Clicks104

Asistencia de los Ángeles en el seguimiento del Crucificado

Si por razón de su condición espiritual y su dicha celestial los ángeles nos superan respecto a las dos orientaciones fundamentales de la adoración y la contemplación, no así en el seguimiento del …More
Si por razón de su condición espiritual y su dicha celestial los ángeles nos superan respecto a las dos orientaciones fundamentales de la adoración y la contemplación, no así en el seguimiento del Crucificado, donde les llevamos ventaja. Pues el Hijo de Dios asumió nuestra naturaleza, y sólo el hombre puede tomar parte en Su pasión redentora. Por eso Santa Teresita del Niño Jesús dice que si los ángeles pudiesen envidiarnos algo, sería nuestra capacidad de sufrir por y con Jesús (véase Cartas, No. 38; Poemas, No. 10).

Pero así como los ángeles sirvieron al Señor después de la tentación en el desierto (cf Mc 1,14), y un ángel, por mandato del Padre, le alcanzó el cáliz de la fortaleza durante la agonía en el Huerto de los Olivos (cf Lc 22,43), así también nosotros podemos estar confiados de que en el momento de la prueba y de cargar la cruz, el Padre nos enviará a los ángeles para que nos asistan y ayuden.

Ciertamente, María y los santos ángeles interceden por nosotros ante Dios, incluso sin nuestras peticiones, pues ellos han recibido de Dios esa misión; sin embargo, es importante que nosotros mismos imploremos la ayuda de los ángeles, para ser receptivos a su ayuda.
San Alfonso María de Ligorio enseña que la gracia de pedir es la primera gracia que nos es concedida antes que cualquier otra. Pedir hace también humilde al hombre. De la humildad con que pidamos, dependerá la eficacia de la gracia y la abundancia con la cual sea derramada, pues a quien tiene, le será dado aun en mayor abundancia: "He aquí un miserable que clamó, y el Señor lo escuchó, lo salvó de todas sus angustias. El ángel del Señor monta guardia en torno a los que temen y honran a Dios, y los salva" (Sl 33,7-8).

En esta orientación fundamental de la expiación, aprendemos, de la mano de los santos ángeles, la ciencia de la Cruz, a saber:
Que el amor sufriente es la mayor y más noble fuerza y la única capaz de llevar la cosecha hacia Dios y de alcanzar la victoria para Dios. Una particular intención de los santos ángeles es que nos comprometamos a orar y ofrecer sacrificios por los sacerdotes, pues los sacerdotes, por el poder de su sacerdocio sacramental, comunican a las almas más y mayores gracias que los ángeles.
Angelo Lopez and one more user like this.
Angelo Lopez likes this.
pablodeguadalupe likes this.