Clicks267
jamacor
6

Obispo francés sobre el coronavirus: “Me niego a ceder al pánico colectivo”

Obispo francés sobre el coronavirus: “Me niego a ceder al pánico colectivo”


Por INFOVATICANA | 05 marzo, 2020
“¡Parece que todos hemos perdido la cabeza!”

Ante el alarmismo que está generando el coronavirus, que a nivel eclesial, ha obligado a cerrar iglesias y santuarios, dar la comunión sólo en la mano, quitar la paz, aplazar eventos vaticanos y lo último, evitar que la gente bese los pies de la talla del Cristo de Medinaceli, hay obispos que se lo toman de forma tranquila.

Es el caso del obispo de la diócesis francesa de Belley-Ars, perteneciente a la provincia eclesiástica de Lyon, que en un comunicado, que ha reproducido La Cigueña de la Torre, ha llamado a la calma y ha no ceder ante la “epidemia del miedo”.

Les dejamos el escrito de Pascal Roland, obispo de Belley-Ars, traducido por Dominus Est:

Más que a la epidemia del coronavirus, ¡debemos temer a la epidemia del miedo! Por mi parte, me niego a ceder al pánico colectivo y a someterme al principio de precaución que parece mover a las instituciones civiles.

Por lo tanto, no tengo la intención de emitir instrucciones específicas para mi diócesis: ¿Dejarán de reunirse los cristianos para rezar? ¿Renunciarán a frecuentar y ayudar a sus semejantes? Aparte de las medidas de prudencia elemental que cada uno toma de manera espontánea para no contaminar a otros cuando se está enfermo, no es oportuno agregar más.

Deberíamos recordar más bien que en situaciones mucho más graves, aquellas de las grandes plagas, y cuando los medios sanitarios no eran los de hoy, las poblaciones cristianas se ilustraron con procedimientos de oración colectiva, así como por la ayuda a los enfermos, la asistencia a los moribundos y la sepultura de los fallecidos. En resumen, los discípulos de Cristo no se apartaron de Dios ni se escondieron de sus semejantes, ¡sino todo lo contrario!

¿No resulta revelador de nuestra relación distorsionada de la realidad de la muerte el pánico colectivo que hoy estamos presenciando? ¿No manifiesta ésta la ansiedad que provoca la pérdida de Dios? Queremos ocultarnos que somos mortales y, cerrándonos a la dimensión espiritual de nuestro ser, perdemos terreno. Debido a que disponemos de técnicas cada vez más sofisticadas y más eficientes, ¡pretendemos dominarlo todo y ocultamos que no somos los dueños de la vida!

De paso, tengamos en cuenta que la coincidencia de esta epidemia con los debates sobre las leyes de bioética ¡nos recuerda afortunadamente nuestra fragilidad humana! Esta crisis mundial presenta al menos la ventaja de recordarnos que vivimos en una casa común, que todos somos vulnerables e interdependientes, y que ¡es más urgente cooperar que cerrar nuestras fronteras!

Además ¡parece que todos hemos perdido la cabeza! En todo caso, vivimos en la mentira ¿Por qué de repente enfocar nuestra atención sólo en el coronavirus? ¿Por qué ocultarnos que cada año, en Francia, la banal gripe estacional afecta a entre 2 y 6 millones de enfermos y provoca alrededor de 8.000 muertes? También parece que hemos eliminado de nuestra memoria colectiva el hecho de que el alcohol es responsable de 41.000 muertes por año, mientras que se estima en ¡73.000 las provocadas por el tabaco!

Alejada de mí entonces, la idea de prescribir el cierre de iglesias, la supresión de misas, el abandono del gesto de paz durante la Eucaristía, la imposición de este o aquel modo de comunión considerado más higiénico (dicho esto, ¡cada uno podrá hacer como quiera!), porque una iglesia no es un lugar de riesgo, sino un lugar de salvación. Es un espacio donde acogemos a Aquel que es Vida, Jesucristo, y donde, a través de Él, con Él y en Él, aprendemos juntos a vivir. Una iglesia debe seguir siendo lo que es: ¡un lugar de esperanza!

¿Deberíamos sellar a piedra y lodo nuestras casas? ¿Deberíamos saquear el supermercado del barrio y acumular reservas para prepararnos para un asedio? ¡No! Pues un cristiano no teme a la muerte. Es consciente de que es mortal, pero sabe en quién ha puesto su confianza. Cree en Jesús, que le afirma: « Yo soy la resurrección y la vida; quien cree en Mí, aunque muera, revivirá. Y todo viviente y creyente en Mí, no morirá jamás » (Juan 11, 25-26). Él se sabe habitado y animado por el « Espíritu de Aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos » (Romanos 8, 11).

Además, un cristiano no se pertenece a sí mismo, su vida está entregada, porque sigue a Jesús, quien enseña: « Quien quiere salvar su vida, la perderá, y quien pierde su vida a causa de Mí y del Evangelio, la salvará » (Marcos 8, 35). Ciertamente, el cristiano no se expone innecesariamente, pero tampoco trata de preservarse. Siguiendo a su Maestro y Señor crucificado, el cristiano aprende a entregarse generosamente al servicio de sus hermanos más frágiles, desde la perspectiva de la vida eterna.

Entonces, ¡no cedamos ante la epidemia del miedo! ¡No seamos muertos vivientes! Como diría el Papa Francisco: ¡no os dejéis robar vuestra esperanza!

+ Pascal ROLAND

Obispo de Belley – Ars, Francia

infovaticana.com/…/obispo-frances-…


catholique-belley-ars.fr/…/epidemie-du-cor…
vgg
Vg2: Irutzun: Sí es falta de caridad y grave; porque se juega uno la vida de nuestro prójimo-
Barca
Por fin alguien que no es fácil de engañar. Si Dios mismo dice "NO TENGAS MIEDO", aquí mismo la gente propagando cifras de muertos,,,,, y creo que ninguna a tenido conocimiento de UNO que haya sido conocido y que haya muerto de coronavirus. Es que no ven que es un teatro. El teatro de la muerte y del miedo.
Nos moriremos,, sí,,, cuando Dios lo disponga, no cuando lo dispongan los fabricantes de …More
Por fin alguien que no es fácil de engañar. Si Dios mismo dice "NO TENGAS MIEDO", aquí mismo la gente propagando cifras de muertos,,,,, y creo que ninguna a tenido conocimiento de UNO que haya sido conocido y que haya muerto de coronavirus. Es que no ven que es un teatro. El teatro de la muerte y del miedo.
Nos moriremos,, sí,,, cuando Dios lo disponga, no cuando lo dispongan los fabricantes de terror.
Ana Luisa M.R
En México esto si es grave

Solicitarán intervención de Amnistía Internacional por desabasto de medicinas www.excelsior.com.mx/…/1367895
Irutzun
La secta de Corea del Sur pide perdón por la propagación del coronavirus
¿Es falta de caridad el no extremar las precauciones para evitar propagar el coronavirus? La Secta se encuentra en Daegu y es el mayor foco de contagio del coronavirus …
Irutzun
El coronavirus es parte del plan de extermino, los 14 días de cuarentena que imponen los políticos, son para que se continúe expandiendo el virus, porque los síntomas pueden manifestarse en 27 días ó más.
Los 14 días de cuarentena fue una decisión política y ¡¡no una decisión de la junta de médicos!! Los médicos, que no están vendidos, dicen que no alcanzan los 14 días para evitar el contagio…More
El coronavirus es parte del plan de extermino, los 14 días de cuarentena que imponen los políticos, son para que se continúe expandiendo el virus, porque los síntomas pueden manifestarse en 27 días ó más.
Los 14 días de cuarentena fue una decisión política y ¡¡no una decisión de la junta de médicos!! Los médicos, que no están vendidos, dicen que no alcanzan los 14 días para evitar el contagio. Escucha al ex-militar José Antonio Ruiz de la Hermosa, experto en guerra nuclear, química y biológica (construcción de armas biológicas virales) trabajó en el ejército español y en el de EEUU, vídeo a partir del minuto 35: Coronavirus Experto Laboratorio Militar en detener y/o producir Virus ¡¡La realidad es mucho más grave de la que nos cuentan!! En otro vídeo el ex-militar asegura que generalmente se prefiere hacer un ataque químico, porque es más controlable, luego le sigue el ataque nuclear, que dura varios años de radiactividad, y por último el ataque biológico, porque lo lanzan y saben que va haber mutaciones y por lo tanto no saben qué alcance va a tener, cómo ni cuando va a terminar toda esta diabólica bestialidad. Solo Dios lo sabe.
(PD: El ex-militar español ahora tiene un programa de radial titulado "Las víctimas del odio" dedicado a ayudar a las víctimas de las denuncias falsas que hacen la mujeres contra sus maridos, y también se dedica a prevenir la violencia intrafamiliar.)
jamacor
Actualmente la cuarentena habría que prolongarla hasta los 24 días.