasta el momento ha demostrado ser fiel a las enseñanzas de Cristo y su Iglesia. Joseph Ratzinger, el teólogo fiel que fue el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en el tiempo de Juan Pablo II, el que arregló en cierto sentido las lagunas y vacíos que dejaron deliberadamente los comunistas infiltrados en el Concilio Vaticano II, tiene ahora el mando terrenal de la Iglesia.

Pero los comunistas, los terroristas, los homosexuales, los asesinos pro abortistas, las feministas, los curas y monjas dizque de avanzada y muchos otros más que no son de Dios no lo quieren. Lo acusan de nazi, de conservador, de anticuado, de lacayo de la derecha, etc.

Cuando haga su aparición el líder mundial y empiece a creerse Dios y ha restringir la libertad de culto; es muy posible que con el carácter y convicción de Benedicto XVI haya fuertes roces, los que desembocarán en la predicción del Tercer Secreto de Fátima, Pero aún así cuando la Iglesia sea perseguida nuevamente, los poderes del infierno no prevalecerán sobre ella; aunque parezca que el demonio ha ganado.

LOS TRES DIAS DE OSCURIDAD

Hemos creído conveniente tocar el tema de los tres días de oscuridad, porque muchos son los videntes que hablan sobre este fenómeno que supuestamente acaecerá cuando este sistema de vida corrupto sea destruido. ¿Cuando sucederá?, nadie lo sabe, solo dicen que habrá un movimiento telúrico tan violento que transformará la tierra moviéndola 23 grados y regresándola a su posición normal. Entonces vendrá una absoluta y total oscuridad que cubrirá la tierra entera. En esos días todo espíritu maligno andará suelto haciendo el mal y matando a todas las almas que no quisieron escuchar la Palabra de Dios y los que no quisieron arrepentirse. Según dicen la Virgen Santísima también previene:

Para que ustedes, se preparen y puedan permanecer vivos, como hijos míos que son, les daré estas señales: “La noche será muy fría, soplarán fuertes vientos, habrá angustia, y en poco tiempo comenzará el terremoto, temblará la tierra. En la casa cierra puertas y ventanas y no hables con nadie que no este en tu casa. No mires hacia fuera, no sea curioso, pues esta es la ira del Señor. Enciende tus velas venditas, ya que ninguna luz habrá por tres días. Arrodillaos y pedid perdón a Dios. No salgan afuera y no dejes a nadie extraño entrar a tu hogar. Sólo los buenos no estarán en poder del mal y sobrevivirán a la catástrofe.

Los principales videntes que han predicho este fenómeno son:

-Ana María Taigi mujer piadosa que vivió desde 1769 hasta 1837. Predijo muchos acontecimientos históricos de su época.
–San Gaspar de Búfalo (1786-1836), Fundador de los “Misioneros de la Preciosísima Sangre”.Anunció: “Aquel que sobreviva a los tres días de tinieblas y de espanto se verá asimismo como solo en la tierra, porque de hecho el mundo estará cubierto de cadáveres, no se ha visto nada semejante desde el diluvio, con gran matanza también de sacerdotes.
–Sor María de Jesús Crucificado (1878), Religiosa carmelita, fundadora del Monasterio de Belén. Anunció: “Durante tres días de tinieblas las personas entregadas a sus caminos depravados, perecerán, de tal modo que solo sobrevivirá una cuarta parte de la humanidad”.
–El Venerable Padre Bernardo María Claus (1849), religioso de la orden de los Minimos.
–Sor María Adalfune (1814). Religiosa de San Agustín.
–Aparición de la Virgen de La Salette, Francia, 19 de septiembre de 1846, dice entre otras cosas: El sol se oscurecerá. Muchas grandes ciudades serán tragadas por terremotos. Todo el universo temblará de horror. Todos los perseguidores de la Iglesia, todos los hombres abandonados al pecado, perecerán y la tierra parecerá un desierto…”
–María Julia Jahenny (1850-1941), estigmatizada francesa, escribió: “Vendrán estos tres días de grandes tinieblas; sólo las velas benditas iluminarán durante estas tinieblas horrorosas. Una vela durará tres días, pero en las casas de los impíos no arderán. Durante estos tres días, los demonios aparecerán en formas horribles y abominables y harán resonar el aire con espantosas blasfemias… Las tres cuartas partes de la raza humana perecerán…”
–Venerable Isabel Canori Mora (1774-1825), Terciaria franciscana, fallecida en olor de santidad. En una de sus visiones, vio a los miserables que cada día con más orgullo y desfachatez, van pisoteando la santa religión y la divina ley. Se sirven de las palabras de la sagrada Escritura y del Evangelio, corrompiendo su verdadero sentido para respaldar así sus perversas intenciones y sus torcidos principios. (Ante esto, cómo no pensar en ciertos “teólogos y teologías” y sectas muy de moda dentro de una “iglesia popular”, quienes pervierten las palabras divinas en un sentido político-social o fanático-religioso y predican que Cristo ha venido a liberar a los pobres de la opresión de los ricos, olvidándose que Él dijo: “Mi reino no es de este mundo”.
–Venerable Anna Catalina Emmerich (1774-1824). Esta célebre estigmatizada alemana recibió las llagas de la pasión del Señor. Entre otras cosas dice: Cincuenta o sesenta años antes del 2000 será desencadenado Satanás por algún tiempo. Habrá violentos combates con las milicias celestiales al mando de San Miguel Arcángel… (Esto fácilmente se puede comprobar al ver al mal cómo avanza y se ha impuesto en todas las instituciones y formas de vida de la sociedad actual).

Podríamos seguir enumerando muchos otros videntes incluso contemporáneos, pero para muestra basta. Mas bien transcribo las palabras del sacerdote que escribió este libro: “El Cielo nos Avisa muy Próximos Tres Días de Tinieblas” y del cual he sacado estos datos, y dice:
“Soy un sacerdote católico y acabo de pasar unas semanas de gran angustia interior. ¿Hablar o callarme?, si hablo, muchos se burlarán de mi… si me quedo callado, mi conciencia me gritará ¡Cobarde! Y me remorderá la Palabra de Dios: “Cuando yo diga al malvado –vas a morir- y tu no le amonestas, si no hablas para impedir al malvado que abandone su mala conducta, de su sangre te pediré cuentas a ti” (Ezequiel 3, 18).

Mejor quedar bien con Dios que con los hombre. Por una serie de circunstancias privilegiadas tuve acceso a documentos prácticamente desconocidos en nuestro ambiente; profecías de las épocas más variadas, de países y lenguas muy distantes y de personas que se desconocen absolutamente entre sí. Ahora, lo realmente asombroso e inexplicable es la UNANIMIDAD y la INSISTENCIA con la cual todos estos santos, almas privilegiadas y personas comunes han recibido o reciben en este momento “AVISOS DEL CIELO” que indican que dentro de muy poco tres cuartas partes de la humanidad perecerán durante tres días de tinieblas

Sé que esto parece el disparate más grande que jamás se haya oído. A mi también me parecía absurdo y descabellado, totalmente incompatible con la bondad y misericordia divina. Pero leyendo, meditando, reflexionando, me convencí. Así debe ser y así será. No es posible que tantas personas de valor ante los ojos de Dios, estigmatizados auténticos, santos canonizados, fundadores de órdenes religiosas, místicos, apariciones de María (todas aprobadas por la Iglesia), se equivoquen tan unánimemente. Sería un disparate aun mayor creer esto. Tuve que rendirme ante esta evidencia. Dios castigará muy pronto al mundo de una manera tan terrible como no habido desde el Diluvio, ni habrá jamás. Y si es así, tengo que avisar a mis hermanos y gritarles esta terrible realidad.

¿Creer o no creer estas terribles profecías? Cada uno debe tomarlas en el contexto en que se presentan y analizarlas con discernimiento. Quiero terminar con estos dos consejos. El primero es de san Pablo: “No despreciéis las profecías. Examinadlo todo y quedaos con lo bueno” El segundo es de San Pedro Canisio: “Hay menor peligro de creer y recibir lo que, con alguna probabilidad, nos refieren personas de fe y que sirven a la edificación del prójimo, que rechazar todo con espíritu temerario y de desprecio” – como lastimosamente muchos y no pocos sacerdotes, hacen. Siempre el mundo se ha burlado de las profecías, hasta que se cumplen. Entonces los más fuertes burladores, son los primeros en caer, llorando de rodillas, si es que se arrepiente. Esta vez no será diferente.

Ahora, ¿donde encajan estos tres días de tinieblas en los acontecimientos cronológicos del final de los tiempos? Es muy posible que sea cuando todas las naciones de la tierra se hayan reunido con sus ejércitos en contra del Hijo de Dios, que está en la Jerusalén Celestial en la última batalla del Armagedon. Según el profeta Joel, en el tema de: “El último combate y la salvación”, en el capítulo 4, versículo 15, dice:

“El sol y la luna se oscurecieron y las estrellas retiraron su resplandor” más adelante también dice: “El sol será cambiado en tinieblas y la luna en sangre, cuando se acerque el día de Yahvé, día grande y terrible. Y, serán salvados todos los que invoquen el nombre de Yahvé…” (Joel 3, 4-5)

¡Días de tinieblas y oscuridad, día de nubes y espesa niebla! (Joel 2, 2)

EL REINO GLORIOSOS DE DIOS SOBRE LA TIERRA

Muchos de los profetas del Antiguo Testamento, hablan acerca de este tiempo de gracia que volverá a reinar en la tierra, será una época de ventura, amor y paz universal; provocada por el gran imperativo de entonces: “EL AMOR”, en contraposición con el egoísmo actual. Isaías 11,9. (F.S. María Precursora…)

Sofonías dice que en esta época, de restauración y de inicio de una nueva era: “Todas las gentes de todas las naciones que hayan quedado, formarán algo así como un solo corazón y una sola lengua que invocará y glorificará al unísono al Señor y le servirán y amarán con un solo corazón y una sola alma”. (Sofonías 3, 9).

Esto lo vuelve a repetir más adelante cuando dice:

“Que los que queden después de la gran tribulación no abrazarán más la maldad ni actuaran engañosamente, sino que servirán al Señor todos a una”

Isaías 9,6-7, afirma que: “Jesús será el Príncipe de la Paz, el “Pacífico”. Crecerá y multiplicará su imperio y la paz será inalterable y no tendrá fin”.

Óseas 2,18. dice: “Pactaré con ellos una singular alianza, desterrando de la tierra el arco, la espada y todo instrumento bélico, pues aboliré la guerra de la tierra, de suerte que podrán todos dormir tranquilos y sin sobresaltos de ninguna clase.

Isaías 11,6-9 y 65-25, relata: “Habitará el lobo con el cordero, y el leopardo se acostará con el cabrito y comerán juntos el becerro con el león, y un niño pequeño los pasteará... no habrá ya más daño ni destrucción en todo mi monte santo por que estará llena la tierra del conocimiento de Yahvé”

El Salmo 45,9-10 dice: “Venid todos y ved porqué el Señor llenó de prodigios la tierra, alejando para siempre de todos sus confines las luchas y enemistades, rompiendo las lanzas y echando al fuego las armas, escudos y rodelas”.

Podríamos seguir mencionando muchísimos textos más de los profetas, pero creo que para muestra son suficientes. Todas estas maravillas sucederán cuando Jesús ya esté aquí nuevamente.

Cuando Cristo retorne y reine en la tierra habrá la verdadera paz y felicidad que todos ansían, reinara la justicia y equidad, no habrán pobres ni ricos, no existirá la diferencia de las clases sociales; tampoco existirán los de sangre azul o los plebeyos; o cholos e indios, negros o chinos; pues todas estas cosas las inventó el enemigo para dividir y aniquilar al hombre.
Este imperio del Mesías-Dios y en consecuencia de la Iglesia será católico, es decir universal, comprendiendo a todos los pueblos y naciones hasta los últimos confines del orbe. Lo dice el salmista:

“Te daré por herencia a las naciones y pueblos y tus posesiones abarcarán hasta los mismos confines de la tierra” Más adelante añade: “Se volverán al Señor todos los confines de la tierra y se postrarán ante su acatamiento todos los pueblos y tribus de la gentilidad”. (Sal. 21, 28)

El Salmo 66, 4, 6, 8 dice:

“Que te alaben, Señor, los pueblos, todos; que te bendigan todas las naciones, y así la tierra dará, por fin su fruto, ese fruto tanto tiempo esperado”.

No olvidemos, para comprender la trascendencia de la promesa, que todos estos anuncios y textos tomados de los libros sagrados son palabras de Dios.

CONCLUSIONES FINALES

El Señor, Dios Padre ha querido mantener en secreto el momento en que se producirá la segunda venida de Jesucristo; sin embargo nos da las señales necesarias y nos descubre las circunstancias que nos permiten saber que este gran acontecimiento está más cerca de lo que pensamos:

“De la higuera aprended la parábola. Cuando sus ramas se ponen tiernas y las hojas brotan, conocéis que está cerca el verano. Así, también vosotros, cuando viereis todas estas cosas conoced que está cerca de las puertas. Porque el cielo y la tierra pasarán pero mis palabras no pasarán”. (Mateo 24,32).

De estas circunstancias y señales concluimos que:

1.-Estamos en pleno cumplimiento de los últimos momentos de este sistema inicuo. Y como popularmente se dice estamos a la vuelta de la esquina. (Mat. 24, 32)

2.-Israel después de 2000 años de dispersión, milagrosamente fue reintegrado otra vez como nación. (Amos 9, 11)

3.-El Evangelio está siendo predicado en todos los rincones del mundo. “Y será predicado este Evangelio, del Reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mt. 24, 14).

4.-Los falsos mesías, profetas y maestros, pululan por todas partes. Si no se ha dado cuenta son las innumerables sectas que aparentemente son buenas. “Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo yo soy el Cristo y ha muchos engañarán”
(Mt. 24:5). “Y muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos”
(Mt. 24,11).

5.-La Iglesia de Dios, es constantemente atacada y acusada de ser falsa, para la confusión de los débiles en la fe. “Pero el que fuere constante hasta el fin, ese se salvará” (Mt.24 ,13).

6.-La apostasía de las naciones, es un hecho que está también en pleno cumplimiento, dada la forma impuesta al pensamiento humano, se ha dejado del lado los valores morales y religiosos, la humanidad actual vive completamente alejada de las leyes de Dios, y se comporta peor que los animales. “Pero cuando el Hijo del hombre venga, ¿Encontrará todavía fe en la tierra?”. (Lc. 18, 8).
Pero la peor de las apostasías predichas incluso por la misma Virgen María se encuentra dentro ya de la Iglesia verdadera, la Iglesia Católica, la cual está en pleno cumplimiento con el desarrollo de la tan prestigiosa (a los ojos del mundo) y mencionada Teología de la Liberación, la que desde los años sesenta ha venido ocasionando muchas confusiones y errores entre los clérigos y religiosos, cambiando totalmente el Evangelio de Cristo por el de Marx (vocero e hijo de Satanás).

“Cuando veáis que tienen lugar estas cosas, ensanchad vuestros pechos y levantad vuestras cabezas, pues está al llegar vuestra redención plena y perfecta”
(Lc. 21, 58)

Sólo falta:

A.- La aparición pública del Anticristo, que ya debe estar en algún lugar como un inofensivo político más. “Vendrá con la ayuda de Satanás; llegará con mucho poder y con señales y milagros falsos. (2 Tes. 1,12)

B.-La aparente paz y progreso material en el mundo, bajo el gobierno globalizado del Anticristo. (Apo.17, 17)

C.-La intervención abusiva y autoritaria de la Gran Babilonia (USA) sobre las reservas más importantes de petróleo en el mundo (sobre el cual ya invadió Afganistán e Irak, luego invadirá Irán y quien sabe que otras naciones más).

D.-La destrucción a traición de la Gran Babilonia por el Anticristo. (Isaías 21, 1-5; Ap. 17. 18.).

E.-La abominación desoladora y la suspensión del Sacrificio Perpetuo. O sea la Santa Eucaristía. (Apo.13, 7). Y, la persecución a la Iglesia Católica,

F.-La venida de los dos testigos del cielo, Elías y Moisés. (Apo. 11,3-13).

H.-El casi total aniquilamiento de Israel, por el Anticristo y los árabes. (Ezequiel 38, 12)

I.-La gran señal del Hijo del hombre en el cielo. (Mat.24,30; Is.11,10-12)

J.-La conversión de los judíos al cristianismo, al ver su error.
(Rom. 11, 23-27).

K.-El regreso de Cristo a la tierra. (Mat. 24, 30)

L.-La reunión de las naciones bajo el liderazgo del Anticristo para pelear contra Cristo. (Ap. 16, 13)

M.-La Batalla del Armagedón. (Ap. 16, 13)

N.- Derrota definitiva de Satanás, destrucción de los impíos y encarcelamiento del demonio con todos sus secuaces. (Apo. 20, 7-10).

O.-Juicio Justo. (Mt. 7,1-5; Rom. 2, 1; 1 Cor.4, 5)

P.-Restauración de la tierra. (Isaías 11,6)

Q.-Victoria de Dios y establecimiento de su reino gloriosos en la tierra. (Mt. 25, 31; Lc. 1,32).

RECOMENDACIONES: ¿QUE HACER MIENTRAS TANTO?

Existe muchísima gente, que después de leer este libro, cambiarán de rumbo y tratarán de enmendarse para estar preparados a recibir al Señor; pero existen otros que no saben realmente que hacer; nuestra recomendación es:

NO TENGAIS MIEDO. Lean las señales

Dentro de este mundo, invadido por las tinieblas del mal, lleno de pobreza por el egoísmo imperante, poco iluminado por la apostasía reinante, adolorido por el terrorismo y el conflicto. El Evangelio, la buena noticia de salvación, debe ser transmitida. Quien mejor para hacer esto, que aquellos que llevan el amor de Cristo dentro de si mismos, católicos cristianos de todas las naciones, culturas e idiomas. El Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia. Leer las señales de los tiempos es una necesidad constante y urgente en nuestro rápido y cambiante mundo.

Es dentro de esta Iglesia que Dios Inspira y derrama el poder del Espíritu Santo. Y es en esta soledad interior y en el silencio, donde nosotros podemos realzar nuestra conciencia de lo que Dios quiere para su Iglesia, y cómo debe comportarse al final de los tiempos.

Ese Espíritu Santo es una voz suave, gentil y diminuta, una brisa suave, susurrando en nuestra alegría o gritando en nuestro dolor.

El Espíritu Santo nos dice, ¡No tengan miedo!

Con este consejo del Espíritu Santo, nos atrevemos a dar las siguientes recomendaciones:

1.-Renueva tus promesas bautismales, tu fe en Jesús; Él es tu Redentor y Señor, esto es: Conviértete, cambia de vida, yo se que cuesta, pero piensa: más vale entrar al reino de los cielos tuerto o manco o cojo como dijo Jesús, que entrar completo en el infierno. “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento” (Mt. 3, 8).

2.-Trabaja por dar a conocer el Evangelio y el reino de Cristo. No te contentes con ser un simple espectador, recuerda que Cristo dijo: “Vayan pues a las gentes de todas las naciones y háganlas mis discípulos” (Mt. 28, 19). Pero hazlo de acuerdo a los lineamientos de la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

3.-Frecuenta los sacramentos, que son fuente de arrepentimiento y vida en Cristo Jesús. “Porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados” (Ro.2, 13).

4.-No te olvides de dar tu tiempo y tus bienes a los pobres. Recuerda que seremos juzgados por el amor que hayamos demostrado a nuestro prójimo. “Hijitos no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad” (1 Juan 3, 18). De nada te va a servir acumular tanta riqueza, porque no lo vas a llevar y peor aun, son riquezas que se corroen o los puedes perder de un momento a otro, ¡Atesora bienes en el cielo! No seas duro con los pobres que necesitan tu ayuda o con la Iglesia fiel que necesita para sus obras misionales.

5.-No creas ni vayas tras ningún nuevo evangelio, iglesia, o ideología; por más buenos que los veas que parecen ser. Desconfía de todos. Recuerda lo que advirtió Pablo: “Así viniéramos nosotros o un ángel del cielo con otro evangelio, no lo creáis, ¡sea maldito!” (Gálatas 1, 8).

6.-Cambia tu carácter, destierra al hombre viejo, se cada vez mejor, no te dejes envolver por los atractivos del mundo; así estarás despierto y a la expectativa de la próxima venida del Señor. “Haced morir, pues lo terrenal en vosotros; fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia que es idolatría. Cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de la desobediencia” (Col. 3, 5-6). Esto quiere decir que debes de dejar de frecuentar todo lugar que ponga en peligro tu vida espiritual y física, o sea: No discotecas, no bailes, no comilonas, no borracheras, no música moderna, no películas inmorales, no televisión, no videos; porque con todas estas cosas pones en peligro tu salvación y ¿que es más importante tu vida eterna o un pequeño rato de placer? Recuerda otra vez: “Estamos en el mundo; pero no somos del mundo”

7.-Ejercítate en la oración, y en la penitencia, que esto agrada a Dios y te ayuda a no caer en el mal. “Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias” (Col. 4, 2).

8.-Confía y entrégate totalmente a Dios, a Cristo, a la Virgen Santísima tu madre, Reza el Santo Rosario todos los días, es una verdadera arma en contra del enemigo. Y haz que tu vida sea un continuo Sí a la Voluntad divina.

9.-Busca congregarte en algún grupo de tu parroquia en donde puedas participar de tu vida cristiana.

10.-Pasa el mensaje de salvación y colabora con Jesús para que otros también se salven. Da fruto para que seas salvo y no seas desechado.

11.-Empieza a evangelizar por tu casa, luego tus vecinos, amigos y demás personas con que llegues a relacionarte. Pasa este libro a otros para que también recapaciten y se salven.

12.-Nunca dejes de hablar de Dios y la sana doctrina, una sola vez que no lo hagas puede ser la diferencia entre la vida y la muerte para alguien. Pero no solo hables, actúa como hijo/a de Dios.

“Que Dios los ilumine, bendiga y defienda en estos últimos eventos del planeta tierra. Y que Dios permita que nos contemos entre sus elegidos.
Y no tengáis miedo, el Señor está con nosotros”.
Así sea.

Bibliografía

1.-Arens, Eduardo – “Biblia y Fin del Mundo”. 1998 Ediciones Paulinas. Lima Perú.
2.-Bartra Marcial – “Con la Biblia en la Mano”. Centro de Proyección Cristiana. 1993 Lima, Perú
3.-“Biblia Latinoamericana”. Artes Gráficas Carasa S. A. 1994, Madrid España.
4.-Bloomfield, Arthur. “Armageddón”. Bantam Books. 1980. N.Y. USA.
5.-Bonato, Julio. “Curso de Religión y Moral”. Editorial Liturgia Española S.A. 1962, Barcelona, España.
6.-Bullock, William H. Obispo, “Un Mensaje de Fe” Algunas Palabras en Pentecostés. Mensaje por Internet. 2002.
7.-Ediciones Nueva Lente S.A. “Grandes Profecías” Nº 15 – 1986 Madrid, España.
8.-Gutierrez, Gustavo. “Teología de la Liberación, Perspectivas”. Editorial Alfa. Lima Perú.
9.-Hal, Lindsey & C.C. Carlson. “Satan is Alive and Well on Planet Earth”. Bantam Books, 1980. N.Y. USA.
10.-Mendel, P. Arthur. “Essential Works of Marxim”. Bantam Books- 1986. N.Y. USA.
11.-Mesters, Carlos. “El Apocalipsis, La Esperanza de un Pueblo”. Lima Perú.
12.-Rumble & Carty Fathers. “The seven Day Adventists” Radio Replan Press society 1980. St. Paul, Minn. USA.
13.-Sánchez, Francisco. “María Precursora de Cristo en su Segunda Venida a la Tierra”. Librería Studium S.A. 1970, Lima Perú.
14.-Sánchez, Cobaleda José. S.J. “El Dogma Católico”. Editorial Sal Térrea. 1964 - Santander, España.
15.-Tarcisio Bertone Arzobispo- “El Mensaje de Fátima” (Secretario de la Congregación para la doctrina de la Fe). Vaticano 2000.
16.-Whalem, William J. “Los Testigos de Jehová”. Claretian Publications. 1979 – N.Y. USA.
17.-Whalem, William J. “Armageddon Around the Corner”. A Report on Jehovah’s Witnesses. Claretian Publications. 1952 - N. Y. USA.
18.-Visión Magazine. Vol 64 Nº 1 “El Invierno Nuclear” 1985 – N.Y. USA.
Jairo1989 likes this.