Clicks146

EXORCISMO CONTRA SATANÁS y los ángeles apóstatas. La primigenia oración a San Miguel Arcángel del Papa León XIII

miércoles, 29 de septiembre de 2021

Oración de Exorcismo
compuesta por el Papa León XIII

Versión latín - español

(Lo ideal es que sea rezada por un Sacerdote aunque también
la pueden formular los laicos; en el lugar marcado con una
Cruz (+) el Sacerdote bendice, mientras que los seglares pueden
trazar la señal de la Santa Cruz sobre sí mismos o bien, usando
un crucifijo bendecido, trazar en el aire la misma señal)


EXORCISMUS IN SATANAM
ET ANGELOS APOSTATICOS


“El Santo Padre León XIII exhorta a los Sacerdotes a rezar esta oración con mucha frecuencia, como un exorcismo simple para contener el poder del Demonio e impedir que haga daño. El fiel, asimismo, puede también decirla en su propio nombre, con el mismo propósito, como oración aprobada. Se recomienda su uso donde se sospeche que esté actuando el Demonio, ya sea causando la maldad de los hombres, inspirando violentas tentaciones, y hasta produciendo tormentas y calamidades públicas. Puede usarse como un exorcismo solemne, en una ceremonia oficial y pública en latín, para expulsar al diablo.
Un Sacerdote solo la puede decir en nombre de la Iglesia si ha recibido el permiso de su Obispo”
Acta Sanctae Sedis, Romae, 1890


In nomine Patris, et Filii, + et Spiritus Sancti et Virgo María. Amen.
Psalmus LXVII
Exsurgat Deus et dissipentur inimici ejus: et fugiant qui oderunt eum a facie ejus. Sicut deficit fumus, deficiant: sicut fluit cera a facie ignis, sic pereant peccatores a facie Dei.
Psalmus XXXIV
Judica, Domine, nocentes me: expugna impugnantes me. Confundantur et revereantur quaerentes animam meam.

Avertantur retrorsum et confundantur cogitantes mihi mala. Fiat tamquam pulvis ante faciem venti: et angelus Domini coarctans eos.

Fiat viae illorum tenebrae, et lubricum: et angelus Domini persequens eos. Quoniam gratis absconderunt mihi interitum laquei sui: supervacue exprobraverunt animam meam.

Veniat illi laqueus quem ignorat; et captio quam anscondit, apprehendat eum: et in laqueum cadat in ipsum.

Anima autem meam exsultabit in Domino: et delectabitur super salutari suo.

Ad Sanctum Michaëlem Archangelum Precatio

Princeps Gloriosissime Cælestis Militiæ, Sancte Michaël Archangele, defende nos in prælio et colluctatione, quæ nobis adversus principes et potestates, adversus mundi rectores tenebrarum harum, contra spiritualia nequitiæ, in cælestibusus. Veni in auxilium hominum, quos Deus creavit inexterminabiles, et ad imaginem similitudinis suæ fecit, et a tyrannide Diaboli emit pretio magno. Præliare hodie cum Beatorum Angelorum Exercitu prælia Domini, sicut pugnasti contra ducem superbiæ luciferum, et angelos ejus apostaticos: et non valuerunt, neque locus inventus est eorum amplius in Coelo. Sed projectus est draco ille magnus, serpens antiquus, qui vocatur Diabolus et Satanas, qui seducit universum orbem; et projectus est in terram, et angeli ejus cum illo missi sunt.
En antiquus inimicus et homicida vehementer erectus est. Transfiguratus in angelum lucis, cum tota malignorum spirituum caterva late circuit et invadit terram, ut in ea deleat Nomen Dei et Christi Ejus, animasque ad æternæ gloriæ coronam destinatas furetur, mactet ac perdat in sempiternum interitum. Virus nequitiæ suæ, tamquam flumen immundissimum, Draco maleficus transfundit in homines depravatos mente et corruptos corde; spiritum mendacii, impietatis et blasphemiæ; halitumque mortiferum luxuriæ, vitiorum omnium et iniquitatum.
Ecclesiam, Agni Immaculati Sponsam, faverrimi hostes repleverunt amaritudinibus, inebriarunt absinthio; ad omnia desiderabilia ejus impias miserunt manus. Ubi Sedes Beatissimi Petri et Cathedra Veritatis ad lucem gentium constituta est, ibi thronum posuerunt abominationis et impietatis suæ; ut percusso Pastore, et gregem disperdere valeant.
Adesto itaque, Dux invictissime, Populo Dei contra irrumpentes spirituales nequitias, et fac victoriam. Te Custodem et Patronum Sancta veneratur Ecclesia; te gloriatur defensore adversus terrestrium et infernorum nefarias potestates; tibi tradidit Dominus animas redemptorum in superna felicitate locandas. Deprecare Deum Pacis, ut conterat Satanam sub pedibus nostris, ne ultra valeat captivos tenere homines, et Ecclesiæ nocere. Offer nostras preces in conspectu Altissimi, ut cito anticipent nos Misericordiæ Domini, et apprehendas Draconem, Aerpentem Antiquum, qui est Diabolus et Satanas, ac ligatum mittas in abyssum, ut non seducat amplius gentes. Hinc tuo confisi præsidio ac tutela, Sacri Ministerii nostri Auctoritate [si fuerit laicus, vel clericus qui ordinem exorcistatus nondum suscepit, dicat: Sacra Sanctae Matris Ecclesiae Auctoritate], ad infestationes diabolicæ fraudis repellendas in Nomine Jesu Christi Dei et Domini Nostri fidentes et securi aggredimur.
V. Ecce Crucem Domini, fugite partes adversæ.
R. Vicit Leo de tribu Juda, radix David.
V. Fiat Misericordia Tua, Domine, super nos.
R. Quemadmodum speravimus in Te.
V. Domine, exaudi orationem meam.
R. Et clamor meus ad Te veniat.
V. Dominus vobiscum.
R. Et cum spiritu tuo.
Oremus. Deus, et Pater Domini Nostri Jesu Christi, invocamus Nomen Sanctum Tuum, et clementiam Tuam supplices exposcimus ut, per intercessionem Immaculatæ semper Virginis Dei Genitricis Mariæ, Beati Michaëlis Archangeli, Beati Joseph ejusdem Beatæ Virginis Sponsi, Beatorum Apostolorum Petri et Pauli et omnium Sanctorum, adversus Satanam, omnesque alios immundos spiritus, qui ad nocendum humano generi animasque perdendas pervagantur in mundo, nobis auxilium præstare digneris. Per eumdem Christum Dominum Nostrum. Amen.

EXORCISMVS

Exorcizamus te, omnis immundus spiritus, omnis satanica potestas, omnis incursio infernalis adversarii, omnis legio, omnis congregatio et secta diabolica, in Nomine et Virtute Domini Nostri Jesu + Christi, eradicare et effugare a Dei Ecclesia, ab animabus ad imaginem Dei conditis ac pretioso Divini Agni Sanguine redemptis + . Non ultra audeas, serpens callidissime, decipere humanum genus, Dei Ecclesiam persequi, ac Dei electos excutere et cribrare sicut triticum + . Imperat tibi Deus Altissimus + , cui in magna tua superbia te similem haberi adhuc præsumis; qui omnes homines vult salvos fieri et ad agnitionem veritaris venire. Imperat tibi Deus Pater + ; imperat tibi Deus Filius + ; imperat tibi Deus Spiritus Sanctus + . Imperat tibi majestas Christi, æternum Dei Verbum, caro factum + , qui pro salute generis nostri tua invidia perditi, humiliavit semetipsum facfus hobediens usque ad mortem; qui Ecclesiam Suam ædificavit supra firmam petram, et portas inferi adversus eam nunquam esse prævalituras edixit, cum ea ipse permansurus omnibus diebus usque ad consummationem sæculi. Imperat tibi Sacramentum Crucis + , omniumque Christianæ Fidei Mysteriorum Virtus + . Imperat tibi excelsa Dei Genitrix Virgo Maria + , quæ superbissimum caput tuum a primo instanti Immaculatæ Suæ Conceptionis in Sua humilitate contrivit. Imperat tibi fides Sanctorum Apostolorum Petri et Pauli, et Ceterorum Apostolorum + . Imperat tibi Martyrum sanguis, ac pia Sanctorum et Sanctarum omnium intercessio + .
Ergo, Draco maledicte et omnis legio diabolica, adjuramus te per Deum + Vivum, per Deum + Verum, per Deum + Sanctum, per Deum qui sic dilexit mundum, ut Filium Suum Unigenitum daret, ut omnes qui credit in Eum non pereat, sed habeat vitam æternam: cessa decipere humanas creaturas, eisque æternæ perditionìs venenum propinare: desine Ecclesiæ nocere, et ejus libertati laqueos injicere. Vade, Satana, inventor et magister omnis fallaciæ, hostis humanæ salutis. Da locum Christo, in quo nihil invenisti de operibus tuis; da locum Ecclesiæ Uni, Sanctæ, Catholicæ, et Apostolicæ, quam Christus ipse acquisivit Sanguine Suo. Humiliare sub potenti manu Dei; contremisce et effuge, invocato a nobis Sancto et Terribili Nomine Jesu, quem inferi tremunt, cui Virtutes Cælorum et Potestates et Dominationes subjectæ Sunt; quem Cherubim et Seraphim indefessis vocibus laudant, dicentes: Sanctus, Sanctus, Sanctus Dominus Deus Sabaoth.
V. Domine, exaudi orationem meam.
R. Et clamor meus ad Te veniat.
V. Dominus vobiscum.
R. Et cum spiritu tuo.
Oremus. Deus Coeli, Deus Terræ, Deus Angelorum, Deus Archangelorum, Deus Patriarcharum, Deus Prophetarum, Deus Apostolorum, Deus Martyrum, Deus Confessorum, Deus Virginum, Deus qui potestatem habes donare vitam post mortem, requiem post laborem; quia non est Deus præter Te, nec esse potest nisi Tu Creator omnium visibilium et invisibilium, cujus Regni non erit finis: humiliter majestati Gloriæ Tuæ supplicamus, ut ab omni infernalium spirituum potestate, laqueo, deceptione et nequitia nos potenter liberare, et incolumes custodire digneris. Per Christum Dominum Nostrum. Amen.
V. Ab insidiis diaboli
R. libera nos, Domine.
V. Ut Ecclesiam tuam secura tibi facias libertate servire
R. Te rogamus, audi nos.
V. Ut inimicos Sanctæ Ecclesiæ humiliare digneris
R. Te rogamus audi nos.

(Et aspergatur locus aqua benedicta)

EXORCISMO CONTRA SATANÁS

Y LOS ÁNGELES APÓSTATAS


En el Nombre del Padre y del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén.
Salmo 67
Levántese Dios y sean dispersados sus enemigos y huyan de su presencia los que le odian. Como se disipa el humo se disipen ellos, como, se derrite la cera ante el fuego, así perecerán los impíos ante Dios.
Salmo 34
Señor, pelea contra los que me atacan; combate a los que luchan contra mí. Sufran una derrota y queden avergonzados los que me persiguen a muerte.
Vuelvan la espalda llenos de oprobio los que maquinan mi perdición. Sean como polvo frente al viento cuando el Ángel del Señor los desbarate. Sea su camino oscuro y resbaladizo, cuando el Ángel del Señor los persiga.
Porque sin motivo me tendieron redes de muerte, sin razón me abrieron trampas mortales. Que les sorprenda un desastre imprevisto, que los enrede la red que para mí escondieron; que caigan en la misma trampa que me abrieron.
Mi alma se alegra con el Señor y gozará de su salvación. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Súplica a San Miguel Arcángel

Gloriosísimo Príncipe de la Milicia Celestial, Arcángel San Miguel, defiéndenos en la lucha que mantenemos combatiendo “contra los principados y potestades, contra los caudillos de este mundo tenebroso, contra los espíritus malignos esparcidos por los aires” (Ef. 6, 12). Ven en auxilio de los hombres que Dios creó incorruptibles a su imagen y semejanza (Sap. 2, 23), y a tan “alto precio rescatados” (I Cor. 6, 20) de la tiranía del demonio. Con las huestes de los Ángeles buenos pelea hoy los combates del Señor, como antaño luchaste contra Lucifer, corifeo de la soberbia y contra sus ángeles apóstatas. Ellos no pudieron vencer, y perdieron su lugar en el Cielo. “Fue precipitado el gran dragón, la antigua serpiente el denominado Diablo y Satanás, el seductor del universo: fue precipitado a la tierra y con él fueron arrojados sus ángeles” (Apoc. 12,.8-9).
He aquí que el antiguo enemigo y homicida se ha erguido con vehemencia. Disfrazado de “ángel de luz” (II Cor. 11, 14) con la escolta de todos los espíritus malignos rodea e invade la tierra entera, y se instala en todo lugar, con el designio de borrar allí el Nombre de Dios y de Su Cristo, de arrebatar las almas destinadas a la corona de la Gloria Eterna, de destruirlas y perderlas para siempre. Como el más inmundo torrente, el maligno Dragón derramó sobre los hombres de mente depravada y corrompido corazón, el veneno de su maldad: el espíritu de la mentira, de la impiedad y de la blasfemia; el letal soplo de la lujuria, de todos los vicios e iniquidades.
Los más taimados enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, esposa del Cordero Inmaculado, le han dado a beber ajenjo, han puesto sus manos impías sobre todo lo que para Ella es más querido. Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse la grey. Oh invencible Adalid, ayuda al Pueblo de Dios contra la perversidad de los espíritus que le atacan y dale la victoria.
La Iglesia te venera como su Guardián y Patrono, se gloría que eres su Defensor contra los poderes nocivos terrenales e infernales; Dios te confió las almas de los redimidos para colocarlos en el estado de la suprema felicidad. Ruega al Dios de la Paz que aplaste al demonio bajo nuestros pies, para que ya no pueda retener cautivos a los hombres y dañar a tu Iglesia. Ofrece nuestras oraciones al Altísimo, para que cuanto antes desciendan sobre nosotros las Misericordias del Señor (Salmo 78, 8), y sujeta al Dragón, la antigua serpiente, que es el Diablo y Satanás, y, una vez encadenado, precipítalo en el Abismo, para que nunca jamás pueda seducir a las naciones (Apoc. 20).
Después de esto, confiados en tu Protección y Patrocinio, con la Sagrada Autoridad de nuestro Ministerio (si fuese laico diga "con la Autoridad de la Santa Madre Iglesia), nos disponemos a rechazar la peste de los fraudes diabólicos, confiados y seguros en el Nombre de Jesucristo, Nuestro Dios y Señor.
V. He aquí la Cruz del Señor
R. Huid poderes enemigos
V. Ha vencido el León de la tribu de Judá
R. la raíz de David
V. Señor, que Tu Misericordia venga sobre nosotros
R. Como lo esperamos de Ti
V. Señor, escucha nuestra oración
R. Y llegue a Ti nuestro clamor
Oremos. Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo, invocamos Tu Santo Nombre y suplicantes imploramos Tu clemencia, para que, por la intercesión de la Inmaculada siempre Virgen María Madre de Dios, del Arcángel San Miguel, de San José Esposo de la Santísima Virgen, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Santos, Te dignes prestarnos Tu auxilio contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos que vagan por el mundo para dañar al género humano y para la perdición de las almas. Amén.

EXORCISMO

Te exorcizamos todo espíritu maligno, poder satánico, ataque del infernal adversario, legión, concentración y secta diabólica, en el Nombre y Virtud de Nuestro Señor Jesucristo +, para que salgas y huyas de la Iglesia de Dios, de las almas creadas a imagen de Dios y redimidas por la Preciosa Sangre del Divino Cordero +. En adelante no oses, perfidísima serpiente, engañar al género humano, perseguir a la Iglesia de Dios, zarandear a los elegidos y cribarlos como el trigo + . Te lo manda Dios Altísimo + , a quien en tu insolente soberbia aún pretendes asemejarte, “el cual quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (II Tim. 2). Te lo manda Dios Padre + te lo manda Dios Hijo + ; te lo manda Dios Espíritu Santo + . Te lo manda la Majestad de Cristo, el Verbo Eterno de Dios hecho hombre + , quien para salvar a la estirpe perdida por tu envidia, “se humilló a sí mismo hecho obediente hasta la muerte” (Fil. 2); el cual edificó Su Iglesia sobre roca firme, y reveló que los “poderes del infierno nunca prevalecerían contra ella, Él mismo había de permanecer con ella todos los días hasta el fin de los tiempos” (Mat. 28, 20). Te lo manda el Santo signo de la Cruz + y la virtud de todos los Misterios de la Fe Cristiana + . Te lo manda la Excelsa Madre de Dios, la Virgen María + , quien con Su humildad desde el primer instante de Su Inmaculada Concepción aplastó tu orgullosa cabeza.
Te lo manda la Fe de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y de los demás Apóstoles + . Te lo manda la sangre de los Mártires y la piadosa intercesión de todos los Santos y Santas + .
Por tanto, maldito Dragón y toda legión diabólica, te conjuramos por Dios + Vivo, por Dios + Verdadero, por Dios + Santo, que “de tal modo amó al mundo que entregó a Su Unigénito Hijo, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que viva la vida eterna” (Juan 3); cesa de engañar a las criaturas humanas y deja de suministrarles el veneno de la eterna perdición; deja de dañar a la Iglesia y de poner trabas a su libertad. Huye Satanás, inventor y maestro de toda falacia, enemigo de la salvación de los hombres. Retrocede ante Cristo, en quien nada has hallado semejante a tus obras. Retrocede ante la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica, la que el mismo Cristo adquirió con Su Sangre. Humíllate bajo la poderosa mano de Dios. Tiembla y huye, al ser invocado por nosotros el Santo y Terrible Nombre de Jesús, ante el que se estremecen los infiernos, a quien están sometidas las Virtudes de los Cielos, las Potestades y las Dominaciones; a quien los Querubines y Serafines alaban con incesantes voces diciendo: Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios de los Ejércitos.
V. Señor, escucha mi oración.
R. Y llegue a Ti mi clamor.
Oremos. Dios del Cielo y de la Tierra, Dios de los Ángeles, Dios de los Arcángeles, Dios de los Patriarcas, Dios de los Profetas, Dios de los Apóstoles, Dios de los Mártires, Dios de los Confesores, Dios de las Vírgenes, Dios que tienes el poder de dar la vida después de la muerte, el descanso después del trabajo, porque no hay otro Dios fuera de Ti, ni puede haber otros sino Tú mismo, Creador de todo lo visible y lo invisible, cuyo reino no tendrá fin: humildemente Te suplicamos que Tu gloriosa Majestad se digne librarnos eficazmente y guardamos sanos de todo poder, lazo, mentira y maldad de los espíritus infernales. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.
V. De las asechanzas del Demonio.
R. Líbranos, Señor.
V. Haz que Tu Iglesia Te sirva con segura libertad.
R. Te rogamos, óyenos.
V. Dígnate humillar a los enemigos de Tu Iglesia.
R. Te rogamos, óyenos.

(Y se asperge el lugar con agua bendita)
adeste fideles
adeste fideles
Bendecid al Señor todos vosotros,
oh Ángeles Suyos, vosotros
que tenéis gran poder,
y sois los ejecutores de Sus órdenes,
prontos a obedecer
la voz de Sus Mandatos...


Salmo 102, vers. 20

San Miguel es uno de los siete Arcángeles; está entre los tres espíritus angélicos cuyos nombres aparecen en la Biblia. Los otros dos son San Gabriel y San Rafael. La Santa Iglesia Católica da a San Miguel el …More
Bendecid al Señor todos vosotros,
oh Ángeles Suyos, vosotros
que tenéis gran poder,
y sois los ejecutores de Sus órdenes,
prontos a obedecer
la voz de Sus Mandatos...


Salmo 102, vers. 20

San Miguel es uno de los siete Arcángeles; está entre los tres espíritus angélicos cuyos nombres aparecen en la Biblia. Los otros dos son San Gabriel y San Rafael. La Santa Iglesia Católica da a San Miguel el más alto lugar entre los Arcángeles y demás Coros Celestiales, puesto que le llama "Príncipe de los Espíritus Celestiales" y también "Jefe o Cabeza de la Milicia Celestial".
El mismo nombre de Miguel, nos invita a darle honor, ya que su nombre evoca la batalla diaria que hemos de librar los Católicos contra los enemigos de Dios y de la Santa Iglesia, y es que Miguel significa "Quién como Dios". Por eso se le representa como un Ángel guerrero, espada en mano, pues capitaneó el Ejército de Dios que expulsó a los ángeles rebeldes de las esferas celestes; por eso es normal comprender que su sólo nombre causa pavor en el mismo infierno. ¡De cuántos males nos libraría en esta tierra si le fuésemos fieles devotos!.
San Miguel Arcángel, tiene además, como especial misión, presentar nuestras almas a Dios justo después de morir, en el momento del Juicio Particular; de alguna manera actuará como abogado o fiscal en nuestra causa y tratándose del Príncipe de los Ángeles, ¿acaso no influirá su intercesión por nosotros?. Otro motivo más para empezar a ser devotos sinceros de este Defensor de la Iglesia.
San Miguel es figura principal entre los que sirven inmediatamente al Trono del Señor y bajan a la tierra para anunciar o hacer cumplir Sus Designios. Fue Protector del Pueblo de Dios, de Israel, en la Antigua Ley, pero ahora lo es de la Iglesia de Cristo, en el Nuevo Testamento. En la Sagrada Escritura ha hallado su fundamento la Piedad popular de todos los tiempos para erigir a San Miguel en Príncipe de los Ejércitos Celestiales, guerrero victorioso en las luchas cósmicas contra el espíritu rebelde, el Dragón de las tinieblas.
Daniel, el Profeta de las Revelaciones Angélicas, nos da a conocer el nombre de nuestro Arcángel. Miguel, llamado gran jefe de los israelitas, que luchan por la liberación del pueblo de Dios, desterrado y sometido al dominio persa. Allí mismo se habla de los príncipes de Persia y de Grecia, refiriéndose, según el común sentir, a los Ángeles Guardianes de estas naciones.
El Apocalipsis, nos presenta a San Miguel en su misión definitiva, culminante. Ante la aparición de la Mujer, símbolo de la Purísima María y de la Santa Iglesia, con su Hijo, en el Cielo se traba una batalla. Miguel y el Dragón frente a frente, el Arcángel fiel contra el soberbio ángel de la luz. Cada uno manda un ejército de Ángeles. Vence San Miguel y el Dragón es precipitado y sepultado para siempre en el Infierno.

De esta visión del Profeta de Patmos se derivan las imágenes medievales del guerrero de alas brillantes con labrada armadura, al que no le falta la lanza que destruye al dragón, vencido a sus pies.
La Iglesia misma reconoce los privilegios de San Miguel en las Letanías de los Santos, en las que le asigna el primer lugar detrás de la Santísima Virgen, y es que, como enseña la Piedad tradicional, la poderosa protección del Arcángel guerrero, no nos abandona ni después de la muerte.
En el momento solemne de ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa por sus difuntos, la Santa Iglesia le invoca, para que presente las almas de los Fieles Difuntos ante la Luz Santa del Juicio Divino.