Clicks486
es.news
4

San Rafael: Monseñor Taussig sigue mintiendo

El obispo de San Rafael (Argentina), monseñor Eduardo Taussig, el asesino “conservador” de su seminario, defendió el 7 de agosto su crimen durante un programa de televisión local de 40 minutos frente a dos periodistas obsequiosos.

Taussig no dio una sola razón seria para su paso dramático, pero nuevamente culpó de la decisión a la “Santa Sede”, específicamente al cardenal Beniamino Stella, quien encabeza la Congregación para el Clero.

Taussig informa que habló por teléfono durante más de una hora con Stella, quien “confirmó” una supuesta “necesidad de cerrar el seminario diocesano”. La palabra “confirmó” prueba que Taussig estaba detrás de la decisión, no Stella.

Aun así, continuó durante el programa engañando al público diciendo que tenía que ser “obediente” a Roma. Después de repetir esta declaración falsa, Taussig siguió rascándose el cuello y la mejilla, lo que en el lenguaje corporal está relacionado con emociones negativas o mentiras.

Explicó que mató al seminario porque los sacerdotes “que salieron de este seminario” se negaron a obedecer su [injusto] decreto de coronavirus que imponía la comunión en la mano.

En muchos países no se introdujo la Comunión en la mano y esto no contribuyó a una mayor propagación del virus.

La teoría errónea de Taussig es que hay “diferentes formas de recibir la Comunión” y que “ninguna” agota la “riqueza de la Eucaristía”. Simultáneamente intenta denigrar la recepción de la Comunión que supuestamente “transmite saliva de una persona a otra”, mientras que tomar la Comunión con la mano es la forma en que la recibieron “los mártires”.

#newsXnaxpyiuvp

Lucardo
Un personaje detestable, un pobre desquiciado.
jamacor
Gesù è con noi
Taussig desobedece a la Iglesia es un infiel y un traidor.
Barca
Cristo no quiso que los trabajadores quitaran la cizaña,,pues acabarían a su vez con el trigo.. Si a éste Sr. Obispo le pareció bien arrancar lo que él consideraba cizaña,, también se llevó en su hoz , todo el trigo,, arrasó con todo.
Deja sin alimento a futuras generaciones, deja en ruinas un floreciente huerto de Dios.