Clicks44

Biografía Hermano Santiago Miller - Beatificación: el 7 de diciembre 2019

Irapuato
Colegio La Salle Huehuetenango Este sábado tendrá lugar la ceremonia de beatificación del Hermano Santiago o James Miller mártir de la educación. Pertenecía a la orden de los Hermanos de las …More
Colegio La Salle Huehuetenango Este sábado tendrá lugar la ceremonia de beatificación del Hermano Santiago o James Miller mártir de la educación. Pertenecía a la orden de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, y será beatificado en Huehuetenango, Guatemala. El Santo Padre ha enviado a presidir la ceremonia al cardenal de Panamá, obispo de David, José Luis Lacunza

Patricia Ynestroza y Roberta Barbi – Ciudad del Vaticano

Vatican News ha hablado con el cardenal Lacunza. Un testimonio y ejemplo para cada educador, como subraya el cardenal. “El buen educador católico es como una semilla que tarde o temprano fructifica, pone las bases de una personalidad firme, de una fe valiente y decidida. Y enseña a los jóvenes a razonar con criterio propio para tomar decisiones consistentes con su fe, como lo hizo este hermano mártir, manteniéndose cerca de sus chicos hasta el final ".


Cardenal José Luis Lacunza, enviado a ceremonia de beatificación

Infancia en los Grandes Lagos

A pesar de estar tan bien en América Central, con esa naturaleza increíble, James no es de aquí: proviene de un pequeño pueblo cerca de Stevens Point, Estados Unidos, en la región de los Grandes Lagos, donde su padre, que es productor de lácteos, tiene una granja. Aquí James, junto con sus hermanos, pasa años felices, aprendiendo a amar la vida al aire libre y a realizar pequeños trabajos de mantenimiento que también necesitará en su vida como persona consagrada: "Era un hombre muy activo", dice el hermano Rodolfo Meoli, postulador de la causa de la beatificación: dijo que cada trabajo es digno si se hace con amor y, a menudo, después de un día en clase, se dedicó a reparar la estructura, a veces incluso sus superiores le reprocharon esto, porque para nosotros los lasalianos la escuela debe estar en primer lugar Pero el H. James nunca descuidó la enseñanza, sino que se unió a la teoría del conocimiento, la práctica del hacer ”.

James se convierte en "Leo William"
James conoció a los Hermanos de las Escuelas Cristianas en 1955, cuando se matriculó en su escuela de Steven Point dedicada a Pío XII que unos años antes había proclamado Santo al fundador Giovanni Battista de La Salle. Aquí descubrió su vocación y así, en 1962, comenzó su noviciado: según el uso de aquella época –abolida después por razones prácticas en 1965- debe despojarse de toda su vida anterior, incluido su nombre, por lo que pasó a llamarse Leo William. A los votos religiosos agrega los dos votos característicos de los Hermanos: enseñanza gratuita para los pobres y lealtad al instituto, por lo que está listo para su primera asignación, que vendrá pronto. En 1969 debe reemplazar a un hermano enfermo y comenzar a enseñar; sus alumnos lo aman desde el primer momento porque ese hombre robusto, muy alto, siempre sonriente, los conquista más allá de las palabras con el ejemplo: deja la cátedra al final de la hora, y en efecto, se entrega incluso a los trabajos más humildes, como barrer el piso o limpiar los sanitarios.

"Hermano Santiago" en misión
El primer asentamiento de la Congregación en América Central se remonta a principios de siglo y se encuentra en Nicaragua. Y justo allí, en Bluesfield, el Hno. James fue enviado en 1969 y fue recibido como "Hermano Santiago". Estos son años en los que se darán saltos gigantes en el campo de la educación escolar para los necesitados, lo que dará lugar a la concesión de diplomas superiores bilingües. El Hno. James es también autor de una experimentación muy exitosa, que él llama "misión compartida": es decir, la plena integración de colegas laicos junto con los Hermanos consagrados, en el campo de la educación en todos los niveles. Sin embargo, la situación en Nicaragua se vuelve difícil: los levantamientos sandinistas en América Central obligan al presidente Somoza a huir. El H. James no oculta su posición: espera que haya una transición pacífica del poder, pero esto no es bien visto por los revolucionarios que comienzan a ver a esos misioneros católicos como enemigos. El hermano James entonces se aleja y transcurre un año en la granja de sus padres en los Estados Unidos, pero con su mente, con su sueño, él siempre está allí: en América Central, entre los nativos.

El cardenal Lacunza, expresó su sorpresa, cuando recibió la noticia que iría como enviado del Papa a presidir la ceremonia de beatificación en Guatemala. Consideró un don de Dios y “un gran favor que le hizo el Papa Francisco, para que se cuestionara sobre lo que el purpurado hace y vive a la luz del beato Santiago o James. Además, nos describe su admiración por este joven de 37 años, que demostró con su muerte hasta qué punto sigue siendo válida la dedicación de hombres y mujeres a la formación y educción de los chicos.


La Guatemala de esos años difíciles
Inicialmente, en Guatemala la situación política parece mejor, por lo que el Padre James, quien ha estado insistiendo durante algún tiempo con sus superiores en regresar a la misión, fue asignado al Colegio Indígena de Huehuetenango en 1981. "Fueron años turbulentos para el país", recuerda el Hermano Meoli, hubo una especie de persecución silenciosa cuyas víctimas eran en su mayoría religiosos católicos, culpables de defender a los pobres. Por ejemplo, en la universidad indígena del Hermano James, estudiaban muchos jóvenes mayas cuyas familias tenían tierras en las montañas que les fueron desposeídas por los terratenientes de acuerdo con el gobierno ". Estos Hermanos, por lo tanto, son personajes incómodos y comienzan a ser objeto de amenazas, al principio confusas, luego cada vez más precisas, pero el problema es que nadie sabe dónde y cuándo atacarán los "escuadrones de la muerte" apoyados por el ejército. Nadie los ha visto nunca. Y así, a pesar del peligro concreto, el Hermano James decide no ceder: esta vez no dejará su oficina dándola a los que siembran la muerte, esta vez permanecerá en su lugar.

La última lección del Hermano James: el martirio
Es el 13 de febrero de 1982, en la tarde. Como siempre, el Hermano James, después de terminar las lecciones en el aula, se dedica a lo que hay que hacer de práctico en la universidad. Ese día decide fijar una lámpara en la fachada, porque al día siguiente los muchachos habrían celebrado con un baile en máscaras. Sube la escalera, se pone a trabajar, y sus asesinos lo golpean allí mientras trabaja, luego desaparecen en unos segundos. Según el postulador, los asesinos vieron una afrenta el hecho que después de amenazar con matar a todos, la Congregación envía un hermano menor. Pero no entendieron el carisma lasaliano, ni la grandeza de los mártires. "Los mártires continúan hablando incluso después de la muerte, de hecho, especialmente después de su muerte - concluye el Hno. Meoli – y en particular el Hno. James todavía habla hoy a los jóvenes, invitándolos a escuchar su propia voz interior, la voz de Dios, a menudo sofocada de las mil voces que tenemos a nuestro alrededor. Es un ejemplo de la necesidad de "desconectarse" de los muchos dispositivos que nos acompañan en la vida cotidiana y "conectarnos" con el bien y con el llamado que el Señor reserva para cada uno de nosotros ".

Eran tiempos difíciles en Centro América, en Nicaragua el presidente Anastasio Somoza había huido por los aires de revolución en el país, y en Guatemala los escuadrones de la muerte apoyados por el ejército estaban matando a quien contradecía sus planes de poder.

www.vaticannews.va/…/beatificacion-j…