Clicks60

SANTA ROSA DE LIMA - PELICULA

FRASES DE SANTA ROSA DE LIMA Aparte de la cruz, no hay otra escalera por la que podamos llegar al cielo. El amor es duro, pero es nuestra esencia. Eso es lo que nos eleva por encima del resto de …More
FRASES DE SANTA ROSA DE LIMA

Aparte de la cruz, no hay otra escalera por la que podamos llegar al cielo.
El amor es duro, pero es nuestra esencia. Eso es lo que nos eleva por encima del resto de las criaturas.
El don de la gracia aumenta a medida que la lucha aumenta.
Cuando servimos a los pobre y a los enfermos, servimos a Jesús. No debemos dejar de ayudar a nuestros vecinos porque en ellos servimos a Jesús.

1- El amor es duro, pero es nuestra esencia. Eso es lo que nos eleva por encima del resto de las otras criaturas.
2- Aparte de la cruz, no hay otra escalera por la que podamos llegar al cielo.
3- Cuando servimos a los pobres y a los enfermos, servimos a Jesús. No debemos dejar de ayudar a nuestros vecinos porque en ellos servimos a Jesús.
4- No quiero esposo mío más riquezas, que adorarte, ni otro deseo que servirte. Pero cómo lo haré sin tu amparo?
5- La gracia va acompañada de la cruz.
6- Oh Santo Rosario que contienes todos los méritos de la oración vocal y toda la virtud de la oración mental.
7- Conozcan todos que la gracia sigue a la tribulación. Sepan que sin el peso de las aflicciones no se llega al colmo de la gracia.
Comprendan que, conforme al acrecentamiento de los trabajos, se aumenta juntamente la medida de los carismas.
8- Que no se adquiere gracia sin padecer aflicciones; hay necesidad de trabajos y más trabajos, para conseguir la participación íntima de la divina naturaleza, la gloria de los hijos de Dios y la perfecta hermosura del alma.
9- Ya no podía el alma detenerse en la cárcel del cuerpo, sino que se debía romper la prisión y, libre y sola, con más agilidad, debía ir por el mundo, proclamando el amor de Dios.
10- «¡Oh, si conociesen los mortales qué gran cosa es la gracia, qué hermosa, qué noble, qué preciosa, cuántas riquezas esconde en sí, cuántos tesoros, cuántos júbilos y delicias!