Clicks2
alfre1240

“Rezar todos los días la Salve Regina y meditar sobre la muerte”

Hagamos conocer y amar a María


“Padre, me gustaría corregirme, pero las tentaciones son demasiado fuertes, mucho más fuertes que yo”. San Felipe Neri mira al joven de buena voluntad y lo anima amablemente:

"Ánimo, hijo mío. Te recomiendo solo dos prácticas: rezar la Salve Regina todos los días y meditar en la muerte. Esfuérzate por imaginar tu cuerpo en el seno de la tierra, en plena descomposición, con los dos ojos que se vacían, devorados por los gusanos. Y dices esto: ¿es por esto que corro tras los placeres de la carne y que pierdo el cielo?”.

Fiel a la doble recomendación, el joven rezaba diariamente a la Virgen de la misericordia, de la vida y de la esperanza, y meditaba sobre la muerte. Con la ayuda de Dios, supo cómo luchar hasta el final.


Fuente: 365 jours d’espérance avec François-Xavier Nguyën Van Thuân (365 días de esperanza con Francois-Xavier Nguyën Van Thuân), Éditions du Jubilé.