jamacor
21

Modernidad y catolicismo son contrarios

Modernidad y catolicismo son contrarios

Alonso Gracián, el 23.01.22 a las 2:10 PM

Texto 9

«Por último queremos hacer notar que el personalismo nunca se enfrenta a la modernidad como si estuviera fuera de ella porque, aunque está entroncado con la filosofía clásica, es una filosofía moderna que nace, en concreto, en el siglo XX» (J.M. BURGOS, El personalismo, Madrid, Palabra, 2000, pág. 194).

Comentario crítico:

9.1, queremos hacer notar.— Se agradece que en el texto se quiera hacer notar, esto es, dar confesión de parte, lo que es (como dice a continuación) el personalismo. Así, cuando denunciemos su impostura, no se nos podrá reprochar que malinterpretamos esta escuela.

9.2, el personalismo nunca se enfrenta a la modernidad como si estuviera fuera de ella.— Es lo que venimos explicando: que la idiosincrasia personalista es una idiosincrasia propiamente moderna, y no propiamente católica; que persigue un aggiornamento, una actualización del catolicismo respecto de la Modernidad, que siempre será problemático. Porque la esencia de la Modernidad, que es el culto a la persona, es incompatible con la esencia del catolicismo, que es el culto a Dios Uno y Trino.

Por esto es lógico, demasiado lógico que, para no enfrentarse con lo moderno, el personalismo modere su catolicismo; mejor dicho, disminuya su catolicismo, redundando en ambigüedad, autorrestricción, moderantismo, aconfesionalidad; porque, de hecho, catolicismo y Modernidad son contradictorios como luz y tinieblas; y no por parte del catolicismo, sino de la Modernidad, que en esencia es anticristiana.
Por tanto, si el personalismo no se enfrenta a la Modernidad es en detrimento de los derechos de Cristo. Como queda demostrado: pues los personalistas ignoran la doctrina social y política antimoderna de Cristo REY, tal y como la enseña el magisterio antimodernista, esto es, ANTIMODERNO.

9.3, aunque está entroncado con la filosofía clásica.— La palabra entrocado, utilizada de manera rigurosa, debe dar a entender que el personalismo es una rama del pensamiento clásico, pero no es el caso; pues el personalismo es, por confesión de parte, moderno, y no se puede surgir del tronco clásico y al mismo tiempo del tronco anticlásico.

No es cierto, por tanto, que el personalismo entronque con el pensamiento clásico, pues el personalismo parte de un axioma centralísimo: la acción precede al ser, que es el axioma opuesto del axioma clásico, que dice que el ser precede a la acción.

9.4, “es” una filosofía moderna.— Queda demostrada la tesis: el personalismo es filosofía moderna. El problema es que, si es filosofía moderna, contiene principios y nociones del pensamiento moderno; y estos principios son incompatibles con los principios y nociones del pensamiento clásico y cristiano: dignidad preadámica (independiente de la dignidad moral); sobrevaloración del cuerpo; absolutización escéptica de la experiencia subjetiva; autodeterminación; primacía de la acción sobre el ser; prevalencia de la voluntad sobre el entendimiento; irenismo epistemológico; negación de los universales escolásticos; oposición entre verdad lógica y verdad ontológica, etc.

Por ser moderno, el personalismo no puede ser plenamente católico. Podrá ser moderadamente católico, pero no absolutamente católico.

Categorías : Sin Categorías