Clicks30
Novena Oficial al Señor de los Milagros - Día 7 Séptimo Día Considera, alma mía, lo mucho que padeció el Señor en su sacratísima Pasión. Míralo llegar al Huerto de Getsemaní con sus queridos discípul…More
Novena Oficial al Señor de los Milagros - Día 7

Séptimo Día Considera, alma mía, lo mucho que padeció el Señor en su sacratísima Pasión. Míralo llegar al Huerto de Getsemaní con sus queridos discípulos y apartándose un poco de ellos, comenzar su oración, angustiarse profundamente, sudar sangre por todo su cuerpo y entrar en mortal agonía cayendo en el suelo oprimido por la consideración de nuestros pecados y nuestra ingratitud. Obsérvalo luego recibiendo el beso de Judas a la vez que entregado al poder de sus enemigos, llevado preso por las calles de Jerusalén a los tribunales de Anás, Caifás, Herodes y Pilatos, despojado de sus vestiduras sagradas y atado a la columna de la flagelación, vertiendo a torrentes su sangre divina por el horrible azotamiento. Sentado después en el banco de ajusticiado, fue escupido, abofeteado, burlado y coronado de espinas. Por fin sentenciado a muerte, obligado a llevar sobre sus hombros la Cruz en que ha de ser inmolado, cayendo bajo su peso enorme, consolando a las piadosas mujeres que le siguen llorando, y en la cima del Calvario extendiendo sus brazos sobre la Cruz para ser crucificado, sufriendo en su cuerpo y alma lo que ya no se puede concebir y muriendo clavado en la Cruz con un amor y una bondad jamás vista entre los hombres. ¡Oh Jesús mío Crucificado! No permitas que sean inútiles para mí los grandes sufrimientos de tu Pasión Santísima. Por lo mucho que mi alma te ha costado, sálvala Redentor amorosísimo, de todo pecado en esta vida y de la muerte eterna en la otra. Amén.