3
4
1
2
Clicks329
,¡TENGAMOS MISERICORDIA DEL CIELO... EL CIELO NOS PIDE AYUDA, LA POBREZA MÁS GRANDE ES LA CONDENACIÓN ETERNA! ¡TENGAMOS MISERICORDIA DEL CIELO... EL CIELO NOS PIDE AYUDA, LA POBREZA …More
,¡TENGAMOS MISERICORDIA DEL CIELO... EL CIELO NOS PIDE AYUDA, LA POBREZA MÁS GRANDE ES LA CONDENACIÓN ETERNA!

¡TENGAMOS MISERICORDIA DEL CIELO... EL CIELO NOS PIDE AYUDA, LA POBREZA MÁS GRANDE ES LA CONDENACIÓN ETERNA! / ¡TINGUEM MISERICORDIA DEL CEL... EL CEL ENS DEMANA AJUDA, LA POBRESA MÉS GRAN ÉS LA CONDEMNACIÓ ETERNA!

Sábado / Dissabte, 5-12-2015

Redactado la sala multiconfesional del Hospital Comarcal, Moisés Broggi, de Sant Joan Despi, barrio TV3, Catalunya, España.

(Versió catalana en preparació).

Domingo II de Adviento - C

Lectura del Libro de Baruc (5,1-9)

... Porque Dios guiará a Israel con alegría a la luz de su gloria, con su justicia y su misericordia.

Salmo 125
Al ir, iba llorando, llevando la semilla; al volver, vuelve cantando, trayendo sus gavillas.

Filipenses (1,4-11)
...
Y esta es mi oración: que vuestro amor siga creciendo más y más en penetración y en sensibilidad para apreciar los valores.

Así llegareis al día de Cristo limpios e irreprochables, cargados de frutos de justicia, por medio de Cristo Jesús, a gloria y alabanza de Dios.


Del Evangelio de san Lucas (3,1-6)
...
(Juan) recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:

"Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios."


Pensamientos para la homilía:

Yo me llamo Juan, aunque no Juan Bautista, sino Juan Evangelista.

¡Pero muchas veces me siento como el Bautista, siendo esa Voz que grita en el desierto de este mundo!

¿Y qué grito?

¡Que el cielo nos pide ayuda, que la pobreza más grande es la condenación eterna, y estamos llamados a colaborar para que todos vean la salvación de Dios, como nos ha dicho el evangelio de hoy!

El martes, Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, se inaugura el Año Santo de la Misericordia, convocado por el Papa Francisco.

Muchos de vosotros, jóvenes del Camino Neocatecumenal, iréis a Cracovia este verano, también convocados por el Papa Francisco a la Jornada Mundial de la Juventud.

Pues en Cracovia pasó algo de lo cual se hablará mucho durante este Año Santo de la Misericordia.

Una joven polaca, en los años 30 del siglo pasado, estaba en un baile popular, en Cracovia. Y se le aparece Jesucristo todo ensangrentado, que le dice: "Faustina, ¿hasta cuándo te estaré esperando?"

Y le pide que entre en un convento de aquella ciudad.

Finalmente encuentra el convento de las hermanas de la Madre de Dios de la Divina Misericordia, fundadas en Francia.

Allí Faustina Kowalska recibirá las extraordinarias revelaciones, que serán el fundamento de la devoción a la Divina Misericordia, ahora extendida por toda la Iglesia.

Un día Jesús le dirá: Hija mía, necesito sacrificios hechos por amor, porque sólo estos tienen valor para Mí. Es grande la deuda del mundo contraída Conmigo, la pueden pagar las almas puras con sus sacrificios, practicando la misericordia espiritualmente” (Diario, N.1316).

Y añadirá: "Para practicar la misericordia espiritualmente no son necesarios graneros para repartir la ayuda entre los necesitados.

"Quien no practique la misericordia de alguna manera (espiritualmente o materialmente: ayudando a los necesitados) que no espere recibir misericordia" (cita no literal).


Santa Faustina Kowalska se dedicará a practicar la misericordia especialmente de manera espiritual, ofreciendo a Dios, para la conversión de los pecadores, la siempre mortificante vida comunitaria.

Atención comunidades del Camino Neocatecumenal: la vida comunitaria es fuente de grandes alegrías y consuelos. Pero también es fuente de grandes sufrimientos y dificultades, que debemos ofrecer, con amor, tal como nos suplica el mismo Jesús a través de la Apóstol de la Divina Misericordia, que es Santa Faustina Kowalska.

En este Año Santo de la Misericordia, TEGAMOS MISERICORDIA DEL CIELO, QUE NOS PIDE AYUDA. ¡¡NO DESOIGAMOS ESTE GRITO DE AUXILIO QUE NOS LLEGA DE LA ALTO!!

¿Qué más podemos ofrecer para ayudar a la salvación de nuestro mundo, para que "Todos vean la salvación de Dios?"

Esa enfermedad, esas dificultades en la vida matrimonial, parroquial, diocesana.

Y, lo recordamos tantas veces, no olvidemos ofrecer aquello que más abunda en nuestras vidas de pobres pecadores, yo el primero: el corazón arrepentido, quebrantado y humillado, que Dios no lo desprecia (Salmo 50 y Daniel 3).

El demonio te ha tentado, has caído, estás tremendamente humillado, tremendamente humillada. Te confiesas pero no te olvidas de ofrecer ese corazón arrepentido, quebrantado y humillado, que Dios no lo desprecia.

Y resulta que fruto de tu pecado, de mi pecado, Dios está también salvado almas, convirtiendo pecadores, que iban camino de perdición eterna.

Que nadie se sorprenda de lo que estoy diciendo: Sí, también con nuestro pecado estamos ayudando a salvar al mundo.

¿O acaso hermanos y hermanas, no es quizás la Cruz de Cristo, haber crucificado a nuestro Dios, lo más feo que hemos hecho entre todos? ¡Y en cambio ahí está, precisamente ahí, nuestra salvación!

Entonces, padre, ¿pequemos mucho para que se salven muchas almas?

No, no es eso lo que estoy diciendo, de ninguna manera.

Tenemos que luchar por ser Santos como Dios es santo. Y no vayamos acumulando pecado sobre pecado, pensando que Dios es bueno y siempre nos perdonará. ¡Si abusamos de la misericordia de Dios podríamos ir a parar al infierno!

Y le daríamos a Dios una tristeza de muerte. Se lo dice Jesús a Santa Faustina Kowalska: "Cada alma que se condena (ella misma, no Dios) al infierno me sumerge en una tristeza de muerte."

Pero la realidad es que, a pesar nuestro, y a pesar de nuestra sincera lucha, somos pecadores "ahora y en la hora de nuestra muerte."

Y por ello no podemos dejar de ofrecer, para la salvación del mundo, el corazón arrepentido, quebrantado y humillado por el pecado.

Durante muchos años la Iglesia no aceptó las revelaciones de Jesús a esa monja polaca.

Pero algo pasó que fue providencial.

El arzobispo de Cracovia, un tal Karol Woytila, llegó a papa: San Juan Pablo II, el grande.

Fue él quien canonizó a Santa Faustina Kowalska, y quien estableció para toda la Iglesia Universal la Fiesta de la Divina Misericordia, para el II Domingo de Pascua.

Y es de San Juan Pablo II esta impresionante frase dirigida a los jóvenes de las Jornadas Mundiales de la Juventud, que él inauguró, y dirigidas a cada uno de nosotros, jóvenes y no tan jóvenes:

"¡La Eucaristía no es sólo el memorial del Amor más grande que este mundo ha conocido; la Eucaristía también es la escuela de ese amor!"

Es decir que en la Eucaristía venimos a prender a amar como Jesús: hasta el extremo de sufrir por el otro para que se salve y nos acompañe a las fiestas de las alegrías eternas en el cielo.

Oración y sacrificios por los pobres pecadores, para que no vayan a parar al fuego eterno del infierno, también es lo que nos pide la Virgen María, inspiradora del Camino Neocatecumenal, en todas sus apariciones (muy especialmente en la de Fátima).

Que María Santísima, la valiente y generosa Co-redentora al pie de la Cruz del Redentor, Santa Faustina Kowalska y todos los santos y santas del cielo, y todos los ángeles de Dios, nos ayuden a celebrar la Eucaristía con todo el corazón y con toda el alma.

Y así lleguemos al día de Cristo limpios e irreprochables, cargados de frutos de justicia... cargados de frutos de salvación para muchos y muchas.

Si no nos vemos antes, nos vemos en el Cielo. ¡Y tráete a un MILLÓN DE AMIG@S!

Que así sea. / Que així sigui.

Mn Joan Manuel Serra i Oller (jserrao@bisbatsantfeliu.cat)
www.parroquiasantjoandespi.com
www.bisbatsantfeliu.cat / www.mossenjoan.com

Ver esta y otras homilías mías en: www.mossenjoan.com/index_JMSO.html

www.evangelizaciondigital.org
www.camino-neocatecumenal.org
www.movimientosacerdotalmariano.es
www.stj500.cat / www.carmelcat.cat / www.mistica.es

Más sobre Santa Faustina Kowalska: www.corazones.org/santos/faustina.htm

Año Santo de la Misericordia: www.es.catholic.net/…/2016-ano-santo-…

LA VISIÓN DEL INFIERNO. Diario, n. 741. La Divina Misericordia en mi alma. Santa Faustina Kowalska.

"Hoy he estado en los abismos del infierno, conducida por un ángel. Es un lugar de grandes tormentos, ¡qué espantosamente grande es su extensión! Los tipos de tormentos que he visto: el primer tormento que constituye el infierno, es la pérdida de Dios; el segundo, el continuo remordimiento de conciencia; el tercero, aquel destino no cambiará jamás; el cuarto tormento, es el fuego que penetrará al alma, pero no la aniquilará, es un tormento terrible, es un fuego puramente espiritual, incendiado por la ira divina; el quinto tormento, es la oscuridad permanente, un horrible, sofocante olor; y a pesar de la oscuridad los demonios y las almas condenadas se ven mutuamente y ven todos el mal de los demás y el suyo; el sexto tormento, es la compañía continua de Satanás; el séptimo tormento, es una desesperación tremenda, el odio a Dios, las imprecaciones, las maldiciones, las blasfemias. Estos son los tormentos que todos los condenados padecen juntos, pero no es el fin de los tormentos. Hay tormentos particulares para distintas almas, que son los tormentos de los sentidos: cada alma es atormentada de modo tremendo e indescriptible con lo que ha pecado. Hay horribles calabozos, abismos de tormentos donde un tormento se diferencia del otro. Habría muerto a la vista de aquellas terribles torturas, si no me hubiera sostenido la omnipotencia de Dios. Que el pecador sepa: con el sentido que peca, con ése será atormentado por toda la eternidad. Lo escribo por orden de Dios para que ningún alma se excuse diciendo que el infierno no existe o que nadie estuvo allí ni sabe cómo es.

Yo, Sor Faustina, por orden de Dios, estuve en los abismos del infierno para hablar a las almas y dar testimonio de que el infierno existe. Ahora no puedo hablar de ello, tengo la …