Cruzat
12397

Cristianos sobrevivientes de persecución religiosa en Corea del Norte hacen revelaciones

Privados de comida, golpeados, torturados, forzadas a someterse a abortos y fusilados ... todo por ser cristianos: Horribles abusos de prisioneros religiosos en Corea del Norte son expuestos por quienes sobrevivieron.

Cientos de sobrevivientes de prisiones de Corea del Norte revelaron el abuso a los prisioneros religiosos.

Contaron que los internos son golpeados, electrocutados y privados de comida por su fe.

Mientras que el estado castiga a todas las religiones, los castigos más duros se reservan para los cristianos.

Otros fueron fusilados simplemente por poseer una biblia, y otras sometidas a abortos.


Arrestados por poseer una biblia, alimentados con sopa que contiene nada más que agua y arena, torturados utilizando una jaula electrificada, y fusilados en frente de sus compañeros reclusos.

Estos son sólo algunos de los horribles relatos de abusos sufridos por los presidiarios religiosos en Corea del Norte, donde adorar a cualquiera que no sea Kim Jong-Un está estrictamente prohibido.

Las entrevistas con sobrevivientes de presidios y campos de "reeducación" revelan cómo niños de tres años de edad fueron arrestados y sujetos a inspecciones de sus cavidades corporales, cómo mujeres fueron forzadas a someterse a abortos o a hacer que matasen a los recién nacidos, y otros a trabajar hasta la muerte en campos de trabajos forzados.

Mientras que los presidios están diseñados para castigar a todos los creyentes religiosos, los ex presidiarios recordaron cómo los castigos más duros se reservaban para los cristianos.

Los espantosos detalles están contenidos en un nuevo reporte de la iniciativa Korea Future, radicada en Londres, la cual ayuda a rescatar personas de la nación aislada.

Su personal entrevistó a 117 norcoreanos exiliados acerca de sus experiencias de persecución religiosa dentro del país, fechadas desde 1990 hasta 2019.

Ellos relataron cientos de casos de personas que eran castigadas por sus creencias religiosas, incluyendo ejecuciones públicas, golpizas, encarcelamiento, tortura, y violencia sexual.

En un caso, un hombre que se había convertido a la cristiandad fue forzado a entrar en una jaula de metal que medía solamente 3 pies de alto por 4 pies de ancho.

Él dijo que "habían barras de acero en todos los cuatro lados que eran calentadas con electricidad."

"Usualmente los presos duraban únicamente tres o cuatro horas en la jaula, pero yo me senté allí por 12 horas y recé. Seguí rezándole a Dios para que me salvase."

El hombre dijo que con el tiempo se ensució y se desmayó. Cuando se despertó, se enteró que los guardias lo habían sacado de la jaula y lo habían golpeado mientras estaba inconsciente, dejándole heridas severas en su cara y pierna derecha.

Las mujeres prisioneras también eran sujetas a tratos horribles, incluyendo abortos forzosos que tenían lugar en la provincia Hamgyong del Norte.

La persona recordó cómo las mujeres eran forzadas a labores de parto usando inyecciones, daban a luz a bebés vivos.

Los bebés entonces eran asfixiados por los guardias utilizando bandejas de plástico y sacos de tela, antes de que sus cuerpos fuesen almacenados en un armario de limpieza.

Mientras que la mayoría del castigo tuvo lugar dentro de Corea del Norte, el reporte también documentó abusos a Norcoreanos en China - usualmente antes de ser deportados a su país natal donde eran torturados más.

En un incidente, un testigo recordó como una víctima de 33 años de edad fue atada a una silla con un respaldo hecho de hierro corrugado y con una barra de metal puesta a través de su cara.

Sostenida en su lugar de esa manera, la víctima fue entrevistada por tres días sin dormir antes de ser transferida a otra prisión, donde estuvieron retenidos por tres meses más con sus piernas y brazos amarrados.

Aquella persona fue entonces devuelta a Corea del Norte, donde los testigos dijeron que fue forzada en posiciones de estrés por los guardias durante más sesiones de tortura que fueron tan extremas que dejaron su espina dorsal deformada.

Finalmente el preso fue enviado a un campo de prisioneros políticos – una cadena perpetua efectiva donde grandes números de personas mueren por los trabajos forzados.

Otros métodos de tortura documentados en el reporte incluyen estrangulamiento, privación del sueño, el uso de posiciones de estrés y verter agua mezclada con pimienta por las fosas nasales del presidiario.

Una mujer presa recordó: “Los hombres eran golpeados como perros. Incluso en la celda. Ellos gritaban como locos porque les dolía mucho.”

“Aunque las mujeres eran golpeadas menos, A mí me golpearon en la cara y mi piel se rompió y sangré mucho. [Los oficiales] me dijeron que me limpiase la sangre, así que la limpié.”

“Lloré mucho cuando me golpearon de nuevo. Sangre y secreciones rompieron durante mi siguiente examinación antes del juicio. Ellos me golpearon nuevamente porque lloré.”

Algunos recordaron como los presos eran atados a una estaca de madera, y luego les disparaba un escuadrón de fusilamiento de cinco por ofensas tan triviales como poseer una biblia.

Otros fueron asesinados por contrabandear páginas de la biblia dentro país desde China, para que la gente pudiese hacer sus propios libros de oraciones.

Una persona recordó estar tan cerca de alguien ejecutado que “vi su carne caerse. Así de cerca estaba.”

La cristiandad era relativamente común en la península de Corea antes de que la Administración Civil Soviética tomase el control en 1945, junto con otras religiones incluído el Budismo y creencias espirituales incluído el Chamanismo.

La represión religiosa empezó bajo la administración soviética, la cual enseñaba lealtad al estado por encima de todo lo demás.

Tras la guerra de Corea – la cual terminó en un punto muerto, separando el norte y el sur de Corea - la dinastía Kim reemplazó la religión con un culto a la personalidad basado en torno a su familia.

Como recordó un recluso, la ideología afirmaba: “No hay religión en el mundo y Kim Jong-Il [predecesor de Kim Jung-Un] es dios.”

Todo culto religioso es ahora ilegal en Corea del Norte, mientras que la posesión de artículos religiosos como cruces y libros de oraciones está estrictamente prohibida.

Redes clandestinas de cristianos todavía existen en el país, orando en secreto y congregándose en iglesias clandestinas.

Corea del Norte utiliza redes de informantes – típicamente cristianos arrestados quienes han accedido a espiar para el estado para escaparse del castigo – y oficiales encubiertos.

El estado además anima a los ciudadanos a actuar como informantes – con padres algunas veces entregando a sus hijos, o parejas informando sobre sus almas gemelas.

Frecuentemente, en el caso de una familia de informantes, aquellos sobre quienes se informa simplemente desaparecen, y sus destinos nunca se revelan a sus seres queridos.

En los casos en que extraños informan sobre familias, hogares completos incluyendo niños, a menudo desaparecen entre cárceles o campos de reeducación.

Il-Lyong Ju, defensor de los derechos humanos exiliado que ayudó a preparar el reporte, dijo: “Las crueles acciones de los pocos privilegiados en Corea del Norte, quienes toman nuestras vidas y controlan nuestros pensamientos, deben ser prevenidas.”

Los oficiales norcoreanos, cuyos crímenes evocan pensamientos de Auschwitz, deben ser identificados y hechos responsables.

“Y no debemos olvidarnos de los testimonios de los sobrevivientes en este reporte, quienes han subyugado a la muerte en Corea del Norte.”

“Esto es lo menos que nosotros, los norcoreanos libres, y vosotros … a quienes se os ha dado la libertad al nacer, podemos hacer como nuestro acto colectivo de humanidad.”

“Nosotros tenemos libertad. El pueblo de Corea del Norte, no.”

Fuente: Daily Mail
Cruzat
Cruzat
6 more comments from Cruzat
Cruzat
Cruzat
Cruzat
Cruzat
Cruzat
Cruzat
Cruzat
adeste fideles
Benditos sean. Dios los siga fortaleciendo. He ahi los mártires de nuestro tiempo ✍🏻
Cruzat
One more comment from Cruzat
Cruzat