Los signos de los tiempos

Esta crisis "plandémica" global nos ha hecho entrar de lleno en la “recta final” que conduce inexorablemente a los tiempos escatológicos anunciados por el apóstol San Juan. El período conocido como “Apocalipsis” se refiere, bíblicamente, a la fase histórica que precederá la Parusía o regreso glorioso de Nuestro Señor Jesucristo, y su duración es de siete años. El libro de Daniel es claro al respecto: habla de una “semana de años”, conocida como la “septuagésima semana”, de su célebre profecía de las “setenta semanas”, en su capítulo noveno.

Esta semana de años aún no ha comenzado y, obviamente, ignoro cuando lo hará. Su inicio estará dado por la venida del profeta Elías para evangelizar al pueblo judío, cuya misión ocupará la primera mitad de la semana. La segunda mitad corresponderá al reinado universal del Anticristo. Esta semana de años -es decir, el Apocalipsis-, como es bien sabido, será un tiempo muy difícil de sobrellevar, para emplear un eufemismo. Nuestro Señor fue claro al respecto:

"Habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá" (Mt. 24, 21).

Para no sucumbir al desaliento tendremos que armarnos de mucha paciencia y encomendarnos de manera permanente a la protección de Dios, con total fe y esperanza en su ayuda y en su misericordia para con sus hijos fieles. Jesucristo nos enseñó que cuando estos tiempos arriben, a pesar de lo terriblemente difíciles que serán de soportar, lejos de dejarnos arrastrar por el desánimo y ser presa de la desesperación, nuestra esperanza deberá redoblar y nuestra alma henchirse de alegría y de expectación, puesto que esto significa que su retorno glorioso está muy próximo:

"Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca" (Lc. 21, 28).

Por tanto, velemos y oremos, para que, en estos tiempos aciagos, podamos perseverar en la fe, en la esperanza y en la caridad, a la espera de que se cumpla la promesa divina para con quienes lo aman y son fieles a su palabra:

“Los hombres prudentes resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que hayan enseñado a muchos la justicia, brillarán como las estrellas, por los siglos de los siglos.” (Dn. 12, 3).

VIDEO INTERESANTE PARA DISCERNIR LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS:

NO VOLVEREMOS A LA NORMALIDAD

PARA COMPRENDER LA NATURALEZA DE LOS TIEMPOS QUE SE AVECINAN RECOMIENDO VIVAMENTE LA LECTURA, ESTUDIO, MEDITACIÓN Y DIFUSIÓN DEL SIGUIENTE TEXTO:

La Parusía - Padre Juan Rovira S. J.


SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, EN VOS CONFÍO.

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, RUEGA POR NOSOTROS.


Para mayor información:

@Miles - Christi

@Miles - Christi - English
Miles - Christi and one more user link to this post