Clicks29

Escapulario Mary Julie Jahenny

Bottega
Mary Julie Jahenny (1850-1941) fue una francesa estigmatizada que durante sus últimos cinco años de vida se alimentó sólo con la eucaristía. Fue una alma víctima. Tuvo el don de profecía con …More
Mary Julie Jahenny (1850-1941) fue una francesa estigmatizada que durante sus últimos cinco años de vida se alimentó sólo con la eucaristía. Fue una alma víctima. Tuvo el don de profecía con visiones sobre los últimos tiempos y la venida del anticristo. En una de sus revelaciones tuvo una visión del diálogo entre Nuestro Señor Jesucristo y Lucifer-Satanás, en el que éste amenazó de la siguiente manera: “ Atacaré a la Iglesia. Derribaré la Cruz, diezmaré la población y depositaré una gran debilidad en los corazones. Propiciaré la negación de la Religión Católica. Por un tiempo seré el amo de todas las cosas en la tierra, todo estará bajo mi control, aun Tu Templo y Tus fieles” “Derrocaré el templo de tus oraciones”, “en el cual estableceré ídolos que ellos adorarán.” “Los peores pecados se cometerán sin vergüenza o arrepentimiento … el mayor número de sacerdotes se VOLVERÁ AL LADO DEL MAL”. «En su aberración, romperán sus juramentos». “Se ha provisto un castigo terrible para aquellos que ascienden cada mañana los escalones al Santo Sacrificio. No he venido a vuestros altares para ser torturado». Éxtasis Del 23 De Agosto De 1878 me dijo la Santa Virgen, voy a darte este escapulario De protección para aquellos terribles tiempos. hacía mucho tiempo que mi Hijo y Yo deseábamos dar a conocer este escapulario de bendición; 20 de Julio de 1882: “Yo deseo que mis siervos, siervas y hasta los más pequeñitos se puedan revestir de una Cruz. Esta Cruz será pequeña y en su medio llevará como una llamita blanca. Indicará esta llamita que son hijos e hijas de la luz”. Quiero que lleven también una medalla de la virgen del buen amparo, Servirá para proteger la inocencia durante un tiempo muy difícil, mientras se derramará la peste de la corrupción por todas partes. Cada cristiano debería proveerse de esta medalla que le servirá de defensa y de arma de la Fe la cual vencerá la boca culpable y pérfida del mal.» Servirá también de remedio para enfermedades desconocidas que atacan al corazón, al espíritu y a la palabra”, Meteréis ambas medallas en un vaso con agua y Beberéis esa agua que ha sido doblemente bendecida y purificada.