Clicks16
jamacor

Secreto del confesionario es vital para algunos sobrevivientes de abuso sexual

INVIOLABILIDAD DEL SECRETO DE CONFESIÓN

Secreto del confesionario es vital para algunos sobrevivientes de abuso sexual

Un grupo de sobrevivientes de abuso sexual, ha defendido el secreto sacerdotal de la confesión como un salvavidas vital y ayuda a su recuperación.
11/07/20 5:42 PM

(CatholicLeader) Un grupo de sobrevivientes de abuso sexual, ha defendido el Secreto de la Confesión, como un salvavidas vital y herramienta de ayuda a su recuperación.

Sus testimonios ilustran la confesión como un lugar seguro para hablar y aliviar su trauma, contradiciendo la intención de las nuevas leyes en toda Australia, destinadas a obligar a los sacerdotes a denunciar los delitos de abuso sexual infantil, revelados durante las confesiones.

Australia del Sur, Victoria, Tasmania y el Territorio de la Capital Australiana ya han promulgado leyes que hacen que sea un delito penal que un sacerdote retenga las confesiones de abuso.

Australia Occidental y Queensland están avanzando hacia leyes similares.

Nueva Gales del Sur ha aplazado cualquier acción.

Un portavoz de un grupo de sobrevivientes en Australia Occidental dijo que pocas personas se dieron cuenta de que las víctimas y los sobrevivientes, católicos y no católicos, a menudo visitaban el confesionario precisamente por el Secreto de Confesión.

«El Sello ofrece a las víctimas un lugar seguro y hermético donde pueden ser escuchadas sin costo, donde pueden permanecer en el anonimato y pueden decidir que están listas o no para contar su experiencia, y todo esto con total confianza», dijo el portavoz James Parker.
«El Secreto Confesional, tal como está actualmente, literalmente salva vidas y ofrece a cada víctima de abuso la oportunidad de comenzar a sanar».

Parker y un grupo de sobrevivientes anónimos, están haciendo campaña en Washington contra un proyecto de ley que ya ha sido aprobado por la Cámara Baja del Parlamento de Estado.

En Queensland, se enumera una legislación similar ante el parlamento para su debate.

«El proyecto de ley del gobierno amenaza este espacio seguro; destruye la esperanza y conducirá a más suicidios», dijo Parker.
«Ningún ciudadano o político decente debería quedarse callado y dejar que esto suceda».

Para impulsar su campaña, el grupo de sobrevivientes ha producido una serie de videos cortos «Apoyar a los sobrevivientes y salvar el secreto», para transmitir en las iglesias este fin de semana.

Cinco sobrevivientes comparten anónimamente sus historias de abuso sexual infantil y cómo el sello de la confesión les ayudó a evitar que se suicidasen y al mismo tiempo iniciaron sus viajes de recuperación.

Los sobrevivientes son mujeres y hombres, católicos y no católicos, indígenas y no indígenas, de 18, 27, 35, 52 y 75 años.

«Una de las personas y lugares más seguros a los que sabía que podía recurrir era mi sacerdote local bajo el Sello del Confesionario», dijo el sobreviviente de 18 años en el video.

«Si hubiera pensado que el sacerdote alguna vez le diría a alguien lo que compartí con él, entonces, en primer lugar, nunca habría ido a verlo. Los políticos simplemente no entienden esto».

«El gobierno debería dejar de intentar vigilar al confesionario. Este es mi lugar seguro para hablar sobre mi abuso».
«Sé que es lo mismo para muchas otras personas también. Parece que los políticos ahora me están atacando personalmente cuando soy el que fue maltratado y lastimado cuando era niño. Y no parecen querer entender el dolor de los sobrevivientes».

Un hombre sobreviviente de 27 años dijo que fue solo cuando fue a confesarse y habló sobre el abuso que experimentó «la verdadera libertad por primera vez».

«Las enmiendas propuestas por el gobierno estatal (WA) me parecen un ataque externo, calculado, contra la Iglesia Católica, que es tanto el hogar de mi alma como su hospital»,
dijo.

Un sobreviviente de 75 años dijo: «Fui abusado cuando tenía seis años. Yo era inocente y ha afectado toda mi vida. Me llevó casi 60 años hablar con alguien sobre esto».

«¿Y dónde sucedió eso? En el confesionario».

«Ese día comenzó la sanacion. Me tomó otros cinco años contarle a un consejero».
«Sin el Secreto de la Confesión, todavía estaría caminando en el dolor, viviendo sin haberle dicho a nadie».

La Comisión Real recomendó leyes para la presentación obligatoria de informes sobre abuso sexual infantil.

En particular, el informe final de la comisión establece que: «Los gobiernos estatales y territoriales deberían enmendar las leyes relativas a la presentación obligatoria de informes a las autoridades de protección infantil para lograr la coherencia nacional en los grupos de reporteros».

Esto incluye trabajadores de cuidado fuera del hogar, trabajadores de justicia juvenil, trabajadores de la primera infancia, psicólogos registrados y consejeros escolares, y personas en el ministerio religioso.

Parker dijo que la comisión real realizó trabajos de importancia, pero el informe final no proporcionó una «imagen completa del abuso sexual infantil en Australia».

«Su misión abordaba una mera fracción del abuso histórico, cuando se sabe que la gran mayoría del abuso infantil ocurre más allá de los límites de las instituciones y se ve diferente hoy que hace décadas», dijo.

«Que los gobiernos estatales utilicen ahora este informe final como plantilla para las mejores prácticas de protección infantil es, en el mejor de los casos, delirante y en el peor, diabólico».

«Los gobiernos no consultan a todos los grupos de víctimas y, sin embargo, obligan a través de la legislación a controlar sus historias llenas de dolor».
«Los sobrevivientes en WA están hablando sobre el papel irremplazable que desempeñan el sacerdote y el sello de la confesión para ayudar a sus vidas lastimadas a sanar y encontrar esperanza».

En una presentación al parlamento de Queensland a principios de este año, el arzobispo de Brisbane, Mark Coleridge, dijo que despojar a los católicos del Secreto de la Confesión hace a los sacerdotes «menos sirvientes de Dios que agentes del estado».

El arzobispo Coleridge dijo que la legislación propuesta plantea «preguntas importantes sobre la libertad religiosa» y se basaba en un «conocimiento deficiente de cómo funciona realmente el sacramento en la práctica».

Dijo que proteger el derecho a la seguridad de un niño o adulto vulnerable y el derecho a la libertad religiosa no estaban reñidos.

El sello permitió a los católicos venir libremente ante Dios, con el sacerdote simplemente actuando in Personis Christi («en la persona de Cristo»), para confesar sus pecados.

El arzobispo Coleridge dijo que el sello «permite al penitente hablar abiertamente ante Dios, permanecer abierto y honesto ante Dios, no esconder nada del Dios que lo ve todo y lo perdona todo».

Archivado en: Secreto de confesión; Australia