Ana Luisa M.R
Con cada Misa puedes disminuir el castigo temporal que debes por tus pecados, en proporción con el fervor con que la oigas.
Ana Luisa M.R
A la hora de tu muerte, tu mayor consuelo serán las Misas que durante tu vida oíste.