MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO A LUZ DE MARÍA

18 DE JULIO DEL 2022

Amado Pueblo Mío, reciban Mi Bendición.

Les bendigo el cuerpo espiritual, el cuerpo físico y todos sus órganos...
Bendigo los lazos familiares...
Bendigo el respeto, la unidad y la verdad...
Bendigo la caridad y la honestidad...
Bendigo a los padres de familia y a los hijos...
Bendigo cada hogar...
Bendigo la mente y el pensamiento...
Bendigo cada palabra para que todo cuanto llegue a ustedes y salga de ustedes sea para bien del alma y para su salvación.

SON LIBRES MIS HIJOS, LIBRES PARA SERVIR EN MI VIÑA, LIBRES PARA AMARME Y AMAR A MI MADRE SANTÍSIMA. Poseen libre albedrío para que cada uno decida si Me sigue o no Me sigue. Dentro de esa libertad, cada uno posee el Don del Discernimiento mediante el cual cada uno en particular sabe que para mantenerse firme en la vida espiritual debe conocer los cimientos que hacen que la estructura sea fuerte y firme.

LOS CIMIENTOS DE MI CASA SE ENCUENTRAN ESCRITOS CON EL AMOR DE MI PADRE, CON MI SANGRE Y CON MI SANTO ESPÍRITU.

Me he quedado con Mis hijos para alimentarles y para que transiten Mi Camino; les he dado a Mi Madre para que le amen y los Auxilios Divinos para que no permanezcan solos.

Mis hijos son reconocidos por su amor al prójimo, por su fraternidad entre ellos mismos, esa es la señal de que son Mis hijos. (Cf Jn 13, 35)

Pueblo Mío:

LA BATALLA ESPIRITUAL SE AGUDIZA, EL PODER DEL MAL HA SOLTADO SU JINETE SOBRE LA HUMANIDAD llevando los azotes de la naturaleza, la hambruna, la enfermedad y la caída de la economía avanzando de país en país, con el propósito de hacer brotar la ira en Mis hijos para que sean agresores y ladrones.

CONTINÚAN SIN ENTENDER, AMADO PUEBLO MÍO, QUE LA CRIATURA HUMANA QUE VIVE LEJOS DE MÍ ES PRESA DEL MAL. Quienes se encuentran débiles al no recibirme, quienes no enmiendan su camino de pecado, de soberbia, de desobediencia, de concupiscencia se encuentran en grave peligro de ser presa del mal, de llegar a servir al mal y de condenarse.

La soberbia, gran mal del hombre, en este preciso momento es un gran peligro para el alma ya que le abre las puertas más que antes a Satanás.

CADA MOMENTO DEBEN VIVIRLO PARA CRECER ESPIRITUALMENTE, NO PARA QUE EL MAL LES ALEJE DE MÍ.

La vida espiritual hijos Míos no es estática, deben invocarme constantemente para que Yo obre y actúe en y con ustedes. No soy extraño, “Yo soy su Dios” (Ex 3,14) y los amo, les busco por todos los caminos para que vengan a Mí, no deseo que se pierdan.

Atiendan Mis Llamados, no los dejen pasar. Si miraran cuanto se acerca cambiarían de “ipso facto”, sin dudas ni miramientos. Mi Pueblo es duro y por ello vive tan grandes pruebas.

UN NUEVO VIRUS APARECE... Les llamo a utilizar la planta llamada Fumaria oficinalis L. en sus tallos, flores y hojas, la caléndula para la piel y el ajo. (*)

Sin temores confíen en Mi Amor por Mi Pueblo, ya les he mencionado que la humanidad cambiará, la guerra se expande.

Hijos Míos, les prevengo para que se acerquen a Mí y para que inicien la conversión. Invítenme a permanecer en ustedes, así se alejan del pecado.

Cada uno es Mi gran Tesoro... Llámenme y no se separen de Mí.

Les amo, adéntrense en Mi Corazón.

Su Jesús

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA


(*) Plantas medicinales, leer...

COMENTARIO DE LUZ DE MARÍA

Hermanos:

Nos encontramos ante un llamado muy especifico de Nuestro Señor Jesucristo para que renunciemos a lo mundano y regresemos a Él.

Los sensibles trasfondos de cuanto acontece no los conocemos nosotros, sino las criaturas que pertenecen a las élites; por tanto la guía de Nuestro Señor en este aspecto es una bendición más para cada uno de nosotros.

Como bien nos lo detalla Nuestro Señor Jesucristo, la batalla espiritual va más allá de una tentación, de una caída. En este momento el Demonio se abalanza en nuestra contra para sacarnos de la posibilidad de la conversión. Cada mal paso es una oportunidad para el Demonio y llega de inmediato a actuar.

Nuestro Señor nos dice que somos libres, poseemos libre albedrío. Podemos decidir entre el bien o el mal, pero el hombre posee libre albedrio para elegir el bien que lo plenifica, no el mal. Posee inteligencia para buscar la verdad y no el error que lo ofusca. Lo que sucede es que muchos corren detrás de lo que desea la mayoría y en ocasiones no tienen ni idea de lo que van a hacer, ni disciernen las consecuencias. Por ello somos llamados por Nuestro Señor a ser fraternos, a ser testimonios de Su Amor, en eso nos distinguimos los cristianos: en amarnos los unos a los otros.

Amén.