Clicks371
es.news

Alemanes quieren marchar a Roma

El obispo de Limburg, monseñor Georg Bätzing, presidente de la influyente Conferencia Episcopal Alemana, pidió un Sínodo Romano en base a los “resultados” del Sínodo Alemán/Camino Suicida todavía en curso.

El 29 de mayo dijo en el sitio web anticatólicoPublik-Forum.de que discutir las “mujeres sacerdotes” era legítimo todavía, aunque el argumento fue resuelto hace 26 años por Ordinatio Sacerdotalis, la Carta Apostólica de Juan Pablo II.

“En medio de la Iglesia” hay un pedido para un “sacerdocio femenino”, insistió Bätzing, aunque en el medio de la Iglesia alemana hay más bien un vacío aterrador.

Enfatizó que los argumentos contra las “mujeres sacerdotes” ya “no se aceptan más”. Pero esto está fuera del punto. El criterio para los argumentos es a verdad, no la aceptación por parte de Bätzing.

Al mismo tiempo, Bätzing quiere admitir cristianos de otras denominaciones a la Eucaristía y los católicos a la Última Cena protestante del Señor. Pero por este camino él hace obsoletas a las “mujeres sacerdotes”, pues los protestantes no necesitan sacerdotes.

Como se esperaba, Bätzing pidió también la bendición para adúlteros y homosexuales: “Muchos sufren el hecho de que su relación no recibe el reconocimiento completo de la Iglesia”.

El pecado es ciertamente una fuente de sufrimiento. La bendición del pecado de Bätzing no cambiaría esto.

Imagen: © Mazur, CC BY-NC-SA, #newsVdatlvwwyn