Clicks14

Junio 4 Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote

Irapuato
1
florycanto En el Calendario litúrgico particular de la Iglesia en España, está inscrita desde el año 1973, la celebración de la Fiesta de Nuestro Señor Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, el jueves…More
florycanto En el Calendario litúrgico particular de la Iglesia en España, está inscrita desde el año 1973, la celebración de la Fiesta de Nuestro Señor Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, el jueves siguiente a la Solemnidad de Pentecostés. Al celebrar de forma especial la santidad y belleza del Sacerdocio de Cristo en esta fiesta, no solo se anima a los sacerdotes a vivir su sacerdocio ministerial sino que también se alienta a los fieles a intensificar la vivencia espiritual de su sacerdocio bautismal.

El Nuevo Testamento reserva el término sacerdote para denominar a Cristo y a todo el pueblo de Dios que es sacerdotal. Jesucristo es el único sacerdote, que con su sacrificio en la cruz, con su muerte y resurrección, con su ascensión e intercesión, nos ha salvado y abierto las puertas del cielo, instaurando la nueva alianza. Cristo es ante todo mediador entre Dios y los hombres, y su mediación sacerdotal consiste en interceder en nuestro favor. Todos los miembros del Pueblo de Dios, por medio del bautismo, se hacen partícipes del sacerdocio de Cristo, para ofrecer a Dios un sacrificio espiritual y dar testimonio de Jesucristo ante los hombres.

Mediante el Bautismo, todos hemos sido configurados con Cristo Profeta, Sacerdote y Rey. Nuestra vida es sacerdotal en la medida en que, unida a la suya, se convierte en una completa oblación al Padre. Es una impronta del Espíritu Santo en nosotros que marca y configura cuanto somos y hacemos. Cada circunstancia que vivimos, cada momento de la jornada, cada actividad, cada trabajo, son materia más que suficiente para ofrecerla a Dios, realizándola y viviéndola en su Amor. Es de suma importancia captar esta dimensión sobrenatural de la realidad cotidiana; elevar al plano sobrenatural lo cotidiano, lo ordinario para consagrándolo todo a Dios.

Por Juan Carlos Fernández de Simón Soriano
Irapuato