Clicks166

Integridad periodística

es.news:

Juan Pablo sugiere en Ut unum sint (n. 95) “encontrar una forma de ejercicio del primado” que “se abra a una situación nueva”, visualizando al Papa como un “moderador” establecido “con el consentimiento común” (Francisco agradece a Juan Pablo II por haber cuestionado el primado de Pedro).

S t. Juan Pablo II:

Como Obispo de Roma soy consciente, y lo he reafirmado en esta Carta encíclica, que la comunión plena y visible de todas las Comunidades, en las que gracias a la fidelidad de Dios habita su Espíritu, es el deseo ardiente de Cristo. Estoy convencido de tener al respecto una responsabilidad particular, sobre todo al constatar la aspiración ecuménica de la mayor parte de las Comunidades cristianas y al escuchar la petición que se me dirige de encontrar una forma de ejercicio del primado que, sin renunciar de ningún modo a lo esencial de su misión, se abra a una situación nueva. Durante un milenio los cristianos estuvieron unidos « por la comunión fraterna de fe y vida sacramental, siendo la Sede Romana, con el consentimiento común, la que moderaba cuando surgían disensiones entre ellas en materia de fe o de disciplina ».De este modo el primado ejercía su función de unidad (Ut unum sint 95; www.vatican.va/…/hf_jp-ii_enc_25…).

es.news:

Francisco elogia Ut unum sint (n. 50) por haber propuesto la afirmación que la “legítima” diversidad “no se opone de ningún modo” a la unidad de la Iglesia, aunque es evidente lo opuesto (Francisco agradece a Juan Pablo II por haber cuestionado el primado de Pedro).

S t. Juan Pablo II:

De las Iglesias de Oriente se reconoce su gran tradición litúrgica y espiritual, el carácter específico de su desarrollo histórico, las disciplinas observadas por ellas desde los primeros tiempos y sancionadas por los Santos Padres y por los Concilios ecuménicos, su modo propio de enunciar la doctrina. Todo esto con la convicción de que la legítima diversidad no se opone de ningún modo a la unidad de la Iglesia, sino que por el contrario aumenta su honor y contribuye no poco al cumplimiento de su misión (Ut unum sint 50; www.vatican.va/…/hf_jp-ii_enc_25… ).
adeste fideles
“..Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de la verdad y el espíritu del error...”