Clicks12

UN SANTO PARA CADA DÍA - 28 DE MARZO - SAN GONTRAN

Irapuato
1
sanPablotv fecha: 28 de marzo n.: c. 525 - †: 593 - país: Francia otras formas del nombre: Contran, Gontram, Gontranno, Gontrammo, Gontranmo, Gunthramnus canonización: pre-congregación More
sanPablotv fecha: 28 de marzo

n.: c. 525 - †: 593 - país: Francia
otras formas del nombre: Contran, Gontram, Gontranno, Gontrammo, Gontranmo, Gunthramnus
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa

Elogio:
En Chálon-sur-Saóne, en Burgundia, sepultura de san Gountrán, rey de los francos, que distribuyó sus tesoros entre las iglesias y los pobres.

Sobre Gontrán señala Thurston que «difícilmente habría obtenido una canonización formal en la actualidad.» Efectivamente, se trata de una personalidad llena de contrastes: generoso, servicial, conciliador, pero también violento y rudo. Se cuenta de él, por ejemplo, que cuando los médicos no pudieron salvar a una de sus esposas (se casó tres veces), los mandó matar; y a la vez fue él quien medió entre sus hermanos Sigeberto y Chilperico para pacificar la región.

Gontrán fue uno de los cuatro hijos que vivían a la muerte del violentísimo Clotario I, y en el 561 heredó de su padre el reino de Borgoña. Las Galias eran en ese momento territorios aun semibárbaros, cuya cristianización avanzaba de a poco, aunque decididamente, y con ello también la suavización y humanización de las costumbres.

Como bien lo describe Claude Boillon, a pesar de todos sus defectos y malas acciones, fue venerado popularmente como santo inmediatamente a su muerte, porque en toda su vida demostró una real voluntad de regir su conducta por la fe, aun cuando muchas veces no lo consiguiera; de alguna manera llegó a ser para su pueblo un símbolo de la fuerza y del obrar de la gracia, consiguiendo que de su carácter rudo y de un entorno no menos endurecido, surgiera un reinado cuyo balance es positivo, no sólo en obra de gobierno, sino también en el trabajo del rey para domesticar su propio natural.

Promovió la realización de sínodos en su territorio para mejorar la disciplina y formación del clero, apoyó fundaciones de monasterios e iglesias, y dedicó especial cuidado a los desposeídos y a los enfermos. Tras la muerte de su última esposa vivió en castidad, y adoptó a su sobrino como heredero. «En un siglo inmoral y feroz, en el corazón de Gontrán el cristianismo venció a la barbarie», sentencia Guerín. Murió en el 592. Sus reliquias permanecieron en el monasterio de San Marcelo, aunque un brazo fue venerado en la catedral de San Juan de Maurienne, fundada por él. Las primeras fueron incineradas y aventadas por los hugonotes en el siglo XVI, y el resto se perdió en 1793, con la Revolución Francesa.

La mayor parte de las noticias provienen, directa o indirectamente, de la Historia Francorum de san Gregorio de Tours, no muy lejano en el tiempo, y en los documentos que son la fuente de la historia general de la Galia, a la que pertenece por derecho el personaje. De todos modos se halla una recopilación de citas y documentos en Acta Sanctorum, marzo III, pág. 718ss.; Guerin, en Petits Bollandistes, IV, pág. 21ss. le dedica una larga hagiografía. Ver también el equilibrado artículo de Claude Boillon en Enciclopedia dei Santi, reproducido en Santi e beati, y el artículo del Butler-Guinea, en 28 de marzo.

Abel Della Costa
Irapuato
San Cástor, mártir

En Tarso, ciudad de Cilicia, san Cástor, mártir.

Santos Prisco, Malco y Alejandro, mártires

Conmemoración de los santos mártires Prisco, Malco y Alejandro, los cuales, durante la persecución bajo el emperador Valeriano, vivían en una granja cerca de Cesarea de Palestina, y sabiendo que en esa ciudad se ofrecían celestiales coronas de martirio, inflamados del ardor divino de …More
San Cástor, mártir

En Tarso, ciudad de Cilicia, san Cástor, mártir.

Santos Prisco, Malco y Alejandro, mártires

Conmemoración de los santos mártires Prisco, Malco y Alejandro, los cuales, durante la persecución bajo el emperador Valeriano, vivían en una granja cerca de Cesarea de Palestina, y sabiendo que en esa ciudad se ofrecían celestiales coronas de martirio, inflamados del ardor divino de la fe se presentaron espontáneamente ante el juez y le reprocharon que se ensañase tanto con la sangre de los santos, y éste, inmediatamente, los entregó a las fieras para que los devorasen.

San Cirilo, diácono y mártir

En Heliópolis, de Fenicia, san Cirilo, diácono y mártir, que bajo el emperador Juliano el Apóstata sufrió un cruel martirio.

San Proterio de Alejandría, obispo y mártir

En Alejandría de Egipto, san Proterio, obispo, que el Jueves Santo, tras un tumulto popular, fue cruelmente asesinado por los monofisitas, seguidores de su predecesor Dióscoro.

San Gontrán, rey

En Chálon-sur-Saóne, en Burgundia, sepultura de san Gountrán, rey de los francos, que distribuyó sus tesoros entre las iglesias y los pobres.

San Hilarión de Pelecete, abad

Cerca del monte Olimpo, en Bitinia, san Hilarión, abad del monasterio de Pelecete, que luchó valerosamente en defensa del culto de las santas imágenes.

San Esteban Harding, abad

En el monasterio de Cister, en Borgoña, san Esteban Harding, abad, que, junto con otros monjes, llegó de Molesmes y estuvo, más tarde, al frente de este célebre cenobio, donde instituyó a los hermanos conversos, recibió a san Bernardo con treinta compañeros y fundó doce nuevos monasterios, uniéndolos con el vínculo de la Carta de Caridad, para que no hubiese discordia alguna entre ellos, de modo que los monjes actuasen con unidad de amor, de Regla y con similares costumbres.

Beato Conón, monje

En Naso, cerca de Mesina, en la isla de Sicilia, beato Conón, monje, el cual, de regreso de una peregrinación a los Santos Lugares, al encontrar difuntos a sus padres, distribuyó su hacienda familiar entre los indigentes y abrazó la vida eremítica, según la disciplina de los monjes orientales.

Beato Antonio Patrizi, monje y presbítero

En Monticiano, cerca de Siena, en la Toscana, beato Antonio Patrizi, presbítero de la Orden de Ermitaños de San Agustín, que se distinguió por su eximio amor a los hermanos y al prójimo.

Beata Juana María de Maillé, reclusa

En Tours, ciudad de Francia, beata Juana María de Maillé, la cual, al morir su esposo en la guerra, quedó reducida a la miseria y, desalojada por los suyos de su casa, vivió abandonada de todos y recluida en una pequeña celda cerca del convento de los Hermanos Menores, mendigando el pan, mas llena de confianza en el Señor.

Beato Cristóbal Wharton, mártir

En York, en Inglaterra, beato Cristóbal Wharton, presbítero, mártir en tiempo de la reina Isabel I, ajusticiado por ser sacerdote.

Beata Renata María Feillatreau, mártir

En Angers, en Francia, beata Renata María Feillatreau, mártir, que, estando casada, durante la Revolución Francesa murió guillotinada por su fidelidad hacia la Iglesia católica.

San José Sebastián Pelczar, obispo y fundador

En Przemysl, lugar de Polonia, san José Sebastián Pelczar, obispo, fundador de la Congregación de Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús y maestro eximio de la vida espiritual.

Beato Dedë Maçaj, presbítero y mártir

En Përmet, Albania, beato Dedë Maçaj, presbítero de la arquidiócesis de Shkodrë-Pult y mártir.

Beato Jean-Baptiste Malo, presbítero y mártir

En Vinh Hôi, Vu Quang, Hà Tinh, Vietnam, beato Jean-Baptiste Malo, sacerdote de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y mártir.