FJP1001
La falsa iglesia que le gusta a Bergoglio es una de apariencias, de aplausos y sonrisas hipócritas, camino al vacío.
igork
Don Pacho sigue su campaña contra la sana doctrina.