Join Gloria’s Christmas Campaign. Donate now!
Clicks22
jamacor

España: Elecciones Generales. 10 de Noviembre de 2019

España: Elecciones Generales. 10 de Noviembre de 2019

José Luis Aberasturi, el 13.11.19 a las 9:18 AM

Se han celebrado Elecciones y… han parido un ratón. O sea: «el parto de los montes». Otra cosa es que el ratón traiga la peste. Que la puede traer perfectamente.

Los titulares están claros: baja -muy poco- el PSOE, sube -no tanto- el PP, se desploma C’s, se mantiene UP, crece -mucho, porque se afianza- el separatismo de todo pelaje, y VOX -a pesar de tener todos los aparatos mediáticos en contra, a excepción de LD- ha dado el gran estirón.

Resumiendo, es lo que ha pasado.

Pero la realidad es que, vez tras vez, ¿quién gana sí o sí y establemente? Pues sólo hay una respuesta verdadera: el PSOE. El PSOE, el partido más falso y más falsario de la historia de España, la madre y el padre de toda la CORRUPCIÓN instalada en este país, el SAQUEADOR por triplicado -González, Zapatero, Sánchez: lo hace siempre que está en el poder- de nuestros bolsillos, endeudando además a las generaciones futuras y robando hasta la caja de las pensiones -como robó en su día la caja de los Huérfanos de la Guardia Civil-, el que ha traído e instalado la «CULTURA de la MUERTE», igual que ha propiciado el TERRORISMO de ETA y el de las propias cloacas del Estado, el que ha POLITIZADO la Justicia, y favorecido la RUPTURA de España.

Y, sin embargo, GANA. ¿Por qué? A esto es a lo que voy a entrar en el artículo.

A mi modo de ver, la razón es muy sencilla y está centrada en la dinámica y las esencias del propio partido. Además, coadyuvan las de los demás, especialmente las llamadas -aún; o no- «las derechas».

El PSOE va a por el poder a como dé lugar: si hay que montar un desastre, lo monta. Da lo mismo que sea lo de Asturias, que lo de los trenes, lo de secuestrar la voluntad ciudadana, un golpe de Estado, robar, pactar con los terroristas y los separatistas… lo que se tercie. Para eso están ellos allí. Sin ningún impedimento ético/moral, pues son impermeables a los temas de conciencia. No tienen la más mínima noción al respecto: son así de inhumanos.

Y, encima, algunas terminales mediáticas salen diciendo que el PSOE es constitucionalista, que está por la unidad de España, y que es un partido NECESARIO -¡chúpate esa, Carmelo!- en el escenario político del país.

Pero lo que mejor ha montado el PSOE -a la chita callando: callando hasta a los tribunales de justicia, jueces incluidos claro- ha sido la resurrección del CACIQUISMO y la instalación de la COMPRA de VOTOS. Andalucía es la foto fija de este estado de cosas, y la única explicación plausible a sus 40 años de «psoeismo».

Una resurrección que, visto lo bien que le ha ido, ha exportado a Extremadura, Asturias, Baleares y demás entidades políticas de menor nivel: por ejemplo, en los ayuntamientos en los que gobierna o quiere gobernar. Y todo con el dinero de los demás: de los españoles todos, o sea, con dinero PÚBLICO, que tan graciosamente se distribuye desde Madrid, gobierne el color que gobierne.

Fíjense si les ha ido bien el sistema, que se lo han copiado los del PNV en el País Vasco, rompedores separatistas; y en Cataluña, los de su misma cuerda, aunque se llamen de otra manera; y en Valencia, no hay que olvidarlo. También todo con el dinero que llueve desde Madrid cual maná inagotable y cuasi «milagroso». Solo que como no se puede multiplicar el dinero, se saquea y se roba y se corrompe lo que sea y a quién haga falta.

Por esto gana ya el PSOE siempre. Y, con el tiempo que llevan en el negocio, la suma de las derechas ya no da; y es muy posible que ya no dé: tendría que haber un tsunami moral o un tsunami de asco y repugnancia -por ejemplo, como el que echó a González- para que perdiesen. Rosa Díaz se preguntaba «¿pero no queda nadie decente en el PSOE?». Pues ni en el PSOE ni casi en toda España: la corrupción es muy, pero que muy suculentamente contagiosa.

A esto, se suma la desgracia que llegó a este país con el PP y su cambio de chaqueta, traicionando a sus propios votantes que le habían dado, ahí es nada, ¡la MAYORÍA ABSOLUTA! Que ya hay que ser… eso: lo que son; y en lo que se han quedado.

Esto explica a VOX. Abascal ha visto el hueco, y se ha colado por ahí contra viento y marea. Y ha dado un buen tirón. Porque en España la corrupción no es aún tan total que no haya un resto de gente que aún responda a verdaderos valores morales. Si lo explotan e, incluso, lo amplían -el orden y número de valores intelectuales y morales-, les auguro un gran porvenir. Porque LO BUENO también es contagioso: más lo malo, pero también lo bueno.

Y es lo que explica también el batacazo de C’s: sus bandazos ideológicos y su pérdida de identidad «política», que se fue agudizando hasta convertirse, en el orden moral, en sujetos perfectamente reversibles con los del PSOE. Y para ese viaje, sobraban. Y en eso se han quedado.

Para los marxistas-marxistas no me quedan palabras. Bueno, fundamentalmente no me quedan ganas ni siquiera de perder más tiempo que el que me lleva citarlos.

¿Y la Iglesia Católica en España y en orden a las Elecciones? Pues lo mismo que con el atropello -hace bien pocas semanas- a la tumba de un católico practicante y confeso en lugar sagrado: dentro de una Basílica, ni más ni menos. MUDOS. Se ve que «la esfinge» les ha contagiado a todos su imperturbable estolidez -de piedra pura y dura- y su mutismo -por lo mismo-, más que milenarios ambos.

Y luego, como alguien en la CEE debió decir que algo habría que «explicar» al respecto, salió el Portavoz a hablar, como por pura obligación, incluida en el sueldo, pero sin ningún entusiasmo: lógico. Habló sí, el Portavoz; pero no le hizo ningún favor a la Iglesia con su palabrería -la excusatio non petita, de los clásicos- respecto a lo del Valle, porque al pretender explicar lo inexplicable uno queda como… pues como quedó el buen monseñor, obispo auxiliar de Valladolid. Y respecto a las Elecciones…, menos aún, pues menos dijo.

Por: José Luis Aberasturi y Martínez.

12-XI-2019