Clicks9
alfre1240

Mordido por una serpiente venenosa, se curó ¡porque María insistió!

Hagamos conocer y amar a María

Un jefe tribal venezolano, escogido por Nuestra Señora para evangelizar a los indígenas coromoto, era un moderno Jonás1 que trató con todas sus fuerzas de huir de su misión, pero al final terminó cumpliéndola.

Dos veces, la Virgen se le apareció y le pidió que se bautizara; dos veces él se negó. Cuando se le apareció por primera vez en 1651, el jefe se inició en la fe cristiana con otros miembros de la tribu pero, ansioso por saber si el hecho de haberse convertido afectaría a su papel de jefe, no quiso ser bautizado para no influir en otros miembros y que lo imitaran. Aunque muchos siguieron el ejemplo del líder, algunos fueron bautizados. De manera que la Virgen se le apareció de nuevo en 1652 y él otra vez ignoró su petición.

Sin embargo, la Santa Madre no se dio por vencida. Al ver que se negaba a escucharla, Ella se despidió, dejando en manos del jefe una pequeña imagen suya con el Niño Jesús en su regazo (la imagen mide menos de una pulgada de alto). Algún tiempo después, una serpiente venenosa mordió al jefe y estuvo al borde de la muerte. Recordando la aparición y la promesa de María de que si se bautizaba iría al Cielo, pidió con urgencia ser bautizado.

La noticia de la aparición de la hermosa Señora se extendió rápidamente y comenzaron a invocarla. El resto de los coromotos fueron bautizados poco después de que el jefe se hubiera convertido por completo. Entonces se construyó una iglesia en honor a Nuestra Señora de Coromoto en la vecina ciudad de Guanare (Venezuela), alrededor del año 1700. Más tarde, en la década de 1980, se construyó un santuario en el lugar de la aparición de 1652.

Las dos iglesias han sido elevadas al rango de basílicas menores.

En el santuario se encuentra una gran estatua de Nuestra Señora de Coromoto, así como la reliquia original.

Nuestra Señora de Coromoto fue declarada patrona de Venezuela por los obispos del país en 1942 y luego por el papa

1 Pío XII en 1949.


Aleteia