jamacor
Barca
Qué terrible es el suicidio,,y cómo duele el de un sacerdote,, sólo Dios sabe lo que pasa por sus mentes ,, que Él se compadezca de ésos pobres desdichados.