Clicks300
es.news
2

“El martirio de estos ángeles…”. Del cuaderno del viaje del Papa a Irak

Por Sandro Magister

Es la mañana del domingo 7 de marzo. El papa Francisco ha llegado recientemente a Qaraqosh, la mayor ciudad cristiana de la llanura de Nínive, invadida por las milicias del Estado Islámico en agosto de 2014 y símbolo del martirio de esa población.

En la reconstruida iglesia de la Inmaculada Concepción, el Papa escucha la historia de una mujer que huyó como todos de Qaraqosh y luego regresó a la ciudad tras la derrota del ISIS.

Es la mujer que aparece en la foto saludando al Papa. Y aquí están sus palabras, traducidas del árabe.

*
“SU MARTIRIO HA SALVADO A TODA LA CIUDAD”

Soy Doha Sabah Abdallah, de Baghdede, Qaraqosh. Le cuento lo que experimenté y sigo experimentando: la gracia de la esperanza que recibí.

En la mañana del 6 de agosto de 2014 la ciudad de Baghdede se despertó con el estruendo de los bombardeos. Todos sabíamos que el ISIS estaba a las puertas, y que tres semanas antes habían invadido las ciudades y pueblos de los yazidíes, tratándolos cruelmente. Por eso habíamos huido de la ciudad, dejando atrás nuestras casas. Pero al cabo de dos o tres días habíamos regresado, sostenidos por nuestra fuerte fe y en la convicción de que, siendo cristianos, estamos dispuestos al martirio.

Esa mañana estábamos ocupados con las cosas habituales y los niños estaban jugando frente a nuestras casas, cuando ocurrió un incidente que nos obligó a salir. Oí un disparo de mortero y salí corriendo de la casa. Las voces de los niños enmudecieron mientras aumentaban los gritos de los adultos. Me informaron de la muerte de mi hijo y de su primo, y del joven vecino que se preparaba para casarse.

El martirio de estos tres ángeles fue una clara advertencia: si no hubiese sido por eso, el pueblo de Baghdede se habría quedado y habría caído inevitablemente en manos del ISIS. El martirio de los tres salvó a toda la ciudad.

No es fácil para mí aceptar esta realidad, porque la naturaleza humana a menudo se sobrepone a la llamada del espíritu. Sin embargo, nuestra fuerza proviene con certeza de nuestra fe en la Resurrección, fuente de esperanza.

Mi fe me dice que mis hijos están en los brazos de Jesucristo nuestro Señor. Y nosotros, los supervivientes, tratamos de perdonar al agresor, porque nuestro maestro Jesús perdonó a sus verdugos. Al imitarle en nuestro sufrimiento, damos testimonio de que el amor es más fuerte que todo.

La agenda y los discursos del viaje del papa Francisco:
> Viaje Apostólico a Irak, 5-8 de marzo 2021
vatican.va/…/papa-francesco-iraq-2021.html

Agregado-comentario del traductor: “¡Qué testimonio!!! Ojalá estas palabras le hayan ablandado el corazón a don Jorge y le hagan ver que no puede seguir poniendo homosexualistas en la Iglesia, porque la fe cristiana está fundada en la sangre de Jesucristo y en la de tantos mártires como estos niños-ángeles, y en la fuerza impresionante de una madre que ha sabido consagrar sus muertes a Dios, sin odios ni rencores.

Si quiere mujeres en puestos eclesiásticos, que busque mujeres como ésta, no burguesas progresistas”

Publicado originalmente en italiano el 7 de marzo de 2021, en magister.blogautore .espresso.repubblica.it/…-del-viaggio-del-papa-in-iraq/

Traducción al español por: José Arturo Quarracino
jamacor
vgg
Vg2: Esta es la FE que mueve montañas: es la FE MARTIIAL. ¿Qué hacemos aquí en la Europa cristiana? Estamos jugando con una fe desgastada y maltrecha incapaz de dar testimonio.