Clicks29
Bottega
Centenario Jacinta Marto. Fátima y la peste. Antes de la celebración por el centenario de las apariciones de la virgen en Fátima, Benedicto XVI recordó el hecho que, por la desobediencia, a la …More
Centenario Jacinta Marto. Fátima y la peste.

Antes de la celebración por el centenario de las apariciones de la virgen en Fátima, Benedicto XVI recordó el hecho que, por la desobediencia, a la consagración que pidió Jesús, al sagrado corazón en Francia, 100 años después les llego la revolución que le costó la cabeza al rey y la brutal persecución a la iglesia. La virgen en Fatima en 1917, pidió que Todos los obispos del mundo reunidos consagraran a Rusia. Y dijo “Si atienden mis pedidos, Rusia se convertirá y tendrán paz; si no, ESPARCIRÁ sus errores por el mundo”, esta consagración mundial nunca fue realizada. En 1918 y hasta 1920, un virus infectó a unos 500 millones de personas, causando la muerte de entre 50 y 100 millones, en todo el mundo, se cree que este virus se originó en china. En febrero del 2020, se celebró el centenario de la muerte de Santa Jacinta Marto, sola, en un hospital de Lisboa, era una de las videntes de Fátima. Murió a la edad de diez años debido a la gripe española. Su hermano Francisco también murió de por causa de la peste diez meses antes. El expresidente D. Roosevelt de USA también contrajo el virus pero sobrevivió con algunas limitaciones. El centenario de la muerte de Jacinta coincide con un momento en que la misa se suspende en Italia sede del vaticano, China, Taiwán y otros países. Esta Cuaresma comenzó con la cuarentena de la Iglesia y del mundo. El sentido de la consagración, hace 100 años, era que Rusia no ESPARCIERA sus errores por el mundo, recordemos que China, se hizo comunista a ejemplo y con la ayuda de Rusia. El Corona virus, se presentó justo después de la quiebra de cinco grandes bancos en China y vientos de una gran Crisis. Hay signos que no podemos dejar de apreciar, que se han dado en todo el mundo en los últimos tiempos. Ríos de sangre, plagas de langostas, lluvias de sangre, lluvias de peces, sonido de trompetas en el cielo etc., cuervos volando hacia Wuhan, etc… Oración de las monjas de Santa Clara en Coimbra (Portugal). Cuando estalló una violenta plaga, y el cese de la infección fue casi inmediato. Stella Coeli Estrella del cielo que alimentaste y nutriste al Señor, Que alejaste la plaga de la muerte traída por los primeros padres al mundo. Brillante estrella, te pedimos que te dignes Extinguir, esta asquerosa nube de pecado, Cuyas batallas han herido la humanidad con la Herida de la Muerte Oh, piadosisima estrella del mar, protégenos de la peste; escúchanos, oh Señora, por los méritos de tu Hijo que a ti nada te niega. Sálvanos, oh Jesús, a nosotros por quien Tu Madre La santísima Virgen te suplica. V: Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. R: Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo Oremos Oh Dios de misericordia, Dios de piedad, Dios clemente y misericordioso, Tú que has tenido compasión de la aflicción de Tu gente, y has dicho al ángel que los golpea, "Detén tu mano;" por el amor de esta gloriosa estrella. La santísima virgen María. De cuyos pechos Bebiste dulcemente como antídoto para nuestros crímenes, concede la ayuda de tu gracia, para que podamos ser liberados de forma segura de toda pestilencia y de muerte no prevista; y misericordiosamente sálvanos del abismo de la perdición eterna: por Ti, Señor Jesucristo, Rey de Gloria, que vives y reinas, por los siglos de los siglos Amén.