Clicks9
saavv
REFLEXION SOBRE LA PALABRA DE DIOS - DOMINGO 24º T.O. "A" REFLEXIÓN PARA EL DOMINGO 24º del T.O. “A” Mateo 18,21-35 Mensaje claro el que nos deja la palabra de Dios este domingo. Se resume en …More
REFLEXION SOBRE LA PALABRA DE DIOS - DOMINGO 24º T.O. "A"

REFLEXIÓN PARA EL DOMINGO 24º del T.O. “A”
Mateo 18,21-35

Mensaje claro el que nos deja la palabra de Dios este domingo. Se resume en una palabra: Perdón. Perdonar.

Que nadie se engañe diciendo: Dios es bueno y me va a perdonar. No lo hará “si cada uno no perdona de corazón a su hermano”, nos dice Jesús.

Dios no mira tanto lo que hacemos, cuanto lo que perdonamos. Perdonar es una forma excelsa de amar y sabemos que Dios es amor.

Jesús, a través del diálogo con Pedro y de la parábola de “Los dos deudores”, que contó a sus discípulos, les explicó claramente cómo debe ser el perdón.

- ¿Cuántas veces tengo que perdonar? Tantas cuantas Dios te ha perdonado y perdona… Dios te ha perdonado siempre, luego perdona siempre…

- ¿Cuánto tengo que perdonar? Todo, aunque sea mucho. Como ese rey de la parábola que, en un principio, perdonó a su criado su enorme deuda…

- ¿Cuándo hay que perdonar? Cuando te lo pidan y mucho mejor si te adelantas y lo haces antes de que te lo pidan...

- ¿Cómo hay que perdonar? “De corazón”, nos dice Jesús. Es decir con todo tu ser, como Dios perdona...

Nosotros solemos perdonar “de cabeza”. Y así razonamos diciéndonos: “Debo perdonar porque...”. Perdonamos “de boca”, es decir de lengua para afuera, pero no internamente… “De mano”, dándonos la mano, pero no el corazón… “De beso”, parecido al de Judas que señala una cosa pero en el fondo es otra… “De pie”, escapándonos cuando vemos al que debemos perdonar… “De ojos cerrados”, mirando para otro lado cuando nos encontramos con él para no verle…

Dios, a diferencia de nosotros, perdona siempre “de corazón”, de verdad, interna y externamente, con todo lo que él sabe y puede porque es rico en misericordia…

No te engañes. No serás perdonado, si no perdonas de corazón. Jesús a lo largo de su vida insistió mucho en el perdón. Lo hizo con sus enseñanzas como la del evangelio de hoy… Lo hizo con la oración, como en el padrenuestro donde a Dios le decimos: “perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”… Lo hizo sobre todo con el ejemplo de su vida: perdonó al publicano Zaqueo; a la mujer pecadora; a la Magdalena; a Judas; a Pedro; a los que le crucificaban… “Padre, perdónales porque no saben lo que hacen”…

Este lunes, día 14, se celebra en la Iglesia el día de la “exaltación de la santa cruz”. Recordamos y actualizamos la muerte de Cristo en la cruz, que el viernes santo no pudimos celebrar; pero sobre todo, celebremos el perdón que Dios nos concedió desde la cruz donde moría su Hijo.

Celébralo ya hoy domingo y hazlo perdonando de corazón a quien te haya ofendido. Para eso pregúntate: ¿Tengo que perdonar algo a alguien? ¿Me niego a aceptar el perdón de alguna persona que quiere reconciliarse conmigo? ¿Me dejo perdonar por Dios a través del sacramento de la confesión?