Clicks24

Mayo Mes de María 💖 Día 30 "María Modelo de Silencio y de Oración "

Irapuato
1
Inmaculado Corazon de Maria Mayo Mes de María DIA 30 "María, Modelo de Silencio y Oración" 💖 Nadie en la tierra ha practicado con tanta perfección como la Virgen María la gran enseñanza de nuestro …More
Inmaculado Corazon de Maria

Mayo Mes de María
DIA 30

"María, Modelo de Silencio y Oración" 💖

Nadie en la tierra ha practicado con tanta perfección como la Virgen María la gran enseñanza de nuestro Salvador: "Hay que rezar siempre y no cansarse de rezar" (Lc 18,1). Nadie como María, dice san Buenaventura, nos da ejemplo de cómo tenemos necesidad de perseverar en la oración; es que, como atestigua san Alberto Magno, la Madre de Dios, después de Jesucristo, fue el más perfecto modelo de oración de cuantos han sido y serán. Primero, porque su oración fue continua y perseverante.

Desde el primer momento en que con la vida gozó del uso perfecto de la razón, comenzó a rezar. Para meditar mejor los sufrimientos de Cristo, dice Odilón, visitaba frecuentemente los santos lugares de la natividad del Señor, de la Pasión, de la sepultura. Su oración fue siempre de sumo recogimiento, libre de cualquier distracción o de sentimientos impropios. Escribe Dionisio Cartujano: Ningún afecto desordenado, ni distracción de la mente pudo apartar a la Virgen de la luz de la contemplación, ni tampoco las ocupaciones.

La santísima Virgen, por el amor que tenía a la oración, amó la soledad. Comentando san Jerónimo las palabras del Profeta: "He aquí que la Virgen está encinta y va a dar a luz un hijo y le pondrá el nombre de Emmanuel" (Is 7,14), dice que, en hebreo, la palabra virgen significa propiamente virgen retirada, de modo que el profeta predijo el amor de María por la soledad. Dice Ricardo que el ángel le dijo las palabras "el Señor está contigo" por el mérito de la soledad que ella tanto amaba. Por eso afirma san Vicente Ferrer que la Madre de Dios no salía de casa sino para ir al templo; y entonces iba con toda modestia, con los ojos bajos. Por eso, yendo a visitar a Isabel se fue con premura.

Dice Filón que Dios no habla al alma sino en la soledad. Y Dios mismo lo declaró: "La llevaré a la soledad y le hablaré al corazón" (Os 2,16). Exclama san Jerónimo: ¡Oh soledad en la que Dios habla y conversa familiar-mente! Sí, dice san Bernardo, porque la soledad y el silencio que en la soledad se goza, fuerzan al alma a dejar los pensamientos terrenos y a meditar en los bienes del cielo.

Virgen santísima, consíguenos el amor a la oración y a la soledad para que desprendiéndonos del amor desordenado a las criaturas podamos aspirar sólo a Dios y al paraíso en el que esperamos vernos un día para siempre, alabando y amando juntos contigo a tu Hijo Jesús por los siglos de los siglos. Amén.
"Vengan a mí todos los que me desean y sáciense de mis frutos" (Ecclo 24,19). Los frutos de María son sus virtudes. No se ha visto otra semejante a ti ni otra que se te iguale. Tú sola has agradado a Dios más que todas las demás criaturas.

“ORACIÓN PIDIENDO A MARÍA EL DON DE AMARLA” 🌷

Reina del paraíso y Madre del santo amor, ya que eres la criatura más amable, la más amada de Dios, y quien más le ha amado, acepta que te ame también un pecador, el más ingrato y desdichado del mundo. Viéndome, gracias a ti, libre del infierno, y tan favorecido por ti sin merecerlo, me he prendado de tu bondad, y en ti he puesto toda mi esperanza. Señora mía, te amo, y quisiera amarte, más de lo que te han amado los santos de ti más enamorados. Quisiera, si en mí estuviese, hacer conocer a todos los que te ignoran, cuán digna eres de ser amada, para que todos te amasen y venerasen.
Quisiera morir por tu amor, por defender tu virginidad, tu dignidad de Madre de Dios, tu Inmaculada Concepción, si por defender estos privilegios, fuera preciso dar la vida. Amada Madre mía, recibe mis afectos, y no permitas que un siervo que te ama, vaya a ser enemigo del Dios que tanto quieres. Así fui yo que ofendí a mi Señor. Pero entonces, María, no te amaba, y poco me importaba ser amado de ti. Pero ahora, nada deseo tanto, después de la gracia de Dios, que amarte y ser por ti amado. Sé, mi Señora, la más agradecida y benigna, que no desdeñas amar a quien te ama, a la vez que no te dejas ganar en el amor. Quiero amarte en el paraíso. Allí, a tu lado, conoceré de veras, cuán amable eres, y cuánto has hecho por salvarme; por eso te amaré con más fervor, y mi amor será eterno, sin temor de dejar nunca de quererte. María, yo confío salvarme por tu medio. Ruega a Jesús por mí. Yo nada más anhelo, tú eres mi esperanza. Por eso te cantaré siempre: “María, esperanza mía, tú me tienes que salvar”.

Las Glorias de María.

PRÁCTICA DE AMOR A MARÍA: 💖

Practicar por a mor a Jesús y a María, obras de misericordia, en especial la de Sufrir con paciencia los defectos de los demás

JACULATORIA: 💕

Mi corazón en amarte eternamente se ocupe y mi lengua en alabarte, Madre mía de Guadalupe.
Irapuato