Clicks9

Tomo I Capítulo 19 a 20 (323): MÍSTICA CIUDAD DE DIOS

CAPITULO 19 Contiene la última parte del capítulo 21 del Apocalipsis en la concepción de María Santísima. 283. El texto de la última y tercera parte del Apocalipsis, capítulo 21, que voy explicando…More
CAPITULO 19

Contiene la última parte del capítulo 21 del Apocalipsis en la concepción de María Santísima.

283. El texto de la última y tercera parte del Apocalipsis, capítulo 21, que voy explicando, es como se sigue: Y los fundamentos del muro de la ciudad estaban adornados con todas las preciosas piedras. El primer fundamento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, calcedonio; el cuarto, esmeralda; el quinto, sardonio; el sexto, sandio; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el nono, topacio; el décimo, crisoprasio; el undécimo, jacinto; el duodécimo, ametisto. Y las doce puertas son doce margaritas por cada una; y cada puerta de cada margarita, y la plaza de la ciudad, oro limpio como vidrio lucidísimo. Y no vi templo en ella, porque e1 Señor Dios omnipotente es su templo, y el Cordero. Y la ciudad no ha menester sol ni luná que le den luz, porque la claridad de Dios la iluminó, y su lucerna es el Cordero. Y las gentes caminarán con su luz, y los reyes de la tierra llevarán a ella su honor y su gloria. Y sus puertas no estarán cerradas por el día; que allí no se hallará noche. No entrará en ella cosa alguna manchada, o que comete abominación y mentira, mas de aquellos que están escritos en el libro de la vida del Cordero. Hasta aquí llega la letra y texto del capítulo 21 que voy declarando.

284. Habiendo elegido el altísimo Dios esta ciudad santa de María para su habitación, la más proporcionada y agradable que fuera de sí mismo en pura criatura podía tener, no era mucho que de los tesoros de su divinidad y méritos de su Hijo santísimo fabricase los fundamentos del muro de su ciudad adornados con todo género de piedras preciosas; para que con igual correspondencia, la fortaleza y seguridad –que son los muros– y su hermosura y alteza de santidad y dones –que son las piedras preciosas– y su concepción –que es el fundamento del muro– fuesen proporcionadas en sí mismas y con el fin altísimo para que la fundaba, que era vivir en ella por amor y por la humanidad que recibió en su virginal vientre. Todo esto dijo el evangelista como lo conoció en María santísima, porque a su dignidad y santidad, y a la seguridad que pedía el haber de vivir Dios en ella como en fortaleza invencible, le convenía que los fundamentos de sus muros, que eran los primeros principios de su concepción inmaculada, se fabricasen de todo género de virtudes y en grado eminentísimo y tan precioso, que no se hallasen otras piedras más ricas para fundamento de este muro.

285. El primer fundamento o piedra, dice que era de jaspe, cuya variedad y fortaleza dice la constancia o fortaleza que le fue infundida a esta gran Señora en el punto de su concepción santísima, para que con aquel hábito quedara dispuesta por el discurso de su vida para obrar todas las virtudes con invencible magnificencia y constancia. Y porque estas virtudes y hábitos que se le concedieron e infundieron a María santísima en el instante de su concepción, significadas por estas piedras preciosas, tuvieron singulares privilegios que le concedió el Altísimo en cada una de estas doce piedras, los manifestaré como me fuere posible, para que se entienda el misterio que encierran los doce fundamentos de la ciudad de Dios. En este hábito de fortaleza general se le concedió especial superioridad y como imperio sobre la antigua serpiente, para que la pudiese rendir, vencer y sujetar, y para que a todos los demonios les pusiese un género de terror, que huyesen de ella y de muy lejos la temiesen, como temblando de acercarse a su divina presencia; y por esto no llegaban a María santísima sin ser afligidos con gran pena. Anduvo tan liberal la divina providencia con Su Alteza, que no sólo no la entró en las leyes comunes de los hijos del primer padre, librándola de la culpa original y de la sujeción al demonio que contraen los que en ella son comprendidos, sino que apartándola de todos estos daños, juntamente la concedió el imperio que perdieron todos los hombres contra los demonios, por no haberse conservado en el estado de la inocencia. Y a más de esto, por ser Madre del Hijo del eterno Padre, que bajó a sus entrañas a destruir el imperio –de maldad de estos enemigos, se le concedió a la eminentísima Señora potestad real, participada del ser de Dios, con que sujetaba a los demonios y los enviaba repetidas veces a las cavernas infernales, como adelante diré2 .

286. El segundo es zafiro. Esta piedra imita al color del cielo sereno y claro y señala unos como punticos o átomos de oro refulgente, que significa la serenidad y tranquilidad que concedió el Altísimo a los dones y gracias de María santísima, para que siempre gozase, como cielo inmutable, de una paz serena y sin nubes de turbación, descubriéndose en este sereno unos visos de divinidad desde el instante de su concepción inmaculada, así por la participación y similitud que tenían sus virtudes de los atributos divinos, en especial con el de la inmutabilidad, como porque muchas veces, siendo viadora, se le corrió la cortina y vio claramente a Dios, como adelante diré3 ; concediéndola Su Majestad en este don singular privilegio y virtud para comunicar sosiego y serenidad de entendimiento a quien la pidiere por medio de su intercesión. Así la pidieran todos los católicos, a quienes las tormentas inquietas de los vicios tienen mareados y turbados, como la consiguieran.

287. El tercero es calcedonio. Toma el nombre esta piedra de la provincia donde se halla, que se llama Calcedonia. Es del color del carbunco, y de noche imita su resplandor al de una linterna. El misterio de esta piedra es manifestar el nombre de María santísima y su virtud. Tomóle de esta provincia del mundo donde se halló, llamándose hija de Adán como los demás, y María, que mudado el acento en latín significa los mares; porque fue el océano de las gracias y dones de la divinidad. Y vino al mundo por medio de su concepción purísima, para anegarle e inundarle con ellas, absorbiendo la malicia del pecado y sus efectos, y desterrando las tinieblas del abismo con la luz de su espíritu iluminado con la lumbre de la sabiduría divina. Concedióla el Altísimo, en correspondencia de este fundamento, especial virtud para que por medio de su nombre santísimo de María ahuyentase las espesas nubes de la infidelidad y destruyese los errores de las herejías, paganismo, idolatría, y todas las dudas de la fe católica. Y si los infieles se convirtiesen a esta luz, invocándola, cierto es que muy presto sacudirían de sus entendimientos las tinieblas de sus errores y todos se anegarían en este mar por la virtud de lo alto, y para esto le fue concedida.

288, El cuarto fundamento es esmeralda, cuyo coor verde y alegre, recrea la vista sin fatigarla, y declara misteriosísimamente la gracia que recibió María santísima en su concepción, para que siendo amabilísima y graciosa en los ojos de Dios y de las criaturas, sin ofender jamás su dulcísimo nombre y memoria, conservase en sí misma el verdor y fuerza de la santidad, virtudes y dones que recibiese y se le concediesen. Y diole actualmente en esta correspondencia el Altísimo, que pudiese distribuir este beneficio, comunicándole a sus fieles devotos que para conseguir la perseverancia y firmeza en la amistad de Dios y en las virtudes la llamaren.

289. El quinto es sardonio. Esta piedra es transparente y su color más imita al encarnado claro, aunque comprende parte de tres colores: abajo negro, en medio blanco y en lo alto nácar, y todo hace una variedad graciosa. El misterio de esta piedra y sus colores fue significar juntamente a la Madre y al Hijo santísimo que había de engendrad. Lo negro dice en María la parte inferior y terrena del cuerpo negrecido por la mortificación y trabajos que padeció, y lo mismo de su Hijo santísimo afeado por nuestras culpas4 . Lo blanco dice la pureza del alma de la Madre Virgen, y la, misma de Cristo, nuestro bien. Y lo encarnado declara en la humanidad la divinidad unida hipostáticamente, y en la Madre manifiesta el amor que de su Hijo santísimo participó, con todos los resplandores de la divinidad que se le comunicaron. Fuele concedido por este fundamento a la gran Reina del cielo, que por su intercesión y ruegos fuese eficaz con sus devotos el valor, suficiente para todos, de la encarnación y redención; y que asimismo para conseguir este beneficio, les alcanzase devoción particular con los misterios y vida de Cristo Señor nuestro.

290. El sexto, sardio. Esta piedra también es transparente y, por lo que imita a a llama clara del fuego, fue símbolo del don que se le concedió a la Reina del cielo de arder su corazón en el divino amor incesantemente, como la llama del fuego, porque nunca hizo intervalo, ni se aplacó la llama de este incendio en su pecho; antes desde el instante de su concepción, donde y cuando se encendió este fuego, siempre creció más, y en el estado supremo que pudo caber en pura criatura, arde y arderá por todas las eternidades. Fuele concedido aquí a María santísima privilegio especial para dispensar con esta correspondencia el influjo del Espíritu Santo, y su amor y dones, a quien le pidiere por ella.

291. El séptimo, crisólito. Esta piedra imita en su color al oro refulgente con alguna similitud de lumbre o fuego, y ésta se descubre más en la noche que en el día. Declara en María santísima el ardiente amor que tuvo a la Iglesia militante y a sus misterios y ley de gracia en especial. Y lució más este amor en la noche que cubrió la Iglesia con la muerte de su Hijo santísimo y en el magisterio que tuvo esta gran Reina en los principios de la ley evangélica y en el afecto con que pidió su establecimiento y de sus sacramentos; cooperando a todo –como en sus lugares diré5 – con el ardentísimo amor que tuvo a la salud humana; y ella sola fue la que supo y pudo dignamente hacer el aprecio debido de la ley santísima de su Hijo. Con este amor fue prevenida y dotada, desde su inmaculada concepción, para coadjutora de Cristo nuestro Señor; y se le concedió especial privilegio para alcanzar gracia a quien la llamare, con que se dispongan para recibir los sacramentos de la santa Iglesia con fruto espiritual y no poner óbice en sus efectos.

292. El octavo, berilo. Este es de color verde y amarillo, pero más tiene de verde, con que imita y parece a la oliva, y resplandece brillantemente. Representa las singulares virtudes de fe y esperanza que fueron dadas a María santísima en su concepción, con especial claridad para que emprendiese y obrase cosas arduas y superiores, como en efecto las hizo por la gloria de su Hacedor. Fuele concedido con este don que diese a sus devotos esfuerzo de fortaleza y paciencia en las tribulaciones y dificultades de los trabajos, y que dispensase de aquellas virtudes y dones en virtud de la divina fidelidad y asistencia del Señor.

293. El noveno, topacio. Esta piedra es transparente, de color morado, y de valor y estima. Fue símbolo de la honestísima virginidad de María Señora nuestra junto con ser Madre del Verbo humanado, y todo fue para Su Alteza de grande y singular estimación, con humilde agradecimiento que le duró toda la vida. En el instante de su concepción pidió al Altísimo la virtud de la castidad, y se la ofreció para lo restante de ser viadora; y conoció entonces que le era concedida esta petición sobre sus votos y deseos; y no sólo para sí, sino que la concedió el Señor que fuese maestra y guía de las vírgenes y castas, y que por su intercesión alcanzasen estas virtudes sus devotos y la perseverancia en ellas.

294. El décimo es crisoprasio, cuyo color es verde; muestra algo de oro. Significa la muy firmísima esperanza que se le concedió a María santísima en su concepción, retocada con el amor de Dios que la realzaba. Y esta virtud fue inmóvil en nuestra Reina, como convenía para que a las demás comunicase este mismo efecto; porque su estabilidad se fundaba en la firmeza inmutable de su ánimo generoso y alto en todos los trabajos y ejercicios de su vida santísima, en especial en la muerte y pasión de su benditísimo Hijo. Concediósele con este beneficio que fuese eficaz medianera con el Altísimo para alcanzar esta virtud de la firmeza en la esperanza para sus devotos.

295. Undécimo, jacinto, que muestra el color violado perfecto. Y en este fundamento se encierra el amor que tuvo María santísima, infuso en su concepción, de la redención del linaje humano, participado de antemano del que su Hijo y nuestro Redentor había de tener para morir por los hombres. Y como de aquí se había de originar todo el remedio del pecado y justificación de las almas, se le concedió a esta gran Reina especial privilegio con este amor, que le duró desde aquel primer instante, para que por su intercesión ningún género de pecadores, por grandes y abominables que fuesen, si la llamasen de veras, fuesen excluidos del fruto de la redención y justificación, y que por esta poderosa Señora y Abogada alcanzasen la vida eterna.

296. E1 duodécimo, ametisto, de color refulgente con visos violados. El misterio de esta piedra o fundamento corresponde en parte al primero; porque significa un género de virtud que se le concedió en su concepción a María santísima contra las potestades del infierno, para que sintiesen los demonios que salía de ella una fuerza, aunque no les mandase ni obrase contra ellos, que les afligía y atormentaba si querían acercarse a su persona. Y fuele concedido este privilegio como consiguiente al incomparable celo que esta Señora tenía que exaltar y defender la gloria de Dios y su honra. Y en virtud de este singular beneficio tiene María santísima particular potestad para expeler los demonios de los cuerpos humanos con la invocación de su dulcísimo nombre, tan poderoso contra estos espíritus malignos que en oyéndole quedan rendidas y quebrantadas sus fuerzas.

Estos son en suma los misterios de los doce fundamentos sobre que edificó Dios su ciudad santa de María; y aunque contienen otros muchos misterios y sacramentos de los favores que recibió, que no puedo explicarlos, pero en el discurso de esta Historia se irán manifestando, como el Señor me diere luz y fuerzas para decirlo.

297. Prosigue y dice el evangelista que las doce puertas son doce margaritas, por cada una puerta una margarita. El número de tantas puertas de esta ciudad manifiesta que por María santísima, y por su inefable dignidad y merecimientos, se hizo tan feliz como franca la entrada para la vida eterna. Y era como debido y correspondiente a la excelencia de esta eminente Reina, que en ella y por ella se magnificase la misericordia infinita del Altísimo, abriéndose tantos caminos para comunicarse la divinidad, y para entrar a su participación todos los mortales por medio de María purísima, si quisieren entrar por sus méritos e intercesión poderosa. Pero el precio, grandiosidad, hermosura y belleza de estas doce puertas, que eran de margaritas o perlas, declara el valor de la dignidad y gracias de esta Emperatriz de las alturas y la suavidad de su nombre dulcísimo para atraer a Dios a los mortales. Conoció María santísima este beneficio del Señor, de que la hacía medianera única del linaje humano y despensera de los tesoros de su divinidad por su Hijo unigénito. Y con este conocimiento supo la prudente y oficiosa Señora hacer tan preciosos y tan hermosos los merecimientos de sus obras y dignidad, que es asombro de los bienaventurados del cielo, y por eso fueron las puertas de esta ciudad preciosas margaritas para el Señor y los hombres.

298. En esta correspondencia dice que la plaza de esta ciudad era oro purísimo como vidrio lucidísimo. La plaza de esta ciudad de Dios, María santísima, es el interior, donde, como en plaza y lugar común, concurren todas las potencias y asiste el comercio y trato de la república del alma y todo lo que entra en ella por los sentidos o por otros caminos. Esta plaza en María santísima fue oro lucidísimo y purísimo, porque estaba como fabricada de sabiduría y amor divino. Nunca hubo allí tibieza, ni ignorancia o inadvertencia; todos sus pensamientos fueron altísimos, y sus afectos inflamados en inmensa caridad. Y en esta plaza se consultaron los misterios altísimos de la divinidad; allí se despachó aquel fiat mihi6 , etc., que dio principio a la mayor obra que Dios ha hecho ni hará jamás; allí se formaron y consultaron innumerables peticiones para el tribunal de Dios en favor del linaje humano; allí están depositadas las riquezas que bastan para sacar de pobreza a todo el mundo, si todos entraren al comercio de esta plaza. Y aun será también plaza de armas contra el demonio y todos los vicios; pues en el interior de María purísima estaban las gracias y virtudes que a ella la hicieron terrible contra el infierno, y a nosotros nos darían virtud y fuerzas para vencerle.

299. Dice más: Que en la ciudad no hay templo, porque el Señor Dios omnipotente es su templo, y el Cordero. El templo en las ciudades sirve para el culto y oración que damos a Dios, y fuera grande falta si en la ciudad de Dios no hubiera templo, cual a su grandeza y excelencia convenía. Pero en esta ciudad de María santísima hubo tan sagrado templo, que el mismo Dios omnipotente y el Cordero, que son la divinidad y humanidad de su Hijo unigénito, fueron templo suyo, porque en ella estuvieron como en su lugar legítimo y templo, donde fueron adorados y reverenciados en espíritu y verdad, más dignamente que en todos los templos del mundo. Fueron también templo de María purísima, porque ella estuvo comprendida y rodeada y como encerrada en la divinidad y humanidad, sirviéndola de su habitación y tabernáculo. Y como estando en él nunca cesó de adorar, dar culto y orar al mismo Dios y al Verbo humanado en sus entrañas, por eso estaba en Dios y en él Cordero como en templo, pues al templo no le conviene menos que la santidad continua en todos tiempos. Y para considerar esta divina Señora dignamente, siempre la debemos imaginar en la misma divinidad encerrada como en templo, y en su Hijo santísimo; y allí entenderemos qué actos y operaciones de amor, adoración y reverencia haría; qué delicias sentiría con el mismo Señor y qué peticiones haría en aquel templo tan en favor del linaje humano; que como veía en Dios la necesidad grande de reparo que tenía, se encendía en su caridad, clamaba y pedía de lo íntimo del corazón por la salud de los mortales.

300. También dice el evangelista: Que la ciudad no ha menester sol ni luna que la den luz, porque la claridad de Dios la iluminó, y su lucerna es el Cordero. A la presencia de otra claridad mayor y más refulgente que la del sol y de la luna, no son éstas necesarias, como sucede en el cielo empíreo, que allí hay claridad de infinitos soles y no hace falta éste que nos alumbra, aunque es tan resplandeciente y hermoso. En María santísima, nuestra Reina, no fue necesario otro sol ni luna de criaturas, para que la enseñasen o alumbrasen, porque sola sin ejemplo agradó y complació a Dios; ni tampoco su sabiduría, santidad y perfección de obrar pudo tener otro maestro y árbitro menos que al mismo sol de justicia y a su Hijo santísimo. Todas las demás criaturas fueron ignorantes para enseñarla a merecer ser Madre digna de su Criador; pero en esta misma escuela aprendió a ser humildísima y obedientísima entre los humildes y obedientes, pues no por ser enseñada del mismo Dios dejó de preguntar y obedecer hasta a los más inferiores en las cosas que convenía obedecerlos, antes, como discípula única del que enmienda a los sabios, aprendió esta divina filosofía de tal Maestro. Y salió tan sabia, que pudo decir el evangelista:

301. Y las gentes caminarán con su luz: porque si Cristo Señor nuestro llamó a los doctores y santos luces encendidas8 y puestas sobre el candelero de la Iglesia para que la ilustrasen, y del resplandor y de la luz que han derramado los Patriarcas, Profetas, Apóstoles, Mártires y Doctores, han llenado a la Iglesia católica de tanta claridad que parece un cielo con muchos soles y lunas ¿qué se podrá decir de María santísima, cuya luz y resplandor excede incomparablemente a todos los maestros y doctores de la Iglesia y a los mismos ángeles del cielo? Si los mortales tuvieran claros ojos para ver estas luces de María santísima, ella sola bastaba para iluminar a todo hombre que viene al mundo9 y encaminarlos por las sendas rectas de la eternidad. Y porque todos los que han llegado al conocimiento de Dios han caminado con la luz de esta ciudad santa, dice san Juan: Que las gentes caminarán con su luz. Y a esto se seguirá también:

302. Y los reyes de la tierra llevarán a ella su honor y su gloria. Muy felices serán los reyes y los príncipes que en sus personas y monarquías trabajaren con dichoso desvelo para cumplir esta profecía. Todos debían hacerlo; pero serán bienaventurados los que lo hicieren, convirtiéndose con afecto íntimo del corazón a María santísima, empleando la vida, la honra, las riquezas y grandeza de sus fuerzas y estados en la defensa de esta ciudad de Dios y en dilatar su gloria por el mundo y engrandecer su nombre por la Iglesia santa, y contra la osadía loca de los infieles y herejes. Con dolor íntimo me admiro de los príncipes católicos que no se desvelen para obligar a esta Señora e invocarla, para que en sus peligros, que en los príncipes son mayores, tengan su refugio y protección, intercesora y abogada. Y si los peligros son grandes en los reyes y potentados, acuérdense que no es menor su obligación de ser agradecidos, pues dice de sí misma esta divina Reina y Señora que por ella reinan los reyes y mandan los príncipes, y los grandes y poderosos administran justicia, ama a los que la aman y los que la ilustraren alcanzarán la vida eterna, porque obrando en ella no pecarán10

303. No quiero ocultar la luz que muchas veces se me ha dado, y señaladamente en este lugar, para que la manifieste. En el Señor se me ha mostrado que todas las aflicciones de la Iglesia católica, y los trabajos que padece el pueblo cristiano, siempre se han reparado por medio de la intercesión de María santísima; y que en el afligido siglo de los tiempos presentes, cuando la soberbia de los herejes tanto se levanta contra Dios y su Iglesia llorosa y afligida, sólo tienen un remedio tan lamentables miserias; y éste es convertirse los reinos y los reyes católicos a la Madre de la gracia y misericordia, María santísima, obligándola con algún singular servicio en que se acreciente y dilate su devoción y gloria por toda la redondez de la tierra, para que, inclinándose a nosotros, nos mire con misericordia. En primer lugar alcance gracia de su Hijo santísimo, con que se reformen los vicios tan desbocados como el enemigo común ha sembrado en el pueblo cristiano, y con su intercesión aplaque la ira del Señor que tan justamente nos castiga y amenaza con mayor azote y desdichas. De esta reformación y enmienda de nuestros pecados se seguirá en segundo lugar la victoria contra los infieles y extirpación de las falsas sectas que oprimen la Iglesia santa, porque María santísima es el cuchillo que las ha de extinguir y degollar en el mundo universo.

304. Hoy experimenta el mundo el daño de este olvido, y si los príncipes católicos no tienen prósperos sucesos en el gobierno de sus reinos, en su conservación y aumento de la fe católica, en la expugnación de sus enemigos, en las victorias o guerras contra los infieles, todo sucede porque no atinan con este norte que los encamine, ni han puesto a María por principio y fin inmediato de sus obras y pensamientos, olvidados que esta Reina anda en los caminos de la justicia para enseñarla y llevarlos por ella y enriquecer a los que la aman11.

305. ¡Oh Príncipe y Cabeza de la santa Iglesia católica y Prelados que también os llamáis príncipes de ella! ¡Oh católico Príncipe y Monarca de España12 , a quien por obligación natural, por singular afecto y por orden del Altísimo enderezo esta humilde pero verdadera exhortación! arrojad vuestra corona y monarquía a los pies de esta Reina y Señora del cielo y de la tierra; buscad a la Restauradora de todo el linaje humano; acudid a la que con el poder divino es sobre todo el poder de los hombres y del infierno; convertid vuestros afectos a la que tiene en su mano las llaves de la voluntad y tesoros del Altísimo; llevad vuestra honra y gloria a esta ciudad santa de Dios, que no la quiere porque la ha menester para acrecentar la suya sino antes para mejorar y dilatar la vuestra; ofrecedle con vuestra piedad católica y de todo corazón algún obsequio grande y agradable, en cuya recompensa están librados infinitos bienes, la conversión de gentiles, la victoria contra herejes y paganos, la paz y tranquilidad de la Iglesia, nueva luz y auxilios para mejorar las costumbres y haceros rey grande y glorioso en esta vida y en la otra.

306. ¡Oh reino y monarquía de España católica, y por esto dichosísima, si a la firmeza y celo de tu fe que sobre tus méritos has recibido de la omnipotente diestra, añadieses tú el temor santo de Dios, correspondiente a la profesión de esta fe, señalada entre las naciones de todo el orbe! ¡Oh, si para conseguir este fin y corona de tus felicidades, todos tus moradores se levantasen con ardiente fervor en la devoción de María santísima! ¡Cómo resplandecería tu gloria, cómo serías iluminada, cómo, amparada y defendida de esta Reina, y tus católicos reyes enriquecidos de tesoros de lo alto, y por su mano la suave ley del Evangelio propagada por todas las naciones! Advierte que esta gran Princesa honra a los que la honran, enriquece a los que la buscan, ilustra a los que la ilustran y defiende a los que en ella esperan; y para hacer contigo estos oficios de madre singular y usar de nuevas misericordias, te aseguro que espera y desea que la obligues y solicites su maternal amor. Pero también advierte que Dios de nadie necesita13 y es poderoso para hacer de piedras hijos de Abrahán14 ; y si de tanto bien te haces indigna, puede reservar esta gloria para quien él fuere servido y menos lo desmereciere.

307. Y porque no ignores el servicio con que hoy se dará por obligada esta Reina y Señora de todos, entre muchos que te enseñará tu devoción y piedad, atiende al estado que tiene el misterio de su inmaculada Concepción en toda la Iglesia y lo que falta para asegurar con firmeza los fundamentos de esta ciudad de Dios. Y nadie juzgue esta advertencia como de mujer flaca e ignorante, o nacida de particular devoción y amor a mi estado y profesión debajo de este nombre y religión de María sin pecado original, pues para mí me basta mi creencia y luz que en esta Historia he recibido; no es para mí esta exhortación, ni yo la diera por sólo mi juicio y dictamen; obedezco en ella al Señor que da lengua a los mudos, hace prestas las de los niños infantes15.Y quien se admirare de esta liberal misericordia, advierta lo que de esta Señora añade el evangelista, diciendo:

308. Y sus puertas no estarán cerradas por el día, que allí no hay noche. Las puertas de la misericordia de María santísima nunca estuvieron ni están cerradas, ni hubo en ella noche de culpa, desde el instante primero de su ser y concepción, que cerrase las puertas de esta ciudad de Dios, como en los demás santos. Y como en un lugar donde las puertas están siempre patentes, salen y entran libremente todos los que quieren, a todos tiempos y horas, así a ninguno se le pone entredicho de los mortales para que entre con libertad al comercio de la divinidad por las puertas de la misericordia de María purísima, donde tiene estanco el tesoro del cielo, sin limitación de tiempo, lugar, edad, ni sexo. Todos han podido entrar desde su .fundación; que para eso la fundó el Altísimo con tantas puertas, y éstas no cerradas, sino abiertas y francas, y a la luz; porque desde su concepción purísima comenzaron a salir misericordias y beneficios por estas puertas para todo el linaje humano. Pero no porque tiene tantas puertas para que salgan por ellas las riquezas de la divinidad, deja de estar segura de enemigos. Y por eso añade el texto:

309. No entrará en ella cosa manchada, o que cometiere abominación y mentira, mas de aquellos que están escritos en el libro de la vida del Cordero. Renovando el evangelista el privilegio de las inmunidades de esta ciudad de Dios, María, dio fin a este capítulo 21, asegurándonos que en ella no entró cosa manchada, porque se le dio alma y cuerpo inmaculados. Y no se pudiera decir que no había entrado en ella cosa sin mancha, si hubiera tenido la de la culpa original, pues aun por esta puerta no entran las manchas o máculas de los pecados actuales. Todo lo que entró en esta ciudad santa fue lo que estaba escrito en la vida del Cordero, porque de su Hijo santísimo se tomó el padrón y original para formarla, y de ningún otro se pudo copiar virtud alguna de María santísima, por pequeña que fuese, si en ella pudiera haber alguna pequeña. Y si a esta puerta de María corresponde el ser ciudad de refugio para los mortales, es con condición que tampoco ha de tener parte ni entrada en ella el que cometiere abominación y mentira. Mas no por esto se despidan los manchados y pecadores hijos de Adán de llegar a las puertas de esta ciudad santa de Dios, que si llegan reconocidos y humillados a buscar la limpieza de la gracia, en estas puertas de la gran Reina la hallarán y no en otras. Limpia es, pura es, abundante es, y sobre todo es Madre de la misericordia, dulce, amorosa y poderosa para enriquecer nuestra pobreza y limpiar las máculas de todas nuestras culpas.

Doctrina que me dio la Reina en estos capítulos.

310. Hija mía, grande enseñanza y luz encierran los misterios de estos capítulos, aunque en ellos has dejado de decir muchas cosas. Pero de todo lo que has entendido y escrito trabaja para que te aproveches y no recibas la luz de la gracia en vano16 . Y lo que brevemente quiero de ti que adviertas es que, por haber sido tú concebida en pecado, descendiente de tierra y con inclinaciones terrenas, no por eso desmayes en la batalla de las pasiones hasta vencerlas, y en ellas a tus enemigos, pues con las fuerzas de la gracia del Altísimo, que te ayudará, te puedes levantar sobre ti misma y hacerte descendiente del cielo, donde viene la gracia. Y para que lo consigas ha de ser tu continua habitación las alturas, estando tu mente fija en el conocimiento del ser inmutable y perfecciones de Dios, sin consentir que de allí te derribe la atención de otra cosa alguna, aunque sea de las cosas necesarias. Y con esta incesante memoria y vista interior de la grandeza de Dios estarás dispuesta en todo lo demás para obrar lo más perfecto de las virtudes, y te harás idónea para recibir el influjo del Espíritu Santo y sus dones, y llegar al estrecho vínculo de la amistad y comunicación con el Señor. Y para que no impidas en esto su voluntad santa, que muchas veces se te ha mostrado y manifestado, trabaja en mortificar la parte inferior de la criatura, donde viven las inclinaciones y pasiones siniestras. Muere a todo lo terreno, sacrifica en presencia del Altísimo todos tus apetitos sensitivos y ninguno cumplas, ni hagas tu voluntad sin obediencia, ni salgas del secreto de tu interior donde te ilustrará la lucerna del Cordero. Adórnate para entrar en el tálamo de tu Esposo y déjate componer, como lo hará la diestra del Todopoderoso, si tú concurres de tu parte y no le impides. Purifica tu alma con muchos actos de dolor de haberle ofendido y con ardentísimo amor le alaba y magnifica. Búscale y no sosiegues hasta hallar al que desea tu alma y no le dejes17 . Y quiero que vivas en esta peregrinación al modo de los que la han acabado, mirando sin cesar al objeto que los hace gloriosos. Este ha de ser el arancel de tu vida, para que con la luz de la fe y la claridad de Dios omnipotente, que te iluminará y llenará tu espíritu, le ames, adores y reverencies, sin hacer en esto intervalo alguno. Esta es la voluntad del Altísimo en ti; advierte 1o que puedes granjear y también lo que puedes perder. No quieras por ti misma aventurarlo, pero sujeta tu voluntad y redúcete toda a la enseñanza de tu Esposo, a la mía y a la de la obediencia, con quien lo has de conferir todo.–Esta fue la doctrina que me dio la Madre del Señor, a quien yo respondí llena de confusión, y la dije:


311. Reina y Señora de todo lo criado, cuya soy y deseo serlo por todas las eternidades, yo alabo por todas ellas la omnipotencia del Altísimo, que tanto quiso engrandeceros. Pues tan próspera sois y tan poderosa con Su Alteza, yo, Señora mía, os suplico miréis con misericordia a esta vuestra sierva pobre y mísera; y con los dones que el Señor puso en vuestras manos para distribuirlos a los necesitados, reparad mi vileza y enriqueced mi desnuda pobreza y compeledme como Señora hasta que eficazmente quiera y obre lo más perfecto y halle gracia en los ojos de vuestro Hijo santísimo y mi Señor. Granjead para vos misma esta exaltación, de que la más inútil criatura sea levantada del polvo. En vuestras manos pongo mi suerte, queredla vos, Señora y Reina mía, con eficacia, que vuestro querer es santo y poderoso, por los méritos de vuestro Hijo santísimo y por la palabra de la beatísima Trinidad, que tiene empeñada a vuestra voluntad y peticiones, para admitirlas sin negar alguna. No puedo obligaros porque soy indigna, pero represéntoos, Señora mía, vuestra misma santidad y clemencia.

CAPITULO 20

De lo que sucedió en los nueve meses del preñado de santa Ana, y lo que hizo María Santísima en el vientre, y su madre en aquel tiempo.

312. Concebida María santísima sin pecado original, como queda dicho, con aquella primera visión que tuvo de la divinidad, quedó su espíritu todo absorto y llevado de aquel objeto de su amor, que comenzó en aquel estrecho tabernáculo del materno vientre en el instante que fue criada su alma dichosísima, para no ínterrumpirse jamás, antes para continuarle por toda la eternidad en la suma gloria de pura criatura, que goza en la diestra de su Hijo santísimo. Y para que en la contemplación y amor divino fuese creciendo, a más de las especies infusas que recibió de otras cosas criadas y de las que redundaron de la primera visión de la santísima Trinidad, con que ejercitó muchos actos de las virtudes que allí podía obrar, renovó el Señor la maravilla de aquella visión y manifestación abstractiva de su divinidad, concediéndosela otras dos veces; de suerte que se le manifestó la santísima Trinidad tres veces por este modo, antes de nacer al mundo: una en el instante que fue concebida, otra hacia la mitad de los nueve meses y la tercera el día antes que naciera. Y no se entienda que por no ser continuo este modo de visión, le faltó otro más inferior, aunque superiorísimo y muy alto, con que miraba por fe y especial ilustración el ser de Dios; que este modo de contemplación fue incesante y continuo en María santísima sobre toda la contemplación que tuvieron todos los viadores juntos.

313. Pero aquella visión abstractiva de la divinidad, aunque no era ajena del estado de viadora, con todo eso era tan alta e inmediata a la visión intuitiva, que no debía ser continua en esta vida mortal para quien había de merecer la gloria intuitiva por otros actos; mas venía a ser sumo beneficio de la gracia para este intento, porque dejaba especies impresas del Señor en el alma y la levantaba, y absorbía toda la criatura en el incendio del amor divino. Estos afectos se renovaron con estas visiones en el alma santísima de María mientras estuvo en el vientre de santa Ana, donde sucedió que teniendo uso perfectísimo de razón, y ocupándose en continuas peticiones por el linaje humano, en actos heroicos de reverencia, adoración y amor de Dios y trato con los ángeles, no sintió el encerramiento de la natural y estrecha cárcel del vientre, ni le hizo falta el no usar de los sentidos, ni le fueron pesadas las pensiones naturales de aquel estado. A todo esto dejó de atender, con estar más en su amado que en el vientre de su madre y más que en sí misma.

314. La última de estas tres visiones que tuvo fue con nuevos y más admirables favores del Señor; porque la manifestó cómo era ya tiempo de salir a luz del mundo y conversación de los mortales. Y obedeciendo a la divina voluntad la Princesa del cielo, dijo al Señor: Dios altísimo, dueño de todo mi ser, alma de mi vida y vida de mi alma, infinito en atributos y perfecciones, incomprensible, poderoso y rico en misericordias, Rey y Señor mío; de nada me habéis dado el ser que tengo; y sin haberlo podido merecer, me habéis enriquecido con los tesoros de vuestra divina gracia y luz, para que con ella conociera luego vuestro ser inmutable y perfecciones divinas y conociéndoos fuerais el primer objeto de mi vista y de mi amor, para no buscar otro bien fuera de vos, que sois el sumo y el verdadero, y todo mi consuelo. Mandáisme, Señor mío, que salga a usar de la luz material y conversación de las criaturas; y en vuestro mismo ser, donde todas las cosas se conocen como en clarísimo espejo, he visto el peligroso estado de la vida mortal y sus miserias. Si en ellas, por mi flaqueza y naturaleza débil, he de faltar sólo un punto a vuestro servicio y amor y allí he de morir, muera aquí ahora primero que pase a estado donde os pueda perder. Pero, Señor y dueño mío, si vuestra voluntad santa se ha de cumplir, remitiéndome al tempestuoso mar de este mundo, a vos, altísimo y poderoso bien de mi alma, suplico que gobernéis mi vida, enderecéis mis pasos y hagáis todas mis acciones a vuestro mayor agrado. Ordenad en mí la caridad1, para que con el nuevo uso de las criaturas, con vos y con ellas se mejore. He conocido en vos la ingratitud de muchas almas y temo con razón –que soy de su naturaleza– si acaso yo cometeré la misma culpa. En esta caverna estrecha del vientre de mi madre he gozado de los espacios infinitos de vuestra divinidad, aquí poseo todo el bien, que sois vos, amado mío; y siendo ahora sólo vos mi parte2 y posesión, no sé si fuera de este encerramiento la perderé a la vista de otra luz y uso de mis sentidos. Si posible fuera y conveniente renunciar el comercio de la vida que me aguarda, yo de mi voluntad lo negara todo y careciera de ella; pero no se haga mi voluntad sino la vuestra. Y pues así lo queréis, dadme vuestra bendición y beneplácito para nacer al mundo y no apartéis de mí en el siglo, donde me ponéis, vuestra divina protección.–Hecha esta oración por la dulcísima niña María, el Altísimo la dio su bendición, y la mandó, como con imperio, saliese a la luz material de este sol visible y la ilustró de lo que debía hacer en cumplimiento de sus deseos.

315. La felicísima madre santa Ana corría su preñado toda espiritualizada con divinos efectos y suavidad que sentía en sus potencias; pero la divina Providencia, para mayor corona y seguridad de su próspera navegación de la Santa, ordenó que llevase algún lastre de trabajos, porque sin ellos no se logran harto los frutos de la gracia y del amor. Y para mejor entender lo que a esta santísima matrona sucedió, se debe advertir que el demonio, después que con sus malos ángeles fue derribado del cielo a las penas infernales, andaba siempre desvelado, atendiendo y acechando a todas las mujeres más santas de la ley antigua, para reconocer si topaba con aquella cuya señal había visto y cuya planta le había de hollar y quebrantar la cabeza3 . Y era tan ardiente la indignación de Lucifer, que estas diligencias no las fiaba de solos sus inferiores; pero ayudándose de ellos contra algunas mujeres virtuosas, él mismo por sí atendía y rodeaba a las que conocía se señalaban más en ellas las virtudes y la gracia del Altísimo.

316. Con esta malignidad y astucia advirtió mucho en la extremada santidad de la gran matrona Ana y en todo lo que alcanzaba de cuanto en ella iba sucediendo; y aunque no pudo conocer el valor del tesoro que su dichoso vientre encerraba, porque el Señor le ocultaba este y otros misterios, pero sentía contra sí una grande fuerza y virtud que redundaba de santa Ana; y el no poder penetrar la causa de aquella poderosa eficacia, le traía a tiempos muy turbado y zozobrado en su mismo furor. Otras veces se quietaba un poco, juzgando que aquel preñado era por el mismo orden y causas naturales que los demás y que no había en él cosa nueva que temer; porque le dejaba el Señor alucinarse en su misma ignorancia y andarse mareando en las olas soberbias de su propia indignación. Pero con todo esto se escandalizaba su perversísimo espíritu de ver tanta quietud en el preñado de santa Ana y tal vez se le manifestaba la asistían muchos ángeles; y sobre todo le despechaba el sentirse flaco en fuerzas para resistir a la que salía de la bienaventurada santa Ana; y dio en sospechar que no era sola ella quien la causaba.

317. Turbado el dragón con estos recelos, determinó quitar la vida si pudiera a la dichosísima Ana; y si no podía conseguirlo, procurar a lo menos que tuviese mal gozo de su preñado; porque era tan desmedida la soberbia de Lucifer, que se persuadía podría vencer o quitar la vida, si no se le ocultaba, a la que fuese Madre del Verbo humanado, y al mismo Mesías reparador del mundo. Y esta suma arrogancia fundaba en que su naturaleza de ángel era superior en condición y fuerzas a la naturaleza humana; como si a una y a otra no fuera superior la gracia, y entrambas no estuvieran subordinadas a la voluntad de su Criador. Con esta audacia se animó a tentar a santa Ana con muchas sugestiones, espantos, sobresaltos y desconfianzas de la verdad de su preñado, representándole su larga edad y dilación. Y todo esto hacía el demonio para explorar la virtud de la santa y ver si el efecto de estas sugestiones abría algún portillo por donde él pudiese entrar a saltearle la voluntad con algún consentimiento.

318. Pero la invicta matrona resistió estos golpes varonilmente, con humilde fortaleza, paciencia, continua oración y viva fe en el Señor, con que desvanecía las marañas fabulosas del dragón y todas redundaban en mayores aumentos de la gracia y protección divina; porque a más de los grandes merecimientos que la santa madre acumulaba, la defendían los príncipes, que guardaban a su Hija santísima, y arrojaban a los demonios de su presencia. Mas no por esto desistió la insaciable malicia de este enemigo; y como su arrogancia y su soberbia excede a su fortaleza, procuró valerse de medios humanos; porque con tales instrumentos se promete siempre mayores victorias. Y habiendo procurado primero derribar la casa de san Joaquín y santa Ana, para que con el susto se alterase y moviese, como no lo pudo conseguir, porque los ángeles santos le resistieron, irritó a unas mujercillas flacas, conocidas de santa Ana, para que riñesen con ella, como lo hicieron con grande ira, injuriándola con palabras muy desmedidas de contumelia; y entre ellas hicieron gran mofa de su preñado, diciéndola que era embuste del demonio salir con aquello al cabo de tantos años y vejez.

319. No se turbó santa Ana con esta tentación, antes con toda mansedumbre y caridad sufrió las injurias y acarició a quien se las hacía; y desde entonces miró a aquellas mujeres con más afecto y les hizo mayores beneficios. Pero no luego se les templó la ira, por haberlas poseído el demonio para encenderlas en odio de la santa; y como entregándosele una vez a este cruel tirano, cobra más fuerzas para traer a su mandado a quien se le sujeta, incitó aquellos ruines instrumentos para que intentasen alguna venganza en la persona y vida de santa Ana; mas no pudieron ejecutarlo, porque la virtud divina hizo más débiles e ineptas las flacas fuerzas de aquellas mujeres y nada pudieron obrar contra la santa, antes ella las venció con amonestaciones y las redujo con sus oraciones a conocimiento y enmienda de sus vidas.

320. Con esto quedó vencido el dragón, pero no rendido, porque luego se valió de una criada que servía a los santos casados y la irritó contra santa Ana; de suerte que ésta fue peor que las otras mujeres, porque era enemigo doméstico, y por esta más pertinaz y peligroso. No me detengo en referir lo que intentó el enemigo por medio de esta criada, porque fue lo mismo que por las otras mujeres, aunque con mayor molestia y riesgo de la santa matrona; pero con el favor divino alcanzó victoria de esta tentación más gloriosamente que de las otras; porque no dormitaba la guarda de Israel que guardaba a su ciudad santa 4 y la tenía guarnecida con tantas centinelas, los más esforzados de su milicia, que ahuyentaron a Lucifer y sus ministros para que no molestasen más a la dichosa madre, que aguardaba ya el parto felicísimo de la Princesa del cielo, y se había dispuesto para él con los actos heroicos de las virtudes y merecimientos adquiridos en estas peleas, y se acercaba el fin deseado. Y yo deseo también el de estos capítulos para oír la saludable doctrina de mi Señora y Maestra; que si bien me administra todo lo que escribo, pero lo que a mí me está mejor es su maternal amonestación, y así la aguardo con sumo gozo y júbilo de mi espíritu.

321. Hablad, pues, Señora, que vuestra sierva oye. Y si me dais licencia, aunque soy polvo y ceniza, preguntaré una duda que en este capítulo se me ha ofrecido, pues en todas me remito a vuestra dignación de Madre, de Maestra y Dueña mía. La duda en que me hallo es ésta: ¿cómo, habiendo sido vos Señora de todo lo criado, concebida sin pecado y con tan alta noticia de todas las cosas en la visión de la divinidad que vuestra alma santísima tuvo, se compadecía con esta gracia el temor y ansias tan grandes que teníades de no perder la amistad de Dios y no ofenderle? Si al primer paso e instante de vuestro ser os previno la gracia, ¿cómo4 en habiendo comenzado a ser temíades perderla? Y si el Altísimo os eximió de la culpa, ¿cómo podíades caer en otras y ofender a quien os guardó de la primera?

Doctrina y respuesta de la Reina del cielo.

322. Hija mía, oye la respuesta de tu duda. Cuando en la visión que tuve de la divinidad en el primer instante hubiera conocido mi inocencia y que estaba concebida sin pecado, son de tal condición estos beneficios y dones de la mano del Altísimo, que cuanto más aseguran y se conocen tanto mayor cuidado y atención despiertan para conservarlos y no ofender a su Autor, que por sola su bondad los comunica a la criatura; y traen consigo tanta luz de que se derivan de la virtud sola de lo alto y por los méritos de mi Hijo santísimo, sin conocer la criatura más que su indignidad e insuficiencia, que con esto entiende muy claro recibe lo que no merece, y que siendo ajeno no debe ni puede apropiárselo a sí misma. Y conociendo que hay dueño y causa tan superior que, como de liberalidad lo concede, puede asimismo quitárselo y dar a quien fuere servido, de aquí nace forzosamente la solicitud y cuidado de no perder lo que se tiene de gracia, antes obrar con diligencia para conservarlo y aumentar el talento5 , pues se conoce ser este sólo el medio para no perder lo que tenemos en depósito, y que se le da a la criatura para que vuelva el retorno y trabaje en la gloria de su Hacedor; y el cuidar de este fin es precisa condición para conservar los beneficios de la gracia recibida.


323. A más de esto se conoce allí la fragilidad de la humana naturaleza y su libre voluntad para el bien y el mal. Y este conocimiento no me le quitó el Altísimo, ni le quita a nadie cuando es viador; antes le deja a todos como conviene para que a su vista se arraigue el temor santo de no caer en culpa, aunque sea pequeña. Y en mí fue mayor esta luz; porque conocí que una pequeña falta dispone para otra mayor y la segunda es castigo de la primera. Verdad es que por los beneficios y gracias que había obrado el Señor en mi alma, no era posible caer en pecado con ellas; pero de tal suerte dispuso su providencia este beneficio, que me ocultó la seguridad absoluta de no pecar; y conocía que por mí sola era posible caer y sólo pendía de la divina voluntad el no hacerlo; y así reservó para sí el conocimiento y mi seguridad y a mí me dejó el cuidado y santo temor de no pecar como viadora; y desde mi concepción hasta la muerte no le perdí, mas antes creció en mí con la vida.