es.news
536

Es hora de que Israel escuche. Por el patriarca emérito Michel Sabbah

La guerra contra Gaza significa que habrá más guerras.

Significa que Israel entró en una guerra hace más de setenta años y que hasta ahora no ha conseguido terminarla.

Israel debería replantearse sus cálculos. Israel ha ganado y perdido. Sigue perdiendo. El ganador es el que logra la paz, la justicia y la humanidad. Hasta ahora, nada de esto se ha logrado.

Israel se enfrenta a un pueblo palestino que vive en su propia tierra y exige que Israel y el mundo le devuelvan su libertad, en su propia tierra y no en la de otros.

Esta realidad no puede ser ignorada. Todas las grandes potencias mundiales no pueden ignorar esta realidad.

La paz de Israel, la paz de Abraham, la paz de Dios, comienza primero en Palestina, primero con los palestinos, y luego se extiende a los vecinos y a toda la región. Israel y el mundo deben entenderlo.

De lo contrario, mantendrán a la región en un dominio de muerte y se convertirán ellos mismos en la causa de la muerte. Y ellos son los responsables de ello.

La tierra y los pueblos de la tierra dicen: paz y justicia y conversaciones sobre los derechos de los palestinos. Esta es una voz que no puede ser ignorada.

Es hora de que Israel escuche.

Es hora de que Israel ponga fin a una guerra que empezó hace más de setenta años.

Es hora de acabar con ella, no según la lógica de la violencia y las armas, sino según la lógica de la justicia y la verdad.