Clicks8

Mayo Mes de María 💖 Día 23 ¡Las Virtudes de María!

Irapuato
1
Inmaculado Corazon de Maria Mayo Mes de María Día 23 "LAS VIRTUDES DE MARÍA" 💖 Profundicemos en las Virtudes de María, la Humildad de María: 1. María cultiva la humildad. 2. María acepta sin …More
Inmaculado Corazon de Maria
Mayo Mes de María
Día 23

"LAS VIRTUDES DE MARÍA" 💖

Profundicemos en las Virtudes de María, la Humildad de María:

1. María cultiva la humildad.

2. María acepta sin alardes los dones de Dios.

3. María se sitúa en segundo término.

4. María personifica la humildad.

Santa María, cuanto más se veía enriquecida más se humillaba recordando que todo era don de Dios. Dice san Bernardino que no hubo criatura en el mundo más exaltada que María porque no hubo criatura que más se humillase que María. Como ninguna cristiana, después del Hijo de Dios, fue elevada tanto en gracias y santidad, así ninguna descendió tanto al abismo de su humildad.
Dice Ricardo de San Lorenzo: María nos protege bajo el manto de su humildad.
Dice san Bernardo: Si no puedes imitar la virginidad de la humilde, imita la humildad de la Virgen. Ella siente aversión a los soberbios y llama hacia sí a los humildes.
Dice Ricardo de San Lorenzo: María nos protege bajo el manto de su humildad. Y le explicó que la consideración de su humildad es como un manto que da calor; y como el manto no da calor si no se lleva puesto, así se ha de llevar este manto, no sólo con el pensamiento, sino con las obras. De manera que mi humildad no aprovecha sino al que trata de imitarla. Por eso, hija mía, vístete con esta humildad.
San Gregorio Niceno, dice que para nuestra naturaleza caída no hay virtud que tal vez le resulte más difícil de practicar que la de la humildad. Pero la única manera de ser verdaderos hijos de María es siendo humildes.

Escribe san Bernardo: La Virgen conoce y ama a los que la aman, y está cerca de los que la invocan; sobre todo a los que ve semejantes a ella en la castidad y en la humildad. Por lo cual el santo exhorta a los que aman a María a que sean humildes: Esforzaos por practicar esta virtud si amáis a María.

2. Profundicemos también en el Amor de María a Dios:

1. María, Madre del perfecto amor a Dios.

2. María amó a Dios en plenitud.

3. María hizo de su vida un acto de amor continuo.

4. María desea que amemos a Dios.

María, Madre del perfecto amor a Dios Dice san Anselmo: Donde hay mayor pureza, allí hay más amor. Cuanto más puro es un corazón y más vacío de sí mismo, tanto más estará lleno de amor a Dios.
María santísima, porque fue humilde y vacía de sí misma, por lo mismo estuvo llena del divino amor, de modo que progresó en ese amor a Dios más que todos los hombres y todos los ángeles juntos.

San Francisco de Sales la llamó con razón la reina del amor. Dice san Bernardo, de tal manera hirió y traspasó el alma de María que no quedó en ella nada que no tuviera la herida del amor, de modo que cumplió sin defecto alguno este mandamiento. María podía muy bien decir: Mi amado se me ha entregado a mí y yo soy toda para mi amado.

Dice san Jerónimo: Estaba del todo incendiada con el divino amor, de modo que nada mundano estorbaba el divino afecto, sino que todo era un ardor continuo y un éxtasis en el piélago del amor. El corazón de María era todo fuego y todo llamas, como se lee en los Sagrados Cantares: “Dardos de fuego son sus saetas, una llama de Yavé” (Ct 8, 6).
Fuego que ardía desde dentro, como explica san Anselmo, y llamas hacia fuera iluminando a todos con el ejercicio de todas las virtudes.

Dice san Ildefonso, el Espíritu Santo inflamó del todo a María como el fuego al hierro, de manera que en ella sólo se veía la llama del Espíritu Santo, y por tanto sólo se advertían en ella las llamas del divino amor.
Dice santo Tomás de Villanueva que fue símbolo del corazón de la Virgen la zarza sin consumirse que vio Moisés.

Las Glorias de María.

PRÁCTICA DE AMOR A MARÍA: 💖

Mostrar interés por las cofradías de María Santísima, adornar sus altares, coronar y embellecer sus imágenes

ORACIÓN: 💕

Virgen María, Madre mía, alcánzanos verdadera enmienda y el amor de Dios, la perseverancia y el paraíso. Te pedimos gracias enormes, pero ¿es que no puedes conseguirlo todo? ¿Son demasiado para el amor que Dios te tiene? Te basta desplegar los labios y rogar a tu Hijo que nada te niega. Ruega, María, ruega por nosotros; ruega, que ciertamente serás oída, y nosotros ciertamente nos salvaremos.

Las Glorias de María.
Irapuato