Clicks114
jamacor

Nuestra Señora de la Cristiandad, una peregrinación que marcará la reconquista espiritual de España

Nuestra Señora de la Cristiandad, una peregrinación que marcará la reconquista espiritual de España

Javier Navascués, el 23.06.21 a las 8:34 AM

Diana Catalán, enfermera, de Tudela (Navarra). En cuanto a apostolados, trata de promover la celebración de la Misa tradicional y ayuda en las parroquias de Tudela con la música litúrgica.

Daniel Rubio, músico procedente de Valencia. Es organista y director de una schola gregoriana.

Carlos Ronda, sociosanitario de Vizcaya. Pertenece a la adoración nocturna de España en Bilbao.

Los 3 forman parte de la Asociación Nuestra Señora de la Cristiandad - España, fundada este mismo año y dedicada a organizar por primera vez la peregrinación a Covadonga (España), que lleva el mismo nombre: Nuestra Señora de la Cristiandad. En la organización de esta primera edición colaboran más de 20 personas.

Entrevistamos a Diana Catalán, como miembro de Nuestra Señora de la Cristiandad - España y una de las organizadoras de la peregrinación.

¿Cómo nace la idea de la peregrinación y por qué al estilo de la de Chartres?

Fue hace cuatro años cuando acudí por primera vez en la Catedral de Pamplona a la Misa Tradicional. Esta forma litúrgica, celebrada en latín y de cara a Cristo, es a la que han asistido, durante más de mil años, innumerables Santos. Desde San Francisco de Asís, pasando por Santo Tomás de Aquino, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola, Santa Teresita de Lisieux, el Santo Padre Pío…

No sabría decir qué fue lo que más me conmovió, si la belleza de la música o su silencio, si las oraciones en la misma lengua con la que nuestros antepasados pedían gracias a Dios o la reverencia con la que el sacerdote se dirigía a nuestro Señor. Quizás todo ello en conjunto.

No tardé en darme cuenta, sin embargo, de que la Misa Tradicional era un bien escaso. ¿Por qué era tan difícil encontrar un templo donde se celebrara? ¿Por qué existían tantos prejuicios en torno a ella? ¿Por qué tantos impedimentos hacia a una forma de celebrar la Santa Misa a la que tantos Santos a lo largo de los siglos han asistido? Ante esta realidad, los que hemos tenido la gracia inmensa de conocer y amar este tesoro, no podemos quedarnos de brazos cruzados y es nuestro deber transmitir y dar a conocer esta enorme joya de la Tradición católica.

Es interesante ver el efecto que produce esta Santa Misa entre aquellos que la conocen por vez primera. Durante un viaje a Francia pude experimentarlo personalmente, valga una anécdota para ilustrarlo: el P. José Gabriel Ansaldi, sacerdote y párroco de la Diócesis de Fréjus-Toulon, había realizado un cambio hacía poco en su parroquia. La Santa Misa diaria de las 7 de la mañana, celebrada del modo actual, había pasado a celebrarse en esta forma tradicional. Le pregunté entonces cómo habían recibido los fieles este cambio y si acudían los mismos que antes. La respuesta fue un sencillo y rotundo sí. Y aún dijo más: incluso los niños que ejercen de monaguillos prefieren ir a la mañana, aunque tengan que levantarse pronto, que hacerlo a la tarde.

Dada esta enorme diferencia de actitud hacia la Misa tradicional entre ambos países fue que, hablando con este mismo sacerdote, surgió la idea de una peregrinación así para dar a conocer esta forma de celebrar la Misa y que desaparezcan los prejuicios de mucha gente hacia ella.

¿Por qué al estilo de Chartres? Porque la experiencia nos muestra que todo aquel que acude crece espiritualmente y regresa trayendo al año siguiente más amigos. Y fuera de Europa tenemos el ejemplo de Argentina, donde existe una peregrinación realizada bajo el mismo espíritu. Entre ambas, aunque comenzaron con pocos miembros, hoy en día son un referente que suma miles de peregrinos anuales y creciendo.

¿Quién está detrás de la peregrinación?

Está organizada por un grupo de fieles laicos, muchos de ellos jóvenes, procedentes de diversos lugares de España e independientes de cualquier orden, fraternidad o instituto religioso. Compartimos nuestro amor por la Tradición católica y la forma extraordinaria del rito romano, siempre en comunión con la Iglesia y el Santo Padre.

¿Por qué bajo el amparo de San José?

Este año la peregrinación está especialmente dedicada al Glorioso Patriarca, recogiendo así la convocatoria del Papa Francisco, quien declaró el 2021 como año de San José para conmemorar los 150 años de la Declaración de San José como Patrono de la Iglesia Universal por el Beato Papa Pío IX en 1870.

«No me acuerdo hasta hoy de haberle suplicado nada que no me lo haya concedido», escribe Santa Teresa de Jesús sobre San José. Ante una ocasión como esta, una primera edición de la peregrinación, pensamos que no hay mejor santo al que encomendarnos, pues sabemos que no desoirá nuestras súplicas y su intercesión nos ayudará a llevar a cabo esta obra para mayor gloria de Dios y alabanza de la Santísima Virgen.

¿Por qué se hace con espíritu penitencial, sin grandes comodidades?

Uno de los motivos por los que se peregrinaba en la Edad Media era para hacer penitencia por los pecados cometidos. También esta peregrinación puede ser un buen instrumento para nuestra conversión, pidiendo perdón por nuestros pecados, pero también por los del mundo, como pidió Nuestra Señora en Fátima. En nuestro camino no dormiremos en hoteles, sino en saco de dormir, sobre el suelo. Caminaremos muchos kilómetros y a veces el camino será duro: muchos sufrirán ampollas o incluso algunos se lesionarán. Nos levantaremos muy pronto, no habrá lugar para cargar el teléfono, no comeremos en restaurantes y las condiciones de higiene personal serán reducidas. Pero cada uno de los peregrinos podrá ofrecer esta falta de comodidades como un pequeño sacrificio a Nuestro Señor, por su santificación personal y la del mundo entero. En estas condiciones de simplicidad material, fuera de los lujos y distracciones que nos envuelven en nuestro día a día, podremos centrarnos mucho más en la oración y poner nuestro corazón en lo único realmente importante, en Dios.

¿Por qué la Misa Tradicional es el centro de la misma?

La Santa Misa debe ser el centro de la vida de cualquier católico, ya que es el mismo Sacrificio de Cristo en la Cruz, ofrecido a Dios Padre por la salvación de los hombres. Es el acto de culto divino más perfecto que puede existir, orientado a la adoración a Dios, la acción de gracias, la propiciación por nuestros pecados y las almas del purgatorio, y la súplica por nuestras necesidades. Así, la Santa Misa no podría sino ser el elemento central de la peregrinación y, por ello, se celebrará a diario con la máxima solemnidad siguiendo la llamada “forma extraordinaria” o liturgia romana tradicional. Esta liturgia plurisecular se enraiza fuertemente en las tradiciones de los primeros cristianos y es la misa con la que se han santificado innumerables santos a lo largo de los siglos. Se celebra en latín, lengua común de la Iglesia occidental, que nos conecta fuertemente con los orígenes de la Iglesia romana. Muchos de sus textos son de una gran antigüedad, remontándose a la tradición apostólica. Siguiendo una antiquísima tradición, se celebra ad orientem, con el sacerdote –actuando in persona Christi para ofrecer el Santo Sacrificio– orientado hacia el este, al igual que los fieles. Se trata de una liturgia celebrada con gran reverencia, que expresa de forma bella y admirable qué es la Santa Misa, que adora a Dios con gran fervor, e inspira a todo aquel que asiste, tocándole el corazón e incitando al recogimiento y la oración. Creemos que esta santa liturgia puede hacer mucho bien a cualquier católico, enseñando las verdades de nuestra fe de forma admirable (lex orandi, lex credendi). Por ello, queremos dar a conocer esta liturgia a todos: no se trata de una celebración para eruditos o expertos en liturgia, sino de un gran tesoro de la Iglesia del que todos –niños, jóvenes y más mayores– podemos beneficiarnos.

¿Considera que es importante que se unan en Covadonga jóvenes, y no solo jóvenes, sino personas de cualquier edad, que amen la Tradición de la Iglesia?

¡Desde luego! Gracias a Dios, cada vez más, vemos más y más católicos jóvenes comprometidos con la evangelización, tomando la fe en serio y queriendo regresar a las raíces de nuestra fe, fuera de experimentos fallidos. Por ello, creemos que muchos jóvenes acudirán a esta peregrinación. Sin embargo, no se trata de una peregrinación solo para jóvenes, sino para personas de cualquier edad (siempre que estén en condiciones físicas de realizar el camino o bien de colaborar como voluntarios). En estos tiempos en los que el mundo ataca fuertemente a la Iglesia, y en los que también dentro de la Iglesia hay mucha confusión, creemos que es fundamental que los católicos acudamos en gran número para reclamar la construcción de la Cristiandad en nuestra sociedad. En estos momentos de dificultad, rezaremos juntos y encomendaremos a la Santísima Virgen a la Iglesia, España y el Santo Padre. Todo aquel que acuda podrá vivir una ocasión magnífica para su santificación personal y podrá obtener innumerables gracias espirituales durante estos días. Muchos podrán descubrir la Tradición de la Iglesia durante estos días y, de certeza, nadie quedará defraudado con la experiencia.

Precisamente Covadonga es símbolo de la reconquista; no es casual el lugar.

(Para que se haga una idea, nuestros amigos franceses que van a participar en la peregrinación estaban muy emocionados de que fuese Covadonga. Aunque, como buenos franceses, nos recordaron el papel que ellos tuvieron en Poitiers).

Desde el primer momento pensamos que el lugar de la peregrinación debía ser mariano y muy característico de España, como Luján lo es en Argentina. Al poner la fecha de la peregrinación en torno al día de Santiago Apóstol, pensamos que terminar en Covadonga sería lo idóneo. Este lugar nos retrotrae al año 722, cuando nuestros antepasados, desprovistos de todo poder y con el enemigo que había conquistado casi toda la Península, decidieron presentar batalla, venciendo. Esperamos que esta peregrinación pueda contribuir a la restauración del orden social cristiano con la ayuda de Nuestra Señora, la Santina de Covadonga.

Todo el mundo coincide en que es algo providencial y va a ser una gran fuente de gracias. ¿Esperaban tan desbordante acogida?

Tenemos la misma sensación. Creemos que Dios está actuando y que va a traer muchas gracias a España por medio de esta peregrinación. Mucha gente se ha involucrado desde el primer momento y ha pasado por encima de todas nuestras expectativas el impacto que está generando. Va a ser una gran oportunidad para dar a conocer la Santa Misa Tradicional y que todos aquellos grupos y personas que venían impulsando esta espiritualidad tradicional puedan establecer contacto para estar más unidos y obtener mejores frutos. Sólo queda dar gracias a Dios y rezar para que todo salga bien.

¿Qué frutos espirituales esperan obtener?

Esperamos que esta peregrinación nos permita alcanzar numerosos frutos espirituales a todos y cada uno de los peregrinos. A través de la oración, el silencio, los sacrificios, mortificaciones, la celebración de la Santa Misa, la adoración al Santísimo y el rezo del Santo Rosario, los peregrinos podremos santificarnos de forma especial. Será una ocasión excelente para pedir numerosas gracias a Nuestro Señor, por intercesión de la Santísima Virgen María, y especialmente encomendando a nuestras familias, a nuestra Patria, al Santo Padre y a la Iglesia entera, en estos momentos de tanta necesidad espiritual y moral.

¿Cómo se pueden inscribir los peregrinos?

La inscripción se realiza a través de la página web (nscristiandad.es/inscripcion/), rellenando un solo formulario por familia. Si bien el plazo de inscripción termina el 10 de julio, las plazas para pernoctar en los campamentos están limitadas a 600 peregrinos, por lo que recomendamos inscribirse cuanto antes. A la hora de hacer la inscripción las familias con niños o personas con dificultades físicas pueden optar por hacer el recorrido parcial (la mitad de la ruta). Además, existe la posibilidad de acudir como voluntarios (nscristiandad.es/voluntariado/) ya que van a hacer falta no pocas manos para ayudar en la organización. Aquellos que no puedan acudir físicamente quedan invitados a unirse en la oración como «ángeles de la guarda» (nscristiandad.es/angeles-de-la-guarda/) y recibirán las meditaciones diarias en su correo electrónico. También aquellos que quieran hacerlo pueden ayudar realizando un donativo para sufragar los costes materiales de la organización (nscristiandad.es/donaciones/).

¡Os invitamos a todos a peregrinar con nosotros!

Por Javier Navascués

Categorías : Entrevistas