Mensaje de San Miguel Arcángel / Luz de María

15 DE MAYO DEL 2022

Amados hijos de Nuestro Rey y Señor Jesucristo:

Como Príncipe de las Legiones Celestiales, les bendigo.

LES LLAMO A MANTENERSE EN ORACIÓN UNIDOS A NUESTRO REY Y SEÑOR JESUCRISTO Y A NUESTRA REINA Y MADRE DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS.

Continúen con Fe y tengan temor de ofender a Nuestro Rey y Señor Jesucristo. Sean temerosos de faltar al amor y a la caridad. Teman que en ustedes se seque el agua fresca que alimenta la fraternidad.

Únicamente auxiliándose unos a otros lograrán continuar en la unidad del Pueblo fiel, venciendo las adversidades, que cada momento son mayores.

ALMACENEN ALIMENTOS.
SEAN OBEDIENTES Y MANTENGAN PROVISIONES.

Los alimentos escasearán a nivel mundial y la criatura humana cae en la desesperación. Sean previsores. Los medicamentos faltarán, prepárense y para ello han recibido de la Casa Paterna las indicaciones indispensables para que combatan con el fruto de la naturaleza la enfermedad. (1)

SE ENCUENTRAN DENTRO DE LA GRAN TRIBULACIÓN.

Mantengan la Fe firme para que no sucumban cuando llegue al Pueblo fiel la más cruel de las persecuciones.

Continúen en el camino al que Nuestro Rey y Señor Jesucristo les ha llamado ofreciendo penitencia, oración, confesando los pecados cometidos y alimentándose del Cuerpo y Sangre de Nuestro Rey y Señor Jesucristo.

Sean testimonio de ser verdaderos cristianos. El esperar un gran signo para convertirse les puede llevar a perder la Salvación. ¡Atentos!

EL PADECER VENIDERO NO LO IMAGINAN.
NO POSEEN IDEA DE LO QUE ESTÁ POR LLEGAR.

Esta luna roja activó los volcanes antes de hacerse presente. Esta luna roja actúa especialmente sobre los volcanes, las fallas tectónicas y sobre la criatura humana.

Deben mantenerse en paz para que el espíritu no sea alterado y deben vivir sin rencor (Cf. Lev 19, 18), de lo contrario este aumentará. Por ello les llamo a convertirse, a no perder el momento presente en lo banal, ya que si invierten el tiempo en los asuntos del Cielo, el mismo Cielo les multiplicará el tiempo.

Si no oran, no reciben el fruto y las Gracias abundantes que derrama el Espíritu Divino (Cfr. Rom 5,5) sobre quienes oran con el corazón.

ES UN MOMENTO DURO EL QUE TRANSITAN, NO ES FÁCIL, SEAN PRUDENTES, SEAN PRUDENTES.

NO LO OLVIDEN, LES LLAMO A LA CONVERSIÓN, NECESITAN CONVERTIRSE.

Oren por sus hermanos que no buscan la conversión.

Los demonios se encuentran en la Tierra tentándoles continuamente. Deben luchar para limpiar el pensamiento, la mente y que se mantengan lejos del mal.

PREPAREN CUANTO PUEDAN PREPARAR, LO DEMÁS SERÁ MULTIPLICADO, PERO PREPÁRENLO ¡YA! ANTES DE QUE NO LO LOGREN LLEVAR A CABO A FALTA DE LO NECESARIO.

Les mantengo en alerta. Como Pueblo de Nuestro Rey y Señor Jesucristo no deben dudar en la protección de los Ejércitos Celestiales que hemos sido enviados a custodiar al Pueblo de Dios.

Nuestra Reina y Madre los ama y Su Manto Materno les cubre constantemente.

NO TEMAN SER ABANDONADOS, SON PROTEGIDOS Y SERÁN PROTEGIDOS EN TODO MOMENTO. NO DECAIGAN EN LA FE.

Les bendigo con la bendición que Nuestro Rey y Señor Jesucristo mantiene sobre Sus hijos.

San Miguel Arcángel

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA

Sobre plantas medicinales, leer...

COMENTARIO DE LUZ DE MARÍA

Hermanos:

San Miguel Arcángel, protector del Pueblo de Dios, nos llama a decidirnos por la conversión con prontitud y nos reitera el peligro en que nos encontramos como humanidad debido al conflicto bélico que se está desarrollando en este momento. Conflicto que genera a su vez la escasez de alimentos y medicamentos, llevando a una parte del Pueblo de Dios a aceptar ser sellados a cambio de obtener lo necesario para subsistir.

Por lo anterior, San Miguel Arcángel nos insta a no perder la Fe y nos recuerda que el Cielo nos ha dado indicaciones sobre el uso de plantas medicinales para ayudarnos con las enfermedades y pestes y estar preparados para cuando no se consigan medicamentos.

Atendamos los Llamados del Cielo, seamos humildes.

Bendigamos a nuestros hermanos.

Amén.