01:49:16
Yugo
356

Los Clandestinos de Asis

Los Clandestinos de AsisMore
Los Clandestinos de Asis
perceo3
13/07/2020
En hora buena en mi opinión un buen aporte a la diversidad fílmica de esta Web ,gracias por subirlo .
Yugo
Los Clandestinos de Asis
Yugo
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 8 de Julio de 1989.


Rosario: Madre, Madre mía... ¡no puede ser Madre mía no!... ¡estás tan pálida!
Madre mía, quisiera saber qué está escondido detrás de esa palidez... no quisiera ser culpable, no Madre mía, no, Te hago tanto daño... pero no quisiera molestarTe ni con mi mirada.
Madre:– Es tan inmenso el dolor, es tan inmenso el dolor, …More
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 8 de Julio de 1989.


Rosario: Madre, Madre mía... ¡no puede ser Madre mía no!... ¡estás tan pálida!
Madre mía, quisiera saber qué está escondido detrás de esa palidez... no quisiera ser culpable, no Madre mía, no, Te hago tanto daño... pero no quisiera molestarTe ni con mi mirada.
Madre:– Es tan inmenso el dolor, es tan inmenso el dolor, que si pudieran ustedes comprenderMe en cada día y en cada momento, el hombre se preocuparía más por la UNION Y EL AMOR. HAY TANTA DESUNION EN LA TIERRA, que ya no sé ni encuentro palabras para dirigirMe a los hombres.
No sé de qué manera Me comprenderían... siempre vengo con unas palabras tan escogidas pero el hombre no entiende Mis Palabras.
Parece que Mis Palabras sirven a los hombres para DESUNIRSE.
Parece que cuando viene a Mí, es cuando tienen más prisa para encontrar nuevos caminos.
Yo les ruego en todo momento que se den prisa.
Creed hijos Míos que estos momentos que estáis participando conMigo, serán olvidados.
Estos momentos serán los más importantes que Yo podré presentarLe al Padre... nunca tendréis que arrepentiros de haber participado en estos momentos junto a Mí, porque estos momentos Yo haré que nunca se puedan olvidar.
– (Privado para J.S.):– Cuando tú te sientas ajeno a todo, tendrás que recordar estos momentos que has compartido conMigo, hijo Mío... no creas que por haberte dirigido a Mí, has dejado de ser hombre... eres para Mí algo tan importante, algún día podrás recordar hijo Mío, estos pequeños momentos.
– (A E. V. de H.): – No te haré obligada a nada, hija Mía, pero si, sois responsables todos de estos momentos tan importantes que comparten ustedes con Mi Hijo y conMigo.
No quisiera hijos Míos que estos momentos pudieran ser olvidados.
Si has venido aquí, hija Mía, no ha sido por tu propia voluntad, ha sido que la Voluntad del Padre es más Potente que la tuya, y el Padre te necesita, hija Mía, para que puedas predicar y dar a conocer el Nombre de Mí Hijo por el mundo entero, pero quiero que seas "pasiva" (sufrida), quiero que antes de abrir tu boca, busques el amor y bañes tus palabras con amor y silencio, porque para hablar hay que tener AMOR.
Si habláis palabras desnudas de AMOR, no sirven para nada... por eso hija Mía, Yo te ruego que estos momentos seas capaz de mantenerlos de la misma manera que Yo estoy contigo, llenos de Vida y de Amor.
– (Privado para J.M.):– J. hijo Mío quiero que en ningún momento te revistas de violencia, porque la violencia es un pecado, y ya que has sido escogido para introducirte en el Camino de Mi Hijo, no quiero que en ningún momento el enemigo se apropie de ti, te bañe con su violencia.
Sé "pasivo" hijo Mío, con silencio y amor... todo vendrá a su debido tiempo, hijo Mío... no ves que te necesito para que tus hermanos puedan aprender de ti, pero sí eres débil y caminas por caminos tortuosos, te encontrarás perdido.
Ten cuidado hijo Mío, que un corto tiempo has vivido malos momentos y no quiero que esos malos momentos de mala comprensión te hagan apartarte de Mí.
– (M.L.):– No puedes comprender en ningún momento por lo que Yo Me estoy dirigiendo a ti, hija Mía, pero solamente te digo que no te he dado una flor, te he dado algo más importante.
– (A un señor presente):– A cambio de esta flor (le entrega un clavel) ofréceMe tu ROSARIO, hijo Mío, ESE ROSARIO QUE NUNCA HAS LLEVADO, pero hoy voy a dártelo Yo... pero no para humillarte con él, hijo Mío, sino para decirte que con estas cuentas (= bolitas del Rosario) seas capaz de hablarles con amor a los demás y así llegarás a Mi Hijo.
Hijo Mío, no con ésto quiero apartarte del mundo, quiero que tu alma se mantenga limpia (en medio del mundo) tal como Yo Me estoy ahora fijando en élla... no cambies hijito Mío, no enturbies... bebe agua y que Él (= Mi Hijo) bebe de ti, para que puedas beber con la misma limpieza con que Él te dará de beber a ti, hijo Mío.
El manantial de Mí Hijo es AGUA LIMPIA... es el AMOR de Su CORAZON el que Él te ofrece en todo momento... ofréceLe tú la misma limpieza hijo Mío... no dejes que tu manantial se enturbie, para que un día Él pueda beber de ti, hijo Mío.
– (M. de A.): – ¿Porqué Me esperas con tu mano en la boca?... Hijo Mío, Yo quisiera que Me esperaras con tu mano en el corazón.
Sé que es imposible que puedas comprender que en estos momentos nos estamos cruzando los dos en el mismo camino... pero detén tu mente humana hijo Mío, para que Yo pueda reposar unos momentos en élla, hijo Mío.
– (Privado para J.M. S. de T.):– JM., hijo Mío, hace tanto tiempo que te esperaba, hijo Mío... porque no creas hijo Mío que he estado muy lejos de ti... pero podías haber hecho mucho más hijo Mío... pero estoy satisfecha porque todo cuanto has hecho, lo has hecho con la mente muy asentada hijo Mío, y Me siento agradecida a ti, y por eso hoy Me dirijo a ti, para decirte Mi pequeño niño, cómo no ha dejado de vivir junto a su nido, adornándolo con sus palabras y sus hechos.
(La persona aludida ha estado ausente (por obligaciones profesionales) de España y acaba de volver a visitar este Sagrado Lugar, que lleva siempre grabado en su corazón)
– (Para J. de C.):– Si supieras comprender... lo que significa para Mí el dirgirMe a ti en estos momentos... estos momentos serán como una huella que quedará en tu corazón para que puedas... recordarMe siempre.
– (E. de S.):– Cada día y en cada momento hija Mía, tu fe está tomando más vida... pero ten cuidado de que en ningún momento pueda herirse tu fe, que sería el dolor más grande para Mi Corazón si tu fe se hiriera, hija Mía. Ten cuidado manténla con mucho silencio... recapacita hija Mía, que todo lo que viene... viene por algunos méritos propios, hija Mía, y ese méritos que te has ganado delante de Mí, son muy importantes y no puedes dejarlos morir en ningún momento, hija Mía.
– (P. de J.): – Quisiera deciros tantas cosas... pero no todos Me comprenderían.
No he venido a la tierra para entretenerMe entre vosotros... he venido para algo muy importante.
Unos Me comprenderán perfectamente, pero otros... quedarán dudas en su corazón y nunca llegarán a comprender... porqué han vivido unos momentos junto a Mí... quedarán vacíos, querrán venir y ya no habrá tiempo.
Por eso hijos Míos, estos momentos... estos momentos son muy importantes... ¡NO SERAN REPETIDOS MUCHAS VECES!... pero no quisiera que Mi Hijo les dijera un día, ¿adónde habéis estado? ¿qué habéis hecho? si no estuviera en la Cruz ¿qué haríais hijos Míos?
– (P. O. de C.): – Acéptala (una flor) con amor y valentía, hijo Mío, no reproches las palabras, porque quizás tus sufrimientos sean la purificación de muchas almas que es sienten lejos de Mi Hijo y de Mí.
– (MJ. B.):– Quiero que en estos momentos seas constante, seas constante hija Mía, porque el Padre está esperándolos a todos y no les pedirá a ninguno lo que habéis recibido en estos momentos... les pedirá lo que ya habéis olvidado, por eso hijitos Míos, no olvidar en ningún momento lo que habéis participado con Mi Hijo y conMigo.
Tenedlo todos presente, para que cuando llegue el momento, no se sientan ustedes agobiados delante del Padre.
– (I. de M.):– Toma hija Mía (una flor), no tengas miedo hija Mía, no tengas miedo, porque serás golpeada, pero cada golpe que recibas, hija Mía, acéptalo con valentía y amor.
No tener prisa hijos Míos, porque todo llegará a su debido tiempo y no caerá ni un cabello de vuestra cabeza.
Cuando venga Mi Hijo, ustedes sentirán la "amorosidad" y el amor tan infinito que Él entregará en todo momento... ahora estáis lejos de Él, pero pronto estaréis MUY CERCA.
(Siguen varios mensajes brevísimos que da la Madre al mismo tiempo que entrega una flor a cada uno)
– (Para G. I.):– G., este ramo de rosas que he escogido para ti te lo voy a ofrecer en estos momentos, para decirte hijo Mío, que ME ESPERES TRANQUILO, no te dejes confundir por el enemigo, hijo Mío...
(Ordena la Madre a Rosario entregarle un ramo a G.)
Entrégaselo hija Mía... porque TODO LLEGARA A SU DEBIDO TIEMPO.
¡Cuánto daño te ha hecho el hombre, hijo Mío, cuánto daño, hijo Mío!... pero lentamente repararemos Mí Hijo y Yo, el daño que el hombre te ha hecho, hijo Mío.
Te han quemado como se quema un trigal, hijo Mío.
(La persona a quien va dirigido esto Mensaje, perdió la vista a consecuencia de una inadecuada intervención oftalmológica y a ello es refiere la Madre al afirmar: "... te han quemado como se quema un trigal" pero todo llega a retoñar hijo Mío y hay que esperar, hijo Mío.)
Yo sé que tú esperas... no te confundas con los demás... ESPÉRAME hijo Mío. Esas otras flores repartíroslas entre los demás, y tú F. (sacerdote residente en el Sagrado Lugar), bendice hijo Mío.
(Después de la bendición del sacerdote añade la Madre):– Estas flores repartirlas entre los que han venido por primera vez.
(Efectivamente había varias personas que por primera vez visitaban y tomaban parte en el rezo, en este Sagrado Lugar de Apariciones)
Rosario:– Adiós Madre mía, adiós Madre.