Clicks33
jamacor

8 reflexiones del director de la revista ‘La Nef’ sobre Traditonis Custodes

8 reflexiones del director de la revista ‘La Nef’ sobre Traditonis Custodes

Por INFOVATICANA | 22 julio, 2021

La Nef es una revista mensual francesa católica de amplia difusión y prestigiosos colaboradores. Su director, el periodista y escritor Christophe Geffroy, ha publicado las siguientes reflexiones en torno al último motu proprio de Francisco:

“La incomprensión es lo que predomina al leer el motu proprio Traditionis Custodes y la carta que lo acompaña a los obispos. No se entiende la justificación ni la necesidad de un texto así, y más aún porque el Papa ha legislado sobre la base de un argumento incompleto y de una información falsa.

1/ Argumento incompleto. Decir que el motu proprio Ecclesia Dei de Juan Pablo II estaba motivado sólo por «una razón eclesial para recomponer la unidad de la Iglesia» no es correcto. Ciertamente, esa fue una razón importante, pero hubo otra omitida por Francisco: «todos los pastores y demás fieles deben tener también una nueva conciencia no sólo de la legitimidad sino también de la riqueza que representa para la Iglesia la diversidad de carismas y tradiciones de espiritualidad y apostolado«. Esta diversidad constituye también la belleza de la unidad en la variedad: tal es la sinfonía que, bajo la acción del Espíritu Santo, la Iglesia terrenal eleva al cielo» (Ecclesia Dei n. 5-a).

2/ Informaciones falsas. El Papa Francisco afirma que la generosidad de Juan Pablo II y Benedicto XVI habría sido utilizada por los tradicionalistas para oponerse a la misa de Pablo VI y al Concilio Vaticano II poniendo en peligro la unidad de la Iglesia. Escribe: «La oportunidad ofrecida por San Juan Pablo II y con mayor magnanimidad aún por Benedicto XVI de restablecer la unidad del cuerpo eclesial, respetando las diversas sensibilidades litúrgicas, ha sido aprovechada para aumentar las distancias, endurecer las diferencias y construir oposiciones que hieren a la Iglesia y obstaculizan su progreso, exponiéndola al riesgo de la división. […] Pero también me entristece el uso instrumental del Missale Romanum de 1962, que se caracteriza cada vez más por un rechazo creciente no sólo de la reforma litúrgica, sino del Concilio Vaticano II, con la afirmación infundada e insostenible de que traicionó la Tradición y la «verdadera Iglesia». […] Es cada vez más evidente en las palabras y actitudes de muchos que existe una estrecha relación entre la elección de las celebraciones según los libros litúrgicos anteriores al Vaticano II y el rechazo de la Iglesia y sus instituciones en nombre de lo que consideran la «verdadera Iglesia». Es un comportamiento que contradice la comunión, alimentando este impulso de división«.

El propio vocabulario utilizado por Francisco es el de la Sociedad San Pío X: ¡la «verdadera Iglesia»! Ningún fiel de Roma lo utiliza. Así que su afirmación es cierta si nos limitamos a la Sociedad de San Pío X. Pero es falso si lo aplicamos a la inmensa mayoría del movimiento «Ecclesia Dei»; que haya casos que se correspondan con lo que dice el Papa es cierto, pero son muy minoritarios: ¿por qué aplicar un castigo colectivo por la culpa de unos pocos, no habría bastado con reprimir a esos? Evidentemente, no conocemos el mismo mundo tradicionalista que el Papa o sus asesores, porque simplemente no se corresponde con la realidad; ¡ellos lo ven como un mundo homogéneo que sería de hecho el de la Sociedad de San Pío X solamente! ¿Quién asesora y aconseja al Papa en estas cuestiones?

A partir de una información sesgada sobre la situación real, se hace creer que el Papa responde a una demanda que sólo es la de una pequeña minoría que siempre ha sido ferozmente hostil a la Forma Extraordinaria

3/ El objetivo del Papa… y sus previsibles consecuencias dramáticas: «Es en defensa de la unidad del Cuerpo de Cristo que me veo obligado a revocar la facultad concedida por mis predecesores. El uso distorsionado que se ha hecho de ella es contrario a las razones que les llevaron a conceder la libertad de celebrar la misa con el Missale Romanum de 1962”. Al pretender defender la unidad, este motu proprio traerá incomprensión, desconcierto, dramas y finalmente avivará las divisiones en lugar de reducirlas: ¡logrará lo contrario de su objetivo! De un plumazo, arrasa con 35 años de esfuerzos de Juan Pablo II y Benedicto XVI para calmar la situación y lograr una paz imperfecta pero real. Incluso la síntesis de la CEF, aunque no sea muy benévola con el mundo tradi, reconoció que Summorum Pontificum había conducido a una «situación calmada», lo que nuestra encuesta ha confirmado en gran medida (cf. el dossier sobre los «tradis» en La Nef n°338 de julio-agosto de 2021).

Reavivará la guerra litúrgica, exacerbará la resistencia de los tradicionalistas y, sobre todo, provocará una serie de marchas hacia la Sociedad de San Pío X (que debe estar encantada con este motu proprio que alimentará a sus tropas y confirmará lo que vienen repitiendo desde 1988, a saber, que no se puede confiar en Roma, confirmando así su rechazo a cualquier reconciliación), precisamente lo que Juan Pablo II y Benedicto XVI habían podido evitar con su atención al mundo tradicionalista. Estamos ante lo que va a ser un gran lío.

Añadamos una observación importante desde el punto de vista histórico y psicológico: Pablo VI estaba dispuesto a hacer concesiones sobre la misa si el arzobispo Lefebvre no rechazaba el Vaticano II (fue la famosa declaración del 21 de noviembre de 1974 contra la «Roma modernista» del Concilio la que causó el problema); pero Juan Pablo II y Benedicto XVI comprendieron que el apaciguamiento litúrgico era la condición necesaria para que los tradicionalistas con más reservas hacia el Vaticano II pudieran abrirse al Concilio y asimilarlo. Al restringir la misa, Francisco conseguirá el resultado contrario al legítimamente buscado.

4/ ¿Doble rasero? El tono del motu proprio y de la carta es tan duro y severo contra el tradicionalismo que uno no puede evitar pensar que estamos ante un doble rasero: mientras Francisco insiste tantas veces en la misericordia, en la indulgencia, en el perdón… mientras es tan paciente con la Iglesia de Alemania que está al borde del cisma, ¡él, el Padre común, no muestra ni la sombra de un signo de amor o de comprensión hacia los que, sin embargo, son una pequeña parte de su rebaño! A través de estos textos, los tradis aparecen como perjudiciales, que sólo se toleran en «reservas de indios» hasta que se asimilan, siendo el objetivo declarado hacerlos desaparecer (sin cuestionar nunca si podrían aportar algo a la Iglesia, en términos de juventud, dinamismo, vocaciones…). ¿Hay tantos católicos practicantes convencidos en Occidente que es necesario que el limitar drásticamente a algunos de ellos sea la prioridad?

La historia reciente ha demostrado que despreciar y perseguir así a los tradis no les ayuda a evolucionar; al contrario, suscita la resistencia de los más duros y se vuelven más rígidos, lo que va en contra del objetivo deseado de promover la unidad.

Rindamos aquí homenaje a la Conferencia Episcopal Francesa por su comunicado del 17 de julio, que muestra su estima por la «tradis»: «Ellos [los obispos] desean expresar a los fieles que celebran habitualmente según el misal de San Juan XXIII y a sus pastores, su atención, la estima que tienen por el celo espiritual de estos fieles y su determinación de proseguir la misión juntos, en la comunión de la Iglesia y según las normas vigentes”.

5/ El desprecio por la gran obra de Benedicto XVI. Estos dos textos del Papa destruyen sin ningún matiz la obra de reconciliación de Juan Pablo II y sobre todo de Benedicto XVI partiendo de un análisis de los hechos que es falso, y van hasta anular la aportación esencial del Papa emérito que había distinguido las dos formas ordinaria y extraordinaria del mismo rito romano. Al hacerlo así, el Papa está suprimiendo al mismo tiempo toda existencia jurídica de la antigua Forma Extraordinaria (como si ya no existiera), sumiendo así a la Iglesia de nuevo en una interminable disputa litúrgica sobre el estatus jurídico de la Misa de San Pío V. Volvemos al régimen de tolerancia en condiciones más severas que las de 1988, el del «paréntesis misericordioso»… ¡que ya casi no es misericordioso! Es decir, un retroceso de más de treinta años por un solo acto de gobierno.

6/ ¿Cuál es la estrategia final de Roma? Los dos textos de Francisco muestran muy claramente que el Papa quiere erradicar el mundo tradicionalista de la Iglesia, hacer que desaparezca la Misa de San Pío V: se hace todo lo posible para que este movimiento no crezca (prohibición de cualquier grupo nuevo y carrera de obstáculos para el sacerdote diocesano que quiera celebrar con el antiguo Ordo). Todo se hace para que a la larga la misa tradicional sólo se celebre en la Sociedad de San Pío X y sus satélites. Parece que la estrategia del Papa es empujar a los recalcitrantes hacia la Sociedad de San Pío X, para que allí se encuentre todo el mundo tradi: así estarán perfectamente controlados y aislados en una reserva de indios aislada de Roma y de las diócesis, pero con la que se mantiene un mínimo vínculo para evitar un cisma formal. Esto explica que el Papa ya no busque la reconciliación con la Sociedad de San Pío X, sino que se muestre muy generoso con ellos reconociendo la plena validez de los matrimonios y las confesiones, animándoles a ser recibidos en las iglesias durante las peregrinaciones, etc. Todo esto es coherente… y exactamente lo contrario de todos los esfuerzos pasados de Juan Pablo II y Benedicto XVI… por la unidad de la Iglesia.

7/ ¿Exclusivismo litúrgico? ¿No es este motu proprio una oportunidad para que los institutos que se niegan a celebrar la forma ordinaria (que, precisemos, son minoritarios dentro de la galaxia «Ecclesia Dei»), se pregunten muy seriamente sobre lo adecuada que es, litúrgica, teológica y eclesialmente, esta negativa? Desde 1988, los papas han invitado a no rechazar el principio mismo de la celebración del nuevo Ordo (es cierto que las posiciones de la Comisión Ecclesia Dei han sido más fluctuantes sobre el tema, no ayudando a clarificarlo), lo que no quita en absoluto el carisma propio de estos institutos sobre la misa antigua. Benedicto XVI fue muy explícito en su carta a los obispos en 2007 y, en este sentido, hay que decir que las líneas apenas se han movido desde entonces. Al obedecer al Papa en este punto crucial, ¿no están estos institutos demostrando, con su propio ejemplo, que Francisco se equivoca en su análisis?

8/ Conclusión. Todo esto es triste porque es injusto, por lo que es legítimo quejarse de ello, argumentar, pedir incansablemente una reforma de este motu proprio o una aplicación lo más flexible posible de este texto, respetando la autoridad y la función del Papa. Los obispos tendrán un papel esencial, todo dependerá de la forma en que apliquen este motu proprio; las primeras reacciones observadas son alentadoras, un gran agradecimiento a estos obispos que se preocupan por todo su rebaño. También les corresponde llevar a Roma información más precisa sobre lo que son realmente los tradicionalistas. La historia reciente ha demostrado que no acostumbran a dejarse hacer sin reaccionar: esperemos que la mayoría no vuelva a caer en una «resistencia» que se convierta en revuelta y desobediencia abierta. El ejemplo a no seguir es el del arzobispo Lefebvre y la Sociedad San Pío X, ya vemos a dónde conduce… Es duro sufrir por la Iglesia, pero no puede dejar de dar frutos…