Clicks534

GARABANDAL En la Opinión del Padre Royo Marín

14 de abril de 2021

El Padre Antonio Royo Marín nació en la provincia valenciana de Castellón, el 9 de Enero de 1913. En 1939 ingresó en la Orden de Santo Domingo, destacando como Teólogo especialista en Moral y Mariología. Ordenado Sacerdote en 1944, sus excelentes dotes intelectuales le llevaron a convertirse en Profesor en el Convento de San Esteban de Salamanca, en cuya Universidad Pontificia también impartió clases. Sus enormes conocimientos, combinados con una oratoria genial hicieron que fuese nombrado Predicador General de la Orden. Las numerosas obras que escribió, casi una treintena, han sido publicadas por la Biblioteca de Autores Cristianos. (BAC)

El 8 de Agosto de 1961, el Padre Luis María Andreu, jesuita, acompañado de unas veinte personas de Aguilar de Campoo, llegó a San Sebastián de Garabandal. El Párroco, Don Valentín Marichalar, tuvo que ausentarse ese día a Torrelavega, y le pidió al Padre Luis que, mientras él estuviese fuera, hiciese las veces de Párroco. La Misa que celebró ese día el Padre Luis fue con un fervor muy especial, la gente del pueblo lo comentaba. Ese mismo día también estuvieron presentes el Padre Antonio Royo Marín, Don Andrés Pardo, seminarista, y Don Rafael Fontaneda.

Tras la Santa Misa, las niñas entraron en éxtasis y subieron en marcha extática hasta Los Pinos; el Padre Royo Marín las seguía, no sin cierta dificultad, por lo pedregoso del camino y la velocidad que marcaba el paso de las niñas videntes. En un momento determinado, el Padre Royo Marín avisó a los presentes que corrieran a la Iglesia, a donde iban las niñas y dijo esta frase: "Corran a la Iglesia que las niñas llevan alas en los pies."

Terminado el éxtasis, algunos de los Sacerdotes y laicos presentes, conocedores de la sabiduría y buen juicio del Padre Royo Marín, se acercaron al dominico para preguntarle por aquellos hechos de los que él mismo había sido testigo ocular; el buen Sacerdote calificó los diálogos de las niñas como "verdaderas maravillas" por su candidez, sencillez y sinceridad..." a lo que añadió "Yo no soy infalible, pero soy especialista y afirmo que lo que las niñas ven es verdad. Tengo cuatro notas que no dejan lugar a dudas, no pueden fallar."

Uno de los Sacerdotes presentes, el Padre José Ramón García de la Riva, se atrevió a ofrecerle: "Padre, si esto es tan serio como Vd. dice ¿por qué no se queda aquí unos días más?." A lo que el Padre Royo Marín respondió: "No me hace falta, esto es clarísimo y no puede ser otra cosa."

Padre Antonio Royo Marín, OP

Pasados unos días desde aquella visita a Garabandal, el Padre Royo Marín se vio obligado a guardar cama por una indisposición; se retiró a Castro Urdiales, en Cantabria, desde donde telefoneó a un grupo de personas que querían ir con él a Garabandal; en el transcurso de la llamada, el Padre Royo Marín les aclaró: "Estoy enfermo, con cuarenta de fiebre, y muy a pesar mío no puedo acompañarles; pero vayan Ustedes al Señor Obispo y díganle de mi parte, sin ninguna reserva, que lo de San Sebastián de Garabandal es sobrenatural con toda certeza...". Afirmación que mantendría a lo largo de su vida, como cuando en 1965 fue cuestionado de nuevo por su opinión sobre las Apariciones y afirmó "Yo no he podido retornar a Garabandal, por consiguientes, no tengo opinión sobre lo que ha sucedido después de mi última visita, pero lo que allí había cuando yo estuve, no me cabe duda que era verdad".

El Padre Antonio Royo Marín entregó su alma a Dios el 17 de Abril de 2005, tras 66 años de vida religiosa y 61 de fecundo Sacerdocio.

Artículo publicado en Sicutoves.Blogspot :sicutoves.blogspot.com/2020/02/garabandal-padre-royo-marin.html