Join Gloria’s Christmas Campaign. Donate now!
Clicks409

Uno de tantos…

Te doy gracias, Señor,
porque soy como los demás,
tan lleno de poder y debilidad,
tan movido por anhelos
y sepultado por miedos,
tan dispuesto a lo más divino
y a lo más rastrero.

Te doy gracias porque mi corazón
late, unos días con fuego,
con pobre rescoldo otras veces;
porque miro en el espejo
de dentro
y descubro cicatrices
sanadas por ti,
y heridas que aún supuran.

Por los errores,
que atemperan la tentación
de erigirme en juez
de veredictos ajenos.

Por los aciertos,
escuela de posibilidades.

Por la ternura y el amor,
que a veces doy y siempre pido.

Por saberme tan de barro
y tan de Ti…


José María R. Olaizola, SJ
Tina 13
Tina 13 and 2 more users like this.
Tina 13 likes this.
615967118 likes this.
Verónica7 likes this.
Cecilia Argentina likes this.
Camelia canaria likes this.
2 more comments from Victoria María
"Oh, Dios, ten compasión de este pecador".
“Os digo que este bajó a su casa justificado, y aquel no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».
Victoria María and 2 more users like this.
Victoria María likes this.
Adelita likes this.
DEFENSA DE LA FE likes this.
EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 18, 9-14

En aquel tiempo, Jesús dijo esta parábola a algunos que se confiaban en sí mismos por considerarse justos y despreciaban a los demás:

«Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior:

"¡Oh, Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros;…
More
EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 18, 9-14

En aquel tiempo, Jesús dijo esta parábola a algunos que se confiaban en sí mismos por considerarse justos y despreciaban a los demás:

«Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior:

"¡Oh, Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros; ni tampoco como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo".

El publicano, en cambio, quedándose atrás, no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo:

"¡Oh, Dios!, ten compasión de este pecador".

Os digo que este bajó a su casa justificado, y aquel no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».
Marcelino Champagnat likes this.