Clicks14
saavv
COMENTARIO A LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO 22º “A” DEL TIEMPO ORDINARIO. COMENTARIO A LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO 22º “A” DEL TIEMPO ORDINARIO EVANGELIO (Mt 16, 21-27) En aquel …More
COMENTARIO A LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO 22º “A” DEL TIEMPO ORDINARIO.

COMENTARIO A LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO 22º “A” DEL TIEMPO ORDINARIO

EVANGELIO (Mt 16, 21-27)

En aquel tiempo, comenzó Jesús a manifestar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a reprenderlo: “¡Dios no lo quiera, Señor!, Esto no te puede pasar”. Jesús se volvió y dijo a Pedro: “¡Apártate de mí, Satanás!, pues eres un tropiezo para mí. Tú no ves las cosas como las ve Dios; sino como las ven los hombres”.

Luego Jesús dijo a sus discípulos: “Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo; cargue con su cruz y sígame. Porque el quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía, la encontrará. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde la vida? ¿O cuanto podrá pagar el hombre por su vida? Porque el Hijo del hombre vendrá, con la gloria de su Padre, entre sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno conforme a lo que haya hecho”.

COMENTARIO

Los evangelios raramente nos presentan a Jesús enfadado. Él era muy pacifico: lo insultaban y no devolvía el insulto... Le estaban crucificando y él perdonaba a los que le mataban... Sólo por motivos muy serios se enojaba Jesús. En el evangelio de hoy, vemos uno de estos motivos: “¡Apártate de mí, Satanás!, pues eres un tropiezo para mí”, le dice a Pedro.

¿Qué hizo Pedro? Lo mismo que habríamos hecho nosotros. Jesús cuenta en sus discípulos lo que le va a ocurrir en Jerusalén, hacia donde se dirigen. Le van a juzgar, condenar y matar… Y Pedro le dice que “no”; y además, pide a Dios que no lo permita. Pedro quiere a Jesús y no quiere que sufra. Ve el dolor y la muerte como un mal...

Nosotros también vemos el dolor como un mal; el sufrimiento como un absurdo; la muerte como el fin… No entendemos que el dolor es redentor... el sufrimiento es salvación... la muerte es el comienzo de la vida...

Jesús explica a sus discípulos, y en ellos a nosotros, el sentido del dolor. No debemos buscarlo; pero tampoco huir de él porque puede ser un bien. A lo largo de la vida muchas veces el sufrimiento, la enfermedad, la muerte llama a nuestra puerta. Lo estamos viendo, en estos momentos, de manera más cercana que otras veces.

Contemplamos o padecemos sufrimientos físicos: dolores de todo tipo: accidentes, caídas, golpes, molestias, enfermedades de todo tipo, muerte...

También padecemos sufrimientos anímicos: Humillaciones, separaciones, abandonos, soledad, falta de amor...

Si podemos evitarlos, hagámoslo; de lo contrario aceptémoslos y amémoslos... Porque si el dolor es aceptado se convierte:

En fuente de amor, porque sólo se ama de verdad lo que duele… En fuente de perdón de los propios pecados... En salvación para nosotros y para todos. Cristo nos salvó, no lo olvidemos, con su muerte y dolor...

Si fuéramos capaces de comprender esto y de vivirlo, seríamos felices… La alegría, la serenidad, la paz se reciben al aceptar y amar el dolor… El ejemplo lo tenemos en todos los santos: personas de gran sufrimiento pero de gran alegría y paz.

Además para Jesús, nos decía el evangelio, aceptar el sufrimiento y el dolor es condición indispensable: Para ser sus discípulos… Para no perder la vida, que a muchos se les va en lamentos inútiles… Para poder entrar en el cielo…

“Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo; cargue con su cruz y sígame. Porque el quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía, la encontrará. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde la vida? ¿O cuanto podrá pagar el hombre por su vida? Porque el Hijo del hombre vendrá, con la gloria de su Padre, entre sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno conforme a lo que haya hecho”.