Chus Bas Bas
Precisamente por eso Benedicto XVI abdicó.
El Señor ha elegido al Papa Francisco cómo guía.
El Diablo no es ningún mequetrefe, pero todo esto ya está profetizado. Tiene la guerra pedida de antemano.

En el momento más crítico, cuando todo parezca perdido y la Iglesia esté a punto de derrumbarse, será cuando renazca con todo su esplendor.
Un pequeño rebaño de fieles indomables, guiados por el Espí…More
Precisamente por eso Benedicto XVI abdicó.
El Señor ha elegido al Papa Francisco cómo guía.
El Diablo no es ningún mequetrefe, pero todo esto ya está profetizado. Tiene la guerra pedida de antemano.

En el momento más crítico, cuando todo parezca perdido y la Iglesia esté a punto de derrumbarse, será cuando renazca con todo su esplendor.
Un pequeño rebaño de fieles indomables, guiados por el Espíritu Santo, casi desde las catacumbas, la hará renacer y extenderse por el mundo más viva que nunca.