Un virus a pedir de boca para instaurar el NWO

Como caído del cielo - El CoV2 brinda a los globalistas el escenario deseado para hacer avanzar sus proyectos, y todo indica que no van a dejar escapar la oportunidad. Si los globalistas no plantaron …More
Como caído del cielo - El CoV2 brinda a los globalistas el escenario deseado para hacer avanzar sus proyectos, y todo indica que no van a dejar escapar la oportunidad.
Si los globalistas no plantaron el CoV2 en Wuhan, hay que reconocer que su aparición espontánea o accidental les vino como anillo al dedo. Hacía décadas que esperaban un escenario semejante -incluso lo simularon y lo pusieron a prueba con modelos informáticos–, y cuando asomó en la realidad, queremos creer que inesperadamente, supieron aprovecharlo. El mundo –la política, los medios, los ciudadanos– se plegó a sus designios con tal docilidad que seguramente van a sentirse animados para acelerar sus planes, redefinir estrategias, lanzar, más temprano que tarde, la ofensiva final. A menos que tomemos conciencia y reaccionemos a tiempo, nos encaminamos hacia una sociedad global homogénea, atea y esclavista. Y nadie se ilusione con que va a caer del lado de los amos.
DESCARGAR PDF:
www.catolicosalerta.com.ar/2020coronavirus …More
Miles - Christi - English and one more user link to this post
kaoshispano1
TODO PERFECTAMENE CALCULADO y es lo que hay y SOLO CRISTO para esto TODO APOC pronto.
THE ENDMore
TODO PERFECTAMENE CALCULADO y es lo que hay y SOLO CRISTO para esto TODO APOC pronto.

THE END
Miles - Christi - English
La Rata - La clase política argentina se esmera en “deconstruir” las principales realidades sociales y familiares, como si fuera presa de un frenesí diabólico que la impulsara compulsivamente, en una fuite en avant demencial, a hacer tabla rasa del pasado y a abolir todas las realidades naturales y cristianas que aún subsisten. Por supuesto que esto no es un fenómeno propio de nuestro país, …More
La Rata - La clase política argentina se esmera en “deconstruir” las principales realidades sociales y familiares, como si fuera presa de un frenesí diabólico que la impulsara compulsivamente, en una fuite en avant demencial, a hacer tabla rasa del pasado y a abolir todas las realidades naturales y cristianas que aún subsisten. Por supuesto que esto no es un fenómeno propio de nuestro país, sino que es impulsado a escala planetaria por todos los organismos mundialistas, carentes de toda representatividad, usinas tecnocráticas del “hombre nuevo”, ciudadano anónimo y desarraigado de un mundo sin fronteras, dócil receptor del adoctrinamiento mediático de masas. (…) ¿Qué futuro tiene un país cuya clase política avasalla la autoridad de los padres sobre sus hijos, priva a los niños por nacer del derecho a la vida y, a los ya nacidos, del derecho de tener un padre y una madre?