Clicks233
jamacor
2

Higienización y esterilización de la fe

domingo, 31 de mayo de 2020

“Así dice el Señor: Aqui estoy yo. Yo mismo cuidaré de mis ovejas” (Parr S. Leon M./Murcia)

Muchos pensarán que la Cuaresma ha terminado y que incluso ha terminado el tiempo de Pascua. Por supuesto, el calendario nos dice que ya hemos celebrado la Ascensión y Pentecostés; sin embargo, el momento histórico por el que estamos pasando está lejos de ser "Pascua". Y dado que las palabras Cuaresma y cuarentena en nuestra lengua son sinónimos, podemos decir que aún no ha llegado el momento de salir de nuestras tumbas. Al menos no del todo. De hecho, parece que el tiempo se ha expandido repentinamente y el día de Viernes Santo se está desarrollando lentamente en una secuencia muy densa en el contexto de nuestro tiempo de trabajo sin precedentes. Un verdadero "Tiempo de Pasión" lejos de ser metafórico, lejos de terminar.


De hecho, podríamos decir que la Cuaresma para nosotros comenzó el 24 de febrero y aún no ha terminado, ya que pasó la Pascua sin que la gente pueda celebrarla. Por supuesto, todos han hecho todo lo posible para crear "celebraciones hogareñas" intentando imitar la Sagrada Liturgia. Pero ese es el punto. Era una mera "imitación", una "misa falsa", virtual. Oramos, ayunamos y de alguna manera celebramos. ¿Pero qué celebramos? Una fiesta muy esperada ciertamente, pero desafortunadamente, sin el cumpleañero. La espera por lo tanto continúa.


Ciertamente, este año muchos maestros y predicadores han podido decir con verdad que Cristo "ha resucitado en nuestros corazones" ya que, según ellos, la resurrección no es un hecho histórico, real y que, por lo tanto, debe celebrarse, sino que es algo puramente interior y simbólico. Y era tan interior que pocos se dieron cuenta, y en cualquier caso la gente no podía "correr hacia el sepulcro" para darle gloria y testimonio. Pienso en particular en los muchos que iban a misa sólo en Navidad y Pascua, como quizás el último recurso para no perder del todo el contacto con su fe y salvar sus almas. Este año también se les negó esta gracia. Un pico y pala devastador por lo tanto para la fe de los pequeños. De hecho, hay que aclarar un punto: no todos estudian teología o "examinan" las Escrituras; y, entre otras cosas, no se requiere que una persona bautizada lo haga, sino que basta participar en los medios "normales" de salvación, es decir, en los sacramentos. Sí, eso forma parte de los Cinco Preceptos Generales de la Iglesia, una de esas cosas que se han dejado de enseñar desde hace un par de generaciones. Por lo tanto, fue fácil y cómodo eliminar el precepto dominical (este año también el precepto pascual) para aquellos que ya no creían en él.

Covid19/Bcn: Basílica de la Concepción
Después de más de cincuenta años de espiritualización (sería más correcto decir "evaporación") de los dogmas católicos en los que la predicación ha mirado más a las razones del ecumenismo y el diálogo interreligioso, resulta que la nueva pastoral se ha concentrado hasta la implosión en los medios de gracia "extraordinarios". Al degradar los sacramentos y la liturgia de la Iglesia como expresión de "una comunidad eclesial", hoy finalmente hemos alcanzado un objetivo más, un punto sin retorno. Pero la emergencia de salud también ha hecho mella sobre el comunitarismo posconciliar, barrido por un escobazo, o más bien, por una tos. Del grito "más misa y menos misas" de los sacerdotes obreros sesentayocheros, hemos llegado a "la misa ha terminado, quédense en casa". Era inevitable.

Francia/1968: Asamblea sacerdotal
Después de una primera fase de suspensión total y repentina de los sacramentos sin ninguna indicación para los fieles, pasamos a la "misa continua", a la "digitalización de la fe" y a una virtualización de la vida cristiana. Por lo tanto, mientras la sociedad civil todavía está entre la fase 1 y la fase 2, los católicos modernistas (que, en cuanto a la revolución, no siguen al mundo sino que lo preceden), ya nos han presentado en la fase 3, es decir, la fase de la misa por los sanos, la misa por los cristianos responsables, la misa para aquellos que aceptan someterse a una nueva ley, la del cristiano desinfectado, desinfectado y finalmente "esterilizado".

Quienes no puedan someterse a este "tratamiento sanitario de la fe", serán excluidos de la vida de la Iglesia y de la celebración de los misterios sagrados. ¿Alguien pensó que el problema será solo el de las vacunas obligatorias sin las cuales ya nadie podrá ir a trabajar y hacer sus compras? La iglesia también tendrá su protocolo de salud para acceder a las iglesias. La verdad es que nos enfrentamos a una guetización progresiva de la fe, con una sustracción de la autonomía y la libertad en la vida de la Iglesia, que ahora está bajo el control casi total de un estado totalitario y de una jerarquía que está sometida a él. Peor aún, de un asesor infame de un desmantelamiento espiritual sin precedentes.

Quizás nadie esperaba que la persecución contra la fe en Occidente comenzara de esta manera suave, humanitaria y sanitaria, motivada por una urgencia de salud pública aparentemente "muy razonable". Sin embargo, ha comenzado. No solo en España sino también en otros países europeos. En Suiza, por ejemplo, en el Cantón del Ticino, la hora de la religión en la escuela se ha eliminado en bloque y sin ningún motivo (y tal vez sea bueno, aunque predecible) también en su forma de "aprendizaje a distancia", mientras que las otras asignaturas han reanudado su curso habitual.

De hecho, el enemigo entendió muy bien que las persecuciones sangrientas son contraproducentes para él, porque, él lo sabe mejor que nosotros, la sangre de los mártires genera nuevos cristianos. San León Magno lo explica perfectamente: "si este enemigo cruel y orgulloso hubiera podido penetrar la sabiduría de la Divina Misericordia, habría tratado de endulzar y calmar el espíritu de los judíos en lugar de inspirarles un odio injusto por temor a perder la esclavitud de todos los pecadores, mientras perseguía la libertad de Aquel que no le debía nada” (Sermo 11 de Passione Domini).


En veinte siglos de historia de la Iglesia, a partir de la derrota que sufrió en la crucifixión y muerte de Cristo a través de todas las violentas persecuciones de la historia en detrimento de los cristianos, el enemigo ha acumulado, entre victorias y derrotas, una larga experiencia de estrategia militar. Entendió perfectamente que la colisión frontal, el odio feroz y la intención manifiesta debilitan su acción y la ponen de manifiesto. Por ejemplo, si hoy se aprobara un decreto como sucedió en México en la década de 1920 contra todos los católicos y sacerdotes que fueron fusilados en plazas públicas y todos los que manifiestan la fe cristiana en público fueran torturados y encarcelados, sería claro para todos el origen luciferino de estas leyes, y la fe recibiría un gran impulso y desarrollo, resultaría finalmente muy beneficioso.

Pero el vaciamiento de los dogmas, el agotamiento espiritual, la secularización de la vida cristiana reducida a la "protección de la salud" del cuerpo en lugar de un remedio para las enfermedades del alma, es una táctica mucho más fructífera para el enemigo que quiere traer tantas almas como sea posible, sin clamor ni revuelta, posiblemente incluso con su consentimiento motivado voluntario, dicen, por "sentido común".

De hecho, ninguna persona cuerda si no fuera por una excelente razón (¿por ejemplo salud?) renunciaría espontáneamente a su libertad e intimidad. Por esta razón, la mayoría de los cristianos, como el resto de la población, no se dan cuenta de que son parte de un gran proceso de deconstrucción antropológica que, a través de la más que razonable "protección de la salud" y para hacer frente a una "emergencia de salud", se dirige a grandes pasos hacia un sistema de control social cada vez más capilar e invasivo, extendido y generalizado.


Romano Amerio y su Iota Unum
Bajo el pretexto de la salud, es fácil manipular el pensamiento de alguien que piensa demasiado en la salud. Es obvio. "Donde esté tu tesoro, tu corazón también estará allí" (Mt 6:21). Una vez que se haya identificado el "tesoro" del hombre del siglo XXI, que es el ídolo de la salud y el bienestar, será fácil controlar su corazón. Romano Amerio lo había entendido bien cuando, en su obra maestra “Iota unum”, señaló a la somatolatría, el culto al cuerpo, como un ídolo no solo del mundo contemporáneo sino también de la Iglesia contemporánea, humana también: humana, y por lo tanto "comprometida" con los asuntos de la tierra. Y así fue que, desde la tan preciada y valorada "teología del cuerpo" se pasó a un "cuerpo sin teología", ya que en el momento de la pandemia post-cristiana ya no puedes tomar en serio aquella advertencia evangélica: "no tengáis miedo de aquellos que matan el cuerpo, pero no tienen poder para matar el alma; más bien, temed al que tiene el poder de hacer que vuestra alma y vuestro cuerpo perezcan en la Gehenna "(Mt 10:28).

En el engaño de la omnipotencia médica, todos, incluso los católicos de buena fe, se olvidaron de preguntarse
"¿Quién de vosotros, por mucho que les importe, puede agregar solo una hora a su vida?" (Lc 12,25). Y la jerarquía eclesiástica de hoy ha aceptado y deseado una devaluación radical de lo que sería más precioso, la liturgia y los sacramentos, renunciando a la celebración de los "misterios sagrados" incluso antes y sin que el estado lo pidiera (las iglesias estaban cerradas antes que los bares y restaurantes, ¿lo recordáis?). De hecho, creo que los misterios sagrados dejaron de ser auténticamente mistéricos desde la Reforma Litúrgica de 1969. Pero sobrevolemos esta cuestión.

El famoso mendigo orante

¿Acaso pensabais mis queridos compañeros sacerdotes y obispos, de izquierda y derecha, tradicionalistas y progresistas, que después de haber quitado la misa y los sacramentos y habernos dado el sustituto virtual de lo sobrenatural, ahora la gente nos seguiría en la puesta en escena de la "misa esterilizada", expresión grotesca de una fe esterilizada incapaz de atraer ni tan siquiera ni a un extraterrestre? Y si en otro tiempo a veces sucedía que un alma alejada de la fe entrara a la iglesia aunque fuese por error, movida por una intervención interior de la gracia, ya no será posible si esa persona no tiene todos los papeles necesarios y en regla, las manos limpias y la cabeza higienizada con solución hidro-alcohólica.

¡Cuántos vagabundos sin hogar y menos privilegiados que nosotros, he visto en mi vida entrando en las iglesias para buscar consuelo, temerosos de acercarse a la gente "de bien" y "limpia" porque no se creen dignos de ser contados como miembros de la sociedad, quizás haciéndose un signo de la cruz y sumergiendo esas manos sucias y malolientes en las pilas de agua bendita con la esperanza de que ese gesto infantil les sirviera para algo! Ahora ya no será posible porque
“Iglesia 3.0” desde sus edificios esterilizados y estériles, colocará el letrero: "a los perros y a las personas irresponsables se les prohíbe entrar". Bueno, de hecho no. Los perros pueden entrar, se sabe que no transmiten el virus… Esta es la Iglesia de los últimos, de los marginados, de las periferias y del bla, bla, bla.

Hay una sentencia del Señor que, sin embargo generalmente no nos gusta a los pastores, y no porque sea dura, sino porque está escrita solo para nosotros: "¡Ay de vosotros, escribas e hipócritas fariseos, que cerráis el reino de los cielos a los hombres; porque de esta manera ni entráis, ni dejáis entrar a los que quieren entrar "(Mt 23,13)”. Y sobre el tema de la limpieza y la salud externas, el Señor nos previno: "¡Ay de vosotros, hipócritas escribas y fariseos, que limpiáis el exterior del vaso y el plato mientras que dentro estáis llenos de robo e intemperancia!" (Mt 23,25).

No temáis. No habrá necesidad de poner "guardias" en las puertas de las iglesias porque no habrá multitudes para entrar. Y si previamente nos quejábamos de la disminución en la afluencia de fieles, podemos estar seguros de que en poco tiempo nos quedaremos solo con un puñado de gérmenes en la mano, incluso ni eso, porque habremos convertido en aséptico (más bien mefítico) incluso el aire que respiraremos. Tampoco nos preocupemos mucho por respetar la distancia de dos metros: si somos diligentes y hacemos bien nuestro trabajo, habrá tan pocos fieles que tendremos cuatro, ocho o diez metros entre un (in)fiel y el otro. Pero seremos "párrocos responsables", ejecutores obedientes de los nuevos dictados de la religión mundial de la salud.


Lo ridículo está llegando a la cumbre de lo grotesco. Habiendo ya pasado por las transformaciones de la Liturgia, estamos listos para el desarrollo, o más bien, para la puesta a punto de la religión humanitaria, elitista y medicalizada en la que la gente cantará no con el entusiasmo de hijos sino con la monotonía de esclavos: “Padre nuestro que estás en los cielos, sanitario sea tu nombre”

Sin embargo, lo que a nosotros, pobres sargentos chusqueros, abandonados entre los silbidos de bala y las explosiones en las trincheras, sin comida ni municiones, nos ha quedado, son las palabras del único Doctor verdadero que puede poner las cosas en su sitio: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos."(Mt 9:12). Y esto, queridos lectores, esto es un gran consuelo.

Mn. Francesc M. Espinar Comas
Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet

Publicado por Germinans Germinabit en 17:00

Enviar por correo electrónico
Escribe un blog
Compartir con Twitter
Compartir con Facebook
Compartir en Pinterest
Etiquetas: Un sacerdote de herradura
victos santiago
Que bien expresado. Bendito sea Dios
dns87
Excelente artículo