Clicks8
jamacor

Un programa para reforzar la fe

**

Por The Catholic Thing | 11 abril, 2021

Por Jerry J. Pokorsky

La resurrección corporal de Jesús es la joya de la corona de nuestra fe y define nuestra existencia para la eternidad. Jesús rompe para siempre el poder del pecado, el sufrimiento y la muerte. Las puertas del cielo están ahora abiertas para recibirnos si le seguimos. Pero sin recurrir constantemente al hecho de la Resurrección, nuestra fe se degrada y se fragmenta, y ponemos en riesgo nuestra salvación.

A pesar de los tiempos convulsos y de la falta de fe generalizada, la Iglesia dispone de mecanismos infalibles para renovarla, aunque se necesiten generaciones. He aquí un plan de juego que vale la pena para alimentar y reforzar nuestras convicciones religiosas.

Evitar el veneno espiritual

La honestidad requiere que reconozcamos el florecimiento de la falta de fe generalizada y total que siguió al Concilio Vaticano II. En el fondo, muchos de los guardianes de la jerarquía, arrastrados por las modas teológicas, negaron la resurrección corporal de Jesús.

Durante la década de 1980, los seminaristas recibieron a menudo un adoctrinamiento impío. Entre las preguntas de la llamada «Entrevista con el Sacerdote Perceptor» administrada a los candidatos había cosas como: «¿Cree usted en la Resurrección? ¿Y si los arqueólogos descubrieran más allá de toda duda razonable los restos del cuerpo de Jesucristo?». La respuesta teológicamente chic era: «Si los arqueólogos descubrieran los huesos de Jesús, no afectaría en absoluto a mi fe». (Mi búsqueda en Internet no encuentra la Entrevista con el Sacerdote Perceptor. Tomé extensas notas en los años 80 y las conservé en mis archivos privados, junto con una lista de enemigos personales).

San Pablo proporciona la respuesta correcta: «Ahora bien, si se predica que Cristo ha resucitado de entre los muertos, ¿cómo pueden algunos de ustedes decir que no hay resurrección de los muertos? Pero si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo no ha resucitado; si Cristo no ha resucitado, entonces nuestra predicación es vana y vuestra fe es vana.» (1 Cor. 15:12-14)

La Entrevista con el Sacerdote Perceptor se ha evaporado como instrumento de tortura dogmática. No permitas que te engañen las patrañas teológicas: ya sea la negación de la Resurrección de entonces, o la celebración de abominaciones morales de hoy.

Afronta las dificultades de la fe

La Resurrección de Jesús es un dogma de la fe católica, atestiguado por un selecto grupo de sus discípulos -la mayoría de los cuales sufrió el martirio- y transmitido por la Iglesia a lo largo de los siglos. Sin embargo, incluso los católicos más devotos y ortodoxos pueden tener dificultades con la fe.

Es común que las personas lleguen a la conclusión de que están sufriendo una crisis de fe durante las dificultades de la vida. Tal vez haya una muerte, problemas matrimoniales, hijos revoltosos, miembros de la familia que han abandonado la fe, escándalos clericales y demás. Pero el dolor y la ira no sugieren necesariamente una crisis de fe. María, al pie de la Cruz, no era infiel, ni pecaba. Fue su madre dolorosa porque crucificamos a su Hijo. También es nuestra madre dolorosa porque nuestros pecados también nos crucifican. Pero María nunca perdió la fe. Ella conocía su origen divino.

Por miedo, San Pedro y los Apóstoles abandonaron a Jesús durante su Pasión. La crisis de fe de Judas fue doble. La falta de fe que le llevó a traicionar a Jesús está abierta a nuestra especulación. Pero la desesperación que lo destruyó llegó cuando concluyó que su pecado de traición era imperdonable. Para aquellos tentados a la desesperación, la resurrección corporal de Jesús es una confirmación dramática de que Jesús ha vencido todo pecado conocido. Una confesión sincera perdona todos los pecados sin excepción.

Manténgase firme en las definiciones doctrinales ortodoxas y en las observancias externas

También tenemos una crisis de fe en la Presencia Real. No hace falta referirse a la mayoría católica -incluidos muchos sacerdotes y obispos- que no tienen ni idea del significado de la Transubstanciación. Pero los católicos ortodoxos y devotos también luchan con su fe en la Eucaristía.

Hay una vieja historia sobre un sacerdote católico que explica la Transubstanciación a un musulmán devoto. La descripción de la Presencia Real asombró al hombre. Le dijo al sacerdote que si fuera cierto que Dios estaba realmente presente bajo la apariencia del pan y el vino, caería en adoración y no se atrevería a levantarse. Exactamente.

Es una paradoja del cristianismo que la fe débil nos permite volver a nuestros deberes laborales necesarios después de la oración ante el tabernáculo. Sin embargo, debemos cultivar una fe fuerte a través de sinceras y repetidas expresiones externas de devoción. «Ante el nombre de Jesús debe doblarse toda rodilla, en el cielo, en la tierra y bajo la tierra». (Fil. 2:10)

Incluso los más ortodoxos de entre nosotros luchan por mantenerse reverentes en la iglesia, a veces con inquietantes oscilaciones de comportamiento. Podemos encontrarnos en un estado de ánimo devoto y, con gran reverencia, acercarnos a la mesa del Señor para la Comunión con las manos cruzadas y la atención concentrada. La misma persona, sin embargo, puede alegrarse de que sus amigos vuelvan al banco, o dirigirse inmediatamente a las salidas para evitar las multitudes.

La fe esquizofrénica también forma parte de la vida espiritual. Hay que estar atento a los actos peculiares e irracionales de irreverencia. La adecuada reverencia a Dios es también el fundamento del respeto a todos los que hemos sido creados a imagen de Dios.

Estar atentos a los tiempos litúrgicos

El ritmo de los tiempos litúrgicos -Adviento, Cuaresma, Pascua y Tiempo Ordinario- re-presenta la fe y refuerza nuestras creencias y prácticas. A veces nuestra fe falla. Otras veces -como nos enseña el ejemplo de los mártires- triunfa sobre los obstáculos más espantosos. La celebración reverente de los sacramentos es el principal medio para cultivar la fe, sobre todo la Eucaristía. La observancia diligente del año litúrgico fortalece la fe.

Con hipérbole semítica, Jesús dice: «Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a esta morera: «Arráncate y plántate en el mar», y os obedecería». (Lc. 17:6) La fe que nos ha dado Dios, purificada del error, es nuestra facultad espiritual más potente. Fortalecida con la gracia de Dios, supera cualquier obstáculo para la salvación.

Por lo tanto, evita el veneno espiritual.

Enfréntate a las dificultades de la fe.

Mantente firme en las definiciones doctrinales ortodoxas y en las observancias externas.

Estate atento a los tiempos litúrgicos.

Una vida de práctica disciplinada hace la perfección. ¡Cristo ha resucitado en carne! Saludos gloriosos de Pascua.

Acerca del autor:

El padre Jerry J. Pokorsky es sacerdote de la Diócesis de Arlington. Es párroco de St. Catherine of Siena en Great Falls, Virginia.

**

The Resurrection by Hans Memling, c. 1490 [Musée du Louvre, Paris]. This is the center panel of Memling’s triptych of the Resurrection (Triptyque de la Résurrection). The other panels (below) depict the early Christian martyr, Saint Sebastian, and the Ascension of Christ.