Gloria.tv And Coronavirus: Huge Amount Of Traffic, Standstill in Donations
Clicks8

Beato Natal Pinot, presbítero y mártir - 21 de febrero

Irapuato
Noel nació en Angers Francia, en 1747 y fue el último de 16 hijos de un tejedor. Su padre murió cuando Noel tenía 8 años de edad. Siendo joven entró en el seminario en su ciudad y se ordenó como sace…More
Noel nació en Angers Francia, en 1747 y fue el último de 16 hijos de un tejedor.
Su padre murió cuando Noel tenía 8 años de edad.
Siendo joven entró en el seminario en su ciudad y se ordenó como sacerdote diocesano en 1770.
Trabajó como capellán de varias parroquias y en el Hospital de los incurables en Angers.
Hasta que en 1791 estalló la Revolución Francesa y se acordó en París la Constitución civil.
El padre Pinot no prestó juramento a esta constitución anticlerical, en su sermón del 27 de febrero de ese mismo año la criticó fuertemente y de inmediato fue denunciado a las autoridades.
El 5 de marzo se le tomó preso y recibió la prohibición de ejercer su profesión de sacerdote.
Bajo estas circunstancias no le quedaba otra posibilidad que esconderse durante 2 años encontrando refugio de casa en casa de sus feligreses, de esta manera pudo continuar ofreciendo clandestinamente la Santa Misa y administrando los sacramentos y escapar varias veces a los revolucionarios.
Por lo anterior el Gobierno ofreció una suma de dinero a quién lo entregara vivo o muerto.
El 9 de febrero de 1794 el padre Pinot estaba listo para celebrar la Santa Misa en la hacienda Milanderie, cuando irrumpió la guardia fue descubierto y llevado preso.
Su vocación sacerdotal, junto con el hecho de haber celebrado la Santa Misa, era suficiente para dictar sobre el padre Pinot la pena de muerte.
Así subió el padre Pinot al patíbulo el 21 de febrero, revestido con alba y casulla y fue decapitado.
El 21 de octubre de 1926, el Papa Pío XI beatificó a este valiente sacerdote diciendo: "Noel Pinot atestiguó, llevando hasta el momento de su ejecución la casulla, demostrando que la tarea primordial, más importante y más sagrada del sacerdote es la celebración de la Santa Eucaristía según el encargo del Señor: "Haced esto en memoria mía".