Clicks315

La Beata Anna María Taigi y la Iluminación de la Conciencia

(Imagen; cuerpo incorrupto de la beata Anna María Taigi. Roma)

Beatificada en 1920 como modelo de mujeres y madres, Anna María Taigi (1769-1837) no solo fue una profetisa de nuestro tiempo, sino una de las místicas más extraordinarias de la historia de la Iglesia.

Desde el momento en que tenía 20 años, hasta que murió a los 63 años, la Beata estuvo acompañada de una Luz misteriosa en la que vio eventos pasados, presentes y futuros … algunos relacionados con las luchas entre las naciones; algunos relacionados con almas individuales. La Beata Anna María miró esa Luz solo cuando sintió un impulso interior… una especie de dirección de Nuestro Señor y el Espíritu Santo… para hacerlo. Y por lo general, cuando miraba esa Luz, se le pedía que ofreciera un sufrimiento especial para una necesidad especial en la Iglesia o en un individuo. En esa Luz, Anna María vio venir un gran castigo sobre el Mundo en el futuro… pero al mismo tiempo una gran bendición: “La Advertencia o Aviso”, que sería una iluminación de las conciencias de los hombres, como si de repente a cada hombre se le diera el mismo tipo de Luz que la acompañaba… en la que se verían a sí mismos como Dios los ve.

Es interesante que 300 años antes de la Beata Anna María, esta misma revelación fuera dada a St. Edmund Campion, quien fue a su muerte afirmando la misma profecía.
adeste fideles
CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA.PRIMERA PARTE/ PRIMERA SECCIÓN/ CAPÍTULO SEGUNDO / ARTÍCULO 1
LA REVELACIÓN DE DIOS

66
"La economía cristiana, como alianza nueva y definitiva, nunca pasará; ni hay que esperar otra revelación pública antes de la gloriosa manifestación de nuestro Señor Jesucristo" (DV4). Sin embargo, aunque la Revelación esté acabada, no está completamente explicita…More
CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA.PRIMERA PARTE/ PRIMERA SECCIÓN/ CAPÍTULO SEGUNDO / ARTÍCULO 1
LA REVELACIÓN DE DIOS

66
"La economía cristiana, como alianza nueva y definitiva, nunca pasará; ni hay que esperar otra revelación pública antes de la gloriosa manifestación de nuestro Señor Jesucristo" (DV4). Sin embargo, aunque la Revelación esté acabada, no está completamente explicitada; corresponderá a la fe cristiana comprender gradualmente todo su contenido en el transcurso de los siglos.
67 A lo largo de los siglos ha habido revelaciones llamadas "privadas", algunas de las cuales han sido reconocidas por la autoridad de la Iglesia. Estas, sin embargo, no pertenecen al depósito de la fe. Su función no es la de "mejorar" o "completar" la Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la historia. Guiado por el Magisterio de la Iglesia, el sentir de los fieles (sensus fidelium) sabe discernir y acoger lo que en estas revelaciones constituye una llamada auténtica de Cristo o de sus santos a la Iglesia......”