igork
Bugnini se aprovechó de que Pío XII ya estaba muy anciano y débil para empezar a destruir la iglesia con las "innovaciones" que hicieron en la semana santa de 1954, ahí tomó fuerza lo que se conocería unos años más tarde como concilio vaticano II.